Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Un artículo seguramente superfluo
(Las burdas contradicciones de los Kirchner)

Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Contaminan las papeleras?
-
La victoria política de la resistencia Palestina
-
"Atrocidad israelí, silencio mundial"
- Argentina garito de los Kirchner
-
Próxima guerra… La guerra del agua

 

 

 

 

130109 - Este artículo podría considerarse totalmente superfluo e innecesario. Ya casi todo el país conoce esta característica tan negativa de la pareja presidencial. No obstante lo escribo por si algún argentino desorientado, desprevenido o víctima de la engañosa prédica presidencial aún cree o confía en estos personajes, que se ríen abiertamente de sus gobernados.

Casi toda su gestión gubernamental se basó en una descarada manipulación de la información pública. Descarada, falsa, errónea y contradictoria.

Algunos analistas sostienen que es consecuencia de su posición ideológica, otros sostienen que son pragmáticos.

Yo creo que es la conjunción de ambos factores: su ideología perimida, su pragmatismo y agrego otro factor más:  su manifiesta incapacidad e ignorancia que los hace apelar a cualquier medio para el logro de sus fines y objetivos.


Estos tres aspectos configuran una verdadero freno a la gobernabilidad y al desarrollo, a la par que constituyen un verdadero atentado a la ética y moral pública.

Simplemente quiero poner de relieve dos recientes medidas gubernamentales que evidencian totalmente sus contradicciones:

1.- Conflicto con la hermana República del Uruguay.

Recordemos la postura de Kirchner  hace unos tres años atrás, respecto al conflicto por la instalación de la pastera Botnia sobre la margen oriental del río Uruguay. En aquel entonces estaba profundamente identificado (por supuesto demagógicamente) con los asambleístas e indirectamente alentaba los cortes de rutas.

Siempre le dio un fuerte respaldo a la protesta asumiendo “como causa nacional”, la defensa del medio ambiente en Gualeguaychú. Kirchner nunca condenó explícitamente los cortes. En mayo del 2006  Kirchner, ante una gran concentración popular en Gualeguaychú, no mencionó los cortes y al afirmar que era una “asamblea ciudadana”, implícitamente respaldó a aquella medida de fuerza.

En aquel entonces el gobierno justificó el corte de rutas (un delito), entre nuestro país y el Uruguay, aduciendo que el expresarse libremente es un derecho humano de una jerarquía superior a la libre circulación.¿¿¿...???

En otras palabras, para el gobierno los cortes de los puentes sobre el río Uruguay eran formas de la libre expresión de la ciudadanía y a su juicio prevalecen por sobre el derecho a "transitar, entrar, permanecer y salir..." del territorio argentino, consagrado por nuestra Constitución.

Hoy el gobierno argentino tiene un discurso diametralmente opuesto al anterior.

El cambio de rumbo significa un giro de 180 grados en la política oficial el Gobierno. Cambió su postura y cuestionó al corte de ruta como metodología de reclamo.

La actual estrategia consiste en ejercer presión oficial a los asambleístas de Gualeguaychú, para  instalar en la opinión pública, el rechazo del Gobierno a ese método de protesta

En síntesis, a lo largo de estos tres años Kirchner consiguió generar el mayor conflicto en la historia con la hermana República del Uruguay, perjudicó el turismo local e internacional, obstaculizó otros desarrollos, perjudicó a ciudadanos de ambos países, impidió la circulación, el transito y seguramente Argentina tendrá otra derrota internacional cuando se expida el Tribunal de la Haya al respecto y fundamentalmente perdió autoridad permitiendo que un reducido grupo de asambleístas dictara la política exterior del gobierno.

2.- Visita de la presidente a Cuba.

      Los Kirchner en sus  casi dos décadas en el poder en la provincia de Santa Cruz jamás hicieron referencias a los “Derechos Humanos”, ni se preocuparon en absoluto por este tema.

      Cuando asumió la primera magistratura en el año 2003, con un pragmatismo y una hipocresía verdaderamente destacable, al ver que podía sumar a un numeroso sector a su ambición de poder y a su proyecto político, se convirtió en un falso adalid de los “Derechos Humanos”.

Pero al matrimonio reinante el tema no le interesa. Lo  que les interesa es el rédito que ello le apareja.

Un clarísimo ejemplo es el reciente viaje de la presidente a países como Libia y Rusia que seguramente están en el tope de países que vulneraron los “Derechos Humanos” durante muchas décadas.

Y ahora su proyectado viaje a Venezuela y Cuba.

A Venezuela le encuentro un motivo comprensible: agradecer al dictador venezolano su inapreciable “ayuda económica”  (recordemos los U$S 4.200.000) en ocasión de la últimas elecciones presidenciales que “ganara” la Sra. de Kirchner .

Pero a Cuba no le encuentro una razón valedera. Nadie puede ignorar que en Cuba conjuntamente con Ruanda y Corea del Norte son los países que en el siglo XXI se viven situaciones que parecen sacadas de la historia de hace más de dos siglos atrás.

En particular Cuba en donde el sanguinario déspota ejecutó centenares de opositores, que convirtió a la isla en un verdadero reino del terror y una cárcel de millones de cubanos, donde a las personas se les desconoce hasta los más elementales derechos y convirtió a la isla en uno de los países más pobres y retrasados de América latina.

¿Que tiene que hacer la reina Cristina en ese lugar?  La mayoría de los argentinos pensó que el principal motivo que era tratar de solucionar el triste y lamentable problema de la Dra. Hilda Molina a la cual el régimen le impide salir del país para viajar a la Argentina.

Pero no, el tema no estaba incluido en la agenda del gobierno cubano.

Cuando la cancillería argentina tomó conocimiento de ello, a Cristina le dio “el supuesto cuadro de lipotimia y el consiguiente desmayo”.

No podía ser de otra manera, descartamos de plano que sea por exceso de trabajo, porque es conocido el poco tiempo que le dedica a este importante menester (para ello está su consorte, el presidente real). El exceso de verborrea, que se sepa, no causa desmayos ni lipotimia.

Lo más probable que la reina, que sabemos tiene una personalidad bipolar, (alteraciones de estados de euforia seguidas de profundas depresiones), ante la muy probable posibilidad de volver de Cuba con un nuevo fracaso en la política internacional de nuestro país, haya caído en un estado de aterramiento y de pánico que le provocó una  fuerte angustia.

Como una breve conclusión:

-          Primero apoyo irrestricto a los asambleístas de Gualeyguachú por la construcción de Botnia. Ahora exactamente lo contrario.

-          La bandera política de este gobierno: “los Derechos Humanos”. Ahora, gira de integración e integración con los países que más vulneraron y vulneran los famososDerechos Humanos”.

¿Cual es la política de la pareja real?... ¿Pero en realidad existe alguna?

Hay un viejo dicho del refranero popular que dice: “ Orden, contraorden ...desorden”.

Estas marchas y contramarchas y estas profundas contradicciones nos llevan al país a estar como estamos. Cada vez más desconfianza, cada vez más sumergidos.

 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com