Cargando

¡Vamos Macri Todavía!!!...
Alberto J Lapolla  -  Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- No lloréis por el dólar
- Clandestinidad y precarización laboral ...
-
Argentina
- Biocombustibles
- Terrorismo

 

190108 - Visicitudes del 'barrabrava de Barrio Parque'.(4)

La derecha neoliberal desembarcó a sangre y fuego en Buenos Aires
‘Macri echó 2.500 familias a la calle (quiere echar 20.000 más) y se aumentó el sueldo a 25 mil pesos por mes para él y sus ministros!!...!Eso sí que es PRO.... CESO...! Alberto Lapolla

‘La política económica aplicada durante el proceso hubiera sido incompatible con cualquier sistema democrático y sólo aplicable si está respaldada por un gobierno de facto.’ Guillermo Walter Klein (Secretario del gabinete de José A. Martínez deHoz) (1) (pag210)

‘Con esta política (la represión y los 30.000 desaparecidos, 17.000 de ellos, dirigentes sindicales de base. AJL) buscamos debilitar el enorme poder sindical que era uno de los grandes problemas del país. La Argentina tenía un poder sindical demasiado fuerte, frente al cual era imposible el florecimiento de cualquier partido político, porque todo el poder lo tenían ellos.(...) Hemos debilitado el poder sindical y esta es la base para cualquier salida política en la Argentina...' Juan Alemann (en 1979 durante el apogeo del genocidio) (1) (pag212)

‘Tengo la sensación de que finalmente la Argentina tiene un régimen que comprende el sistema de la empresa privada(...) Desde la segunda guerra mundial que la Argentina no contaba con una combinación de circunstancias ventajosas como las de ahora’. David Rockefeller en 1977, en plena dictadura militar. (1) (pg296)

'Detrás de toda gran fortuna, siempre se esconde un gran crimen.' Honoré de Balzac

De 'Piquete y Cacerola', al tachero facho de Radio 10.

Contra todos los pronósticos que auguraban un gobierno moderado de Don Maurizio en la Ciudad, donde trataría de mostrar una imagen de gobernabilidad seria, buscando proyectarse hacia las presidenciales del 2011, el hijo de Don Franco -ambos, dos de los dueños de la Argentina post dictadura y menemato- decidió entrar a sangre y fuego en la Ciudad, mostrando absolutamente desnudo su programa económico y social, neoliberal de extrema derecha. El mismo que aplicaron Videla, Martínez de Hoz, el traidor riojano y Cavallo. Su objetivo de máxima es desarmar la reconstrucción del movimiento sindical que ha vuelto a la escena con la recuperación económica, y escarmentar al movimiento popular de la Ciudad retrotrayendo la situación al 18 de diciembre de 2001. Movimiento popular porteño, que bueno es recordarlo, fue la segunda pata -el otro fueron los pobres del conurbano y de la Ciudad, organizados en ese gran movimiento honorable y digno de la clase obrera argentina, llamado Piqueteros- que aplastó en diciembre de 2001 al neoliberalismo en la Argentina, y en buena parte de América Latina. El poder oligárquico nunca perdonó tamaño atrevimiento, y trabajó incesantemente para desarmar esa alianza odiosa -para ella- pero altamente benéfica para el país y el pueblo, de 'piquetes y cacerolas', que por algunos meses no la dejó dormir. Por medio de un bombardeo sin par de los medios de comunicación, respecto de la inseguridad -con oleadas de delitos piloteados por la federal y la bonaerense-, metiendo terror en las capas medias, junto a un discurso goebbeliano contra los pobres, a los que quiere eliminar de la escena pública. Ese era el objetivo de la política diseñada por Martínez de Hoz y Cavallo: un país para seis millones de personas. Para el resto hambre (aproximadamente 450.000 argentinos muertos de hambre entre 1989 y 2001), bala, cárceles, gatillo fácil, picana, incendios en las cárceles, erradicación de villas, barrios carenciados y paredones para no verlos. A esta campaña para separar a la clase media de los pobres, ayudó una bonanza económica sin parar desde marzo de 2002 -es decir desde la salida de la convertibilidad-, particularmente notable durante el gobierno de Kirchner. Crecimiento, sin embargo, que se produce dentro de una matriz estructural perversa del modelo económico, que genera ricos cada vez más ricos, concentrando y extranjerizando continuamente la riqueza en cada vez menos manos, aumentando sin parar la desigualdad social y la diferencia entre pobres y ricos. Hoy la diferencia de ingresos entre un asalariado y un pequeño comerciante -por ejemplo-, es de por lo menos seis a diez veces, la que existe entre un asalariado y un gerente del cipayaje de las multinacionales o privatizadas, llega a las 40 o 50 veces. ¿Alguien se anima a calcular la diferencia de ingresos entre Pérez Companc, Macri, Fortabat, Roggio y un asalariado de 1200 pesos por mes? La injusticia social en la Argentina es creciente y exponencial, y se agiganta a medida que crece la economía, pues esa es la matriz estructural de la economía y si no se cambia la estructura, no se cambiará el sistema de distribución. Macri al duplicarse el sueldo como jefe de gobierno (de 11.000 a 25.000 pesos por mes), para él y sus ministros, trató de poner su sueldo en sintonía con lo que ganan los gerentes de las multinacionales y privatizadas, que no bajan de 40-50.000 pesos mensuales. En este marco, uniendo una brutal campaña contra los pobres, piqueteros y cartoneros, junto a una real diferenciación de ingresos, entre la clase obrera, los desempleados y los sectores medios, con una clase media que salió del marasmo económico del 2001, la derecha logró su objetivo, separando a la veleidosa -y racista- clase media porteña de los pobres de su ciudad y del conurbano.

