Cargando

¿Quién es Jorge Abelardo Ramos?. Parte 1
Alberto J. Franzoia - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Jorge Enea Spilimbergo
- Tupac Amaru, padre de la emancipación ...
- Perón y la Triple A
- From oil wards to water wards
- Extranjerización de YPF en Argentina

 

Jorge Abelardo Ramos

 

Parte 1 / Parte 2 / Parte 3

 

0108 - (1921-1994)

1. Breve biografía de Ramos


Jorge Abelardo Ramos nació durante la primera presidencia de Yrigoyen, en 1921. Militó inicialmente en el anarquismo cuando era apenas un adolescente, pero luego se incorporó a los primeros grupos trotskistas de la Argentina, más precisamente durante la década de 1930, aquella que fue definida por José Luís Torres como “infame”. Entabla en esas circunstancias relación con Liborio Justo, quien era hijo de Agustín P. Justo, presidente de la Nación entre 1932 y 1938. Las influencias del pensamiento de Trotsky, sobre todo a partir de su producción vinculada a la realidad de América latina, serán decisivas para que esta izquierda en principio de escasa relevancia cuantitativa, que luego sería definida como nacional en contraposición a la izquierda clásica (o cipaya), reconociera el carácter revolucionario del nacionalismo de los países semicoloniales (o dominados por el imperialismo del siglo XX). Y Ramos fue uno de los más lúcidos y decididos impulsores de esa línea política en nuestra Patria.

El “Colorado”, como lo llamaban sus amigos y compañeros por sus inconfundibles señas de identidad, asume como propia la consigna de Trotsky “Por los Estados Unidos Socialistas de América Latina”, y la hace converger en una estupenda síntesis con los escritos de Marx sobre la cuestión colonial (muy bien desarrolladas años después por Jorge Spilimbergo en La cuestión nacional en Marx) y con los escritos del socialista argentino Manuel Ugarte sobre “La Patria Grande”. Ante la Segunda Guerra Mundial adopta junto a esta nueva izquierda que comenzaba a perfilarse en nuestra tierra, una postura de rechazo ya que, obviamente no eran pro nazis, pero por otra parte tampoco estaban dispuestos a brindar su apoyo a las potencias imperialista aliadas que sojuzgaban a la América Latina, siendo Inglaterra por entonces su principal expresión.

Sin embargo el acontecimiento histórico fundamental que marcará a fuego a quienes, como Ramos, intentaban gestar una izquierda no alineada con las que tradicionalmente habían sido colonizadas por el sistema cultural de la época, fue la aparición política del peronismo en 1945. Marcando claras diferencias con el tradicional Partido Socialista de Argentina y con el Partido Comunista, Ramos apoya al movimiento nacional y popular conducido por Juan Domingo Perón desde su posición de izquierda independiente. Aurelio Narvaja, intelectual que fue un referente durante lo primeros pasos de la IN, aparece por aquellos días como un observador inteligente de la realidad nacional que descubre el carácter avanzado del peronismo así como la clara participación obrera en el 17 de octubre. Esto significaba contrariar el abordaje seudo científico de la izquierda clásica al estilo PC, que veía en dicha participación a una masa amorfa constituida por el “lumpenaje”. El concepto utilizado por estos expertos en deducciones lógicas arrastraba tras de sí una tradición marxista, pero su aplicación a la realidad nacional resultó un verdadero despropósito alejado de todo vínculo riguroso con el materialismo dialéctico, ya que suponía un distanciamiento con la práctica concreta en un país semicolonial. Efectivamente, esto era así porque como lo demostraron todos los estudios históricos serios y la práctica de quienes vivieron aquellos días, el 17 de octubre fue una de las más formidables movilizaciones obreras de la América Latina.
 
