Google

Avizora - Atajo Google


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Israel / Palestina
Israel y Palestina. Paz del Mar Rojo

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Claves del conflicto
-
Espantoso costo humano de la guerra en Iraq
-
J M Aznar justifica la masacre de Israel en ...
-
¿Qué es Hamas?
-
Intifada

 

Google

Avizora - Atajo Google


. Antecedentes

. Asesinato de Abdel Asis Rantisi
. Asesinato de Yassim

1104 -
Reacciones ante la muerte de Arafat
Ante la muerte del "Rais" Arafat, la primera reacción desde Israel fue del ministro de Justicia, Josef Lapid, quien culpó a Arafat por el fracaso en lograr la paz entre israelíes y palestinos.

Por su parte, el presidente de Estados Unidos, George W. Bush dijo que la muerte de Yaser Arafat era un momento significativo para la historia Palestina, o sea que no dijo nada

0504 -
Compleja situación en Medio Oriente
El "cuarteto" quiere retomar la
"Hoja de Ruta"

Los representantes del Cuarteto de Madrid -las
Naciones Unidas, la Unión Europea, Estados Unidos y Rusia- reafirmaron su apoyo al plan de paz conocido como la "Hoja de Ruta", tras su encuentro este martes en la sede de las Naciones Unidas

El Secretario General de las Naciones Unidas, Kofi Annan, hizo un llamado a ambas partes del conflicto, israelíes y palestinos, para que cumplan con sus compromisos dentro de este plan.

En nombre del cuarteto, Annan pidió a la Autoridad Nacional Palestina que tome medidas para controlar a los militantes extremistas, mientras que urgió al gobierno de Israel a evitar la muerte de civiles en los territorios palestinos.

"Cualquier acuerdo final en asuntos, como las fronteras y los refugiados, deber ser negociado y consensuado entre israelíes y palestinos", puntualizó el cuarteto en un comunicado de prensa.

Asimismo, los diplomáticos señalaron que el desmantelamiento de los asentamientos israelíes en la Franja de Gaza debe ser completo y marcar el fin de la ocupación de los territorios palestinos.

En este sentido, aclararon que cualquier medida unilateral de Israel debe ser consecuente con la "Hoja de Ruta" e insistieron en que todos los nuevos pasos que se den en el proceso de paz deben ser negociados.

"Agonizando"

Esta era la primera vez que se reunía el cuarteto para discutir la situación en la zona, desde que el presidente estadounidense George W. Bush apoyara la política unilateral del primer ministro israelí, Ariel Sharon, de retirar asentamientos judíos de la Franja de Gaza.

El domingo pasado, pese al apoyo del mandatario estadounidense, el plan fue rechazado en un referéndum por su partido, el Likud.

Antes del encuentro Annan había dicho que la "Hoja de Ruta" está "agonizando", pero no está muerta, aunque la situación es realmente complicada, no sólo por el plan de Sharon, sino por la escalada de violencia, especialmente tras el asesinato del líder de Hamás.

Por eso Annan convocó a esta reunión al canciller ruso, Sergey Lavrov, su colega estadounidense, Colin Powell, y Javier Solana, Chris Patten y así como el canciller irlandés, Brian Cowen, de la UE, entre otros.

Críticas de ex diplomáticos

A excepción de Estados Unidos, las otras tres partes del cuarteto consideraron que la oferta de Sharon era "insuficiente" y ahora esperan que haya modificaciones de esa iniciativa.

Incluso, ex diplomáticos y ex funcionarios estadounidenses criticaron el respaldo de Washington a la política de Sharon en una carta publicada este martes.

La carta, redactada por el ex embajador estadounidense en Qatar, Andrew Killgore, y un ex funcionario de la Agencia de Información de EE.UU., Richard Curtiss, entre otros, dice que el apoyo de la Casa Blanca al premier israelí, con los asesinatos extrajudiciales, el muro de separación y las duras medidas militares en los territorios ocupados, reducen la "credibilidad", el "prestigio" y los "amigos" del país.

Esta carta sigue el modelo de otra misiva que enviaron recientemente 52 diplomáticos británicos -ya retirados- al primer ministro británico, Tony Blair.

La "Hoja de Ruta", un proceso que Bush también apoyó, plantea una serie de medidas para lograr la convivencia pacífica de dos estados y prevé la creación de un estado palestino independiente en Cisjordania y la Franja de Gaza para 2005


0404 Sharon se "reserva el derecho" de asesinar a Arafat Esta increíble y delirante afirmación proviene de un líder político del siglo 21 que afirma, al mismo tiempo, que su objetivo es la paz

El primer ministro de Israel, Ariel Sharon, anunció al presidente de Estados Unidos, George W. Bush, que ya "no se siente obligado" a cumplir con su promesa -efectuada tres años atrás- de no asesinar al líder palestino, Yasser Arafat.

