Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Cristina de Kirchner en Nueva York
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿De dónde sale el dinero, quién lo crea?
- 100 Mentiras de los Kirchner 100
- 25 verdades sobre las elecciones en EEUU
- Glosario Urgente de Economía y Finanzas
-
Murió el gran actor Paul Newman

 

 

 

 

061008 - Soy un ferviente partidario del sistema democrático. Sigo atentamente los vaivenes de la política de nuestro país, a través de la lectura de los periódicos, los informativos y comentaristas de la radio y la televisión.

Pese a ser fuertemente crítico a este gobierno, siempre fui cuidadoso en preservar las instituciones y las jerarquías. Pienso que hay que diferenciar las instituciones y los cargos gubernamentales de las personas que ocupan circunstancialmente esos puestos.

Las jerarquías representan la autoridad. Soy un firme defensor de la autoridad en todos los órdenes. Y también de la jerarquías cuando representan alguna institución del país. Entre estas, la institución de la figura presidencial.

Pero el accionar y el comportamiento de nuestra presidente en la última semana en los EE.UU., confieso que sencillamente me desbordó totalmente.

Sentí vergüenza ajena... y por supuesto también la propia, porque aunque no lo queramos, la presidente es nuestra representante, nuestra mandataria.

Siguiendo el ya conocido estilo de su esposo en NY su desempeño era similar al de una vaca en una cristalería.

Sin pensar que estaba en casa ajena y sin un mínimo de diplomacia (¿sabrá lo que este término significa?), sin el menor atisbo de tacto o delicadeza en sus expresiones, arrogante, inmodesta y hasta insolente y con evidente deleite, se dedicó a criticar a la administración de George Bush. Sus críticas a EE.UU. fueron una constante de su estadía en esa ciudad.

Lea:
s del 30% de los argentinos son pobres

     Toda esta nueva triste y negra página para el olvido del kirchnerismo, comenzó en el mismo momento en que se  desató la crisis   financiera internacional, cuando Cristina con un dejo de suficiencia e ironía expresó: “...el Primer Mundo que nos habían pintado como la meca a la que debíamos llegar, se derrumba como una burbuja...”.

Parecía que inclusive había un dejo de satisfacción en sus palabras. Una situación similar y equivalente a los inconcebibles festejos de alegría de su protegida, la impresentable Hebe de Bonafini ante el ataque a las Torres Gemelas del 11 de septiembre del 2001. En realidad como dice el viejo dicho popular “Dios los cría y ellos se juntan”.

En todos los foros en los cuales disertó, tergiversaba y pontificaba con verdadera desvergüenza. Un comentarista lo mencionó “con una verdadera cara de cuarzo” refiriéndose a  la frialdad y euforia en que la presidente daba vuelta las cosas.

Pretendió dar cátedra. Con altanería instaba a que se cambie y modifique el orden económico mundial poniendo como ejemplo a lo que los Kirchner habían logrado en nuestro país ¿¿?? convirtiendo a un país desvastado en el 2001 en lo que es actualmente. ¿¿??

Expuso una vanidad inoportuna y una gestualidad tensa e irritante, que los argentinos conocemos muy bien y que producen un profundo rechazo

Tampoco faltó la insolencia que tuvo en algunos de sus discursos para destratar a EE.UU, al mundo empresario exterior y a los inversores

Una persona que asistió  a un almuerzo organizado por The Americas Society, comentó que  Cristina demostró una vez mas la soberbia y arrogancia que tristemente nos hace famosos a los argentinos en el exterior. No sólo insultó al país anfitrión con sus ironías, sino que se atrevió a decirle a los presentes como medir la inflación y ocupó 20 minutos en la explicación sobre el caso de los tomates y la inflación, la gente se tapaba la boca para no reírse. Los anfitriones la elogiaron por "hablar sin papel", seguramente porque no se pueden poner tantas incoherencias por escrito.

Lea:
La Justicia en Argentina: Ineficaz e inoperante

Mientras Cristina en diferentes foros disertaba inmodestamente exponiendo su particular y curiosa posición ante la crisis, desde Miami se conocían detalles del vergonzoso envío de millones de dólares para su campaña presidencial del año pasado.

La presidente perdió toda su autoridad. Quedó completamente descalificada. El desempeño y la conducta de Cristina, representante de todos los argentinos ante los pueblos del mundo fue sencillamente vergonzoso y verdaderamente humillante para el país.

Esta tilinga, término poco académico, pero que realmente refleja su fielmente su personalidad, está causando un daño incalculable a nuestro país.

La confirmación, cada vez con mayor certeza, que Cristina sería una usurpadora de titulo (recuerden su “titulo de abogada???)”  que obtuvo la presidencia de este país con el apoyo de cuantiosos fondos proporcionados por el pintoresco tirano venezolano y del narcotráfico.

Miente, tergiversa y embauca. Su ineptitud y fallas morales son evidentes y la descalifican totalmente.

Como ya lo expresé en otra nota, la Sra. de Kirchner debe ser destituida de su cargo cuanto antes, a fin de preservar a la Argentina de más daño y vergüenza. Obviamente y siempre, mediante los procedimientos constitucionales.

No se si estoy en lo cierto. Pero de ser así, es hora que el Congreso Nacional, de una buena vez, esté a la altura de sus responsabilidades institucionales y proceda acorde.

Las vacaciones de casi una semana de Cristina y su numerosa comitiva en NY alojada en uno de los hoteles mas caros de la ciudad, costeada por los contribuyentes argentinos fue realmente decepcionante. Esperemos que sea el último paseo de compras de esta supuesta Dra. a costa de nuestros bolsillos.

 


 

 

 

 
 

 
 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com