Argentina
Lo de Néstor Kirchner, ¿Es prudencia o es miedo?
Alfredo Raúl Weinstabl
alfredo@weinstabl.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Papeleras: Uruguay contra Argentina - Duro golpe a la soberbia del gobierno - EL peronismo y su recurrente violencia en la era Kirchner - Lavagna presidente: El comodín de los oportunistas de siempre - Deuda Externa - ¡Cuidado... son tropas de comandos!

Otros textos del autor

050407 -
No caen dudas de que Kirchner es un hombre precavido y prudente. Nadie puede negarlo. Siempre que ataca, agravia, arremete o humilla, lo hace desde la seguridad del Salón Blanco de la Casa Rosada o desde una tribuna en la cual tiene la total certeza que hablará a un auditorio absolutamente propio, sin ningún tipo de oposición o riesgo de ser interrumpido en sus delirantes y falsos monólogos.

¿A que responde esa conducta: ¿al miedo o a la prudencia?.

El diccionario define “miedo” como “perturbación angustiosa del ánimo por un riesgo o daño real o imaginario - Recelo o aprensión que alguien tiene de que le suceda algo contrario a lo que desea.”


También define “prudencia” como “buen  juicio, sensatez, cordura - templanza, cautela, moderación (no es precisamente lo que tiene Kirchner),  o u
na de las virtudes cardinales, que consiste en discernir y distinguir lo que es bueno o malo, para seguirlo o huir de ello.”

Pero no nos debemos llamar a engaño. Lo que Kirchner tiene es un miedo atroz a enfrentar la realidad. Esa realidad ficticia, falsa y engañosa que tienen la mayoría de sus decisiones y anuncios  gubernamentales. Las mentiras con los cuales engaña a la ciudadanía. Sabe que la mentira tiene patas cortas. Y lenta, pero cada vez más rápidamente, va surgiendo a superficie. Vive ocultándose detrás de sus mentiras, pero sabiendo que pronto ya no lo podrá hacer más.


A la ciudadanía ya se le pasó el momento de la expectativa del éxito de un presidente nuevo y venció el tiempo de espera en ver sus resultados. Kirchner va tomando conciencia que
el barco está haciendo agua por infinidad de lugares y el miedo a enfrentarse con sus enormes desaciertos lo lleva cada vez más a empeorar la situación.

Lo expresado también se evidencia en su lenguaje gestual. El bamboleo es sus piernas cuando pronuncia uno de sus agresivos discursos es una clara evidencia. de una situación psicológica de tensión, angustia, malestar, inseguridad y temor.


Su agresividad en sus discursos no es más que una forma de ocultar sus temores. Hay un viejo dicho que dice
“desconfiad de los que gritan o agraden porque detrás de sus gritos y agresiones tienen algo que ocultar”.

Por otra parte, y para colmo, presenta todos los síntomas de una personalidad bipolar igual que su consorte: el pasar de estados de euforia a  profundos estados depresivos.


¿Puede alguien con esos graves desórdenes, liderar o conducir alguna organización por pequeña que esta sea?

Últimamente, con pocos días de diferencia volvió a evidenciar el temor, el verdadero pánico que tiene de enfrentar los hechos:


-
 Evitó ir a Río Gallegos en la provincia de Santa Cruz. Hizo bien . La provincia es un polvorín y Kirchner no tiene contestación a las demandas a la ira ciudadanía. Hizo bien ¿para que arriesgarse inútilmente?


- No concurrió al acto programada en la ciudad de Ushuaia para conmemorar el 25 aniversario de la guerra de  Islas Malvinas desairando a los ex combatientes en un aniversario tan especial.

¡Una verdadera ofensa en un día de tanta significación para el país!
No concurrió pese haberse comprometido inicialmente en presidir la ceremonia. Desertó del acto, en algo que fue visto como el intento de eludir una rechifla y reprobación de los empleados públicos en huelga en casi toda la Patagonia. Nuevamente le faltó el respeto a su investidura y a la memoria de los argentinos. Hizo bien.  Hubiera sido un verdadero papelón.

Los faltazos y desaires son ya tan comunes en su conducta, que realmente ya no sorprenden a nadie.


Algunos de esos faltazos  o  llegadas tarde con muchísima demora, son producto de su falta de consideración con la gente y de su mala educación.. Sin embargo los de ahora,
son de su visceral miedo a enfrentar al pueblo.

Hay infinidad de ejemplos sobre ello. Simplemente mencionaremos algunos de ellos: su ausencia en los tradicionales Tedeum de las fiestas patrias, de las inauguraciones de las exposiciones de la Rural, del entierro de Perón, en la tragedia de Cromañon, recibir las inquietudes de la última concentración del Ing. Blumberg, del plantón a la Presidente de HP y así de decenas de papelones y desaires indignos de un presidente de un país.

Tiene temor a dar la cara por sus escandalosas maniobras y desaciertos. Cada vez podrá concurrir a menos lugares por el inconformismo de los ciudadanos, con su escandalosa conducta y errónea política.

Pronto ya no va a poder concurrir a ningún lado o no va a querer concurrir a ningún lado. Inclusive su bunker en El Calafate está fuertemente custodiado por la Gendarmería previendo algún acto vandálico de la ciudadanía.

¿Por qué se dará esta situación de alteración del clima general,  presidente?

Temas Que Queman - ¿Qué es el Premio Nobel? - Buda Vida y obra - Carlos Marx Vida y obra - El monocultivo de soja transgénica - La revolución Francesa

AVIZORA
ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com