Cargando

Las ratas abandonan el buque
Alfredo Raúl Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

Otros enlaces:
- Deuda Externa
- Des-aparición de Julio López
- Invasión norteamericana a Panamá en 1989
-
Rafael Bielsa: ¿Quién es, realmente?
- Hiroshima y Nagasaki

 

160907 - Es conocido el dicho indicado como título de este artículo. En efecto, todos los marinos saben que cuando hay probabilidades de naufragio en una embarcación, el primer indicio es observar la actividad de las ratas, plaga endémica de todo buque, porque son las primeras en buscar ponerse a salvo.

Es lo que probablemente empiece a ocurrir en el gobierno de Kirchner.


Todo el que tiene un mínimo de sentido común y pueda seguir y analizar la marcha y actividades de  de este gobierno no puede menos que ver que toda la estructura y andamiaje de la gestión gubernamental de Kirchner a lo largo de estos cuatro interminables años,
es absolutamente endeble, frágil y débil y apoyada en criterios falsos y engañosos.

Es similar a un edificio construido sin los cimientos adecuados.


El peligro del colapso abrupto y repentino
se va evidenciando cada vez con mayor claridad. No puede ser de otra manera. Todo lo que Kirchner hizo en su gestión es acumular poder (¿para que?) sin tener en cuenta que en esa búsqueda fue destruyendo y sembrando el odio y rechazo de todos los sectores.


También buscó siempre demagógicamente en todas sus medidas gubernamentales, no tomar el toro por las astas como lo hubiera hecho cualquier gobernante responsable, sino adoptar medidas que no le hagan perder el favor y la adhesión de la ciudadanía que pudiesen perjudicarlo en su imagen personal o del gobierno en su intención de voto.


Que el buque hace agua por todos lados ya no es un secreto para nadie. Y cuando ello ocurre las ratas abandonan el buque. Este engendro dantesco que creó Kirchner se va a ir deshaciendo. Y sus “fieles” colaboradores irán tomando distancias y despegándose de la dinastía zarista.


Un claro ejemplo son las afirmaciones del presidente del Banco Central, Martín Redrado en un foro internacional en Londres. En esa oportunidad expresó “... que el Banco Central está profundamente preocupado por el nivel actual de la inflación en Argentina...”. Luego agregó que
“No hay motivos para la complacencia.... se debe mantener un continuo buen trabajo entre las políticas fiscales, salariales, monetarias y de la competencia para hacer avances sostenidos y rápidos en los próximos años...”.

 

Al día siguiente Kirchner enfurecido (¿puede un presidente que debe ser ejemplo de equilibrio personal y emocional, esta enfurecido por los dichos de uno de sus  funcionarios, máxime si estos se ajustan a la realidad?) mandó llamar por teléfono al presidente del Banco Central para que aclarara su discurso. El tono, el énfasis y la oportunidad -un foro mundial, organizado por la revista británica Euromoney - lo sacaron de las casillas.(¿puede un presidente que debe ser ejemplo de equilibrio personal y emocional, salirse de las casillas?)

“No debió decir eso en un foro internacional en plena campaña”, bramó Kirchner, en una reunión de urgencia con el jefe de Gabinete, Alberto Fernández, en su despacho de la Casa Rosada.

El “Golden Boy” parece que no es tal, hace tiempo que empezó a oxidarse, intentó una explicación pueril.


Es la primera vez que uno de los pilares básicos de la economía argentina reconoce la peligrosa inflación existente en el país. Y el segundo párrafo parecería ser una verdadera crítica al camino que está siguiendo el gobierno.

Implícitamente reconoció también el engaño de los índices del INDEC. Es decir que el gobierno está engañando al pueblo argentino.

 

Algunos aseguran que Redrado buscó exhibir ante el exterior su independencia como autoridad monetaria y con ello asegurar su futuro al frente de la entidad autárquica, no importa quién asuma en diciembre. Independencia que en realidad fue muy relativa. Casi nunca existió.

Es sabido que del árbol caído la gente hace leña. Kirchner nuestro Zar, se está cayendo. Episodios como el relatado van a ocurrir cada vez con mayor frecuencia.

Nuevamente los desaciertos del Zar los va a pagar el país.¿ Harán leña de Kirchner o terminará como el Gran Zar de todas las Rusias?
 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com