Cargando

Spilimbergo y la teoría de la dependencia
Alberto J. Franzoia - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Guerra civil norteamericana
-
Abraham Lincoln
-
Petróleo y Política
-
El Crimen de la Guerra
-
La OTAN y la Guerra Contra Yugoslavia

040906 - Al cumplirse el segundo aniversario del fallecimiento de Jorge Enea Spilimbergo (1), resulta más que oportuno recordar uno de esas excelentes contribuciones teóricas que ayudan a pensar la realidad latinoamericana en clave nacional, popular y socialista. Cuando en noviembre del 2004 presenté en Reconquista Popular “Las teorías sociales en Latinoamérica durante la segunda mitad del siglo XX” (luego reproducido en otros espacios), señalé que Spilimbergo realizó un significativo aporte a la teoría de la dependencia a pesar de que el mismo no había tenido la difusión que otros muy conocidos durante fines de los años 60 y principios de los 70, etapa en la que esta teoría daba sus primeros pasos.

Me refería concretamente al primer capítulo de “La guerra civil en EE.UU. que constituye uno de los tres trabajos incluidos en la edición de 1974 de “ La Cuestión Nacional en Marx”. El mismo había sido publicado por vez primera en el número 42 de “Izquierda Nacional” en mayo de 1971.

 
Dicho trabajo toma como referente el estudio realizado por Marx y Engels sobre la Guerra civil en Estados Unidos para descifrar el carácter equívoco del subdesarrollo, ya que éste no sería el producto de ningún retraso técnico (como afirma la teoría de la modernización o desarrollismo) sino la consecuencia lógica de una determinada estructura socio-económica. Sostiene Spilimbergo en su “Advertencia a la tercera edición de la Cuestión Nacional en Marx” “...el llamado “subdesarrollo” no consiste en ningún género de primitivismo técnico, sino en el dominio de clases sociales retardatarias ligadas a una estructura de dependencia satélite.”
El caso concreto que analiza Spilimbergo a través del enfoque marxista sobre la guerra de secesión es fundamental (lucha entre el norte que expresa un nacionalismo burgués y el sur esclavista vinculado con la burguesía inglesa), pero desde la perspectiva teórica, es en el primer capítulo del trabajo considerado donde se encuentra formulada con nitidez la diferencia central entre el enfoque del subdesarrollo sostenido por los desarrollistas y el que realizan los teóricos de la dependencia. Por lo que centraremos nuestra atención en ese capítulo titulado “¿Subdesarrollo o dependencia colonial?”

OPOSICIÓN TEÓRICA

El problema que formula Spilimbergo no es antojadizo sino que surge como consecuencia de dos posturas teóricas que en aquellos años se enfrentaban dando respuestas de signo opuesto. Recordemos que desde los años 50 los teóricos de la modernización (intentando ser una opción ante el desgastado liberalismo), conceptúan al subdesarrollo como el producto de un retraso o bien como una desviación con respecto a las pautas seguidas por los países desarrollados (industrializados o primer mundo). En cualquier caso el problema es inherente a la propia historia de cada país, por lo que el desarrollo de los países centrales y el subdesarrollo de los periféricos son considerados como procesos independientes. La solución pasaría por alcanzar la etapa en la que se encuentran los primeros recurriendo a su apoyo con capitales, tecnología e inclusive personal calificado. El objetivo era por aquellos años alcanzar (con la colaboración de los países desarrollados) una economía industrial auto sostenida realizando inversiones en los sectores estratégicos, como siderurgia, química, electricidad y petroquímica (hoy aparecen otros rubros más importantes como informática, robótica y biotecnología).
 
Como respuesta a los modernizadores o desarrollistas a partir de fines de los años sesenta (si bien existen algunos trabajos anteriores) surgirán los planteos de la teoría de la dependencia. En ellos el subdesarrollo no es presentado como retraso ni desviación sino como una consecuencia de las relaciones de dependencia con respecto a los países centrales o dominantes en el capitalismo mundial, ya que ambas realidades integran una unidad de opuestos, es decir, dialéctica. Por lo tanto, la solución nunca puede vincularse con recurrir a la “ayuda” de quienes forman parte del problema, sino liberándose de la dependencia y sus agentes para iniciar un proceso de desarrollo auto centrado. Este objetivo se alcanza garantizando la reinversión nacional de los beneficios generados en dichos países, los cuales suelen ser exportados hacia los países dominantes, mientras que el resto queda en manos de los sectores internos parasitarios que, a su vez, tienen sociedad estrecha con ellos.
 