En una entrevista en la televisión israelí, Sharon afirmó haberle informado a Bush de su cambio de posición durante la charla que mantuvo con el mandatario estadounidense la semana pasada en Washington.

Sharon no especificó cuál fue la reacción del presidente estadounidense

Sin embargo, el departamento de Estado de EE.UU. comunicó este viernes que "mantenía su postura", oponiéndose a que Israel considerara a Arafat como un blanco legítimo.

"Nada ha cambiado en la posición de EE.UU., pero analizaré la afirmación (de Sharon) y veré cómo respondemos a esto", señaló el portavoz del departamento de Estado, Richard Boucher.

En las últimas semanas las fuerzas israelíes dieron muerte a dos máximos líderes del grupo palestino islámico Hamas: el jeque Ahmed Yassin y Abdel Asis Rantisi.

"Nueva era"

En otro orden, el enviado especial de la ONU al Medio Oriente, Terje Roed-Larsen, mostró su beneplácito por la propuesta israelí de retirarse de la Franja de Gaza, señalando que esta medida podría ser el comienzo de una nueva era en el proceso de paz en la región.

Sin embargo, Larsen afirmó que la retirada debía formar parte del plan conocido como "Hoja de Ruta" y no desplazar al mismo.

El enviado de la ONU enfatizó que Israel debía cumplir con todas sus obligaciones (como por ejemplo desmantelar los asentamientos recientes en territorios autónomos palestinos y no contruir nuevos en el futuro) y urgió a los palestinos a tomar medidas efectivas para reducir la violencia.


0404 Humillación diplomática a Bush
El rey Abdalá II de Jordania suspendió las conversaciones previstas para este miércoles con Bush, debido a la política terrorista  y de "asesinatos selectivos" que llevan adelante el gobierno estadounidense y Sharon

Después de la muerte del líder del grupo Hamas, Abdel Asis Rantisi, los estados árabes urgieron al Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) a condenar la política de "asesinatos selectivos" israelí.

Jordania expresó que "necesitaba tiempo para aclarar la posición de Estados Unidos" sobre el proceso de paz de Medio Oriente.

No cabe duda que la decisión jordana es un desaire diplomático


0404 Condena mundial al terrorismo de Sharon apoyado por Bush
Varios gobiernos del mundo condenaron el asesinato por parte de Sharon del líder de Hamas, Abdel Aziz Rantisi.
Obviamente Bush se abstuvo de criticar la medida. Los gobiernos de Francia, Grecia, Irán, Japón y Turquía estuvieron entre los primeros que condenaron el asesinato de Rantisi, un mes después de un ataque similar israelí que mató a su predecesor, el jeque Ahmed Yasín

Es que todos advierten que la creatividad Sharon-Bush, para encontrar la paz, alcanza sólo para perpetrar actos terroristas, los mismos que ellos condenan y dicen combatir en el mundo

Por su parte, Hamas amenazó el domingo con “100 represalias sin igual” contra Israel por el asesinato de su líder, Abdel Aziz Rantisi, mientras cientos de miles de dolientes enardecidos colmaron las calles para el funeral.

No quedaba claro, sin embargo, si la agrupación puede aún ejecutar ataques de gran escala. No lo ha hecho desde que Israel mató a su fundador, el jeque Ahmed Yasín, hace tres semanas.

El domingo, Hamas eligió a quien reemplazará a Rantisi, pero no difundió su nombre, una señal de que la sistemática campaña israelí para acabar con los líderes de Hamas ha puesto al grupo islámico a la defensiva.

Por otra parte, Sharon obtuvo el apoyo de miembros clave de su gabinete para su plan de retirada unilateral de la Franja de Gaza y partes de la Margen Occidental. Se aseguró así el respaldo de la mayor parte de sus ministros antes de un referéndum que se realizará entre los 200,000 miembros de su Partido Likud.

Sharon le dijo a su gabinete el domingo que continuará con su plan de “golpear a las organizaciones terroristas y sus líderes”.

El ministro Guideon Ezra expresó que Israel también apuntaba al líder global de Hamas, Jaled Mashhaal, quien se encuentra en Damasco, la capital de Siria.

Rantisi estaba a cargo de las áreas palestinas y reportaba a Mashaal.

La matanza de Rantisi generó multitudinarias manifestaciones callejeras, algunas de ellas violentas, en Gaza y Cisjordania, y también en algunos países árabes.

Junto con Rantisi murieron dos de sus guardaespaldas. En el funeral del domingo, cientos de miles de palestinos colmaron las calles de la Ciudad de Gaza cantando “Dios es grande’’ y “venganza’’, mientras tiraron flores a las tres camillas en las que eran trasladados los cadáveres de los tres hombres.