Narvaja conducía por entonces un pequeño grupo llamado “Frente Obrero”, mientras que paralelamente Ramos publicaba la revista “Octubre”. Desde sus páginas el Colorado alcanza amplias coincidencias con el grupo de Narvaja. Este apoyo al peronismo, que a la vez lo era crítico e independiente, va a constituir un momento clave en la conformación de una identidad con señas muy particulares que habrán de caracterizar a esta nueva izquierda. En 1954, con el apoyo de desprendimientos del PS y sectores del trotskismo, Ramos participará en la fundación del Partido Socialista de la Revolución Nacional, con la intención de convertirlo en el partido revolucionario del ala proletaria del bonapartismo peronista (un dato revelador es que con el derrocamiento de Perón en 1955, este partido, junto al peronista fueron los únicos puestos fuera de la ley por los “demócratas”).
Durante los dos gobiernos de Perón Ramos se dedicó al periodismo, pero también escribió libros. En 1949 aparece uno que todavía no logra expresar su pensamiento más acabado, América Latina: un país. Aún así este trabajo representó un avance muy importante en la concepción revolucionaria para la región, ya que concibe la liberación como un proceso integral de nuestra América Latina. Pero la visión más madura, despojada de algunos errores conceptuales presentes en el primer texto, la alcanza cuando la misma temática es abordada en Historia de la Nación Latinoamericana (1968). Allí se manifiesta en todo su esplendor el planteo preclaro que expresa la necesidad de fusionar los aportes del marxismo con el pensamiento de Simón Bolívar a través de un marxismo bolivariano. Muchos años más tarde, en los inicios del siglo XXI, Hugo Chávez ha sabido retomar esta concepción para conducir la revolución venezolana proclamando la necesidad del socialismo del siglo XXI. Durante el período peronista Ramos también gestó un texto muy importante por su crítica demoledora a la cultura colonial predominante entre las capas medias de nuestro país: “Crisis y resurrección de la literatura argentina” (1954). Y un par de años después de la contrarrevolución de 1955 iniciada por el nacionalismo católico y continuada por los liberales, produjo una estupenda y muy leída historia argentina en cinco tomos: Revolución y Contrarrevolución en Argentina (1957).

Al iniciarse la década de los sesenta Ramos, junto a Spilimbergo Carpio, Blas Alberti y un grupo de militantes funda el Partido Socialista de la Izquierda Nacional (PSIN), con lo que la nueva izquierda alternativa a los grupos de la izquierda colonizada, terminará de adquirir su identidad, expresada magistralmente en términos teóricos en Clase Obrera y Poder (1964). Ese texto redactado por Jorge Spilimbergo acabará de exponer las tesis fundantes de un partido socialista independiente pero con militancia consecuente dentro del campo nacional y popular, por lo tanto identificado con los aspectos más progresivos del peronismo. En él aparece como eje articulante de la lucha socialista la alianza plebeya entre la clase obrera y las capas medias. Y en 1971, con la intención de ampliar la convocatoria militante el PSIN se transforma en un frente: el Frente de Izquierda Popular, con Ramos como Presidente y Spilimbergo como Secretario General. Dicho partido obtendrá en las elecciones de septiembre de 1973, apoyando la fórmula Perón-Perón pero con boleta propia, la adhesión de 900.000 argentinos.

Sin embargo, el golpe de Estado e inicio de la más sangrienta dictadura oligárquica que haya conocido nuestro país (1976-1983), como el avance mundial de una nueva etapa en la historia del imperialismo que se ha definido como neoliberal, marcarán a fuego el futuro del FIP. En los últimos años de la década del setenta y principios de los ochenta las divisiones internas como producto de los cambios ocurrido en la escena política nacional e internacional llevaron a la fractura, quedando Ramos al frente del FIP, mientras que el otro sector, conducido por Spilimbergo, terminaría por constituirse en el Partido de la Izquierda Nacional (1983). Ramos había comenzado a experimentar en esos tiempos de conflicto interno en la Izquierda Nacional, y hasta avanzada la década del ochenta, un profundo proceso de viraje ideológico-político que lo conducen de su marxismo bolivariano a desembocar en un nacionalismo ya no marxista y con preocupantes influencias del nacionalismo de derecha (es necesario reconocer para no caer en interpretaciones mágicas de la historia o netamente personalistas, que una fracción del FIP adhirió o calló ante dicho viraje). Este proceso de conversión cuya explicación más profunda nos reservamos para otro momento, encuentra su manifestación política en la transformación del FIP en el Movimiento Patriótico de Liberación (MPL) a mediados de los ochenta. Y culmina en el infierno cuando este nuevo partido creado por Ramos se encolumna detrás del gobierno de Menem, hasta disolverse en el seno del peor peronismo, aquel que fue captado por el pensamiento liberal, unos días después de la muerte de su fundador ocurrida en 1994.