Si bien la teoría de la dependencia está inexorablemente vinculada a un paradigma como el materialismo histórico y dialéctico, y en su seno con la teoría del imperialismo desarrollada por Lenin, no todos sus exponentes son marxistas, y no todos los análisis hacen hincapié en los vínculos orgánicos entre la dependencia y la estructura de clases al interior de los países dependientes. El trabajo de Spilimbergo tiene el mérito de exponer estos vínculos en el capítulo que analizamos, no por primera vez en el seno de la teoría considerada, pero sí con mucha precisión y claridad conceptual, además de hacerlo en una apretada pero a la vez rigurosa síntesis. Esta combinación no resulta demasiado frecuente, por lo tanto aprovechemos el talento del autor.
 
¿Subdesarrollo o dependencia colonial? (2)
 
En este primer capítulo del segundo de los tres trabajos que incluye “ La Cuestión Nacional en Marx” Spilimbergo demuestra las diferencias esenciales entre un análisis marxista sobre la cuestión del desarrollo nacional y otro orientado por las versiones modernas (1971) de la concepción burguesa:

“La diferencia entre uno y otro análisis (el de Marx-Engels y el “moderno” de la economía burguesa) reside en que aquellos desentrañan la médula misma de la cuestión, en tanto los economistas del “desarrollo” merodean en torno a los problemas fundamentales inhibidos de captarlos, porque expresan la visión rapaz de la burguesía imperialista o la impotencia de las burguesías nacionales.”

Señala Spilimbergo que dicha inhibición se pone de manifiesto en los conceptos utilizados. El subdesarrollo es un concepto supuestamente científico que en realidad esconde más de lo que descubre. EL mismo da a entender dos cosas:

1. el subdesarrollo es una situación inherente a la estructura interna del país considerado;

2. representa un atraso cuantitativo, el eslabón de una cadena que tiene en su extremo opuesto a los exitosos países desarrollados.

“La relación entre las respectivas estructuras (desarrolladas y subdesarrolladas) sería entonces exterior, mecánica y contingente.”

 
Como respuesta categórica a este planteo de la economía burguesa expresada en su versión desarrollista, Spilimbergo expone el núcleo de aquella teoría que es la verdadera manifestación de un abordaje riguroso y alternativo (teoría de la dependencia):

“Pero las cosas discurren de otro modo. No estamos ante una situación inherente de atraso o primitivismo, sino ante una verdadera relación de dependencia, de explotación semicolonial, sobre la cual se basa la prosperidad de las metrópolis desarrolladas y el atraso de las economías tributarias y dependientes.”
 
Spilimbergo considera que el desarrollismo escamotea tanto el origen del problema, como también su solución, ya que ambas cuestiones están íntimamente relacionadas:

“El primer estigma del análisis “desarrollista” consiste, pues, en ocultar la fuente misma del subdesarrollo, o sea, la inserción de economías dependientes en el sistema de la mundial imperialista. El segundo estigma consiste en encarar la caracterización interna del subdesarrollo y la lucha contra él en términos de insuficiencia técnica frente a la cual se requieren, meramente, más ahorro y capitales, mejores métodos e instrumentos de trabajo. Esto ha llegado hoy al paroxismo con la charla especiosa sobre la “brecha tecnológica” y el “Know how”. Así por ejemplo, ante la crisis crónica de la ganadería argentina, los teóricos del desarrollismo frigerista afirman que la producción de carnes no aumentará, no podrá resolverse el problema de su venta por debajo del precio internacional, si no se generan previamente las inversiones básicas en siderúrgica, química pesada, electricidad, infraestructura.”