En Cisjordania, las fuerzas israelíes dispararon e hirieron de gravedad a un niño palestino de 14 años, en un enfrentamiento con palestinos que les apedreaban.

Israel rechazó las críticas internacionales por el asesinato de Rantisi, entre ellas de numerosos países europeos, afirmando que Rantisi orquestó sangrientos ataques terroristas

PALESTINOS MOLESTOS CON BUSH

“El Gobierno palestino considera que la campaña terrorista israelí es un resultado directo del aliento de Bush y la influencia total de su gobierno en favor del gobierno israelí’’, expresó el primer ministro palestino Ahmed Qureia, haciéndose eco de lo que siente gran parte de la población de Cisjordania y Gaza.

Los palestinos están enfurecidos con Bush, quien manifestó su respaldo al plan unilateral de Sharon y a las demandas de Israel de permanecer en algunas áreas de Cisjordania.

El guerrero de Bush, Condoleezza Rice, negó que el Presidente estadounidense haya aprobado de antemano el asesinato de Rantisi durante un encuentro que mantuvo con Sharon la semana pasada.

Los funcionarios palestinos dijeron que temen que el próximo objetivo de un ataque israelí sea el líder Yaser Arafat, a quien Israel acusa de fomentar el terrorismo


Sharon asesinó al nuevo líder de Hamas subiendo la apuesta del odio
El jefe del Movimiento de la Resistencia Islámica, Hamas, Abdel Asis Rantisi, fue asesinado por el ejército de Israel cuando circulaba en su vehículo por la ciudad de Gaza

Dos guardaespaldas murieron en el acto, mientras que el líder de Hamas resultó gravemente herido.

Poco después, Rantisi murió en el hospital Shifa de Gaza, donde fue trasladado en estado crítico.

La potente explosión sacudió la ciudad a última hora de la tarde de hoy.

La Autoridad Nacional Palestina condenó el asesinato de Rantisi y calificó el atentado de "terrorismo de estado".

"Ahora es evidente ante los ojos del mundo que el pueblo palestino necesita más que nunca de protección internacional", dijo el ministro palestino Saeb Erekat.

Asesinatos selectivos

Abdel Asis Rantisi fue nombrado líder de Hamas después de que el pasado mes de marzo el ejército israelí asesinara al entonces máximo dirigente y fundador del grupo extremista, jeque Ahmed Yassin.

Después del asesinato de Yassin, el gobierno de Israel advirtió que "acabaría" con la organización.

El ministro de Defensa israelí, Shaul Mofaz, declaró que todos los dirigentes de Hamas, e incluso de otros grupos, eran objetivos de Israel.

El ministro de Seguridad Interior de Israel reforzó las declaraciones de Mofaz cuando advirtió que "nadie estaba inmune", ni siquiera aquellos que "aparecen en televisión", en alusión directa al entonces portavoz de Hamas, Abdel Aziz Rantisi.

Un líder sin carisma

A ojos palestinos, Abdel Asis Rantisi no tenía el carisma de su antecesor, jeque Ahmed Yassin, ni era fácil concebirlo como una figura objeto de adoración de masas.

Pero Rantisi tampoco pasaba desapercibido.

Desde la fundación de Hamas, se contó entre sus dirigentes de primera línea, por haber sido uno de sus fundadores junto a Yassin.

Considerado de la línea dura del grupo extremista, cuando Rantisi asumió la máxima dirigencia de Hamas, prometió vengar la muerte de Yassin


0304 El asesinato de Yassim, líder de Hamas, es tan estúpido que resulta sospechoso. Es imposible dejar de pensar de que tanto a Bush, como a Sharon, les conviene dejar de lado, al menos por el momento, cualquier conversación seria sobre la paz Porqué llorar la muerte de Yassim Johann Hari

"Bush es enemigo de Dios" BBC
El nuevo jefe del Movimiento de Resistencia Islámica (Hamas), Abdel Asis Rantisi, declaró que el presidente de Estados Unidos, George W. Bush, es un "enemigo" del Islam y de Dios.

Hablando ante unos 5.000 simpatizantes en la Universidad Islámica de Gaza, Rantisi dijo que el mandatario estadounidense ha declarado una guerra contra Dios, y que la Yihad o Guerra Santa contra Estados Unidos e Israel "debe continuar".

Abdel Asis Rantisi se convirtió en líder del Hamas tras el asesinato por parte del Israel del guía espiritual y fundador de la organización radical palestina, jeque Ahmed Yassin.

En una entrevista concedida al semanario alemán Der Spiegel que aparecerá publicada este lunes, Rantisi anunció una nueva escalada de la violencia.

