Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

Nuevamente la presencia del maligno fantasma
Alfredo R Weinstabl - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Argentina: Un país muy rico con habitantes ..
- Decadencia y caída del Imperio de USA
- Secretos de la banca suiza al descubierto
- Wikileaks. La gran filtración
- Hiroshima y Nagasaki

 

171111 - Ante el verdaderamente importante rédito obtenido en los discursos y sus presentaciones en actos oficiales, Cristina Kirchner adoptó como una costumbre o habito, el invocar a la figura del fallecido ex presidente.
 
Vestida con el clásico ropaje negro, con la cara transfigurada por un intenso dolor, con voz llorosa, dolida y entrecortada, mientras comienza a lagrimear de profunda pena, interpreta magistralmente, como una actriz de segundo orden del teleteatro colombiano, su papel de sufriente viuda.

(Ver:
El plan de la élite para un nuevo orden social mundial)

No sería justo negar que hasta ahora ese papel de dramatismo teatral le arrojó excelentes resultados. Los argentinos somos sentimentales. Un ejemplo de ello son las letras llenas de añoranza y lamentos del tango, nuestra música identificadora de nuestra identidad nacional en todo el mundo.

Si no fuera una representación teatral, no podríamos negar que los lazos políticos-económicos–comerciales en el matrimonio, eran muy fuertes e intensos.
Me refiero a estas relaciones porque de acuerdo a un importante semanario, las relaciones sentimentales entre los Kirchner ya hacían varias décadas que estaban prácticamente ausentes.

(Ver:
Hijos, nietos y familiares de represores enfrentaron al juez Lorenzetti, de Argentina)

Volviendo al tema de este artículo, otra vez, Cristina Fernández volvió a llorar en un acto al recordar a su fallecido esposo. Al clausurar la muestra agroindustrial de Las Parejas, Santa Fe, recordó sentidamente a Kirchner y dijo esperar que “él se sienta orgulloso de mí" ya que “eso es lo único que le pido a Dios”. “Le prometí que iba a hacer las cosas lo mejor que pudiera. De donde esté, espero que me siga mirando”, expresó la jefa de Estado, en recuerdo del fallecido presidente.

(Ver:
Caso Vargas: Para la justicia Argentina, los hombres no son iguales)

Una obscena cursilería. Ver a la presidente vestida como un cuervo o murciélago interpretando esa actuación para no perder su caudal de votos, me parece un procedimiento bajo e indigno.
Personalmente preferiría que deje de cometer los graves errores y las tremendas torpezas a las que nos vemos sometidos casi a diario. Y que deje al fantasma que descanse en paz, la paz que no tuvo en la tierra.


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com