Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Estados Unidos declara guerra financiera a todo el mundo
Alfredo Jalife Rahme
- Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Los trucos de Wall Street
-
Wall Street domina al gobierno de EEUU

- 21 'secretos' tecnológicos
- Hiroshima y Nagasaki
-
Brasil, un gigante que por fin despierta

 


181110 -
Antecedentes

El connotado economista Michael Hudson –no confundir con el notable reportero investigador, su homónimo 22 años menor y autor del relevante libro Monstruo: cómo una pandilla de prestamistas depredadores y los banqueros de Wall Street despellejaron (sic) a EU y crearon una crisis global– ha laborado a los más altos niveles consultivos de los principales bancos de Wall Street y hasta ha colaborado con el futurista cuan muy controvertido Hudson Institute (vinculado con la Rand Corporation).

Diseñó en 1990 el primer fondo de deuda soberana para el Tercer Mundo y pronosticó acertadamente dos años antes el estallido de la burbuja inmobiliaria en Estados Unidos (Harper’s, mayo de 2006).

Pocos como él conocen el sistema financiero de Estados Unidos desde dentro y hoy parece haber tenido una milagrosa reconversión desde su cátedra en la Universidad de Missouri (en Kansas City).

Es autor del imprescindible libro Superimperialismo: la estrategia económica del imperio estadounidense, que devela las maquinaciones geopolíticas de la economía global que maneja Estados Unidos.

Su nuevo libro Fractura global: el nuevo orden económico internacional avizora la división del mundo en regiones comerciales y en bloques de divisas, coincidentemente la tesis de nuestros tres más recientes libros www.alfredojalife.com


Hechos

El tsunami financiero global provocado por el israelí-estadounidense Ben Shalom Bernanke, polémico gobernador de la Reserva Federal de Estados Unidos (ver Bajo la Lupa, 7 y 10/11/10), ha sido fustigado acerbamente por el resto del mundo y pareciera destinado a aniquilar las vulnerables finanzas estructurales del BRIC (acrónimo de Brasil, Rusia, India y China), que ha puesto el grito en los cielos.

Michael Hudson aduce que Estados Unidos ha lanzado una nueva (sic) guerra financiera mundial, lo cual confrontará el resto del mundo (CounterPunch, 11/10/10).

Dotado de una gran sensibilidad geopolítica –poco usual en los economistas comunes–, destaca un aspecto poco seguido de la guerra financiera (que abarca la guerra de las divisas) cuando Estados Unidos obtiene el mismo objetivo que su ejército mediante la riqueza monetaria y la usurpación de los activos ajenos simplemente por medios financieros.

Ni tanto, porque las armas y las finanzas son complementarias: Estados Unidos –y en su momento Gran Bretaña– no podría imponer su guerra financiera al mundo valetudinario con sus papeles chatarra sin la cobertura de sus pletóricas ojivas nucleares. Quien gana las guerras militares impone su doble orden económico y financiero mundial.

No es momento de querellarnos con Michael Hudson, quien enuncia conceptos impactantes al explayar persuasivamente la forma en que Estados Unidos imprime ad libitum las cantidades de papel chatarra (primero 1.7 billones de dólares y ahora 600 mil millones adicionales) en sus pantallas de computadora para comprar todos los bonos y acciones en el mundo, además de tierras y otros activos en venta con la esperanza de obtener ganancias de capital y embolsándose (sic) los diferenciales mediante el apalancamiento de deuda a menos de uno por ciento de interés como costo. Este es el nombre del juego de hoy.

Aduce que “las finanzas son una nueva forma de guerra (…) Es una competencia en la creación de crédito para comprar recursos foráneos, bienes raíces, infraestructura pública y privatizada, bonos y acciones empresariales”. La clave consiste en persuadir a los bancos centrales foráneos de aceptar este crédito electrónico.

Hasta cierto punto, porque hoy los bancos centrales del BRIC y algunos del G-7 (Alemania y, en menor medida, Francia) –con la notable excepción del Banco de México, controlado por un anterior empleado del FMI– se han rebelado en la granja financiera global contra la cleptocracia monetarista vigente en Estados Unidos y Gran Bretaña: una verdadera dictadura centralbanquista global que ha eclipsado a una catatónica clase política que no entiende nada de lo que sucede y que avala todo de tipo de violentas exacciones cupulares contra el bien común, siempre y cuando le lubriquen sus gastos corrientes.

Antes del fracaso estrepitoso de la cumbre del disfuncional G-20 en Seúl –sepultada por el efecto Bernanke y que no mereció siquiera un epitafio civilizado de parte de Obama–, Michael Hudson cuestionaba el grado de masoquismo de los otros países en sucumbir al unilateralismo financiero centralbanquista anglosajón: El mundo ha sido obligado a escoger entre la anarquía financiera y la subordinación a un nuevo nacionalismo económico de Estados Unidos, lo que incita a los países a crear un sistema financiero alternativo, con la decepcionante excepción del México calderonista, que ni hizo ni tiene nada que hacer en el G-20, donde sólo opera como esclavo fútil de Estados Unidos.

Explica que el experimento de las facilitaciones cuantitativas monetaristas ya fracasó dramáticamente en Japón, que se encuentra en recesión y/o en atonía desde hace dos décadas. China no está dispuesta a repetir el suicidio de Japón (la revaluación del yen nipón) para beneficiar parasitariamente al dólar.

Argumenta que el sistema financiero internacional premia la especulación, lo cual arroja ganancias estratósfericas al precio de distorsionar el comercio internacional y desajustar las relaciones de las inversiones.

A nuestro juicio, el grave inconveniente es que los bancos de Estados Unidos, en la insolvencia ocultada (Bank of America está al borde de la quiebra oficial), no otorgan créditos porque están más dedicados a limpiar sus balances contables negativos mediante sus frenéticas especulaciones.

Según Michael Hudson, el sistema ha sido desestabilizado por el gasto de guerra gracias a la inmunidad geopolítica que goza Estados Unidos. Critica la postura (sic) de los multimedia que exageran que el déficit de Estados Unidos sea primariamente comercial cuando en realidad es ampliamente militar (¡súper sic!) en su naturaleza (Nota: solamente la aventura bushiana en Irak costó más de 3 billones de dólares, según Joseph Stiglitz, The Washington Post, 9/3/08).

Conclusión

Michael Hudson concreta que los países (sobre todo el BRIC, que ha empezado a crear un sistema paralelo, extensivo a Turquía, Argentina y otros miembros rebeldes del agónico G-20) pueden prevenir la revaluación forzada de sus divisas frente a la devaluación unilateral del dólar mediante tres medidas: 1) reciclar los influjos de dólares a bonos del Tesoro de Estados Unidos; 2) imponer controles (¡súper sic!) a los capitales y, 3) evitar el uso de dólares u otro tipo de divisas que utilizan los especuladores.

Después de coquetear con el patrón oro, Michael Hudson refiere que se pueden repetir las prácticas que prevalecieron desde la década de los 30 hasta la de los 50 con una tasa dual de cambios: una para los movimientos financieros y otra para el comercio, lo que conduciría a la desaparición del FMI, el BM y la OMC con nuevas instituciones que aislarían la representación de Estados Unidos, Gran Bretaña y la eurozona. No estaría mal.

Más allá del legendario nihilismo anglosajón, se encuentra en tela de juicio la capacidad creativa del resto de los países –en particular, el BRIC y los países emergentes que no perdieron su anhelo libertario– en reparar los colosales daños para luego reconstruir el mundo con un nuevo sistema económico y financiero menos bárbaro. - La Jornada

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com