El jefe de Hamas manifestó que ya no habrá "tabúes" a la hora de cometer atentados.

"Israel abrió las puertas del infierno"
El nuevo líder de Hamas, Abdel Asis Rantisi prometió vengar la muerte del fundador de la agrupación, Ahmed Yassin, y combatir a Israel "siempre y donde pueda"
El martes, el grupo radical palestino Hamas anunció el nombramiento de Rantisi, uno de los fundadores de la agrupación y portavoz del grupo en Gaza, como el nuevo líder de la organización en el estadio de al-Yarmuk.

Rantisi dijo que Hamas le dará a Israel "lecciones en confrontación" y que "no sabrán lo que es seguridad


Venganza interminable Hamas prometió venganza, llevando la muerte "a cada ciudad y a cada calle"
Las fuerzas de seguridad israelíes se encuentran en estado de alerta ante posibles atentados de represalia por el asesinato del máximo dirigente y fundador de la organización extremista Palestina Hamas, jeque Ahmed Yassin, lo que para los palestinos y el mundo fue una provocación inexplicable


Asesinato del líder de Hamas Amhed Yassin
Decenas de miles de palestinos salieron a las calles en la Ciudad de Gaza para asistir al funeral del máximo dirigente y fundador de la organización extremista palestina Hamas, jeque Ahmed Yassin, quien fue asesinado en un ataque aéreo israelí

¿Quién era Yassim?
El jeque Ahmed Yassin, fundador y guía espiritual de la organización radical Palestina Hamas, era un hombre cuadriplégico, de salud delicada y que apenas podía ver. Su voz era suave y temblorosa.

Sin embargo su influencia continuaba creciendo dentro del mundo palestino, a medida que aumentaba la frustración con un proceso de paz que no ha hecho nada por mejorar la vida de los palestinos.

Nacido en 1938 en lo que entonces era Palestina -bajo control británico-, el jeque Yassin forjó su visión política en tiempos de humillación y derrota para los palestinos.

Habiendo perdido el uso de las piernas tras un accidente cuando era niño, dedicó sus años de juventud al estudio del Islam, en la universidad Al-Azhar en el Cairo, Egipto, lugar donde surgió la Hermandad Musulmana.

Fue allí donde formó la creencia de que Palestina es una tierra islámica "consagrada a futuras generaciones musulmanas, hasta el día del Juicio Final", y de que ningún dirigente árabe tiene derecho a ceder parte del territorio.

Nuevo movimiento

El jeque Yassin se involucró actívamente con una rama palestina de la Hermandad Musulmana, pero se destacó durante la primera intifada palestina de 1987.

Fue entonces que el movimiento palestino islámico adoptó el nombre Hamas, que significa "coraje", "ardor" o "celo", y Yassin se convirtió en su guía espiritual.

En 1989 fue arrestado por los israelíes y condenado a cadena perpetua, por haber ordenado la muerte de palestinos que supuestamente colaboraban con el ejército de Israel.

En 1997 fue puesto en libertad en el marco de un intercambio con Jordania, en el que se liberó a dos agentes israelíes involucrados en un intento de asesinato de un dirigente de Hamas en Jordania.

Durante su estadía en prisión creció su importancia como figura de la resistencia palestina, pero su popularidad se mantuvo por debajo de la de Yasser Arafat.

Poderosa inspiración

Creyendo que un liderazgo dividido podría atentar contra los intereses palestinos, el jeque Yassin buscó mantener buenas relaciones con la Autoridad Nacional Palestina y con gobiernos del mundo árabe.

No obstante, se mantuvo firme en su rechazo a la paz. "El llamado camino de la paz no es la paz ni tampoco es un substituto para la jihad y la resistencia", afirmó en repetidas ocasiones.

La organización Hamas ha obtendido un gran apoyo de muchos palestinos ofreciendo ayuda material a quienes sufren de problemas económicos tras la más reciente intifada.

Ha establecido fondos de beneficencia para construir colegios, clínicas y hospitales que proveen servicios gratuitos, y ha atraído millones de dólares del Golfo Pérsico y otras regiones.

El jeque mismo probó ser una fuente poderosa de inspiración para los jóvenes palestinos que están desilusionados con el colapso del proceso de paz.

