Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Personalidades conflictivas y conflictuadas
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Latinoamérica cerró filas contra el golpismo...
- ¿Quién es el más peronista de todos los...?
- La compleja interrelación China/ EEUU
-
Historia de la Estatua de la Libertad
-
Néstor y Cristina Kirchner: Los más corruptos

 

 

 

 


100709
- “Cuanto más alto el pedestal, más fuerte es la caída” dice el refrán. Los Kirchner con su exacerbada soberbia se auto colocaron en un pedestal exageradamente alto.

En las últimas elecciones su “modelo” fue fuertemente repudiado por la ciudadanía argentina. La caída en consecuencia, fue catastrófica.

 Solo unos pocos días antes del domingo, el ex presidente había manifestado Estamos bien; estamos ganando bien la elección. Vamos a sacar quince puntos de diferencia”,  “De Narváez está desesperado porque sabe que pierde” (24 de junio 2009).

El gobierno, el partido y particularmente los Kirchner, fueron humillados con esta dura derrota. Casi el 80 % de los votantes les dijo que no al “modelo” del gobierno y a sus líderes.

En definitiva han rendido un examen y fueron duramente reprobados.

 Recientemente un conocido analista político comentó que en estos comicios se evidenció claramente un fenómeno que cada vez va tomando más peso en las elecciones: la gente ya no vota únicamente teniendo en cuenta el partido, la plataforma política, una propuesta, un modelo o una ideología determinada. El factor determinante en estos comicios pareciera que fue el candidato como persona, es decir el individuo, teniendo en cuenta sus cualidades humanas, personales y su potencial capacidad e idoneidad para el cargo y su llegada y comunicación con la gente.

Los Kirchner a lo largo de estos casi siete años han evidenciado claramente quienes son y cuales son sus verdaderas condiciones personales y sus capacidades para gobernar.

No creo necesario enumerar las innumerables deficiencias de todo tipo que tiene el ex presidente ya que ese tema está expuesto casi a diario en la mayoría de los medios y en los comentarios de los analistas políticos.  En ninguno de mis artículos he dejado de poner de relieve sus tremendos errores y deficiencias, tanto personales como sus aptitudes para la conducción  política.

En cuanto a su esposa, sigue exactamente el mismo molde de su paranoico cónyuge. En nuestra joven y reciente democracia, nadie ha perdido tan vertiginosamente su capital político por sus tremendos errores y su absoluta falta de capacidad y competencia.

Estos dos conceptos enmarcados en un verdadero caos administrativo, de escandalosa corrupción, mentiras, falsedades, trasgresión de las leyes  y de la misma Constitución Nacional.

Si tenemos en cuenta lo expresado anteriormente que las elecciones fueron influenciadas por las condiciones personales de los candidatos, el matrimonio reinante lleva también las de perder.

Kirchner no impresiona como equilibrado y serio. Su aspecto físico y su presentación es francamente cuestionable y su personalidad y forma de ser es irritante. No es precisamente alguien con quien  conversar civilizadamente, dialogar, cambiar opiniones y consensuar. No tiene dominio sobre si mismo, como tampoco un mínimo de cordura y sentido común. Su personalidad sicótica y paranoica está perfectamente reflejada en el show televisivo de Marcelo Tinelli, en el cual se lo representa como un “loco lindo”, descontrolado y desaforado cuando algo le disgusta y que lo único que quiere hacer es dirigir a los demás participantes del show.

Cristina de Kirchner no le va a la zaga. Se transcribe a continuación unos párrafos de una excelente nota del filósofo Alejandro Rozitchner (ref.1).

“Llama especialmente la atención, en estos días posteriores a las elecciones, la actitud de la Presidenta, su inalterable convicción garquista, su pasión por exasperar a todos, su intento de imponerse malamente, a como dé lugar, justificada por... por... ¿por qué? ¿Qué ideología o marco de sentido le permite a tal mujer seguir impertérrita cuando la realidad muta, negar el movimiento, suplantarlo por sus emperradas imaginaciones? ¿Qué la lleva a suplantarnos, a los reales, por sus imaginarios?

Es una presidenta sin amor, sin ganas de ayudar, sin humildad, que no cree que tenga ya nada que aprender, encerrada en su mundo de modas y cremas, de delineadores y maquillajes, más dispuesta al enojo que a cualquier otra cosa, que siente siempre que la quieren joder y termina jodiendo ella. Mujer pretenciosa que quiere ser la más inteligente sin tener con qué, sin emotividad que la guíe en la construcción de una visión del mundo, mujer chata de mundo chato, acorralada por su espíritu empobrecido y empobrecedor. Apasionada por la negación y la negatividad, desesperada por quedar bien ante una exigencia desmedida, tan grande que no le permite autenticidad alguna, ni verdadero crecimiento.”

La nota de Rozitchner realmente no tiene desperdicios, habría que transcribirla en su totalidad.

En definitiva los dos integrantes del matrimonio tienen una personalidad desagradable e irritante. Son de naturaleza conflictiva por su poca flexibilidad mental y su falsedad. Si no se imponen en un desacuerdo, confrontan, muchas veces apelando a la descalificación o directamente a la agresión.

Pero también son conflictuados, es decir llevan el conflicto dentro de ellos mismos. ¿Tal vez algún trauma de la infancia o alguna necesidad física o psíquica insatisfecha?

La necesidad de mirar hacia el pasado refleja tal vez esta grave anomalía psíquica. Seguramente ello influye a que el país este estancado y en pleno retroceso. Es ampliamente conocido que “si no se cierran las ventanas al pasado es imposible abrir la puerta al futuro”.

Afortunadamente el aluvión de votos los derribó de su pedestal. Una conocida frase del refranero popular dice “Que del árbol caído todos hacen leña”. No es este caso. El árbol estaba podrido hasta sus raíces. La madera en ese estado no tiene ninguna cualidad.

En definitiva los Kirchner son los exponentes de la degradación política e intelectual… también personas desagradables e irritantes que producen un rechazo instintivo.

NOTAS:

(1) La Lideresa Exasperante (Un acto verbal de justicia) por Alejandro Rozitchner. Filósofo

 

 

 

 

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com