Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Otro  desprecio a la inteligencia de los argentinos
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Inglaterra: Argentina no tiene“importancia"...
- ¿Por qué nos emborrachamos?
- ¿Cae Bazar Avenida/Megatone en Rafaela?
-
Néstor y Cristina Kirchner: Los más corruptos
-
Alerta, Glifosato

 

 

 

 


050609 -
 Hace un par de semanas atrás, a mediados de mes de mayo, el dictador bolivariano Hugo Chávez realizó una visita oficial a nuestro país acompañado de varios ministros de su gobierno y dos de sus hijas. El motivo conocido oficialmente, fue el de afianzar la relación bilateral a través de la firma de convenios de cooperación en diversas áreas y compromisos entre los dos países.

La presidente Cristina Kirchner recibió en la Casa de Gobierno a su par venezolano con el que mantuvo primero un encuentro a solas, para luego firmar los acuerdos y a continuación efectuar una conferencia de prensa.

La presidente repitió su conocida y permanente monserga prometiendo un país mejor, en esa isla de fantasía de la cual vive. Entre otros conceptos afirmó que la economía continuará creciendo, y recordó sobre su insistencia sobre la “necesidad de integración de Venezuela al Mercosur”.  

Chávez por su parte se mostró muy cómodo, de buen humor, locuaz y con su afilada e incansable oratoria, repitió su conocida cantinela sobre los "modelos de desarrollo"

Esta reunión entre la presidente y probablemente su principal socio y apoyo político de un mandatario de un país extranjero, tuvo una diferencia con otras visitas de mandatarios extranjeros. Los Kirchner lo trataron con una actitud y deferencia muy especial.

Tanto es así que el segundo día, Chávez viajó al feudo de los Kirchner, Calafate, en la provincia de Santa Cruz, en calidad de turista para visitar el glaciar Perito Moreno.

Pero unos días después del regresó a Venezuela, Chávez anunció la decisión unilateral de nacionalizar tres empresas argentinas pertenecientes al grupo Techint.

¿Es posible creer que Cabes no haya hablado sobre este asunto con los Kirchner? Es difícil creerlo.

Si no tocó este tema es un evidente acto de mala fe, casi como una traición: atentar de esa manera contra intereses argentinos constituye a todas luces un acto inamistoso de parte del líder venezolano, máxime habiendo estado unos días antes casi conviviendo con la pareja imperial. ¡Una verdadera afrenta a la Argentina!

Pero infinitamente peor es si habló del tema: el traidor es el matrimonio presidencial, por haber aceptado ocultamente, sin un enérgico repudio y protesta, la estatización por el gobierno de Venezuela de empresas de argentinos en el extranjero.

Todo hace pensar que la falta de reacción del gobierno argentino es porque están en deuda con Chávez. ¿Por qué? Porque es este es verdaderamente un amigo. Pero no de la Argentina, es amigo de los Kirchner.

Recordemos la valija repleta de dólares de Antonini Wilson. Todo indicaría que entraron subrepticiamente muchos millones más, para financiar la campaña presidencial de la presidenta. También dentro de los últimos hechos sospechosos, está el aterrizaje del avión de Cristina en Caracas a regreso de la V Cumbre de las Américas realizada en Trinidad Tobago a consecuencia de la presunta rotura del parabrisa por el choque con un ave. ¿Más valijas que vienen o van?

Por otra parte recordemos que ya hace tiempo, los venezolanos son los únicos a los que el gobierno argentino puede recurrir para lograr financiamiento.

El año pasado ante una necesidad del gobierno argentino y ante la imposibilidad de conseguir recursos el “amigo” Chávez, nos otorgó un préstamo al 15% anual¡Más del doble en intereses, que nos hubiera cobra el “maldito” FMI!

Los Kirchner han llevado a nuestro país a ser un verdadero paria internacional. No hay en el mundo país que confíe en la Argentina, no hay quien nos otorgue créditos. Muy por el contrario el éxodo de capitales es permanente. En el 2008, salieron del país del orden de 23.000 millones de dólares y  solamente en el primer trimestre del 2009 alrededor de 5.700 millones de dólares. (ref.1)

Pero volviendo al objeto de esta nota, la expropiación de nuestras empresas en Venezuela hizo que los industriales y empresarios argentinos pusieron el grito en el cielo y solicitaran al Ejecutivo una pronta y formal protesta ante el gobierno venezolano.

La presidente habló telefónicamente con Cabes pidiendo ayuda por el problema creado, a lo cual el dictador bolivariano se comprometió buscar una “solución”.

Pero lo más tragicómico sobre este nuevo dislate presidencial es la reacción de la presidente para con la empresa afectada: atacó y cuestionó a Techint por no haber depositado  el dinero que recibió esa empresa por la estatización de SIDOR el año pasado. ¿¿¿???

¿Que tendrá que ver una cuestión con la otra? ¿Cuál es en realidad su cuestionamiento? ¿Cómo es posible que Cristina tenga el tupé de hablar de fondos argentinos en el exterior, cuando aún no se sabe a ciencia cierta, el paradero de los 530 millones de dólares que su consorte sacó del país ya hace más de 15 años y que aún presumiblemente se encuentran afuera, convertidos ya seguramente en más de 1.500 millones de dólares?

Sintetizando, las numerosas evidencias y hechos dudosos u oscuros no debidamente aclarados, la característica ausencia de transparencia de los Kirchner, la falta de información, o en su defecto la falsa, engañosa y manipulada información que se proporciona sobre los actos de gobierno, sobre este tema podemos colegir lo siguiente:

- Existiría un verdadero contubernio, oculto a los argentinos, entre los Kirchner y su principal socio, el dictador venezolano, que no responde a los intereses de nuestra Nación sino a la conveniencia personal de esta verdadera “dupla de la corrupción y vergüenza”.

- Que la reacción verbal de la presidente ante el malestar y enojo de los empresarios argentinos por la nacionalización de empresas en Venezuela es un verdadero absurdo sinsentido y disparate. Cristina debería meditar y pensar un poco más lo que dice y expresa. Debería tener en cuenta el viejo dicho del refranero popular. “En boca cerrada no entran moscas.” De esa  manera evitaría las permanentes incongruencias y disparates que mezcla con su repetida monserga demagógica.

Los argentinos ya estamos casi habituados a la corrupción, que nos roben, mientan o engañen. Pero lo que si, es realmente intolerable, es que nos tomen por estúpidos o discapacitados intelectuales.

NOTAS:


(1) “
La Nación”  13-05-09
 


 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com