Los inspiró a dar su vida prometiendo que todo atacante suicida que esté dispuesto a entregar su vida por la dignidad de los palestinos, se convertirá en mártir


Antecedentes

Cisjordania: Un Muro para Encerrar a un Pueblo

¿Qué es la "Hoja de Ruta"

 


Alternativas en Palestina
Edward W Said
 

Desde el punto de vista político, la Intifada Palestina ha sacado poco provecho desde que comenzó hace dieciséis meses a pesar de la excepcional fortaleza de un pueblo bajo ocupación militar, desarmado, mal dirigido, que sigue estando despojado y que ha desafiado los estragos inmisericordes de la máquina de guerra israelí. En Estados Unidos, el Gobierno y, con un puñado de excepciones, los medios de información 'independientes', se han hecho eco mutuamente en su machacar constante acerca del terror y la violencia palestinos, sin prestar atención en absoluto a los 35 años de ocupación militar israelí, la más prolongada de la historia moderna; como consecuencia, tras el 11 de septiembre, las condenas oficiales estadounidenses a la Autoridad de Yaser Arafat por albergar e incluso patrocinar el terrorismo han reforzado fríamente la ridícula afirmación del Gobierno de Sharon de que Israel es la víctima y los palestinos los agresores en esta guerra de cuatro décadas declarada, por el ejército israelí contra civiles, edificios e instituciones, sin discriminación ni piedad. El resultado actual es que los palestinos están encerrados en 220 guetos controlados por el ejército; que helicópteros Apache suministrados por Estados Unidos, tanques Merkava y F-16 acribillan diariamente a personas, casas, huertos de olivos y campos; que las escuelas y universidades, así como las empresas e instituciones civiles, están completamente desbaratadas; que cientos de civiles inocentes han muerto y decenas de miles han sido heridos; que los israelíes siguen asesinando a líderes palestinos; que el paro y la pobreza oscilan en torno al 50% aproximadamente, y que todo esto ocurre mientras el general Anthony Zinni sigue atribuyendo machaconamente la 'violencia' Palestina al desdichado Arafat, que ni siquiera puede salir de su oficina de Ramala porque está encarcelado allí por los tanques israelíes, mientras sus destrozadas fuerzas de seguridad huyen precipitadamente intentando sobrevivir a la destrucción de sus despachos y barracones.

Para empeorar más las cosas, los islamistas palestinos han entrado en el juego de la implacable maquinaria propagandística de Israel y de su siempre dispuesto ejército con brotes de bombardeos suicidas bárbaros y gratuitos que finalmente, a mediados de diciembre, obligaron a Arafat a dirigir a sus maltrechas fuerzas de seguridad contra Hamás y la Yihad Islámica, y a detener a militantes, cerrar oficinas y, en ocasiones, a disparar contra los manifestantes y matarlos. Arafat se apresura a cumplir cada exigencia de Sharon, aunque éste añada luego otra nueva, provoque algún incidente o se limite a decir -con el respaldo de Estados Unidos- que está insatisfecho y que Arafat sigue siendo un terrorista 'impertinente' (al que sádicamente prohibió asistir a los servicios religiosos de Navidad en Belén), cuyo objetivo principal en esta vida es matar judíos. En contra de toda lógica, la desconcertante respuesta de Arafat a este montón de ataques brutales contra los palestinos, contra el hombre que para bien o para mal es su líder, y contra su ya humillada existencia como nación, ha sido seguir solicitando una vuelta a las negociaciones, como si la transparente campaña de Sharon contra la mera posibilidad de celebrar dichas negociaciones no estuviera teniendo lugar, como si toda la idea del proceso de paz de Oslo no se hubiera evaporado ya. Lo que me sorprende es que, con la excepción de un pequeño número de israelíes (David Grossman ha sido el más reciente), nadie dice abiertamente que los palestinos están siendo perseguidos por Israel como si fueran sus nativos.

Una mirada más atenta a la realidad palestina narra una historia algo más estimulante. Las últimas encuestas muestran que Arafat y sus adversarios islamistas (que erróneamente se denominan a sí mismos 'la resistencia') reciben entre un 40% y un 45% del apoyo popular. Esto significa que una silenciosa mayoría de palestinos no está a favor ni de la equivocada confianza que la Autoridad deposita en Oslo (ni de su régimen anárquico de corrupción y represión), ni de la violencia de Hamás. Arafat, siempre hábil e ingenioso, ha respondido delegando en Sari Nuseibeh, un notable de Jerusalén, presidente de la Universidad Al-Quds e incondicional de Al Fatah, para que pronuncie discursos sonda dando a entender que sólo con que Israel fuera un poco más amable, los palestinos podrían renunciar a su derecho al retorno. Además, una banda de personalidades palestinas próximas a la Autoridad (o para ser más exactos, cuyas actividades nunca han sido independientes de la Autoridad) ha firmado declaraciones y ha salido de viaje con activistas de la paz israelíes que o bien no tienen poder o son tan ineficaces como carentes de prestigio. Se supone que estas desalentadoras maniobras mostrarán al mundo que los palestinos están deseosos de firmar la paz a cualquier precio, incluso el de acomodarse a la ocupación militar. Arafat sigue invicto en lo que respecta a su inagotable ansia por permanecer en el poder.

