Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Norberto Galasso: historiador y militante de la Izquierda Nacional
Alberto J. Franzoia - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Qué es el consenso de Washington?
- 100 Mentiras de los Kirchner 100
- Sacco y Vanzetti asesinados por los EEUU
-
El Rey Juan Carlos acusado de hechos
- El Imperio Digital

 

 

 

 

 

160509 - Merecido homenaje al compañero Norberto Galasso el 24 de abril del 2009, en la Facultad de Filosofía y Letras con motivo de su designación como Profesor honorario de la Universidad de Buenos Aires.

Galasso se graduó como contador, pero se ha destacado como historiador, ensayista y relevante figura del campo nacional y popular desde la especificidad de la Izquierda Nacional. Esa Izquierda por la que también transitaron el mejor Jorge Abelardo Ramos y el inquebrantable Jorge Enea Spilimbergo. Los rigurosos estudios de Galasso sobre nuestro pasado son testimonio de la otra versión de la historia, muy alejada de la versión oficial de cuño mitrista, pero también distinta del revisionismo rosista. Su método ha sido y es el que adopta la Izquierda Nacional: la aplicación creativa del materialismo histórico y dialéctico a la realidad argentina y latinoamericana. Por lo tanto una aplicación alternativa a ese clásico marxismo imitativo y eurocéntrico que a veces ha resultado ser, lamentablemente, la versión más difundida en nuestra patria.

De la fructífera aplicación de dicho método han surgido excelentes aportes de Galasso, como su rescate de hombres que habiendo colocado todo su talento a favor de la causa nacional y popular fueron por ello sistemáticamente silenciados por la historia oficial. Son nuestros “malditos”, como bien dice Galasso en su obra. En esa larga lista incluye a Manuel Ugarte, Raúl Scalabrini Ortiz, Arturo Jauretche y Juan José Hernández Arregui. Con la misma metodología Galasso dio cuenta de la vida y obra de un enorme exponente de nuestra cultura como Enrique Santos Discépolo, estableciendo las necesarias correlaciones entre la letra de sus tangos y el contexto histórico en el que le tocó actuar y en el cual adoptó una muy clara definición política. Esto vino a contrariar la versión tradicional de quienes nos presentaron a un filósofo amargado por su infeliz infancia o por supuestas infidelidades de su pareja, como bien sostiene Juan Carlos Jara (1)


Porque la historia oficial, la que construyen los intelectuales del bloque oligárquico-imperialista, tiene dos caminos para silenciar a los intelectuales del campo nacional y popular: no habla de ellos o, en su defecto, los presenta en una versión descafeinada.

Ya en 1963, siendo Galasso un joven prometedor de la izquierda nacional, la editorial Coyoacán le había publicado “Mariano Moreno y la revolución nacional”, donde nos presenta un visión muy distinta del Moreno de los textos escolares. Un Moreno realmente revolucionario, un adelantado en la lucha por la liberación nacional tanto contra la España Negra como contra ese liberalismo pro británico que gestaría una nueva dependencia. Más de dos décadas después la editorial del compañero Roberto Vera publicó un texto fundamental para comprender los distintos tipos de colonización mental a la que hemos sido sometidos en nuestra tierra, su título: Imperialismo y pensamiento colonial en la Argentina (1985). Allí aparecen todos los colonialismos intelectuales posibles: el clásico liberalismo conservador, las izquierdas que no son nacionales y los nacionalismos que no son populares.

Galasso ha escrito también sobre Forja, el estupendo grupo de intelectuales que en plena década infame construyeron un punte entre el declinante yrigoyenismo y la nueva manifestación del movimiento nacional que se expresaría a través del peronismo; abordó el socialismo de Manual Ugarte y el camino del peronismo al socialismo de Hernández Arregui; realizó la historia del FIP (Frente de Izquierda Popular) y de la Izquierda Nacional; escribió sobre la unidad latinoamericana y el socialismo nacional; más recientemente nos deleitó con dos estudios, uno sobre San Martín (“Seamos libres y lo demás no importa nada”, 2004), otro sobre Juan Domingo Perón (“Perón”, 2005); y luego realizó un estudio crítico sobre la izquierda argentina (2007).

