Cargando

Algunos pequeños logros, pero muy lejos de lo necesario
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Argentina
- Los Kirchner y la pulseada con el campo ...
- Néstor Kirchner, un hombre fuera de control
- Argentaria, reino en disolución
- Cristina e Isabel: Dos mujeres digitadas

 

 

190608 - Los últimos acontecimientos entre el gobierno y el campo y el cacerolazo espontáneo, masivo y multitudinario del día lunes, arrojan un saldo favorable a la posición sustentada por el campo. El apoyo de la ciudadanía a favor del campo se exteriorizó en prácticamente todos los pueblos y ciudades a lo largo y ancho de todo el país

Estas multitudes auto convocadas en repudio al autismo y la intransigencia absurda e incomprensible del gobierno lo forzaron a cambiar la estrategia en este conflicto. Esta protesta es probablemente la más importante en los anales de la democracia nacida en el año 1983. Inclusive muchas veces mayor y extendido al famoso cacerolazo que obligó a la renuncia del presidente De La Rúa.

Pero como era de esperar los Kirchner rápidamente idearon una contraofensiva para detener lo que ya parecía ser el final de esta perniciosa gestión presidencial.

El día siguiente se anunció con bombos y platillos que primero iba hablar el presidente real, Néstor Kirchner y unas horas después la presidente virtual, su consorte.

El discurso de Kirchner muestra el primer logro del campo en este lamentable conflicto. Por primera vez en cinco años Kirchner se somete después de su discurso a una conferencia de prensa con los periodistas presentes. Por supuesto únicamente cinco preguntas. Ninguna fue respondida convincentemente. Apeló a vaguedades, la ironía  y “mentirillas”.

El discurso en si fue una exposición de una grosera hipocresía. Mencionó como debía funcionar una democracia, mediante el consenso, el dialogo y el debate entre otros aspectos propios de un régimen democrático. La exposición casi parecía ridícula y tragicómica ya que los puntos que remarcó enfáticamente eran justamente los que su gobierno no cumplía y que eran requeridos por el grueso de la ciudadanía. Acusó nuevamente de golpistas a los que protestan.

Posteriormente habló en la Casa de Gobierno, la Sra. Fernández. Este discurso buscó apelar a impactar en el costado emocional de los presentes. Se montó toda una “mise en scène” para ello. Se proyecto como iniciación del evento, una película documental del bombardero de la Casa de Gobierno y de la Plaza de Mayo, el 16 de junio de 1955. Las escenas del bombardeo se repitieron varias como para conmover a los espectadores. Posteriormente habló la hija de uno de los fallecidos en esa ocasión, con un discurso buscando también enternecer a los presentes.

Y para cerrar esa sesión de dramatismo teatral, habló la presidente apelando también el aspecto emocional, relatando con una versión parcial y torpe, ese intento de destituir al dictador de su cargo que terminó unos pocos meses más tarde con la caída de Perón. Un burdo intento de relacionar ese  momento histórico con las actuales protestas de la ciudadanía.

Una verdadera teatralización digna de un perfecta operación de propaganda psicológica propia de los peores gobiernos  totalitarios del pasado. 

 También como ya es su  costumbre destacó su firme decisión de continuar con su política de Derechos Humanos. (por supuesto no los de las Fuerzas Legales que derrotaron el intento revolucionario de la década del 70).

Pero también hizo dentro de toda esa obra teatral un aviso importante: iba a remitir el polémico decreto sobre las retenciones móviles para ser analizados en el Congreso Nacional.

Ello constituyó el segundo logro del  campo.  Cristina hizo lo que tendría que haber hecho 100 días atrás...y por otra parte, el procedimiento que indica taxativamente nuestra Constitución.

Para el día siguiente el gobierno convocó a “todos los argentinos” a la Plaza de Mayo para demostrar su apoyo a la gestión de Cristina.

Es tan evidente que lo que el gobierno busca es una demostración de fuerza para contrarrestar el reclamo espontáneo del  día anterior. Demostración y procedimiento típico de países subdesarrollados. En la era de Internet y la TV esa práctica es simplemente para impresionar a los “desprevenidos” y a aquellos que se puedan manipular de alguna manera.

Una movilización masiva implica otro alto costo de los fondos públicos, por la jornada de trabajo caída y por la retribución económica que se le otorga a la mayoría de los “voluntarios y espontáneos” concurrentes. Costo que pagamos todos los contribuyentes.

Nada de lo hecho contribuye a la pacificación tan necesaria en el país. Muy por el contrario hace caldear más a los ánimos y juega en contra de una pronta solución del conflicto.

Afortunadamente el proceder de la gente del campo hizo que el gobierno se encause por dos elementales normas y prácticas democráticas: la conferencia de prensa respondiendo inquietudes de los periodistas (hecho incipiente y que no alcanza el nivel satisfactorio) y la intervención del Congreso Nacional en aquellas decisiones que indica nuestra Carta Magna.

¿Que contenido tendrá el discurso de mañana en la Plaza de Mayo?  Veremos como sigue este drama nacional causado por la grosera ineptitud gubernamental.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com