Macri: 'El Barrabrava de Barrio Parque'...(N. Gorojovsky dixit)

Desde allí un sector importante de la ciudad -alrededor del 30-40%- comenzó a pedir la expulsión de los pobres de la misma. Los cartoneros, indigentes de la calle y especialmente los piqueteros se transformaron en sus víctimas propiciatorias. Era el viejo sector de la derecha concentrada, fascista y liberal, atizada por la Iglesia católica, los medios de prensa 'serios' y no tan serios, la sempiterna Sociedad Rural, los bancos extranjeros, el propio Macri (y demás empresarios post dictadura), comenzaron a pedir 'mano dura' contra los invasores de la Ciudad blanca rubia y europea. Es el mismo sector reaccionario -remozado según la época- que derrotó a Moreno, a Castelli, a Dorrego, a San Martín, a Yrigoyen, a Perón, a Evita (esos que escribían Viva el Cáncer!!, cuando Evita se moría. Los mismos que le regalaron prendas de viuda a Guadalupe Cuenca antes que su esposo fuera asesinado en alta mar), el viejo partido del Orden, el Privilegio, las Estancias y las Finanzas, clamó sin cesar contra los piqueteros, los cartoneros, los pobres. Esos 'negros de mierda, negros cabezas, bolitas, peruanos y negros en general', debían ser erradicados de la Ciudad. En fin... Santillán y Kostecky pusieron sus maravillosas vidas para mostrar qué pasaba cuando se clama por la represión a los pobres. Su infame asesinato calmó un poco a Doña Rosa y su marido el tachero facho. Pero claro después vino Blumberg y la ola de secuestros, detrás de los cuales siempre se encontraba a los mandos de la bonaerense. Pero no importaba, sirvió para tapar lo de Darío y Maxi y largar un nuevo pedido de mano dura y de 'limpieza étnica'. Extraño término que !oh casualidad¡, el Subsecretario de Inclusión Escolar y Coordinación Pedagógica de Macri, el señor -¿nazi?, ¿facho?- Walter Bouzada Martínez, que ocupa el segundo puesto en el Ministerio de Educación que comanda Mariano Narodowski (¿apellido incluido en la limpieza étnica?), acaba de señalar en una reunión con 'unos veinte directores de área, y Bouzada parecía nervioso: caminaba de un lado a otro como los gerentes de empresa preguntando a cuántos y quiénes podía echarse, porque, según se pudo escuchar, "lo que esta Ciudad necesita es una limpieza étnica'.(2) ¿Se referiría a los judíos (cuidado Narodowsky), a los 'negros', a los 'bolitas', a los peruanos, a los paraguas? Vaya uno a saber que pasa por la mente de tamaña bestia, con perdón de los nobles animales. Todavía ninguno de los asistentes a la reunión lo denunció ante el INADI, pero seguramente después de perderle el miedo al Barra brava de Barrio Parque, alguno lo hará, y don Marurizio deberá voltear otro funcionario.

