Argentina
Néstor Kirchner, una persona descontrolada
Alfredo Raúl Weinstabl
alfredo@weinstabl.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Papeleras: Uruguay contra Argentina - Duro golpe a la soberbia del gobierno - EL peronismo y su recurrente violencia en la era Kirchner - Lavagna presidente: El comodín de los oportunistas de siempre - Deuda Externa - ¡Cuidado... son tropas de comandos!

Otros textos del autor

 

300307 - En la ceremonia de traspaso del lugar de reunión de detenidos en los tiempos del gobierno militar llamado “La Perla” para constituir un nuevo museo de la memoria, el presidente Néstor Kirchner, fiel a su ya conocido estilo, con sus poses de ser “dueño de la verdad”, su seseante lenguaje vulgar y ordinario y en presencia de una claque adicta y vociferante, volvió a denigrar con su comportamiento a la investidura presidencial .

En el palco Kirchner, con representantes de los organismos de derechos humanos de Córdoba y las inefables Hebe de Bonafini y la titular de Abuelas, Estela Carlotto, absolutamente descontrolado, dirigiéndose a la multitud exaltada, desgranaba su conocida cantata arremetiendo contra el que sea. Su discurso el habitual : atropellar, agredir y humillar.

La compleja personalidad del Dr. Kirchner, mezcla de egocentrismo, megalomanía, con una paranoia de delirios de una época pasada se puso en franca evidencia. En su descontrol verbal, que se iba potenciando a medida se escuchaba a si mismo, iba alterando su rostro cargado de odio y en su hipócrita arenga cometió dos  deslices que, expusieron claramente el concepto que tiene del sentido democrático, sus instituciones y el respeto por el individuo.

Algo tan elemental como la división de poderes fue grotescamente trasgredido. Kirchner arremetió contra el Poder Judicial presionando a los jueces de la Cámara de Casación en una forma insolente y degradante. Su intromisión se concretó con amenazas e intimaciones y desacreditando su capacidad y honestidad, tanto la de jueces como de  fiscales.

Prontamente sus aláteres y monigotes se sumaron a la ofensiva contra el otro poder, mediante diferentes declaraciones inadmisibles, que lesionan una verdadera democracia.

                     Este proceder causa un inmenso daño al andamiaje institucional del país y a la seguridad jurídica.

                     Por otro lado en el mismo acto arremetió en forma ofensiva,  insultante  y vulgar contra la persona de un ciudadano detenido con prisión preventiva. Esto significa que se presume su inocencia hasta que se compruebe lo contrario. (¿estará esto aún en vigencia en nuestro país?)

Refleja la cobardía de un hombre que se aprovecha de su alto cargo, para cometer estas verdaderas tropelías en un país que se supone civilizado e insultar públicamente a un ciudadano que no está en condiciones de defenderse.

La investidura presidencial con este hecho volvió a ser mancillada. “Investidura” significa conferir dignidad a una persona. Kirchner sin duda alguna, ya la perdió hace tiempo. Lo ocurrido solo confirma esa falta de dignidad que ya conocíamos.

           Todos estos hechos desgraciados se van sumando día a día, enrareciendo cada vez más el ambiente político.

El gobernador Solá recientemente fue fuertemente agredido y casi se produce un intento de linchamiento por su incapacidad e ineficacia en el manejo del gobierno.

Pensamos que Kirchner está en una situación similar ante la ciudadanía. Ineficacia, agresión, violencia y descontento por doquier.

De seguir la situación de esta manera no le va alcanzar toda la Gendarmería para protegerse a si mismo y a sus bienes (como ya lo está haciendo en Santa Cruz), de la justificada ira y descontento de los ciudadanos.

¡ A que extremos hemos llegado presidente!  Sin embargo, Ud. es el principal responsable.

Temas Que Queman - ¿Qué es el Premio Nobel? - Buda Vida y obra - Carlos Marx Vida y obra - El monocultivo de soja transgénica - La revolución Francesa

AVIZORA
ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com