Cargando

¿Renuncia o destitución de la pareja real?
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Argentina
- Los Kirchner y la pulseada con el campo ...
- Néstor Kirchner, un hombre fuera de control
- Argentaria, reino en disolución
- Cristina e Isabel: Dos mujeres digitadas

 

 

170608 - El presidente de la Sociedad Rural Argentina, el Dr. Luciano Miguens manifestó que si nos llaman a dialogar, se terminarán las protestas”.

Es probable que así sea, pero en este conflicto nacieron nuevas demandas que ya no tienen que ver con el campo, sino con aspectos que muchísima gente y diferentes sectores del quehacer nacional mantenían guardado y que ahora salen a superficie.

Se destaparon reclamos y pedidos retenidos durante mucho tiempo por el absolutismo de Kirchner  y su absoluta falta de diálogo con la sociedad. El autismo expuesto y señaladas tantas veces a lo largo de su gestión. También se está yendo el temor en los actores políticos.

La mayoría de estas demandas están directamente relacionadas con el estilo “K”, también conocido despectivamente como el estilo “Kaos”. No vale la pena describirlos ya que son ampliamente conocidas por los argentinos. Fundamentalmente están relacionados con las permanentes vulneraciones a la Constitución Nacional, su desprecio a las leyes y el discrecional manejo del país como si fuese una propiedad privada

Todo ello ahora potenciado por este conflicto por la absoluta y clara evidencia sobre la ineptitud de los Kirchner para gobernar.

Por otra parte, otra explícita confirmación, la reina Cristina en realidad es una ficción: no existe.

El masivo cacerolazo popular del día de ayer en contra del gobierno, supera con creces los aciagos días del 2001.Fue una verdadera revuelta federal. Un país de pie, prácticamente sublevado contra el clan Kirchner y su despotismo. Curiosamente la izquierda, el centro y la derecha en el mismo bando. La exteriorización de un profundo descontento social unánime. La tremenda crisis quedó claramente patentizada. Un repudio a la permanente acción divisoria del gobierno

Pero no se trata un golpe de Estado. Este existe únicamente en el imaginario mundo de D´Elía y algunos otros kirchneristas de ultranza. Nadie quiere voltear al gobierno. Nadie se quiere apropiar del poder político. Nadie pretende alterar la institucionalidad política. Simplemente el pueblo exigió terminar con la política de confrontación permanente del gobierno y su perverso estilo.

Los Kirchner como actores políticos están terminados.

Pensamos que la renuncia del matrimonio real o su sometimiento a juicio político para determinar su destitución a sus cargos sería una solución.

La primera alternativa, la renuncia, posibilitaría una transición ordenada del poder a su legítimo sucesor y la vida institucional se reiniciaría en unos pocos días, con un estilo diferente al que el país tuvo que soportar a lo largo de cinco años. 

Como inconveniente para los Kirchner, inmediatamente empezaría el desfile por tribunales y juzgados para cumplir la clásica formula del juramente al asumir sus cargos. “...que Dios o la Patria se lo demanden”.

Las causas que debería afrontar Kirchner son numerosas y extremadamente graves, entre ellas la desaparición de los U$S 500 millones de la provincia de Santa Cruz., entre muchas otras.

Cristina en cambio, deberá justificar su arbitraria postulación presidencial, los famosos U$S 800 millones que Chavez “ofreció desinteresadamente” para su campaña electoral que deslegitimó su asunción al cargo, su supuesto falso título de Dra. (una torpe burla a la inteligencia de los argentinos) y su irresponsable inacción en estos seis meses de gestión.

¡Difícil y duro futuro de los Kirchner! Probablemente pasen largos años en la cárcel.

La segunda alternativa, el juicio político es más complicado. Demandaría muchos esfuerzos al Estado e insumiría mucho tiempo y el país entraría nuevamente, ya solucionado el conflicto con el campo, en un nuevo y prolongado receso. Seguramente se producirá una nueva crisis institucional y la situación seguiría deteriorándose por el desastroso estado en que quedo el país luego de estos cinco años de gestión de Kirchner sin resolver ninguno de los problemas graves del país y con una economía nuevamente cercana al default.

Esta situación podría originar nuevamente protestas populares con el peligro que ante una simple chispa se desate la violencia. Es sabido que cuando se desate la violencia nunca se sabe bien como termina y cuando termina. Las masas son irracionales e incontrolables.

De producirse enfrentamientos y estallidos masivos de violencia nadie podrá asegurar la seguridad de los Kirchner y la imagen del país volverá a deteriorarse.

¿Quién podrá parar estos peligrosos enfrentamientos?

Las FF.AA. por ley no actúan en el marco interno. De serles expresamente ordenado, no creemos que ello pueda ocurrir ni si será acatado. Las Fuerzas de Seguridad (ref.1) no darán abasto y las Fuerzas Policiales tan maltratadas por este gobierno, no creemos que muevan un dedo y jueguen su vida y seguridad por los Kirchner.

Quedan únicamente los movimientos piqueteros afines al gobierno, los gorilas y matones a sueldo. Pero al no haber dinero, la lealtad de estos se esfumará como por arte de magia.

¿Quién se jugará por los Kirchner? Pensamos que por el bien del país y de ellos mismos deberían optar por la primera alternativa considerada. Es el fruto de la siembra del odio y del resentimiento durante todo este tiempo.

NOTAS:

(1) Es de destacar el perfecto y correcto proceder de los efectivos de nuestra GENDARMERÍA NACIONAL, cuando le fue ordenado cumplir la descabellada directiva del gobierno de reprimir la manifestación de los chacareros en Gualeguaychú, el día 15 del corriente. Utilizó la fuerza adecuada, no hubo excesos de violencia y el camión hidrante se utilizó exclusivamente para apagar el fuego de los neumáticos incendiados.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com