Pero a cierta distancia de todo esto, surge lentamente una nueva corriente nacionalista laica. Es demasiado pronto para poder denominarlo partido o bloque, pero es ya un grupo visible con auténtica independencia y categoría popular. Cuenta en sus filas con Haidar Abdel Shafi y Mustafá Barghuti (no confundir con su pariente lejano, Marwan Barghuti, activista de Tanzim), junto con Ibrahim Dakak, los catedráticos Ziad Abu Amr, Ahmed Harb, Ali Jarbawi, Fouad Moghrabi, los miembros del consejo legislativo Rawiya Al-Shawa y Kamal Shirafi, los escritores Asan Khadr y Mahmoud Darwish, Raja Shehadeh, Rima Tarazi, Gahssan al-Kahtib, Naseer Aruri, Eliya Zureik y yo mismo. A mediados de diciembre se publicó una declaración colectiva que tuvo buena cobertura en los medios árabes y europeos (pasó desapercibida en Estados Unidos), en la que se hacía un llamamiento por la unidad y la resistencia de Palestina y por el fin sin condiciones de la ocupación militar israelí, y que deliberadamente guardaba silencio con respecto a la vuelta a Oslo. Creemos que negociar una mejora en la ocupación equivale a prolongarla. La paz sólo puede llegar después de que termine la ocupación. Las secciones más atrevidas de la declaración se centran en la necesidad de mejorar la situación interna de Palestina y, por encima de todo, fortalecer la democracia; 'rectificar' el proceso de toma de decisiones (que está completamente controlado por Arafat y sus hombres); afirmar la necesidad de restaurar la soberanía de la ley y un sistema judicial independiente; impedir que continúe la malversación de fondos públicos y consolidar las funciones de las instituciones públicas para que todos los ciudadanos puedan confiar en aquellos que están expresamente designados para el servicio público. La última y más decisiva exigencia son unas elecciones parlamentarias.

Al margen de la interpretación que se dé a esta declaración, el hecho de que tantas personas prominentes e independientes, la mayoría con el respaldo de organizaciones sanitarias, educativas, profesionales y laborales en funcionamiento, hayan dicho estas cosas, no ha caído en saco roto en otros palestinos (que la consideran la crítica más incisiva nunca hecha al régimen de Arafat) ni en el ejército israelí. Además, mientras la Autoridad se apresuraba a obedecer a Sharon y a Bush rodeando a los habituales sospechosos islamistas, Barghuti lanzaba un Movimiento Internacional de Solidaridad que incluía a unos 550 observadores europeos (varios de ellos miembros del Parlamento Europeo) que viajaron a Palestina costeándolo de su propio bolsillo. Con ellos estaba un grupo de jóvenes palestinos que, al mismo tiempo que desbarataba junto con los europeos el movimiento de tropas y colonos israelíes, impedía que se lanzaran piedras o se disparase desde el bando palestino. Esto dejó paralizados a la Autoridad y los islamistas y sentó las bases para conseguir que el centro de atención sea la ocupación israelí. Todo esto sucedía mientras Estados Unidos vetaba una resolución del Consejo de Seguridad que autorizaba a un grupo internacional de observadores desarmados para interponerse entre el ejército israelí y los indefensos civiles palestinos.

La primera consecuencia de esto fue que el 3 de enero, después de que Barghuti celebrara una conferencia de prensa con unos 20 europeos en Jerusalén Este, los israelíes le arrestaran, retuvieran e interrogaran dos veces, le rompieran una rodilla con la culata de sus rifles y le hirieran en la cabeza, con el pretexto de que estaba alterando la paz y de que había entrado ilegalmente en Jerusalén (a pesar de haber nacido allí y tener un permiso médico para entrar). Por supuesto, nada de esto ha disuadido ni a él ni a sus seguidores de seguir con la lucha no violenta que, creo, seguramente acabará tomando el control de la excesivamente militarizada Intifada, la centrará en el plano nacional en el fin de la ocupación y los asentamientos y conducirá a los palestinos hacia la paz y la formación de un Estado. Israel tiene más que temer de alguien como Barghuti, que es un palestino racional, respetado y con mucho aplomo, que de los barbudos radicales islámicos que a Sharon le encanta mostrar como la quintaesencia de la amenaza terrorista contra Israel. Todo lo que hacen es arrestarle, lo cual es típico de la desacreditada política de Sharon.