Doña Rosa y su marido el tachero facho.

Sirvió de propagador de las ideas del nazi-macrismo-michettismo la enorme troupe de taxistas abonados a Radio 10 que patrullan la ciudad, propagando las ideas del racismo pequeño burgués contra los indios y los 'negros'. '¿Como va ser Presidente de Bolivia un indio ignorante?', clamaba desde algún taxi porteño el 'negro cabeza' -bastante oscuro por cierto- González Oro, cuando la elección de Evo Morales. Los tacheros -adoctrinados por Radio 10 y demás demiurgos del autoritarismo-, junto a sus esposas, las Doñas Rosas -meloneadas por todos los noticieros de los canales privados, más Mirta, Tinelli, Moria (la ex amante por horas y bien paga del genocida Galtieri, quien señalaba: 'cuando veo un pobre o una protesta social subo los vidrios polarizados de mi auto importado y acelero'.), Sofovich, Gran Hermano, Rial, etc., etc.,- clamaban por mano dura contra esos pobres que recorren la ciudad revolviendo en la basura para alimentar a sus familias, o que cortan los puentes y las calles para reclamar trabajo y atención social. El eterno Lucho Avilés, llegó a proponer 'que se colocaran granadas dentro de la basura para acabar con los cartoneros'. ¿Alguien lo procesó por incitación a la violencia o al crimen, desde un medio de comunicación masivo? Los restaurantes 'bian' de Puerto Madero, esos de 300 o 400$ por una botella de buen vino, decidieron poner vidrios rotos en sus bolsas de basura para que los cartoneros no comieran de 'su' comida y de paso 'limpiar la zona de pobres y negros de mierda'. Vamos comprendiendo a que se refiere la limpieza étnica, que nos propone Walter Bouzada Martínez. La Prefectura mientras tanto, miraba para otro lado, buscando cianuro para callar a Febres. Así las cosas, los propiciadores de la mano dura con los piqueteros, los sindicatos, los manifestantes, los cartoneros, los villeros, los travestís, las prostitutas, los vendedores ambulantes, los habitantes de casas tomadas, y la guerra sin cuartel contra los pobres y los 'negros de mierda', encontraron su hombre. Don Muarizio, inflado por los medios, montado en su pasado ucedeísta y en su 'exitosa' presidencia de Boca -club al que vació de pueblo, suprimió las populares y elitizó al punto que para ser candidato a presidente del mismo hay que poseer un patrimonio de 13 millones de pesos-, fue ungido por los medios, la clase media girada a la derecha y la genialidad política del licenciado Jorge Telermann, -unido a la soberbia sin par de Ibarra luego de la tragedia de Cromañón- como la gran figura de la derecha porteña, experto en baches, veredas, limpieza y curros, de todos los tamaños y colores. Cabe aclarar, para entender la terrible tragedia que implica la llegada de este ladrón de guante blanco a la jefatura de la Ciudad, que es la primera vez en la historia argentina que la derecha liberal fascista católica -Macri padre era miembro de la Logia P2-, logra ganar una elección legítimamente. Desde 1810, este sector siempre llegó al gobierno a través de golpes de Estado, asesinatos, proscripciones, o fraudes electorales escandalosos. De allí la enorme tragedia que implica que Macri pueda estabilizar su gestión de cara a un proyecto de alcance nacional. Aunque, a vistas de su actuación en apenas un mes de gobierno, Don Maurizio parecería estar más cerca del helicóptero que del 2011, sobre todo cuando va quedando claro que Macri no entiende que su 62 % de junio, se transformó en un pobrísimo 12% en octubre, y ese no es un dato menor para el futuro. Si Macri no fuera un barra brava de Barrio Parque -es decir un gángster, acostumbrado al apriete, al arreglo de partidos, las comisiones negras por las ventas de jugadores, el apriete a los jugadores 'conflictivos', la prohibición de actividad gremial alguna, el uso masivo de estimulantes para ganar partidos, etc., etc,.,- pensaría seriamente que tipo de política aplicar para su proyección futura. Pero, desde el 5 y 6 de abril de 1811 hasta aquí ese recurso no fue posible para la derecha argentina, ¿por qué Macri-Micchetti serían la excepción?. .

