Cargando

Los Kirchner: Ignorancia supina o demagogia criminal
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Néstor Kirchner, un hombre fuera de control
- Argentaria, reino en disolución
- Cristina e Isabel: Dos mujeres digitadas
- H Binner reclama por un solo presidente
-
Los Kirchner y el dinero que no está

 

 

060508 - La economía no es por cierto, una ciencia exacta. Tiene algunos componentes matemáticos puros pero intervienen otros factores que no son mensurables con precisión matemática. Y este aspecto hace que no sea una ciencia exacta.

Muchas de estas variables son apreciaciones de tendencias y expectativas, en donde el valor está dado por simples estimaciones.

Mucho se ha hablado del alto crecimiento sostenido de la economía a lo largo de varios años.

El gobierno lo proclama a los cuatro vientos como un verdadero logro de sus políticas económicas.

Pero los economistas sostienen que un crecimiento demasiado alto de la economía es perjudicial para el país.

En forma muy esquemática y sucinta, expondremos la causa principal, entre otros muchos factores, que hacen que el recalentamiento alto de la economía, tiene consecuencias negativas en el bienestar de los ciudadanos.

El recalentamiento se produce cuando hay demasiado circulante (M1) (ref.1) en poder de los ciudadanos. Este dinero alienta inmediatamente el consumo. Los ciudadanos al tener más dinero, satisfacen necesidades postergadas aumentando el consumo.

Cuando este consumo no está acompañado por una oferta similar se produce un aumento de precios de los bienes y servicios. Y esa presión sobre los precios es una de las causas que produce la inflación.  

Actualmente la demanda crece cuatro veces más que la oferta.

Entre otras alternativas más complicadas, una de las soluciones más simple y directa es disminuir el dinero circulante (M1) para así frenar la demanda.  

Pero esa medida generaría malestar en la población por la caída de los salarios reales y la disminución de la actividad económica, con el consiguiente aumento de la desocupación laboral.

Recientemente en un discurso pronunciado en Santiago del Estero, la presidente desestimó totalmente la posibilidad de enfriar la marcha de la economía. Expresó “... que enfriar la economía es menos consumo y menos trabajo para todos los argentinos...”.

El concepto es cierto, pero esas palabras encierran un sentido demagógico. Son palabras que suenan bien para aquellos que no conocen las consecuencias y el efecto devastador del avance de la inflación que como sabemos, es el peor y mas nefasto de los impuestos ya que incide fundamentalmente en las clases más postergadas.

Los Kirchner en su exagerada demagogia nunca adoptan soluciones de fondo. Tienen verdadero temor de perder aceptabilidad en la opinión pública. Es conocido que las medidas gubernamentales las ponen en ejecución siempre y cuando sean positivas en las encuestas.

Pero gobernar no es buscar una imagen positiva, sino solucionar los problemas de la gente y del país. Hay veces, bastante frecuentes en cualquier tipo de liderazgo, en que hay que tomar el toro por las astas. Guste o no guste. Son medidas, algunas veces no populares, pero que evitan males mayores.

Este es el caso.

Pero los Kirchner no lo quieren hacer, pero por otro lado, no lo pueden hacer .Están absolutamente “prisioneros” y encadenados a la voluntad del poderoso líder de la CGT. Hugo Moyano con el cual no se quieren disgustar por el enorme poder que indirectamente le han dado y dispone en la actualidad.

La otra solución para frenar la inflación sería aumentar la oferta a los mismos niveles que la demanda.

Pero es una solución imposible en el escenario actual de la Argentina.  Ello solo sería posible si hubiera una mayor inversión e incentivo para las actividades productivas. Actualmente es un país no creíble ni previsible. La inversión extranjera es una lejana utopía y las actividades productivas en vez de ser alentadas son desalentadas por medidas gubernamentales incomprensibles.

Todos los economistas, tanto nacionales como extranjeros, inclusive los economistas kirchneristas hablan de la necesidad imperiosa de “enfriar” la economía.

Una de las primeras, que lo expresó muy tímidamente, fue la ministra Felicia Micelli. Pero todos los ministros que la sucedieron opinaban de la misma manera. Pero el populismo y la acendrada, casi demencial demagogia del matrimonio Kirchner, impide cualquier maniobra económica para gobernar la desaceleración controlada de la economía y aliviar así la tensión inflacionaria..

No obstante la desaceleración, el “enfriamiento”, se produce de por si solo ya que por el descontrolado aumento de la inflación, la demanda se detiene de repente. Este brusca detención origina consecuencias muy negativas y perjudiciales para la economía en general.

Realmente no sabemos si el matrimonio real desconoce este proceso o si busca que  se produzca solo para endilgar el fracaso económico a otro sector de la sociedad. Procedimiento que por otro lado, es el que utiliza normalmente. Buscar un chivo emisario a quien endilgarle las culpas. En la primera de las alternativas, es casi inconcebible la ignorancia supina seguramente originada por el autismo en que viven. En la segunda, es una decisión irresponsable y casi criminal.

Los Kirchner ya han destruido las instituciones, la credibilidad internacional, la ética y honorabilidad de muchísimos argentinos en particular de los dirigentes y políticos, y ahora destruyen la economía en una oportunidad histórica, en una  de las circunstancias internacionales más favorables que tiene  el país, en sus casi doscientos años de existencia.

¿Dónde irá a parar el país de seguir así?
¿Que deberá hacer la justicia del país con dos incapaces y nefastos personajes como los Kirchner cuando abandonen la protección del poder?

NOTAS:

             (1) Hay diferentes definiciones o clases de dinero que, por convención, son designadas mediante una 'M' y un número. Así, M1 está formado por el efectivo más los depósitos a la vista, es decir, las cuentas corrientes. M2 incluye a M1 más los depósitos o cuentas de ahorro. M3 incluye también los depósitos a plazo. M4 incluye además al llamado "cuasi-dinero", es decir, pagarés del Tesoro, certificados de depósito y otros instrumentos financieros muy líquidos.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com