¿Dónde está la izquierda estadounidense e israelí, tan rápida para condenar la 'violencia' mientras que no dice una sola palabra acerca de la vergonzosa y criminal ocupación? Yo les sugeriría seriamente que se unan en las barricadas (de forma literal y figurada) a valientes activistas israelíes como Jeff Halper y Louisa Morgantini, que avancen hombro con hombro con esta nueva e importante iniciativa secular palestina y comiencen a protestar por los métodos del ejército israelí, subvencionados directamente por los contribuyentes y por ese silencio comprado a tan alto precio. Tras haberse retorcido nerviosamente las manos durante un año y tras haberse quejado por la inexistencia de un movimiento palestino por la paz (¿desde cuándo tiene un pueblo militarmente ocupado la responsabilidad de crear un movimiento pacifista?), los supuestos pacifistas que pueden influir en el ejército israelí tienen el claro deber político de organizarse contra la ocupación a partir de ya, incondicionalmente y sin exigencias indecorosas a los ya abrumados palestinos.

Algunos de ellos lo han hecho. Varios cientos de reservistas israelíes se han negado a cumplir servicio en los territorios ocupados, y un amplio espectro de periodistas, académicos y escritores (entre ellos Amira Hass, Gideon Levy, David Grossman, Ilan Pappe, Dani Rabinowits y Uri Avnery) han mantenido un ataque constante contra la inutilidad criminal de la campaña de Sharon contra el pueblo palestino. Lo ideal sería que hubiese un coro similar en Estados Unidos donde, a excepción de un reducido número de voces judías que hacen pública su indignación por la ocupación militar israelí, hay demasiada complicidad y batir de tambores. El lobby israelí ha conseguido temporalmente identificar la guerra contra Bin Laden con el ataque que Sharon ha emprendido con determinación contra Arafat y su gente. Desgraciadamente, la comunidad árabe estadounidense es demasiado pequeña y está demasiado ocupada en escapar de la red de arrastre del ministro de Justicia, Ashcroft, de los perfiles raciales y de la limitación de las libertades civiles.

Por tanto, lo que se necesita con mayor urgencia es la coordinación entre los diversos grupos laicos que apoyan a los palestinos, un pueblo cuyo mayor obstáculo para su mera presencia (mayor aún que los estragos de los israelíes) es su dispersión geográfica. Acabar con la ocupación y todo lo que ésta entraña es un imperativo suficientemente claro. Ahora, hagámoslo. Y los intelectuales árabes no han de tener miedo a unirse.

Edward W. Said, es palestino, ensayista  y profesor de literatura comparada en la Universidad de Columbia en USA. Recibió el premio "Príncipe de Asturias" en el 2002


Arafat y  Sharon - Martín Sánchez Clarín

Dicen que el presidente de la Autoridad Nacional Palestina (ANP) debería incursionar en el libro Guinness como el hombre que superó a los felinos en el uso de vidas. Yasser Arafat pasó las siete de tanto escapar de ataques, complots, atentados, y hasta de un accidente aéreo.

Durante más de 30 años su carisma le permitió mantener en equilibrio, aunque a veces sobre finos andamios, a los diversos componentes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP).

Con habilidad y cierto apoyo irrestricto de la suerte, Arafat consiguió evitar las trampas tendidas por el Mossad, el servicio secreto israelí. En 1993 logró cierto desahogo con la firma en conjunto con Israel de la declaración de principios. Aquel choque de manos con el premier israelí Yitzhak Rabin en Washington, aparece hoy como escena y escenario extraídos de una extravagante ciencia ficción.

Yasser Arafat nació el 24 de agosto de 1929 en El Cairo, pero él dice otra cosa: que fue el 4 de agosto y en Jerusalén. Su adhesión a la causa palestina se remonta a los primeros años de la década del 50, cuando estudiaba en El Cairo. Pero antes, Arafat supo ser un joven y rico ingeniero a quien le gustaba visitar Europa con la cámara de turista al hombro.

Cuando trabajó como ingeniero en Kuwait, creó con ex compañeros de la universidad un movimiento de liberación palestina independiente de los regímenes árabes. Así nacía en octubre de 1959 la organización Al Fatah, principal integrante de la OLP desde su creación en 1964.

Arafat ingresó en la clandestinidad y reapareció, tras la guerra del 67, con el nombre de batalla de Abu Ammar. En enero del 69 fue designado portavoz de Al Fatah, y con unas semanas le alcanzó para ser elegido presidente de la OLP.

Desde entonces, ganará cada reelección.

De líder militar y "terrorista", según los israelíes, fue transformándose en negociador y estadista sin Estado. Hay quienes no olvidan una intervención suya en la ONU: "Vengo aquí con un ramito de olivo y una pistola. No dejen que sea el ramito lo que se me caiga de la mano". .

Arafat superó el "setiembre negro" de 1970, cuando el rey Hussein lo echó de Jordania, obligándolo a llevar la OLP a Beirut. Siguió intocable tras la invasión israelí al Líbano del 82, que provocó otra emigración a Túnez. En 1985 eludió el ataque aéreo israelí contra su base de Túnez: hacía jogging en una playa vecina.

