Google

Argentina / Argentine
¡Dios nos libre de la reina Cristina!
Alfredo Raúl Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas
Glosarios - Biografías
Textos históricos

Cristina, Néstor y Victoria: Sencillo rompecabezas para armar - Cristina Kirchner y su salud psíquica - La candidatura de la mujer de Kirchner - Cristina Kirchner impulsó con presión la privatización del petróleo argentino - Cristina, Felisa y Romina: Tres mujeres con mucho poder, bajo la advocación de María Julia Alsogaray - Deuda Externa - Des-aparición de Julio López

280807 - La reciente designación y proclamación de la Sra. Cristina Fernández de Kirchner como candidata a la presidencia por el oficialismo para el próximo período presidencial, sumerge al país en otro cono de sombra e incertidumbre y lo aleja cada vez más de lo que debería ser una democracia. 

Nuevamente entra en el escenario político nacional una mujer, por vía de la cama, reviviendo la grotesca parodia de la tragedia argentina, que en su momento protagonizó Isabel de Perón.

El solo hecho de su designación como candidata, simplemente por el criterio omnímodo de su marido, (alguien la llamó candidata digital, por ser ungida por el dedo de su marido), constituye por sí solo una gruesa anomalía.
 

 

 

El matrimonia Kirchner constituye realmente un verdadero caso de estudio no solo por analistas políticos, sino también por especialistas en psiquiatría y psicología.

Por empezar cuando decimos “matrimonio” queremos expresar en realidad una sociedad política, ya que de acuerdo a numerosos informes los Kirchner solo mantienen la unión familiar como una ficción, porque estarían separados desde hace bastante tiempo


¿Pero, cómo es la personalidad de Cristina de Kirchner?

De la simple observación de su conducta pública y comportamiento político se pueden arribar con certeza a varios aspectos de su personalidad..

Emocional, independiente y perceptiva son algunas de las características salientes de la candidata. Pero también es soberbia, altanera, autoritaria y con un trato que deja mucho que desear en una persona educada. Trato despreciativo y despectivo con aquellos que opinan diferente o con aquellas personas que no le agradan.

Sin duda es también una mujer inteligente, ambiciosa y que sabe bien que es lo que quiere.

Un capítulo aparte es el estado psíquico de la “primera ciudadana”. De acuerdo a informaciones de los medios padecería de trastorno bipolar, antes llamado psicosis maníaco depresiva.

Esta patología presenta frecuentes estados ciclotímicos, al alternar raptos de alegría y euforia y momentos de irritación y profunda depresión. En estos últimos estaría impedida de razonar coherentemente y adoptar decisiones.

En su reciente viaje por España la impresión que dejó fue muy pobre. Un empresario presente en uno de sus actos públicos la calificó como "vedette populista" y una mujer “frívola”, “frívola y populista” es el término exacto que utilizó. Un debut nada  gratificante para la candidata... ni para el país. Son precisamente los españoles los principales inversores en la Argentina, y sus inversiones, nuestras empresas privatizadas, son permanentemente maltratadas y agredidas, con la cuestión tarifaria pendiente y postergada por la demagogia presidencial, desde ya hace  cuatro años.
 

 

Para aquel que es buen observador, su personalidad se pone se evidencia en sus apariciones públicas, principalmente cuando debe pronunciar un discurso. El lenguaje corporal pone de manifiesto aspectos ocultos de su personalidad. Su cara de enojo y sus puños crispados reflejan sin duda, una enorme carga de disconformismo consigo misma, una personalidad conflictuada y conflictiva y un profundo odio y resentimiento.

Nadie puede negarle a la señora Cristina Kirchner una prolongada gimnasia parlamentaria. No asombra por ello que pueda hilar cuarenta y cinco minutos de alocución bien hilvanada sin necesitar acudir o posar sus ojos por instantes en el auxilio de ayuda memoria alguna”

La prepotencia del atril, tan frecuente en la pareja presidencial acompañada del infaltable dedo - haciendo las veces de una batuta al frente de una sinfónica- no deriva mayormente en una pieza pedagógica ni persuasiva. El gesto agrio constante e insistente demuestra un enojo injustificado con el mundo entero y no sólo contra la baqueteada década del noventa” (1)
 

 

 

 

Sin embargo el contenido de sus discursos son similares a los de Kirchner, confusos, contradictorios, enmarañados y difíciles, si no imposibles de entender. Son monsergas escandalosas, muchas veces con información falsa, errónea y en abierta contradicción con la realidad.

