Cargando

Un poseso en el timón de Argentina
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Argentina
- Lo que funcionarios electivos argentinos...
- Néstor Kirchner, un hombre fuera de control
- Argentaria, reino en disolución
- Cristina e Isabel: Dos mujeres digitadas

 

 

160608 - Es ampliamente conocido que en los momentos difíciles se conoce la verdadera talla de un hombre. En otras palabras, en situaciones de apremio, dificultad o peligro, se evidencian con claridad las verdaderas  virtudes y defectos de una persona.

 Si aplicamos este concepto al proceder del presidente Kirchner en este gravísimo conflicto entre el gobierno y el campo, no podemos menos que deducir que nuestro “presidente” no posee las virtudes o cualidades a la altura de las circunstancias en que vive el país. Nos referimos a él como “presidente” porque él en realidad es el que lleva las riendas del gobierno y Cristina desempeña un triste papel de marioneta decorativa con algunas funciones protocolares, de ceremonial o de importancia secundaria.

        Este solo hecho ya constituye una violación a la voluntad popular, una verdadera anomalía. Dirigentes de la oposición coincidieron en cuestionar el creciente protagonismo del ex presidente en la escena política nacional y le reclamaron que “se haga a un costado” y deje gobernar a su esposa. Algunos sostiene que se trata de un verdadero golpe de Estado. Un golpe de Estado de alcoba. Pero lo cierto es que Cristina no gobierna.

         Pero lo expresado en el párrafo anterior no es el objeto de este escrito. El objetivo es describir la extraña personalidad del “presidente”

  No fue el conflicto con el campo que nos permite afirmar que las condiciones personales de Kirchner están fuera de la media normal de una persona común. Por supuesto y lamentablemente está fuera de la media, no precisamente por las virtudes positivas, sino por las negativas. Este tema ya lo veníamos puntualizando solo unos pocos meses después de su asunción a la primera magistratura.

 Su doble cara, en público se muestra afable y de buen humor. En privado, se vuelve irascible, agresivo, con extraños comportamientos. Desconfiado con todo aquel que no integre su círculo íntimo. Sus asistentes y los funcionarios que trabajan cercanos a él conocen sus exabruptos, su comportamiento en oportunidades absolutamente infantil, sus pesadas bromas, sus insultos cuando algo no sale como él lo quiere. Le tienen pánico y muchos errores burocráticos ocurren por no atreverse a decirle la realidad por temor a alguna represalia desmedida.

Sus ministros y otros funcionarios importantes del gobierno son víctimas de sus arrebatos y desplantes. No consiguen que Kirchner los atienda telefónicamente o esperan durante horas para ser atendidos en la Casa de Gobierno. La descortesía y la frialdad en el trato con aquellos que no siguen estrictamente sus deseos puede durar largas semanas. Un ejemplo conocido, es la vejación pública y la humillación al vicepresidente Scioli al comienzo de su gestión presidencial.

Su inestabilidad emocional, su conflictividad permanente, su doble discurso, sus controversias constantes.

Pero su característica más saliente y lo está corroborando en el actual conflicto, es su total falta de cordura, sensatez y un mínimo de sentido común.

Sus características personales fueron lentamente saliendo a la luz a medida que los medios en general, iban recogiendo información de su extraña personalidad durante su gestión como gobernador de la provincia de Santa Cruz y ya como presidente de la Nación.

Pero ahora ya son de absoluto dominio público.

       A consecuencia de la personalidad compleja de Kirchner, mezcla de egocentrísmo, megalomanía, con una paranoia de delirios de una época pasada y una incipiente  esquizofrenia y otros tipos de complejos similares, el país a lo largo de casi cinco años anda sin rumbo, absolutamente a la deriva, con contradicciones permanentes y hechos y actos de gobierno sin ningún tipo de racionabilidad, coherencia y sensatez que nos va enterrando cada vez más en la mediocridad y la pobreza.

     El actual conflicto con el campo es un evidente y fiel reflejo de su perniciosa personalidad.

     Nadie puede rescatarlo de su autismo y de su furia ante las protestas y las críticas. “No escucha”,está loco, en esta situación es mejor que no te llame...aunque siempre fue loco y  siempre logró lo que se propuso” son unos de los comentarios que ahora se atreven a confesar su funcionarios más allegados.

    Realmente pensamos que Kirchner está fuera de si y perdió totalmente la objetividad en la resolución de problemas.

     Pensamos que en esa situación es similar a alguien que ha perdido la razón y el equilibrio psíquico y emocional. ¡Un verdadero desequilibrado! ¡Un enajenado mental!

     “Si aflojamos ahora vienen por nosotros. Aquí no hay lugar para los tibios, el que no está de este lado es enemigo” fue una de las tantas expresiones de Kirchner en este conflicto

      No puede quedar duda alguna. Nuestro “presidente” está verdaderamente loco. Y con un loco no se puede razonar y mucho menos acordar

      Lo lamentamos mucho por la pareja presidencial. Pero mucho más lo lamentamos por nuestro país. Ellos están tan desacreditados y han mostrado tan claramente su absoluta ineptitud y falta de condiciones personales que no podemos menos que pensar que lo mejor para ellos y para la Nación es que renuncien a sus cargos. Ya no hay retorno de esta situación caótica de estas dos personas.

     Deberían hacerlo antes que empiece la violencia a la cual la situación causada por el gobierno nos está llevando cada vez más aceleradamente. Deberíamos exigirlo, la Constitución Nacional prevé los mecanismos necesarios para ello.  No queremos víctimas. No queremos muertos.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com