Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Escapó Morticia de Los Locos Adams

(El espantoso y horrible look de Cristina Kirchner)
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¡¡¡ Mujica !!!
-
Se agazaparon los gorilas y apareció el lobo
- Leni Riefenstahl, cineasta preferida de Hitler
-
El arsenal de China: Sus reservas en dólares
-
Cristina Fernández y su corte de adulones ...

 

 

011209 - Los Kirchner lamentablemente se destacan siempre del resto por alguna peculiaridad negativa, ridícula o llamativa.

Hoy me ocuparé de “nuestra presidente”, que “nos representa ante el mundo”.

Sencillamente es de terror y da vergüenza ajena.

Obviamente la culpa no es de ella. Es de sus asesores de imagen. Estos también deberían ser llevados, llegado el momento, a prisión cuando Cristina termine su mandato. Cristina por corrupta e incompetente y los otros por mostrar ante el mundo a lo que se puede llegar en el mal gusto en la forma de vestir.

Como con la política, Cristina hace diametralmente lo
 opuesto de lo que  quieren o son los argentinos y las argentinas.

Su obsesión de parecer una veinteañera o treintañera, la obligan compulsivamente a tratar de parecerse a esa edad. Pero en ese mecanismo de buscar aferrarse a una lejana  juventud,  realza groseramente su verdadera edad y pone en evidencia un verdadero desorden psíquico.

Las extensiones de sus cabellos cayéndole sobre sus hombros y ese peinado juvenil no es acorde a la sobriedad que exige su alta investidura y la solemnidad de su cargo. Uno de los expertos consultados expresó que “el pelo al viento, tipo comercial de shampoo, no corresponde a su jerarquía”

Tiene que estar bien vestida, pero no llamar la atención, 
no estar ni sexy ni sobrevestida. Tampoco debería estar vestida de forma ostentosa. Pero Cristina lo hace todo al revés. Ha dado de qué hablar con sus vestidos y trajes tanto en actos oficiales dentro de nuestro propio país o cuando viaja al extranjero.

Su elección de ropa de diseñadores, carteras muy exclusivas, como las Hermes, y joyas ha sido muy criticado por la prensa. Incluso, el diario Perfil aseguró que en cada acto la presidenta usa 50 mil dólares en alhajas

Asimismo, en una de las tantas cumbres a las cuales participó la presidenta, mostró cuan diferente son sus conceptos sobre moda de los de sus pares, al usar el doble de ropa que las presidentas Michelle Bachelet y Angela Merkel.

Su maquillaje es muy cargado. La base se le nota mucho y tiene la mirada muy rígida por la acumulación de rimel en los ojos. Probablemente de ahí su permanente rictus crispado y enojado. Respecto a los labios, la presidente suele cargarlos con exceso de brillo. Cuanta más edad tiene la mujer, menos maquillaje debe usar para lograr un aspecto juvenil y fresco. “El brillo ya pasó. Ahora se usa un efecto más satinado”, explica un especialista en el tema. Ella misma reconocía que “se maquillaba como una puerta”. Comparto plenamente este concepto presidencial.

Gusta usar zapatos de altísimos tacos que disimulaban su baja estatura y cinturones que  parecen a cinchas de montura de caballos.

Cocó Chanel en una de sus frases más conocidas
 expresó: "La moda envejece, sólo el estilo permanece siempre igual". El sentido estético no siempre viene incluido en el ADN de una persona, pero sí se puede aprender aunque nunca comprar.

Es evidente que Cristina no lo pudo aprender ni comprar. No sabe utilizar lo que tiene 
con gusto y moderación.

Al hablar de imagen, siempre se hace hincapié en que la primera impresión es lo que cuenta y en la política, esta aseveración se torna más evidente. Para los políticos la imagen pública es trascendente, una buena imagen siempre se asocia con eficiencia y ésta se relaciona inmediatamente con calidad, seriedad y poder. No es precisamente el caso de la Sra. de Kirchner.

Resulta inaceptable que una mujer que ostenta la primera magistratura de un país, 
se presente con un atuendo y accesorios exclusivos, caros y llamativos en un país que cada día genera más pobres.

En relación a la etiqueta femenina, es importante la hora del día y las características del acto. Es preferible pecar de discreción antes que caer en el ridículo por un exceso.

Alguien alguna vez mencionó que la presidente lucía como una actriz de reparto de tercer nivel de teleteatro venezolano. No estaba muy equivocado.

Hasta aquí simplemente he trascripto opiniones mayormente obtenidas de expertos en Internet.

No entiendo mucho sobre el tema expuesto, pero lo que si se con seguridad, es que la presencia de esta buena señora por su estilo, modales y vestimenta irrita y me produce un rechazo instintivo. Curiosamente el mismo rechazo que me produce su consorte, con sus mocasines, su vulgaridad y su saco desabrochado. Se ve que Dios los cría y ellos se juntan.

El mamarracho que hemos visto estos días sobre el atuendo de Cristina en el Vaticano y en Portugal es sencillamente HORROROSO.

Parecía Morticia escapada de los locos Adams.

Una “Catita” de la realidad que busca aparentar ser una señora. Nini Marshall en cambio, era una Señora que representaba en la ficción ser  una “catita”. Gran diferencia.

Y lo digo con todo respeto en razón de la investidura presidencial.

 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com