En definitiva lo que tenemos es un mero problema técnico, una falta de desarrollo inherente a la historia propia de Argentina que no ha realizado las inversiones necesarias en sectores económicos considerados estratégicos. Sin embargo, esta visión tecnocrática olvida considerar las relaciones históricas entre el capital monopólico proveniente de los países desarrollados y la estructura de clases parasitaria al interior de nuestro país, relaciones de dependencia que resultan funcionales para ambos.
 
Spilimbergo recurre a algunos ejemplos concretos de la época para validar el carácter falso de la teoría desarrollista:

“Esta asombrosa concepción no explica cómo disponiendo Argentina de un potencial instalado para la producción de tractores y maquinaria agrícola en gran escala, esta rama industrial soporta parálisis crónica y trabaja al 40 por ciento o menos de su capacidad por falta de demanda efectiva, que sí existe en cambio para una producción técnicamente similar pero de bienes de consumo suntuarios, como los automóviles.”
“Inversamente tampoco explica el sector frigerista del desarrollismo como en la década del 50 la República Popular China logró espectaculares avances en la producción y productividad sin mecanizar el agro, por la mera transformación de las relaciones sociales y de los medios de cooperación en el trabajo.”

La conclusión a la que conduce este planteo resulta evidente: “...no es la “industrialización” la que romperá el tope del atraso ganadero, sino la ruptura de ese tope lo que hará posible y viable el desarrollo industrial básico.”
Pero, a su vez, “ese tope no es técnico sino social; deriva del predominio de la oligarquía ganadera en alianza con el capital imperialista.” “Así el subdesarrollo no es sólo una relación de dependencia semicolonial sino una determinada estructura social que pone en manos de clases dominantes parásitas (desde el punto de vista de la acumulación capitalista), o sea, no inversoras, los excedentes capitalizables del trabajo nacional.”
Extraordinaria síntesis conceptual para exponer un problema clave que las distintas variantes paradigmáticas con las que tantos académicos forman a nuestros estudiantes de economía nunca logran desentrañar. ¡Cuánto dinero y tiempo invertido para formar profesionales en la fe desarrollista o liberal, cuya matriz conceptual, por lo tanto, los inhabilita de entrada para formular problemas económicos pertinentes y las soluciones adecuadas!
 
Algunos estudios realizados por CEPAL (una organización emblemática en lo que a abordajes desarrollistas se refiere) han destacado en diversas oportunidades la poca sensibilidad ante los estímulos del mercado demostrado por las clases “tradicionales” como se observa en la cuestión agraria (aunque no es el único sector que adopta dicho comportamiento). Pero cuál es la explicación dada por CEPAL, dice Spilimbergo:

“... la Cepal se hunde en la nebulosa del “espíritu capitalista”, cuya preexistencia metafísica habría fundado la realidad del capitalismo occidental.”

Es decir, lo que nos falta es ese espíritu burgués que hace posible un determinado comportamiento de clase, porque resulta que las ideas preceden a la realidad. Típica explicación de cuño weberiano (3) tal como es presentada en “La ética protestante y el espíritu del capitalismo”; tesis que por otra parte tenía la explícita intención de confrontar con la explicación materialista y dialéctica brindada por Marx y Engels. Pero como acota oportunamente Spilimbergo:

“Se trata de descubrir el fundamento material de esta ética de consumo (precapitalista) que imbuye a tales “burguesías” semicoloniales, tan en las antípodas del “espíritu capitalista” de las viejas burguesías occidentales, del estoicismo mundano de la ética puritana moldeada sobre el proceso trabajo-ahorro-inversión.”
Dicho fundamento material, no favorecedor del proceso de reinversión que conduce al desarrollo creciente de las fuerzas productivas, son las relaciones de servidumbre o semiservidumbre que imperan en el campo. Esto lleva al predominio de la producción extensiva, que no necesita de la producción intensiva, en la que el crecimiento no es cuantitativo sino cualitativo, es decir, basado en la inversión y los avances técnicos que generan mayor productividad y a menores costos.
 