Habla con voz enérgica y vehemente en una sobreactuación estudiada en su gesticulación y ademanes, y con sus mechones de cabello exageradamente largos sobre su vestido. Todo como si fuese la presentación de una nueva actriz de la farándula: una presentación vulgar y de mal gusto, y un discurso vacío, con un tono casi amenazante, muchas veces cargado de denuestos.

“Su mal carácter es recordado en Santa Cruz cuando insultaba a todo su entorno o cuando se peleaba a viva voz con su marido haciendo abstracción de quién o quiénes estaban a su alrededor”.

“Una secretaria personal de Cristina de hace algunos años, que como premio al enorme esfuerzo y dolor de pasar largas horas sometida a sus caprichos se ganó la posibilidad de ser diputada nacional, no tiene buenos recuerdos de la dama de hierro de Santa Cruz. En rueda de amigos recordó las noches que se iba llorando a su casa, luego de soportar los berrinches de su ama y recibir las palabras poco amables cuando el te no le era servido en las tazas de plata o porcelana.” (2)


Sin duda Cristina tiene un temperamento colérico, mal carácter y mal genio. Cuando se enoja, pierde su equilibrio emocional y reacciona enfurecida como lo hacen algunas mujeres cuando están en  circunstancias especiales,  adoptando decisiones viscerales.

Últimamente recorre el mundo como si fuera un verdadero y enorme shopping, y tomó el gusto a la ropa y objetos de uso personal caras y de primera línea. Su atuendo, vestimenta y demás prendas personales son de modistos de prestigio internacionales.

Lástima que su gusto en vestir y arreglarse adecuadamente para cada circunstancia y oportunidad, dista mucho de estar dentro de los cánones de la elegancia y del buen gusto.
 

 

Desde muy joven simpatizaba o militaba en la organización extremista Montoneros, es decir es la parte de la generación de los “mocosos imberbes” que Perón echo de la Plaza de Mayo.¿Habrá sido una militante de apoyo o una combatiente como su amigo Bettini?

Pero independientemente de las características de su personalidad y de su ideología, hay otro pequeño detalle que se debería considerar: habría una cuenta a nombre de ella en un banco de Cuba por U$S 200 millones y otra por U$S 350 millones a nombre de Eduardo Caffaro, hombre de absoluta confianza de los Kirchner. Este último fue designado por el Presidente, en el año 2003, como Director del Banco Central  (3). Realmente sugestiva esta coincidencia.

¿Será el dinero recaudado por el alquiler de sus numerosas propiedades? Es necesario en aras de la transparencia que los Kirchner siempre proclaman, una explicación al respecto.

Tampoco recibe al periodismo ni da conferencias de prensa, igual que su consorte.¿Será por inseguridad, por temor o porque  sabe que no estará en condiciones de responder las preguntas de los asuntos y temas más elementales? Empieza su probable mandato, vulnerando un pilar elemental de la democracia: el derecho a la información por parte de la ciudadanía.

Cristina es una nueva y mala variante de Kirchner. Con ella seguirá la demagogia, el clientelismo, la falta de transparencia, el avasallamiento de los principios republicanos y fundamentalmente una absoluta  falta de idoneidad.

¿Seremos los argentinos tan apáticos, indiferentes y ciegos para no ver estas evidentes realidades?

Si es así, sigamos irresponsablemente el camino a la oscuridad y al infierno.

Nos lo tenemos merecido.

Notas:

(1) El discurso de la candidata digital por Ernesto Poblet

(2) OPI Santa Cruz

(3) SEPRIN  24-08-07
 

 
 

 
 

 
 

 

 

 
 

 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com