Cargando

Un preludio de lo que podría pasar en Argentina
Alfredo Raúl Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Cristina, Néstor y Victoria. Sencillo ...
- Cristina Kirchner y su salud psíquica
- La candidatura de la mujer de Kirchner
- Cristina, Felisa y Romina. Tres mujeres con...
- Deuda Externa

 

 

220807 - La provincia de Santa Cruz fue gobernada en diferentes niveles, por espacio de 16 años por el matrimonio Kirchner. La provincia fue administrada como un estancia, haciendo caso omiso a las leyes y la Constitución que fue reformada a gusto y placer del Kirchner, parodiando lo que debería ser un sistema democrático real.

Ello le fue posible porque es una  provincia con pocos habitantes en relación con su superficie y que los puestos de trabajo son en su gran mayoría estatales.

¿Quién se iba a atrever a contrariar al “amo del feudo” o a no seguir sus designios?.

Además es una de las provincias más ricas del país. Y como si fuera poco, recibió del gobierno nacional los famosos U$S 500.M por las regalías petroleras que ahora seguramente sobrepasarán con creses los mil millones y cuyo destino es aún desconocido.

¡Que fácil administrar una provincia con esos parámetros!

Pero es inexorable que todo proceder intolerante y violento, que  se hace compulsivamente con autoritarismo, sin el consenso de la voluntad de la gente, los resultados son indefectiblemente efímeros y momentáneos.

Hoy la provincia de Santa Cruz está prácticamente en llamas. En el infierno, Pero no saliendo como le gusta decir a Kirchner, sino  entrando cada vez más.

La conflictividad social y la violencia está apareciendo en doquier. Desde el asesinato a mansalva, hace un tiempo atrás, de un oficial de policía, los incendios de los galpones de las pesqueras y hace un par de días el atropello intencional de unos manifestantes con una camioneta conducida por un ex ministro de confianza de Kirchner que arrojó más de 16 heridos, marcan el clima de extrema tensión que impera en ese lugar.   

Del paraíso artificial se convirtió en la provincia más conflictiva del país.

Los Kirchner viajan a ella solo lo indispensable y con una seguridad que no tiene parangón en nuestra historia, solo para refugiarse en sus casas rodeadas detrás de altas rejas y de centenares de gendarmes que velan celosamente por su integridad física.

Ya nadie cree en Kirchner y aquellos que una vez lo adularon y muchos de sus acólitos de aquél entonces, le vuelven las espaldas. Nadie confía en él. Un caso testigo y paradigmático es el del ex gobernador Acevedo que de hombre de su más absoluta confianza y amistad, ahora milita en la oposición.

Kirchner utiliza en el país, los mismos métodos que los que utilizó en Santa Cruz.

Hay un viejo axioma de Stephen Covey que dice  “si seguimos haciendo lo que estamos haciendo.... seguiremos consiguiendo lo que estamos consiguiendo"

Kirchner pretende hacer lo mismo que en Santa Cruz y invariablemente está obteniendo resultados semejantes. El país se está convirtiendo en un infierno. Kirchner está peleado con la dirigencia de la mayoría de los sectores del país. Con el campo, con la ganadería, con los empresarios, con los supermercadistas, con las FF.AA., con los industriales, con la policía, con la Iglesia, con los inversores... y así la lista es casi interminable.

La demanda de diálogo, transparencia y tolerancia de estos sectores despierta sus iras y rabietas femeninas. Kirchner reinstaló el odio y la división en la sociedad argentina. Pero al mismo tiempo pasó a ser el hombre más despreciado y odiado por muchísimos argentinos.

Esta tragicomedia fue posible por el envilecimiento de la clase dirigente y de los más altos estratos socio económicos del país, quienes no estuvieron a la altura de sus responsabilidades cívicas para frenar a Kirchner en su insaciable apetito de poder y en sus dislates alocados y sin sentido.

Han renunciado, a cambio de dinero y buenos negocios con el poder, a las normas morales, éticas y los procedimientos que deben regir una sociedad en un sistema democrático, y de la cual deberían ser precisamente los paradigmas.

Por supuesto hay excepciones honrosas. Una el campo, que alza su voz contra las absurdas medidas gubernamentales. Otra, el presidente de la empresa Shell que dice lo que tiene que decir sin importarle las presiones del Poder. En el otro extremo tenemos aquellos empresarios que si bien desprecian, odian  y están en profundamente en desacuerdo con la gestión de Kirchner, asumen mansamente sus dictados y designios para no perder el favor del gobierno y poder continuar enriqueciéndose con sus exitosos negocios.  

 La serie de desatinos que ha gestado el gobierno en los últimos meses y el enrarecimiento del clima político del país no puede menos que estallar en algún momento.

Nestor Kirchner jamás imaginó finalizar su mandato con tan grotescos casos de corrupción como los que están ocurriendo, con semejante caos financiero y con una crisis que esta golpeando a nuestro país. Da terror pensar que su esposa, que lo único que sabe es discursear conceptos ininteligibles y contradictorios, que nadie entiende, pueda llegar a ser presidente de la Nación. No está preparada, ni remotamente, para minimizar los efectos de la explosión de la bomba que fabricó su marido, ni el maremoto financiero global que se aproxima.

Las torpezas y la impunidad que caracterizan el accionar oficial en todos los niveles gubernamentales, han comenzado a evidenciarse públicamente. Con anterioridad también se registraban éstos hechos, pero el férreo control de los medios permitió la manipulación de la información por un cierto tiempo. Sin embargo, el “estilo” de gobierno se está “conociendo” cada vez más, como consecuencia de la falta de capacidad e idoneidad en la mayor parte de los cargos políticos. 

El tsunami ya es inevitable y en Argentina se va a sentir una convulsión peor que otras ocasiones. Llegó el momento de pagar toda la ineptitud de Kirchner y su gabinete, pero lamentablemente, como siempre, los costos los va a pagar el pueblo.

Va a ocurrir lo mismo que en Santa Cruz. Pero en este caso el matrimonio real va a tener que ocultarse porque no van a estar los gendarmes para protegerlos de la ira popular y del odio que generó.

Penoso fin y lamentable desaprovechamiento de otra verdadera oportunidad histórica.

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com