Pero Argentina tiene una peculiaridad que la diferencia de otras economías agrarias subdesarrolladas de nuestra América Latina. Sostiene Spilimbergo:
“La particularidad argentina es que el lugar ocupado por la sobreexplotación servil o semiservil del agricultor indígena, corresponde a la alta fertilidad natural de la llanura pampeana bajo condiciones de latifundio ganadero y cultivo extensivo.”
 
En la economía capitalista la reinversión en el circuito productivo con permanente renovación técnica es imprescindible para poder competir y mantenerse dentro del mercado. El ausentismo es inconcebible para la sobre vivencia del capitalista ya que sólo la inversión e innovación constante le permiten competir bajando los costos. En las economías asentadas en el trabajo servil o con condiciones naturales insuperables la cosa es muy distinta, lo que favorece el parasitismo. Allí radican las condiciones para la reproducción crónica del subdesarrollo. Por lo tanto Spilimbergo sin titubeos dice lo que tantos técnicos callan:

“Abatir el subdesarrollo es, en esencia, destruir socialmente (expropiar) a las clases parasitarias del único modo conocido por la historia, esto es revolucionariamente, como lo demuestran las experiencias de Francia, Inglaterra, EE.UU. y las modernas revoluciones socialistas del siglo XX.”
 
Al arribar a este momento del análisis Spilimbergo va a considerar un aspecto central de todo análisis de clases que se realice sobre un país dependiente como Argentina:

“...en nuestra época la espina dorsal del bloque histórico que la sociología burguesa llama “clases (dominantes) tradicionales”, no es otra que la más moderna, la menos “tradicional” de las clases explotadoras: la burguesía imperialista, no bien la miremos no de la atalaya de su respectiva metrópoli, sino desde sus tentáculos en el mundo semicolonial y dependiente.”
 
Efectivamente, la burguesía de los países dominantes ha favorecido el desarrollo capitalista en su lugar de origen como consecuencia de la expansión de las fuerzas productivas, proceso que surge de la necesidad de competir exitosamente entre burgueses de la misma nación, y como condición para conquistar mercados externos. Pero una vez que dichas burguesías se instalan en regiones consideradas la periferia del sistema, actúan como inhibidoras del desarrollo, pues al remitir a sus naciones gran parte de los beneficios obtenidos no favorecen ni la acumulación de capital ni la expansión del mercado interno. Desde ya, la presencia de una clase ajena a la economía propia de los países semicoloniales, cuyo comportamiento allí resulta precapitalista, sólo se puede materializar, no mediando una conquista militar, a partir de una sólida alianza con clases nativas parasitarias o satelizadas. Así lo expresa Spilimbergo:

“Basta decir aquí que el comportamiento de esa burguesía exterior cuyos tentáculos penetran y se instalan en el seno de la sociedad semicolonial formando en ella el cuerpo de la alta burguesía, amalgamándose con la oligarquía nativa, asfixiando y satelizando a un vasto sector del empresariado vernáculo, penetrando las instituciones públicas, el aparato cultural, los órganos de difusión masiva, etc. es “precapitalista” desde el punto de vista de la sociedad dependiente, en la medida que no estimula en ella el proceso de acumulación de capitales y expansión del mercado interno.”

“Por el contrario, la inserta en el ciclo de la acumulación metropolitana, tal como la garrapata convierte el sistema digestivo y sanguíneo de la víctima en “momentos de su nutrición parasitaria.”
 
Spilimbergo aclara:

“Naturalmente, en el análisis de la guerra civil norteamericana, Marx y Engels no visualizan este último aspecto de la cuestión, que se refiere a un período histórico posterior.”

Así es, los amigos y compañeros de trabajo de toda una vida abordaron las especificidades del capitalismo que les tocó vivir, llamado clásico o de libre competencia, cosa que muchos críticos mal intencionados pretenden obviar. La etapa posterior, cuyas principales manifestaciones se dan a partir de fines del siglo XIX, no la vivieron o era demasiado reciente, por lo tanto no podía formar parte de sus estudios tanto materialistas como dialécticos de la historia. Esa etapa recibe el nombre de imperialismo, y encontró en Lenin a uno de sus principales y más lúcidos teóricos.
 