Una blitzkrieg contra los derechos sociales y el movimiento popular porteño.

En apenas un mes de mandato, Don Maurizio y la piadosa Gabriela Micchetti -unido a la Dra Carrió, luego de conferenciar un rato con los ángeles- no dejó tropelía sin hacer contra el pueblo. Comenzó pretendiendo discriminar a los habitantes del conurbano de los hospitales porteños, olvidando que la Ciudad es la Capital Federal de la nación y que sus hospitales, escuelas, servicios públicos, redes de subtes, museos, paseos, parques, puerto, cementerios (increíblemente opulentos como la Recoleta, símbolo internacional del derroche y fatuidad de nuestra burguesía terrateniente), zoológicos -privatizado para lavar dinero del narco, por su empleado Carlos Grosso-, botánicos, etc., fueron construidos con el dinero de la nación, y la plusvalía que históricamente Buenos Aires robó a sus hermanas del interior. Cabe aclarar, que todas las empresas importantes del país, tienen oficinas en Buenos Aires y pagan Ingresos Brutos y otros impuestos aquí, aun cuando la producción la hagan en otra provincia, lo que ya constituye un saqueo al interior. Y esto es así, por la brutal deformación del centralismo portuario porteño, que padece nuestro país y que hoy Macri quiere repetir reclamando el uso 'exclusivo de los servicios para los porteños'. No se le ocurrió siquiera pensar ¿qué pasaría si la Provincia de Buenos Aires prohibiera la llegada de los residuos cloacales de los porteños a Berazategui, y nuestra basura, a los rellenos del CEAMSE, en su territorio tal como hoy ocurre? Como Macri es sólo un Ingeniero recibido en la UCA, suponemos que sus conocimientos de historia argentina y de economía política no deben ser su fuerte, pero reclamar el Puerto de Buenos Aires para la Ciudad, es tragicómico, sino fuera porque retoma el viejo proyecto rivadaviano-rosista-mitrista, de centralismo porteño. Es decir, que casi toda la plusvalía producida por la nación quede para la Ciudad de Buenos Aires. De tal forma, sus planes ya no serían retrotraernos a 1930, sino a 1879. Así su restricción hospitalaria, no pudo siquiera ser discutida por el ridículo que generó. Pero el Ingeniero -con perdón de mis colegas- no se amilanó: 'venimos a hacer un cambio cultural en la Ciudad y en el país, y nada nos detendrá', explicó enérgico, hiperkinético y tal vez algo enregizado. Conviene aclarar que cuando él y Michetti hablan de 'cambio cultural', se refieren en particular a no ceder ante las demandas del movimiento social. Bala a los piquetes y los cartoneros; represión a los vendedores ambulantes, las prostitutas, los travestís y las casas tomadas; topadoras a las villas y barrios carenciados para hacer negocios inmobiliarios. Sin inmutarse prosiguió su 'cambio cultural' con los 2500 despidos de empleados de la Ciudad y el anuncio que se revisarán 20.000 más, estamos hablando de dejar sin trabajo a 23.000 familias, es decir dejar a unas 120.000 personas fuera del sistema. Esto generó que Datarmini y Genta -que probablemente lo votaron ya que es poco probable que hayan votado por la 'fórmula judía' Filmus-Heller, al igual que muchos de los 23.000 amenazados de despido-, tuvieran que salir corriendo a repasar los manuales de huelgas, actos y movilizaciones. En un sólo día y en pleno enero, le metieron 30.000 manifestantes frente a su cara, para sorpresa de Don Maurizio. Pero el barrabrava oligarca -'Yo vengo del fútbol no de un jardín de infantes', les espetó a sus colaboradores antes de intervenir la obra social- contraatacó interviniendo la obra social sindical -el famoso 'apriete' macrista, que denunciaran tantos jugadores y dirigentes expulsados o silenciados en Boca y los delegados y militantes de sus empresas. Cabe aclarar que una medida similar no se había tomado desde los tiempos de la dictadura. Genta y Datarmini amenazaron con un paro de 72 horas. Macri buscó canales de diálogo mientras decía que 'no iba a negociar bajo extorsión'. Rápidamente encontraron caminos de diálogo. Genta y Datarmini arrugaron y negociaron, dejando sin protección a los 2500 cesanteados, a sabiendas que la justicia les devolvería la caja de la obra social. Macri parecía ganar con el auspicio de Clarín, la Nación, canal 11, TN, canal 13, Crónica, Canal 9, Radio 10 y América TV. Pero claro, hacer política no es dirigir Boca, ni una empresa. ATE y la CTA, siguieron la lucha y el barra brava rápido de reflejos, denunció ante un extasiado Morales Solá: 'no los conozco pero se que los de ATE y la CTA están siempre en contra de todos', pero se tuvo que comer la marcha y el repudio. La discípula preferida de Monseñor Bergoglio, Gabriela Michetti, mientras tanto, hacía malabares para explicar como su piedad católica la llevaba a dejar tantas familias en la calle. Luego una jueza, -con una apellido que difícilmente se asocie a la izquierda-, le mostró por tres veces a Macri la endeblez de su proyecto, dentro de un sistema democrático. Tal vez el barra brava oligarca se haya quedado pensando en la cita de Walter Klein con que comenzamos este artículo. Ni que hablar qué podría ocurrir, si Macri avanza con los 20.000 despidos, y Genta y Datarmini, deban hacer lo que debió hacer Lorenzo Miguel en junio de 1975 contra su socio López Rega. Si Moyano -tal como insinuó- decide darles una manito paralizando la recolección de basura en la Ciudad. ¿Cuánto duraría Don Maurizio con la basura amontonada en la Ciudad una semana en pleno verano? ¿Tendrá el helicóptero preparado?