Declaró que su única pasión es Palestina, pero tiene otras: en 1993 se casó con Soha Tawil, una colaboradora de 28 años con quien tuvo una niña nacida en París.

Tres meses más tarde, gastó otra vida al salvarse milagrosamente de un accidente aéreo en el desierto libio. En 1994, junto con Yitzhak Rabin y Shimon Peres, Arafat recibió el Premio Nobel de la Paz por dar inicio a un proceso hoy deshilachado.

El mismo año, después de 27 de exilio, volvió a los Territorios palestinos a la cabeza de la Autoridad Nacional Palestina. En 1996, con el 87,1 por ciento de los votos, Arafat fue elegido presidente de la ANP.

Los que lo rodean en cada día de su vida poco normal, aseguran que las energías del conductor palestino son inagotables, y que algo tiene que ver con que no bebe, no fuma y es discreto en las comidas.

La única vanidad que se le conoce es la "kefiah", el pañuelo a cuadros blancos y negros que le cubre la cabeza y que no permite que le digan "pelado" al líder palestino.

Sharon, duro y controvertido

Ariel Sharon es el "halcón" de la derecha que en febrero del año pasado se posó con facilidad en la cumbre de su país, al imponerse con holgura en las elecciones para primer ministro. Pero hoy, algo raído por el desgaste del conflicto con los palestinos, ya no es lo que era para su pueblo y sus votantes.

Arik, como se lo llama, siempre fue en la búsqueda casi obsesiva de la seguridad de Israel, un objetivo que persiguió aunque lo empaparan lluvias de críticas, de aquí, de allá y de otras partes.

Esta política lo llevó a sitiar en Ramallah al líder palestino y su enemigo histórico, Yasser Arafat, y a rodear férreamente los Territorios palestinos, convulsionados por la segunda intifada, rebelión cuyo arranque coincidió con su controvertida visita a la Explanada de las Mezquitas, en Jerusalén, de setiembre de 2000.

Sharon, nacido el 27 de setiembre de 1928 en Kfar Malal, comunidad agrícola del centro de Israel, en la Palestina bajo dominio británico, de padres de origen bielorruso, heredó de su progenitor campesino la inclinación a defender la tierra.

Aprendió la lección a los 13 años, cuando armado con un bastón y un puñal, debía hacer guardia para proteger los campos de las "incursiones" árabes.

De joven, Ariel Sharon militó en Haganah, la organización de defensa israelí en Palestina, para luego ingresar en las fuerzas armadas del recién creado Estado judío. La suya fue una carrera militar abundante en éxitos. Uno de sus mayores triunfos militares sucedió en 1973, en la Guerra del Kippur, cuando al comando de una división acorazada cruzó el canal de Suez hacia El Cairo, obligando a Egipto a pedir el cese del fuego. Esta victoria hizo de él un héroe y le abrió la posibilidad de ingresar a la política con su elección como diputado en las filas del Likud.

Fue electo en 1973, pero renunció para ser consejero de seguridad del entonces premier Yitzhak Rabin. En 1977, fue ministro de Agricultura en el primer gobierno de Menajem Beguin, de quien apoyó el tratado de paz con Egipto, y de Defensa, en 1981, en el segundo gobierno de Beguin. Como ministro de Defensa fue el artífice de la invasión al Líbano en 1982.

Sharon fue obligado a renunciar en 1983, después de que una comisión de investigaciones le atribuyó "personal responsabilidad" por la masacre en los campos de refugiados palestinos de Sabra y Shatila en Beirut, perpetrada por las falanges libanesas entonces aliadas de Israel.

Por esta cuestión, el actual premier podría haber sido procesado en Bélgica, donde fue denunciado por un grupo de palestinos por "crímenes de guerra".

En 1984 volvió al gobierno como ministro de Comercio y de Industria y, en 1990, el primer ministro Yitzhak Shamir lo nombró ministro de Cuestiones Edilicias y presidente del Comité interministerial para la Inmigración. En este rol, Ariel Sharon dio gran impulso a la colonización de los territorios palestinos.

Después del retorno de la derecha al gobierno, el premier israelí fue, entre 1996 y 1999, ministro de Infraestructuras y luego de Relaciones Exteriores en el gobierno de Benjamin Netanyahu.

En mayo de 1999, luego de la derrota de Netanyahu en las elecciones y su renuncia como líder del Likud, Sharon pasó a ser jefe del partido y lo condujo al éxito, a pesar de que muchos lo consideraban y lo consideran un líder demasiado controvertido, con un gran pasado por detrás, pero, casi inevitablemente, desprovisto de futuro
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com