Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Millones de niños estadounidenses se quedan sin sus padres
Jose Antonio Luna - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Federico García Lorca - 1898-1936
-
Federico García Lorca
- La reinvención del flamenco
-
¿Qué es el Surrealismo?
-
La esclavitud en Brasil 2010

 

 

140610 - MAS DE UN MILLÓN DEPORTO “LA MIGRA” EN SOLO DOS AÑOS

 

Si las redadas de los agentes US Inmigration and Customs Enforcement, ICE, contra los inmigrantes ilegales continúan; millones de niños serán separados de sus padres por la represión mas intensa contra la comunidad hispana desde que asumió la presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

A Obama, lo llamaban algunos lideres de la comunidad hispana en “el presidente de la esperanza”, quien durante su campaña electoral prometió que en los primeros 3 meses de su administración implementaría un proyecto de “reforma migratoria” con el apoyo de la mayoría Demócrata en el Senado y la Cámara de Representantes.

La reforma a la ley de inmigración, -si hubiera sido aprobado en 2009 como prometió Obama- hubiera legalizado a unos 14 millones de extranjeros. Pero las deportaciones masivas incesantes desde 2008 han reducido en mas de un millón a los inmigrantes que pudieron haberse beneficiado de la reforma migratoria.

¿Cuantos más serán enviados a sus países antes de que sea una realidad la reforma?

Datos oficiales-poco confiables- afirman que a finales de enero de 2008 los ilegales en el país llegaban a 11.6 millones. Pero, la organización Consejo nacional de la raza ha dicho que los ilegales pasan de 14 millones.
El año de la elección de Obama (noviembre 2008) las redadas y expulsiones de ilegales se incrementaron e hizo disminuir casi en 2 millones la cifra de indocumentados. A la fecha actual -abril 2010- no se sabe exactamente cuantos millones de ilegales han sido deportados a Centroamérica, México y el Caribe; pero diariamente se realizan redadas y repatriación sin proceso judiciales, sin que se informe de las cifras.
Los inmigrantes que viven clandestinos para evadir la persecución de los agentes del Servicio de migración, ICE, en todo el territorio, incluyendo Alaska y Hawai.

Las redadas y el acoso a los indocumentados han provocado un éxodo de estos hacia sus países, y los que decidieron quedarse viven ocultos y están padeciendo hambre porque un gran número han abandonado sus trabajos por miedo a ser apresados en las detenciones sistemáticas en fábricas, restaurantes, tiendas y lugares públicos en las ciudades con mayor concentración de hispanos. Los asiáticos, europeos y africanos ilegales son excluidos de las redadas de ICE, lo que evidencia el interés del gobierno de expulsar del país al mayor numero de latinoamericanos que entraron ilegalmente desde la década pasada hasta la fecha.
Los indocumentados están viviendo la peor persecución de la historia en Estados Unidos. Peor que la de la década del 40s y los 70s.

Human Rights Watch se muestra preocupado por el sufrimiento humano de los inmigrantes y de sus familias. En su reporte, “Separados a la Fuerza” publicado en 2009 hizo un sorprendente hallazgo. Las estadísticas disponibles indican que sólo 24% de aquellos que fueron deportados fueron procesados por entrar sin autorización a Estados Unidos.

Daños causados a niños, esposas o a otros seres queridos son inestimables. Desde 1977 más de 1 millón de familiares han sido separados por la deportación.
Obama, declaró a los lideres hispanos a medidos de 2008, que la reforma migratoria era prioridad de su futuro gobierno. Y los líderes hispanos comprometieron el voto latino e hicieron ganar la presidencia al candidato demócrata- primer presidente negro de la historia de Estados Unidos- que juramento en enero de 2009.

Lo increíble, es que Obama ha resultado un mentiroso y mas xenofóbico que su antecesor George W. Bush, quien durante dos administraciones utilizó -para ganar votos- a la comunidad hispana en las elecciones; con la promesa de una reforma migratoria integral. Reforma que quedó en el limbo porque Bush durante sus dos periodos no realizó esfuerzos reales para concretarla y sustituir a la obsoleta ley de migración vigente, vergüenza de la democracia estadounidense.

Bush, en lugar de aliviar la situación de inseguridad y marginación del inmigrantes; agudizó la problemática de los extranjeros en Estados Unidos, con leyes más estrictas y discriminatoria que incluyen castigos contra los empleadores de inmigrantes sin permiso de trabajo. Y Obama en lugar de frenar las redadas implementadas por Bush, ha permitido que alguaciles como Joe Árpaio, del condado Maricopa en el estado de Arizona, y cuerpos policías de algunas ciudades de la zona fronteriza como Texas y California, New York e Illinois, se dediquen a perseguir a indocumentados, violando los derechos humanos de estos y sus hijos nacidos aquí, ciudadanos estadounidenses.
Grupos anti-inmigrantes por su parte promueven el odio hacia los hispanos al culparlos de la perdida de empleos de ciudadanos y acusarlos de llevarse los dólares a sus países de origen. A mediados de los 50s. La guerra anti-inmigrantes era abiertamente contra los mexicanos. Ahora es contra todos los latinoamericanos, especialmente los centroamericanos y los caribeños.
 

En la investigación “Década de la Traición” publicada en 1998, el profesor Francisco Balderrama y Raymond Rodríguez, hicieron una crónica de la deportación de 1 millón de Mexicanos de Estados Unidos durante el fervor anti-inmigrante de la Gran Depresión. Se estima que hasta un 60 por ciento de aquellos deportados eran ciudadanos norteamericanos. Balderrama en su tesis doctoral “La defensa de la raza” de 1982, con su denuncia provocó que el senador Joseph Dunn se interesara en las deportaciones masivas e ilegales realizadas por Estados Unidos en la década del 50. Después en 1954 el gobierno norteamericano implementó otro programa de deportación masiva llamado “Operación mojado.” Aunque las cifras son discutibles, El Servicio de Inmigración y Naturalización, SIN, reveló orgullosamente haber repatriado 1.3 millones de indocumentados mexicanos, muchos del estado de Texas.
Aunque no todo esta perdido, la situación de los indocumentados es crítica, y si no se concreta la reforma migratoria este año, ya no habrá reforma en todo el periodo presidencial de Obama.