Una postura que generó polémicas:

Si bien la IN apoyó la guerra de Malvinas (1982) y Ramos no se cansó de hacer explicito dicho apoyo, es necesario aclarar ante duras críticas de sectores “progresistas” (ya que las criticas oligárquicas no deben responderse porque son coherentes con la defensa de sus intereses objetivos vinculados al imperialismo), que dicho apoyo nuca fue a la dictadura genocida encabezada en ese momento por Galtieri, sino a la lucha objetiva contra el imperialismo inglés. En ese sentido aún en 1982, cuando el viraje en su visión de mundo ya estaba muy avanzado, Ramos conservaba algo que había aprendido de León Trotsky, a saber: cuando un país oprimido y otro opresor se enfrentan, los revolucionarios del mundo deben apoyar al oprimido aunque el mismo esté gobernado por una dictadura y en el opresor exista una democracia. Esa fórmula integra el ABC de un socialista revolucionario en los países semicoloniales (ya que se trata de resolver, primero, la contradicción principal) y Ramos no lo había olvidado. Mirar para otro lado ante una guerra en pleno desarrollo, o cuestionarla porque el país no es gobernado por los representantes del pueblo, sólo puede favorecer objetivamente (que es lo que se juzga en política) a las fuerzas más reaccionarias. En este caso concreto, a la oligarquía nativa (que recién allí “se enteró” de que vivíamos una dictadura) y al imperialismo, que tiene en el capital monopólico inglés (que actúa bajo el paraguas protector del poder destructivo de EE.UU.) una de sus expresiones más importantes.
Sin embargo, más allá de esa interpretación revolucionaria de la Guerra de Malvinas, es evidente que en todo lo demás Jorge Abelardo Ramos había iniciado un camino inexorable hacia el abismo y allí terminó. Aún así, un abordaje equilibrado de la cuestión, necesariamente debe reconocer lo mucho que el Colorado le dio a nuestra Izquierda Nacional. Tanto por sus innegables aportes teóricos, plasmados en síntesis por momentos magistrales, como es el caso del marxismo bolivariano, como por una práctica militante incansable que lo llevó a fundar partidos que resultaron esenciales para el desarrollo y consolidación de una política nacional, popular y socialista (con la excepción del MPL). En otro trabajo que presento en el módulo Nuestras vivencias personales (del Cuaderno de la Izquierda Nacional en el espacio digital El Ortiba) realizo un balance más personal de sus aportes para completar este cuadro de situación.

Obras fundamentales producidas por Abelardo Ramos:

América Latina un país (1949)
Crisis y resurrección de la literatura argentina (1954)
Revolución y contrarrevolución en Argentina (1957). Cinco tomos: 1. Las mazas y las lanzas; 2. Del patriciado a la oligarquía; 3. La bella época; 4. El sexto dominio; 5. La era del bonapartismo (luego presentada como La era del peronismo)
Manuel Ugarte y la revolución latinoamericana (1961)
El Partido Comunista en la política argentina (1962)
Historia política del ejercito argentino (1964)
Marxismo para latinoamericanos (Recopilación de los años 60)
Ejército y semicolonia (1968)
Historia de la nación latinoamericana (1968)
Adiós al coronel (1983)
Introducción a la América criolla (1985)

Algunos escritos digitalizados (1):

Ejército y revolución nacional (1962)
El ejército argentino y la teoría Pavlov (1966)
Polémica entre Ramos, augusto Céspedes, Guillermo Lora y Antezana (1968)
Rasputinismo y pequeña burguesía (1973)
Réquiem para un luchador (1974)
El hombre del partido americano (1979)
Para algunos la idea de volcarse a latinoamérica es aterradora (1982)
América criolla: sumisión o conflicto (1984)
Aurelio Narvaja-La ideología de la revolución nacional (1990)
Rusia y el derrumbe del stalinismo (1991)
Una carta abierta al General Lanusse (1992)
La crisis del capitalismo, el colapso soviético y un camino propio (1993)

La Plata, diciembre de 2007

(1) En el sitio digital de Jorge Abelardo Ramos, http://www.marxists.org/

Parte 1 / Parte 2 / Parte 3


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com