Este primer capítulo que estoy analizando es cerrado por Spilimbergo con algunas consideraciones específicas sobre la guerra de secesión, que serán retomadas y profundizadas en los capítulos II, III, IV, V, VI y VII. Cedamos la palabra al autor:

“La esclavitud se desarrolla en los Estados del sur de la Unión bajo el estímulo de la demanda de algodón por la industria textil inglesa: la voracidad de los telares mecánicos multiplicó la demanda de materias primas.
Por ese concurso de circunstancias (sobre el cual volveremos) tenemos aquí el “antiguo régimen” naciendo de las entrañas de una sociedad burguesa en formación, a la cual contrapone su propia ley de desarrollo, incapaz de frenarse en un acuerdo, compromiso, equilibrio de fuerzas, participación, obligando a tomar la ofensiva para expandir su sistema a los Estados de la Unión , monopolizar el gobierno federal, aplastar a la industria del Norte, reemplazar con latifundios esclavistas a los pequeños propietarios del Oeste y convertir el país en una colonia de la industria inglesa.
Programa semejante llevó a cabo la oligarquía bonaerense acaudillada por Mitre (3) en la misma séptima década del siglo pasado. El dispar desenlace de ambas guerras civiles explica los destinos diferentes de EE.UU. y las repúblicas del Plata.”

Marx y Engels analizaron la peculiar realidad de la guerra en EE.UU. como se puede constatar en los artículos que publicaron entre 1861 y 1862 en el “New York Daily Tribune” y en “Die Presse” de Viena. Pero, a su vez, en nuestro medio, Alberdi señala que el papel del Sur lo desempeñaban los mitristas.
 
Los teóricos alemanes logran captar a través de su metodología cómo la contradicción principal de esta guerra, más allá de factores concurrentes, se expresa mediante los intereses irreconciliables entre las clases asociadas al desarrollo y aquellas otras que lo frenan. Según Spilimbergo su análisis tiene el mérito de permitirnos:

“...comprender de qué modo la unidad nacional, la soberanía económico-política, el desarrollo de las fuerzas productivas y la democracia política forman una gran causa cuyo triunfo pasa, inevitablemente, por el aplastamiento y expropiación de las clases dominantes ligadas estructuralmente al sistema del subdesarrollo.”
 
Transcurrido un breve tiempo desde la publicación de este trabajo sobre la guerra civil en EE.UU. (1974), asistíamos en nuestra patria y en el resto del mundo dominado por el imperialismo al inicio de una nueva etapa llamada neoliberal. Esa es otra historia que no integra nuestro objeto de estudio en este análisis, sin embargo, el abordaje estructural de Spilimbergo para desentrañar cómo operan las fuerzas del subdesarrollo, captando la estrecha ligazón entre las burguesías de los países dominantes y las clases nativas a ella asociadas mantiene plena vigencia. De allí que subrayamos a modo de conclusión esta idea-fuerza del autor:

“La lucha contra el subdesarrollo es una lucha de clases y sólo puede llevársela por medios revolucionarios.”
 
Argentina, La Plata , septiembre de 2006
 
Referencias

(1) “Subdesarrollo y dependencia colonial” es el capítulo primero de una de los tres trabajos (“La guerra civil en EE.UU. y el ‘subdesarrollo”) incluidos en la edición de 1974 de la “Cuestión Nacional en Marx”, Editorial Octubre.
 
(2) Max Weber (1864-1920), sociólogo, economista y politólogo alemán. Analizó el papel desempeñado por ciertas ideas o espíritu (ética protestante) como favorecedor de las condiciones necesarias para el desarrollo del capitalismo, invirtiendo la tesis de Marx y Engels según la cual fue el capitalismo el que generó las condiciones para el surgimiento del protestantismo.
 

(3) Bartolomé Mitre fue uno de los máximos representantes de la oligarquía agroexportadora argentina. Militar, presidente de la república entre 1862 y 1868, fundador del diario “ La Nación ” y responsables de la versión oficial y liberal de nuestra historia que se difundió durante décadas.

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com