Galasso ha escrito muchísimo, por eso en apretada síntesis citaré sólo algunas de sus más importantes producciones:
“Mariano Moreno y la Revolución Nacional”. Editorial Coyoacán
Coordinó la obra “Los Malditos” (tres tomos). Ediciones del Pensamiento Nacional
“¿Qué es el socialismo nacional?” - Editorial Ayacucho
“Vida de Raúl Scalabrini Ortiz”. Centro de Estudios Argentinos
“Manuel Ugarte” (dos tomos). EUDEBA
“Manuel Ortiz Pereyra, precursor de FORJA” – Centro Editor
“J. J. Hernández Arregui: del peronismo al socialismo”. Ediciones del Pensamiento Nacional
“Discépolo y su época” - Editorial Jorge Álvarez
“Escritos inéditos de Discépolo” - Editorial del Pensamiento Nacional
“La Unión latinoamericana, antología de Ugarte” Editorial Ayacucho – Venezuela
“La Izquierda Nacional y el FIP”.Centro Editor
“Imperialismo y pensamiento colonial en la Argentina”. Roberto Vera Editor
“Jauretche y su época”. Editorial Peña Lillo
“Dos Argentinas” Arturo Jauretche- Victoria Ocampo- Correspondencia inédita sus vidas – sus ideas – Homo Sapiens Ediciones
“La Larga Lucha de los Argentinos y cómo la cuentan las diversas corrientes historiográficas”. Ediciones del Pensamiento Nacional
“Seamos libres y lo demás no importa nada” (vida de San Martín). Editorial Colihue
“Perón” (dos volúmenes), Colihue
"Aportes críticos a la Historia de la Izquierda Argentina" (2 tomos). Editorial Nuevos Tiempos

Además de historiador y ensayista, Norberto se ha convertido en un muy buen polemista. No hace mucho, en “Aclarando posiciones” (2) debió salir a defender nuevamente su acertada tesis acerca del carácter marxista del método utilizado por Scalabrini Ortiz, ya que esta interpretación de su obra parece no satisfacer a su hijo Jorge Scalabrini. Otra polémica, aún más interesante por la actualidad del tema, es la que ha sostenido recientemente con compañeros que pretendiendo expresar una alte5nativa política ubicada a la izquierda del kirchnerismo terminan por hacerles el juego a las fuerzas de la reacción. En esta última polémica (Los aliados posibles y el enemigo principal, 2009) ha planeado dos cuestiones centrales para todo revolucionario que lucha por la liberación de su patria. Por un lado cuál es el enemigo principal, y por otro, cuál la relación de fuerzas existente. Del análisis realizado por Galasso uno queda convencido de lo esencial: sin resolver adecuadamente estos dos problemas toda izquierda cae inexorablemente en uno de sus más frecuentes errores, como lo es el izquierdismo abstracto o enfermedad infantil de la izquierda (3).

Como historiador Norberto Galasso es riguroso sin por ello caer en la falsa postura de una supuesta neutralidad valorativa; la que tan a menudo esgrimen aquellos positivistas discípulos y continuadores de la historia oficial. Como polemista es severo pero respetuoso del ocasional adversario, y cuando el mismo es un compañero que él considera equivocado, suele tender un puente para el necesario reencuentro. Como militante de la Izquierda Nacional ha aportado muchísimo a nuestra corriente desde la batalla cultural (4), batalla que siempre he reivindicado como una de las más importantes que tenemos por delante. Además, transitó por la Argentina de los ochenta y noventa sin cambiar de ideas, fiel a su socialismo latinoamericano. Y eso, en un país y un mundo en los que la política y muchos políticos han resultado tan volubles durante las últimas décadas, es un enorme mérito.

No faltarán en el campo nacional algunas voces destempladas (muy pocas seguramente) que desde una visión binaria nos digan que el homenaje a Galasso en un ámbito como la Facultad de Filosofía de la UBA es consecuencia de supuestas concesiones hechas al enemigo. Sin embargo, nunca se podrá construir la unidad plebeya entre los trabajadores y las capas medias (única garantía para profundizar un cambio revolucionario) con semejante cortedad de miras. La universidad es un espacio que debe ser ganado con trabajo cultural y político, como tantos otros ámbitos donde la presencia de las capas medias es significativa. Entonces, al primitivismo de estos planteos binarios, se debe responder con una estupenda frase de Albert Einstein: “"Solo hay dos cosas infinitas: el universo y la estupidez humana. Y no estoy tan seguro de la primera."

La Plata, abril de 2009

(1) Jara, Juan Carlos: ¿TU QUOQUE, LANATA?, artículo publicado en El Cuaderno de la Izquierda Nacional
http://www.elortiba.org/in_act.html

(2) Galasso, Norberto: Aclarando posiciones:
http://www.discepolo.org.ar/node/177

(3) Galasso, Norberto: Los aliados posibles y el enemigo principal
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-119374-2009-02-02.html

(4) Su batalla cultural incluye no sólo la publicación de libros, artículos y periódicos, sino también la creación de centros culturales (actualmente el Discépolo), incontables conferencias y cursos, y una corriente ideológica que intenta transitar el camino de la acción política (Corriente Política E. S. Discépolo).

*Publicado originalmente en el Cuaderno de la Izquierda Nacional

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com