Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

¿Por qué le dirán el loco?
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Made in Pampas: Redrado and Cobos
- Corrupción de alto vuelo: Mariano Recalde
-
Se apaga el coloso de Asia
- Cuba derrota a la desnutrición infantil...
- Julio Grondona: Lo que nadie cuenta

 

 

270110 - (¿Por qué seguir a un demente?)

Recientemente el presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Fellner, militante del partido oficialista, en una conversación con otros correligionarios kirchneristas, expresó que “…Con ustedes tengo buena onda, pero si llamo a un sesión para tratar esto, el loco me echa…".


La frase fue pronunciada informalmente como al pasar.

Obviamente se refería al ex presidente Néstor Kirchner, actual diputado y presidente del Partido Peronista. Muchos dentro del partido usan ese mote cuando se refieren a Kirchner.

Pero también de otros partidos, importantes dirigentes políticos e inclusive la gente común.

Como es sabido mote es el sobrenombre que se da a una persona por una cualidad o condición suya. Una cualidad o condición distintiva o característica saliente de su personalidad o de su aspecto físico.

Los kirchneristas no se equivocan en tildar a Kirchner de loco. En realidad en el comportamiento del ex presidente se nota una falta de equilibrio psíquico pronunciado y actitudes sin un atisbo de sensatez, que se pueden calificar como demenciales.

A todas luces se evidencia que este lamentable personaje sufre graves patologías muy marcadas.

Es notorio su personalidad compleja y extraña, mezcla de egocentrismo, paranoia y una incipiente esquizofrenia, con contradicciones permanentes y hechos y actos de gobierno sin ningún tipo de racionalidad y con una ausencia de sentido común, coherencia y sensatez.

En el actual conflicto sobre los fondos de Bicentenario los principales actores del oficialismo reconocen que Kirchner traba cualquier negociación. Y no solo en este tema, en casi todos.

Pero la finalidad de esta nota no es hablar de la salud mental del ex mandatario, que por otra parte es ya bastante conocida, sino preguntarse cual es la causa que este sujeto enfermo, desequilibrado y pernicioso para nuestro país, notoriamente anti republicano y dudosamente democrático, siga manejando las riendas del gobierno a través de su conyugue y porque personas de reconocida preparación intelectual y cultural, permiten que sean liderados por un demente.

En los comicios del 28 de junio el 70% de los votantes votó en contra del kirchnerismo. La pregunta concreta es entonces porque el 30% restante sigue a un demente.

Podríamos afirmar en primera instancia que los que lo siguen posen poco o nada del espíritu democrático necesario para definirse como una persona que acepta el régimen que fija nuestra Carta Magna.

Al respecto no se encuentra la respuesta concreta y precisa a este interrogante, pero en lo grupos que se exponen a continuación están seguramente las causas o motivaciones.

Los que son socios con los Kirchner en los mismos negociados y emprendimientos económicos.
Los que constituyen una rara mezcla de sectores minoritarios de una izquierda vernácula, profundamente ideologizados, compuesta por ex integrantes de las organizaciones terroristas y guerrilleras de la década del 70, de sectores de las organizaciones de Derechos Humanos y organizaciones de familiares de los desaparecidos de esa década.
Los que buscan destruir a las FF.AA, los que están en contra de la postura tradicional de nuestro país con la Iglesia Católica, y que odian el tradicional “establishment” institucional del sistema republicano.
Los que se benefician del cargo o función que desempeñan gracias al kirchnerismo.
Los que son destinatarios de favores y prebendas de este gobierno.
Los que son extorsionados políticamente.
Los que son temerosos a represalias o acciones hostiles a sus intereses por parte del gobierno.
Algunos de los sectores más deprimidos económica, social y culturalmente que son fácil presa de las actitudes demagógicas del gobierno y que no pueden apreciar adecuadamente la marcha de este, ni las consecuencias de su perniciosa gestión.
Comprendo al empresario que hace grandes negocios y se beneficia por su amistad con el régimen, el resentimiento de los guerrilleros y terroristas derrotados en la guerra del 70, a las personas que tuvieron pérdidas de familiares en esa lucha, a aquellos que no pueden sobreponerse a su odio, rencor y resentimiento derivado de ese conflicto, a los que están atornillados a sus cargos y funciones bien rentados en este época de desempleo y falta de trabajo.

También comprendo a los que reciben algún beneficio de los Kirchner sin la contraprestación correspondiente, a aquellos gobernadores y demás personas que son extorsionados por el poder político y que de no acceder a los deseos del déspota no podrían ejercer sus cargos, a los jueces y fiscales que controlados por el régimen no pueden ejercer libremente sus funciones y en general a todos los que tienen miedo y temor del poder.

Si bien no comparto pero es comprensible la postura de esta gente, no lo es en cambio, la posición de aquellos que fueron elegidos por el voto popular y no tienen funciones de gestión. Puntualmente el caso de los legisladores

¿A que le temen? ¿Cuál es su motivación de seguir apoyando y siguiendo en sus dislates a un loco paranoico, a todas luces un demente? A ellos no se los puede echar, no se los puede extorsionar.

¿Estarán buscando un beneficio para cuando se les termine el mandato? ¿Tal vez un cargo de embajador o algo por el estilo?

Si es así aprecian y especulan erróneamente. Primero que no es buen negocio tirar la dignidad y el honor a los perros por un eventual beneficio en el futuro. Y segundo y seguramente lo más importante, con el kirchnerismo no tienen futuro posible. Apostar a estos déspotas es apostar a perdedor.

Y aquellos que en el futuro sean reconocidos como kirchneristas serán muertos políticos.

Los Kirchner pronto serán un mal recuerdo del pasado, con un merecido lugar en la Historia Argentina. Pero en la historia negra de nuestro país.

 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com