Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias

Biografías

Ingobernabilidad…para los que los que no quieren cumplir las leyes y la constitución (Y obran de mala fe) 
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Made in Pampas: Redrado and Cobos
- Corrupción de alto vuelo: Mariano Recalde
-
Se apaga el coloso de Asia
- Cuba derrota a la desnutrición infantil...
- Julio Grondona: Lo que nadie cuenta

 

 

 

070310 - Pareciera que para los Kirchner el ambiente político cambió abruptamente. En realidad podría haber sido más progresivo y menos traumático de haberse notificado que el clima político sufrió un cambio importante en los comicios del 28 de junio.

   De todas las maneras hubiera sería sido como pedirles peras a un olmo. Ambos tienen gravísimas y enfermizas fallas de personalidad. Algunas innatas y otras adquiridas en tantísimos años en el poder sin límites y restricciones.

   También tienen escasísimo espíritu democrático y graves fallas en la moral y en la ética pública,

   Es posible que tu navegador no permita visualizar esta imagen. El  ex presidente es autoritario, terco y absorbente con graves fallas cívicas. Cristina, una pobre mujer manejada por su consorte sin libertad de acción,  que adquirió todo lo malo de su esposo y desempeña un papel meramente decorativo y vocera del poder detrás de bambalinas (no tan detrás, en realidad, descaradamente en superficie y a la vista de todo el país).

   Los dos últimos discursos de Cristina, el primero en el Parlamente y el otro dos días después muestra con absoluta evidencia su mediocridad por el contenido de ambos discursos y su absoluta desconsideración, primero hacia sus propios parlamentarios, a la oposición y a todo el pueblo argentino.

   En el último en particular demostró sus procedimientos aviesos y de absoluta mala fe y su absoluto desdén por lo que opinan los que no comulgan con sus opiniones y principalmente por su verdadera resistencia a cumplir los fallos de la Justicia, que como sabemos es el que hace de contrapeso de los otros dos Poderes, para evitar excesos y trasgresiones a las leyes vigentes.

   Hace ya mucho tiempo que el matrimonio real está al margen de las leyes y de la racionalidad, pero ahora ambos se estás sacando el disfraz que llevaron (sin demasiado éxito) durante todos estos años. Quieren seguir gobernando solos (si así se puede llamar con muy buena voluntad “gobernar” a lo que está haciendo a diario) seguido de sus fieles y sumisos laderos que conforman su círculo más cercano.

   Algunos de estos, entre ellos el principal el jefe de Gabinete lo hacen seguramente porque el incentivo debe ser muy grande. Lo que no se explica en gente medianamente inteligente, como deben ser los diputados y senadores oficialistas, no hayan ya abandonado  o puesto el grito en el cielo por las incongruencias y desvaríos de esta pareja de alienados.

   En el día de ayer el discurso de la Reina no tiene desperdicios. Seguramente quedará registrado en la anales del historia del los presidentes de nuestro país. Pero por supuesto en las páginas más negras de la historia.

   Desafiante, molesta  y agresiva se desacató a los fallos de la Justicia, habló de aspectos de la vida privada de la Jueza que falló en contra del segundo DNU que  presentó Cristina, ofendió a los Jueces (…parecen alquilados expresó) y nuevamente, ya seguramente por centésima vez, acuso a la oposición de golpista y desafió a la Justicia afirmando que desconocerá el fallo de estos sobre el uso de las reservas del BCRA. Prácticamente no faltó nada para llegar a una peligrosa colisión de poderes.

   Este enfrentamiento estéril y peligroso comenzó desde el mismo momento que fallo la jueza Sarmiento en el fallo contra el primer DNU y el reemplazo de Martín Redrado de la presidencia del BCRA.

   A partir de ese momento la presidente perdió todo el poco equilibrio y moderación que aparentaba tener y el estilo y la corrección que debe tener tan alta investidura.

   Un simple resumen de los “enemigos” irrecuperables que cree tener el oficialismo: el sector agrícologanadero, los empresarios, los industriales, las FF.AA., las Fuerzas de Seguridad, las Policías, la oposición, las finanzas, los otros dos Poderes que prevea la Constitución Nacional, las grandes potencias europeas: España, Italia, Gran Bretaña, Alemania, Francia, y en América, Uruguay (por Bosnia), Honduras y principalmente los “malvados” imperialistas americanos.  También están dentro de sus enemigos los organismos multilaterales de crédito y así la lista sería casi interminable.

   A ello habría que adicionarle más del 80% de los argentinos que están en la vereda de enfrente de la perniciosa pareja reinante.

   Sería injusto afirmar que los Kirchner no tiene amigos y aliados: Venezuela, Ecuador Bolivia, Cuba e Irán (Raro que no se encuentre dentro de los amigos, la Republica de  Corea del Norte) simplemente para nombrar los más destacados.

   También en el país tiene aliados (pero lamentablemente no totalmente confiables): D´Elia y sus huestes, Moyano y la CGT ¿?, Pérsico y sus pacíficos muchachos y la equilibrada, siempre moderada y sensata  presidente de la Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini.

   También algunos gobernadores que por su necesidad de fondos para sus provincias tiraron la dignidad y honor a los perros para recibir del amo algunas migajas que en realidad les corresponde. (no creo que sean amigos o aliados convencidos).

   En definitiva el gobierno de los Kirchner está en problemas. Mi apreciación para ir mejorando las cosas lo primero que Cristina debería hacer es cerrar la boca (en boca cerrada no entran moscas dice un viejo refrán). Y recluirse y guardarse por un largo rato. Su presencia genera un fuerte rechazo, casi una repulsa generalizada y sus palabras son absolutamente inconducentes y de antemano se sabe que conllevan un fin oculto, un engaño o directamente una mentira.

   Amen 

 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com