¿Qué dirá el Santo Padre?

Sin amilanarse por disquisiciones históricas, siempre molestas al capital, Don Maurizio continuó con su medidas de cambio cultural: aumentó el ABL entre un 100 y un 300 %, produciendo que su votantes y fan de barrio Parque, Belgrano y Barrio Norte amenazaran con lincharlo, le tiraran huevos y le iniciaran juicios diversos. Logró que las fantásticas empresas ferroviarias privatizadas suprimieran el 'tren blanco' para echar una gran cantidad de cartoneros de la Ciudad, sin que se le pudiera achacar a él. En simultáneo, hizo aprobar un endeudamiento de 1700 millones de pesos en la Ciudad, haciendo deficitaria a la Ciudad por primera vez desde que es autónoma Es decir ni De la Rúa, ni Ibarra endeudaron la Ciudad. Todo un mérito el de Macri; ¿cuándo irá por la privatización del Banco Ciudad? Cabe aclarar que durante el genial gobierno de Telermann, Macri se opuso a ambas medidas. Astucia del barra brava que le dicen... Luego vetó la Ley que propiciaba la producción pública de medicamentos, que la Ciudad puede producir en cantidades suficientes para todo el país y que abarataría hasta un 200% los precios de las medicinas. Pero la divisa del macri-micchettismo parecería ser: 'nada que favorezca a los pobres y limite la ganancia empresaria, será aprobado'.... Dicha medida y la consigna referida, empalman de maravillas con la desregulación de la obra social municipal para favorecer a las empresas privadas de medicina, las que han devastado el sistema nacional de salud otrora el mejor de América Latina gracias a Ramón Carrillo y discípulos como Floreal Ferrara. Luego, y mostrando la entereza ética que lo caracteriza, el ingeniero-barra brava, se aumentó el sueldo -para él, sus ministros y subsecretarios- a 25 mil pesos mensuales. Una ganga si se lo compara con lo que ganan o ganaban, sus gerentes en las empresas robadas al Estado como el Correo Argentino, el Acceso Norte, Manliba, o el Belgrano Cargas, que orillan los 40-50 mil pesos mensuales. Más de un 100 % de aumento respecto de lo que cobraba Telermann. ¿Cómo se entiende esto de dejar en la calle a 2500 trabajadores, amenazar a con cesantear a otros 20.000, endeudar la Ciudad, esquilmar a los vecinos con un aumento brutal de impuestos, y al mismo tiempo aumentarse descaradamente el sueldo, mientras se pregona austeridad en el gasto? ¿Piedad cristiana, astucia macrista, robo descarado, caradurismo oligárquico, doble discurso? Pero Macri continuó. Fiel al consejo de su publicista ecuatoriano, don Jaime Durán Barba, quien le recomendó 'que desarrollara durante los primeros cien días de gestión una actividad febril, frenética e hiperkinética; ya que a poco de andar su gobierno'(3) el efecto se diluiría en los hechos municipales, don Maurizio designó como jefe de seguridad de la Legislatura a un abogado de barra