La prometida reforma migratoria “posiblemente” se comience a debatir hasta mediados de este año (2010), si otros asuntos mas importantes no interfieren en la agenda del presidente demócrata. Para algunos analistas políticos, legalizar a los más de 10 millones de indocumentados no es prioridad de la Casa Blanca.
Los inmigrantes ilegales en Estados Unidos disminuyeron en un 7 por ciento en el último año, de 11,6 millones en enero de 2008 a 10,8 millones en enero pasado, según un informe divulgado por la Oficina de Estadísticas sobre Inmigración. Entre 2007 y 2009, coincidiendo con la crisis económica en Estados Unidos el número de indocumentados registró un descenso de un millón personas. (Departamento de Seguridad Nacional, febrero 2010).

Los más de los 7 millones de mexicanos que viven en la ilegalidad tendrán que esperar pese a que México es integrante del tratado de América del norte. México tiene como miembro de TLC America del Norte, negociaciones con Washington desde hace una década a favor de sus connacionales ilegales en Estados Unidos.
La misma situación de incertidumbre atraviesan los miles de hondureños, salvadoreños, guatemaltecos y nicaragüenses que esperan la reforma migratoria para realizar el sueño de la reunificación familiar y legalidad.
Muchos centroamericanos están desilusionados con Obama. Algunos han dicho que si este año no se comienza la discusión de la reforma, saldrán a manifestarse a las calles. Las consecuencias políticas para el presidente serán un cambio radical de los votantes hacia el partido republicano.

Hay que recordar que fue el presidente republicano Ronald Reagan quien firmó una reforma migratoria en 1986. En esa oportunidad mediante una amnistía migratoria legalizaron su estatus unos 4 millones de ilegales.
En septiembre del año pasado Obama utilizó la plataforma de la quinta cumbre de presidentes de Norteamérica en Guadalajara para informar a su colega Felipe Calderón de México que no habría en 2009 un proyecto de reforma migratoria, ni discusión del tema en el Congreso.

Para “dorar la píldora” Obama dijo que confía que su país podría tener listo un borrador de reforma migratoria para fines del año para comenzar a debatirlo en 2010, lo que no ha sucedido.
“Esto será difícil y va a requerir” el apoyo bipartidista, declaró el presidente estadounidense, en una conferencia de prensa al final de la reunión con el primer ministro de Canadá Stephen Harper, y el anfitrión Felipe Calderón de México.
Según las últimas encuestan la popularidad del presidente va en descenso, principalmente por el envió de miles de soldados a Afganistán y dejar la reforma migratoria en segundo termino, después de la reforma de salud.
La aprobación a la gestión del presidente va en picada porque su reforma de salud, no tiene la popularidad esperada. Según analistas el plan de salud irreal y populista, es imposible de implementarse en el contexto de la grave crisis económica que atraviesa el país y la falta de la infraestructura medica, que requiere un plan nacional.

El éxito del plan de reforma de salud esta en duda y sus resultados no se conocerán antes de 2020.
Hasta hace un mes líderes de la comunidad hispana afirmaban que el presidente, les había prometido que antes de la reforma de salud -que ya aprobó el congreso y firmo Obama-, la reforma migratoria tendría prioridad.
Pero Obama jugando su mejor ficha optó por la reforma de salud. La cacareada reforma de salud se le está convirtiendo en un bumerang al presidente. Proyecto que podría convertirlo como su antecesor en un presidente impopular. Obama ya es señalado como un presidente retórico, de muchas de promesas y pocas realidades.
Los millones de ilegales cifras sus esperanzas en 2010 para hacer realidad su legalización.
Pero: ¿cuantos de estos ilegales serán deportados ante de finalizar 2010? ¿Cuántos no podrán trabajar en los próximos meses por carecer de documentos? ¿Cuantos miles se irán a sus países antes de la reforma migratoria?
En la presente recesión económica en Estados Unidos, los mas afectados han resultado ser los indocumentados que no pueden recurrir a la oficina de desempleo. También porque como ilegales son los últimos en recibir beneficios de los organismos de asistencia publica.

La cumbre de Guadalajara en septiembre de 2009, demostró una vez más que México es la “cenicienta” de Norteamérica. El primer ministro Harper dejó claro que en el futuro los mexicanos ya no podrán entrar si visa a Canadá; igual que en Estados Unidos.
Obama, por su parte le recordó a Calderón que la seguridad fronteriza es la prioridad de su administración como lo fue para el gobierno de George W. Bush.

El año pasado después de oír las declaraciones de Barack Obama, los hispanos expresaron sus frustraciones pidiéndoles a sus familiares que mejor regresen a su país. Otras lloraron porque tienen años de no ver a sus seres queridos y ya dejaron de creen en las promesas de las autoridades. Según Obama, para que los indocumentados “salgan de la sombra” en el paquete de la reforma migratoria tendrá que incluirse el tema de la seguridad fronteriza; lo que equivale a decir que habrá que militarizar más la frontera sur -norte mexicana- para combatir el narcotráfico.
Por ahora solo queda esperar los próximos meses, para comprobar si Barack Obama es igual de mentiroso que Bush o es un hombre de palabra que no olvida sus promesas.

Tampa, Florida, Abril 2010
 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com