Argentina
La gestación de una nueva versión de la "década del 70"
Alfredo Raúl Weinstabl
alfredo@weinstabl.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías Textos
históricos Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

¡Argentina, despierta! - ¡Cuidado... son tropas de comandos! - Discurso de Néstor Kirchner por el día del Ejército Argentino - Néstor Kirchner expulsó a una diputada por no pensar como él -

Otros textos del autor

Nuestro contradictorio presidente hace un par de horas, en un mitin partidario en la ciudad de Quilmes, acaba de manifestar que
“...busca una Argentina sin sectarismos...”.
 

                  Nadie medianamente sensato, se puede oponer o disentir con tan loable propósito. Pero a lo largo de estos tres años de gobierno y los antecedentes que tenemos de nuestro impredecible presidente sabemos que lo que dice o declama, está permanentemente en contraposición con lo que hace o con la realidad imperante.
 

                  Suele ser siempre o un discurso proselitista de expresiones de buenas intenciones, buscando captar más voluntades o simplemente cortinas de humo o fuegos de artificio que buscan impactar en su audiencia, para distraer u ocultar los problemas verdaderamente acuciantes que empiezan a asomar ya por doquier.

                 
                  Lo cierto es que en vez de lograr
“una Argentina sin sectarismos”, está resquebrajando y fracturando profundamente la sociedad argentina.
 

                  Esta fractura aún no se evidencia cabalmente, por el miedo y el temor que inspiran los procedimientos intimidatorios de los actos de gobierno. La presión sobre los medios, las extorsiones a los empresarios y productores, la prepotencia de numerosos funcionarios y ahora, ya sin ninguna duda, su fuerza de choque callejera encabezada por los piqueteros aliados, en particular el liderado por el impresentable, obeso y agresivo subsecretario de Tierras.
 

                  Un claro ejemplo de lo manifestado, entre otros muchos, es su obsesión por la década del 70. Pero no es una obsesión genuina o legítima. Es una mascarada funcional y utilitaria. Pero esa mascarada puede tener efectos realmente perniciosos para la paz y la concordia social.
 

                  Su permanentemente apelación a los “Derechos Humanos” suena casi como una hipocresía extrema en un hombre que se ha enriquecido por sus ejecuciones hipotecarias, por su autoritaria forma de gobernar en nuestro sur patagónico y por no permitir una justicia independiente.
 

                  El revisionismo histórico y la tergiversación de lo ocurrido en esa época es simplemente para mantener dóciles, conformes y aliados a esa franja, no demasiado numerosa, de la izquierda vernácula.
 

                  Pero está reabriendo heridas ya cicatrizadas y reavivando pasiones que ya prácticamente no existían.

                  La insólita seguidilla de anulación de los indultos, la revisión de los delitos cometidos por el gobierno militar y otros actos de este gobierno a casi un cuarto de siglo vista, por una justicia llevada a cabo por jueces no precisamente imparciales y con una visión absolutamente distorsionada de los hechos, no parecería una medida que contribuya a la ansiada paz social.
 

Decenas de jueces se ocupan en exhumar casos cerrados y revolver miles y miles de fojas para volver a abrirlos y ponerlos en consonancia de la voluntad de Kirchner. Mientras tanto los delincuentes actuales, entran por una puerta y salen por otra, por lo atareados que están los magistrados en bucear en lo que ya debería ser historia.
 

El ex presidente Menem calificó estas medidas como “...un. desacierto total y absoluto" y que rompen con diez años de paz que había logrado con los indultos que habían calmado los ánimos y los espíritus de los antiguos adversarios. También criticó duramente que se juzgue únicamente a uno de los bandos en pugna, lo que constituye un justicia absolutamente parcializada y en consecuencia, absolutamente injusta.
 

El matutino “La Nación” en su editorial del día de la fecha titulado “Es Imperioso decir Basta” opina, entre otras consideraciones, sobre la necesidad  de terminar con la revisión de esa década de desencuentros entre argentinos.

A lo largo de la azarosa historia de nuestro país hemos pasado por vicisitudes de diferente gravedad e índole. Si nos circunscribimos a los últimos cincuenta años del siglo pasado y los años del actual, veremos que frecuentemente hemos pasado en forma alternada del blanco al negro y viceversa.
 

Todos los que conocen un poco de la historia de nuestro país sabe que permanentemente pasamos de un extremo al otro. Es como si un ciclo histórico busca vengarse del anterior poniéndose en las antípodas.
 

Ello constituye una característica negativa de nuestro país y de por si es una causal de nuestro permanente  atraso y la ausencia de políticas permanentes.
 

Kirchner tuvo la oportunidad histórica de frenar el péndulo en la vertical y terminar de una vez por todas con nuestra permanente polarización. No solo no lo hizo sino que le dio aún más velocidad. Un verdadero desatino. Una verdadera ofensa a la sensatez y al sentido común.
 

Nuestro temor es que este hecho irracional, producto de tanto odio y de tanta torpeza, de lugar a una nueva situación de profundo división y conflicto entre argentinos en el futuro, cuando la estrella de Kirchner empiece a opacarse y el bando perseguido y agraviado comience a  cobrarse las ofensas, humillaciones e injusticias.
 

¿Tendremos otra década de destrucción, pelea entre hermanos y muertes absurdas?

Pareciera que vamos directamente enfocados en esa dirección. Es una posibilidad cierta. Por los rencores despertados y permanentemente exacerbados y las repetidas muestras de que el uso de la violencia y de la fuerza bruta forma parte de la estrategia oficial, hacen pensar que será mucho más violenta que la anterior.
 

Tendrá las características de una cruenta y sanguinaria guerra civil.

Vomitar sobre los votos o Eduardo Lorenzo "Borocotó" - Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Volteretas de la deuda argentina De albricias y estafas recurrentes

Temas Que Queman

AVIZORA
ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com