bravas, Marcelo Rocchetti. Asegurando el 'cambio cultural', además de acusar a los maestros de la Ciudad de 'vagos y de inventar enfermedades para no ir a trabajar', cosa que debió desmentir su propio secretario Narodowsky, Macri designó al frente del área de licencias médicas a un conocido -y expulsado por ello del cargo- enemigo de los docentes. Fiel a su política de 'cambio cultural', amenazó con erradicar todas las villas y barrios carenciados, para construir viviendas para ricos, y de paso hacer negocios con sus empresas.(La emblemática Villa 31 de Retiro fue salvada del macri-michettismo por la oportuna intervención del gobierno nacional). Cabe aclarar, que el plan de hacer de Buenos Aires una ciudad para la población ABC (es decir los de mayores ingresos), expulsando de la misma a los trabajadores y pobres en general, es un plan estratégico del poder multinacional y oligárquico, ya desde 1955, pero que se explicita y se comienza a hacer efectivo durante la última dictadura genocida -de la cual fue funcionario destacado el macrista-ultracatólico Santiago de Estrada. Este plan se ha aplicado casi sin interrupción desde entonces, uniendo la desindustrialización de Buenos Aires, absurdas reglamentaciones pseudo ambientales -que dificultan la vida de los más pobres-, y especialmente haciendo imposible el acceso a la vivienda de los sectores de más bajos recursos en la Ciudad. Esta consigna estaba directamente vinculada a los objetivos de la dictadura de destruir el peso del movimiento obrero y el Peronismo en la vida política nacional. Cacciatore, uno de los bombardeadores de Plaza de Mayo en junio de 1955 -admirado por Macri, como 'el mejor planificador urbano'- fue el campeón de esta política echando de la Ciudad a cientos de miles de villeros, mendigos y pobres; destruyendo en simultáneo más de 50.000 viviendas para construir autopistas que han transformado el tránsito de la Ciudad en un berenjenal insoluble. Pero Macri persiste -y seguramente persistirá-: mostrando que todas sus medidas son antipopulares, acaba de habilitar un cine público en Parque Centenario... pero para los que tienen auto..., 'los otros no, viejo, que Buenos Aires es una ciudad para ricos y no para los negros de mierda. ¡Esto no es Calcuta, che!' La última bravuconada -hasta esta hora- del ingeniero-barra brava, es la idea, seguramente fallida, de reprimir e impedir los piquetes y manifestaciones espontáneas del pueblo. Seguramente, como ya está ocurriendo, la Ciudad se llenará de piquetes y manifestaciones en repudio a esta gente bian -y autoritaria-, para que les quede claro que el pueblo no es una empresa, ni un club de fútbol que se manipula con entradas de favor, recordándoles de paso, que el 19 y 20 de diciembre -que abrieron esta nueva etapa histórica de los argentinos- no pasaron en vano.

