Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

La pareja imperial Kirchner busca producir causas para abdicar o producir su derrocamiento
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Inglaterra: Argentina no tiene“importancia"...
- La compleja interrelación China/ EEUU
-
Astor Piazzolla, esencia de Buenos Aires
-
Néstor y Cristina Kirchner: Los más corruptos
-
Los presuntos delitos del Rey Juan Carlos...

 

 

 

 


210309 -
 Las noticias de los medios nacionales, salvo unas pocas honrosas excepciones, hay que tomarlos con pinzas. O porque responden a intereses del gobierno o temerosos a medidas coercitivas o de represalia de este, no exponen con total objetividad la situación del país.

Esa es la razón por la cual, gracias a Internet, cada vez podemos en mayor medida, consultar libremente a los principales periódicos del extranjero que supuestamente no tendrían causas para manipular o distorsionar la información de nuestro país.

La información así recibida es realmente preocupante. Más que ello, alarmante. Artículos y notas periodísticas de diferentes países del mundo dan a entender explícitamente que la crisis política en Argentina es casi terminal. Crisis política y default económico.

Recientemente trascendió un comentario que hizo el Jefe de la CIA (Central de Inteligencia de los EE. UU) acerca de que estaría comprometida “la estabilidad política y económica de la Argentina como consecuencia de la debacle internacional”.

Esta declaración causó un verdadero revuelo en nuestro gobierno. Obviamente, diplomáticamente (¿entenderán de esto los Kirchner?, prontamente el gobierno de EE. UU se disculpó por esta afirmación. Pero lamentablemente es la realidad que ellos aprecian.

Pero cada vez hay más hechos cuestionables que agravan esa apreciación: la abrumadora derrota del oficialismo en los comicios en Catamarca, pese a los enormes esfuerzos de todo tipo, tanto en recursos financieros como en alianzas espurias con lo peor de la provincia. Kirchner no vaciló en dilapidar nuestro dinero para lograr una posición favorable en esa provincia.

Inclusive la presencia del desencajado y neurótico ex presidente y su agresiva vehemencia verbal con la ya repetida cantinela de regresión al pasado lejano, la incapacidad de sus predecesores en el cargo y  sus reiterados ataques a los medios muestran a las claras su descontrol seguramente causado por el rápido, constante y progresivo divorcio con la sociedad y su ya absoluta falta de credibilidad lo que lo hacen un verdadero desequilibrado emocional que solo agrava su relación con la ciudadanía.   

Otro tema cada vez más conflicto es con el campo. Es evidente la mala fe con la cual obra el gobierno.

Utiliza todo tipo de chicanas, triquiñuelas y bajezas para no dialogar honestamente con los representantes del  campo. En particular de las retenciones. De ese tema el gobierno no quiere ni siquiera oír hablar. “Las retenciones están bajo un paraguas” sentenció Su Alteza.

Es totalmente comprensible la actitud de la presidente. Sin retenciones no hay dinero. Y el dinero es absolutamente esencial para el estilo extorsivo de la conducción política de los Kirchner. Primero, esos fondos el año pasado, estaban destinados para construcción de rutas, escuelas y hospitales en las provincias. Ahora dicen que es para el pago de los haberes de los jubilados. Una mentira tras otra. Son tan torpes que ni siguiera recuerdan lo que dijeron solo pocos meses atrás.

La verdad es que necesitan esos fondos para seguir manteniéndose en el poder. Los Kirchner han perdido toda legitimidad de ejercicio y la confianza de la sociedad.

Y ahora la verborrágica presidente agrega otro frente de tormenta, un factor más de conflicto: el adelantamiento de las elecciones de octubre para los últimos días del mes de junio.

Pareciera que la pareja real piensa que si ellos se hunden, también  deberá hundirse el país. Esa postura demencial de los Kirchner, esa irracionalidad incomprensible negándose al dialogo, la moderación y la racionalidad,  va seguramente a agudizar la grave crisis en todos los órdenes que ya vivimos.

Los disparates, contradicciones y cartas sacadas de la manga son casi diarios y la situación, casi absurda, no puede sostenerse por más tiempo.

Toda el andamiaje del gobierno muestra la extrema fragilidad actual del kirchnerismo. Todo esto lo sabe con absoluta certeza la pareja real.

Pero si lo saben ¿porque siguen con tantos gruesos errores y alocados disparates?

Hay una sola explicación. El gobierno pretende salir de la crisis política y de credibilidad creando una situación terminal en el sistema institucional consistente en dividir a la sociedad e imponiendo su política armada con enfrentamientos, odios y resentimientos anacrónicos.

Maquiavélicamente preparan el terreno para denunciar públicamente que existe un supuesto “plan desestabilizador” y que la oposición y otros sectores comprometen la gobernabilidad.

Con ese pretexto, podrían dejar el gobierno con los innumerables problemas pendientes e irresolutos, verdaderas bombas de tiempo, para los que le sucedan en el gobierno. Una forma de posesionarse mejor ante la historia y tratar de salvar su comprometida responsabilidad.

Una solución similar a la que aplicó Alfonsín en el año  1989 ante su incapacidad para afrontar la debacle generalizada que se aproximaba. Durante su gestión no se pudo “comer, educar y curar”. Sin embargo, hoy curiosamente, está considerado el “paladín de la democracia”.

Los argentinos somos de frágil memoria.

Pero otra posibilidad, mucho más perversa que podría estar maquinando la esquizofrénica pareja, es producir hechos, para inducir y provocar que la ciudadanía caiga en desordenes, vandalismo y protestas que les sirva de excusa para dejar el poder. Esta posibilidad, en la mente irracional y enfermiza del matrimonio, es totalmente factible pero también altamente peligrosa. Las puebladas y los movimientos masificados originan disturbios difícilmente controlables. Nunca se sabe como van a terminar y producen generalmente destrucción de bienes y violencia física.  

Sea la salida anticipada del poder que el matrimonio real elija, dejará un panorama extremadamente complicado pero permitirá la entrada de  una bocanada de aire fresco, de sensatez y sentido común al ambiente político.

Como siempre las terribles consecuencias de este desgobierno y su desastroso final lo pagarán las clases más postergadas y el país descenderá un escalón más hacia el abismo.
 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com