Resistir, debilitar, denunciar y derrotar a Macri

Queda claro que esto recién empieza, y que el movimiento popular de la Ciudad y del país, debe denunciar, aislar, debilitar y derrotar el proyecto del macrismo-michettismo, que es el proyecto de toda la derecha -la liberal, la católica, la peronista, la radical, la fascista- contra el proyecto de recuperación económica, de recuperación paulatina de derechos, de reconquista de espacios de soberanía, de renacimiento del Estado y contra la política de derechos humanos aplicada desde 2003. Pero por sobre todo, es una política que quiere romper la inserción latinoamericana argentina -rompiendo la estratégica alianza Caracas-Buenos Aires-Brasilia- para retornar a la égida de los EE.UU., el Banco Mundial y el FMI. Se hace necesaria la más profunda unidad y resistencia contra este temible enemigo, que si bien tiene pies de barro, sobre todo en estas circunstancias históricas, puede hacer mucho daño al movimiento popular. Pero además, dado el carácter y la composición social del electorado porteño, con un alto porcentaje de la oligarquía viviendo en la ciudad, y un fuerte sector de la clase media ganada por las ideas de la limpieza étnica y el orden, campaña que ha ganado incluso a sectores populares que son sus víctimas -Macri ganó en Lugano, Soldati, Mataderos y Nueva Pompeya con votos históricamente peronistas y pobres- en una extraña reformulación de la dialéctica del amo y el esclavo, en los tiempos de la globalización multimediática. Todo esto, unido a errores y excesos innecesarios del movimiento piquetero que de hecho, lo hizo ponerse en contra a gente que podría apoyarlo, que requiere otra metodología de lucha y un fuerte trabajo político-cultural-ideológico sobre las capas medias de la ciudad.. Pero particularmente hay que librar una fuerte lucha ideológica en favor de la distribución de la riqueza, denunciar lo injusto de la pobreza, el desempleo, el trabajo basura, los niños en la calle, la mano de obra esclava, la gente en la calle y la indigencia vergonzosa de una nación que puede alimentar holgadamente a 300 millones de personas. También hay que acabar -cosa difícilmente realizable- con ese movimientismo, sectarismo y fraccionismo al infinito estéril e irracional que caracteriza a la izquierda argentina, que también ha producido que una parte importante de los aliados naturales de la lucha de los trabajadores cambie de bando. Por supuesto, esta lucha debe resolver también uno de los problemas mayores de la construcción de una democracia avanzada y plural en la Argentina y es la cuestión del control absoluto de los medios de comunicación, por parte de las multinacionales, las privatizadas, la derecha concentrada y la Iglesia. Sin una democratización de los medios no habrá avances en la democratización del país, y la derecha puede instalar cómodamente sus ideas y sus candidatos. El otro tema es la resolución de la pobreza en tiempos rápidos y no en el lento proceso de redistribución estructural, que en definitiva no lo hará nunca. Macri se enfrentará a graves problemas políticos, sociales, urbanísticos y estructurales, que no sabrá como resolver, sobre todo a vistas de la increíble endeblez argumental y mental, de sus colaboradores, más acostumbrados a dar órdenes a empleados temerosos de perder su empleo, que de gobernar e incapaces de pensar colectiva, plural y democráticamente. Sus medidas naturalmente tenderán a reducir su base de sustentación, y Carrió lo acompañará en su devenir, pero hay un 40-45 % de población en la Ciudad que es de derecha y lo seguirá siendo, de allí que las políticas de unidad y futuro, deban ser amplias, concretas y serias, denunciando continuamente el doble discurso y la política fascista del macrismo-michettismo. Al mismo tiempo, debiéramos construir una gran unidad antifascista en la Ciudad tras un proyecto que supere holgadamente la tibieza y temerosidad del ibarrismo, pero que sume unidad, más unidad y más unidad, para lo cual es imprescindible una gran amplitud y grandeza de miras, ya que está en juego el destino del movimiento popular en un momento decisivo para el devenir histórico nacional y continental. .

1.- Andersen martin, Dossier Secreto, Planeta, Bs.AS.,1993. Todas citas de mi libro: 1974-1977: Los hechos y las razones. De la Muerte de Perón, a la muerte de Rodolfo Walsh. Condorcanqui. Bs. As., 2007
2.- Enviado por correo electrónico por Noticias Urbanas el día 10-1-08
3.- Isman Raúl, Macri, enviado por correo electrónico el 14-1-08
4.- Declaración del Partido Patria y Pueblo, 10-01-08, enviado por correo electrónico.

 

 

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com