Otros textos del autor

Argentina: Mal panorama para las elecciones 2007
Carlos Machado
karlos121@gmail.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Des aparición de Julio López - El orden mundial según John Maynard Keynes - ¿Qué es el Club Bilderberg? - John Kenneth Galbraith Vida y obra - Alan Greenspan Vida y obra - La crisis de Kosovo - La OTAN y la Guerra Contra Yugoslavia

280307 - ¿Se viene la noche?

    En los últimos días, muchos de los que recorren los pasillos de la Casa Rosada lo ven crispado, sin poder disimular su nerviosismo. Para colmo, el pasado fin de semana fue el primero, en mucho tiempo, en que no fue a descansar a su refugio de El Calafate o a su casa de Río Gallegos, y por lo tanto a atenderse de paso con su oncólogo personal. Convenientemente, prefirió viajar a Córdoba con su madre putativa, Hebe de Bonafini, a conmemorar otro aniversario del golpe militar de marzo de 1976. Y no fue a su provincia “en defensa propia”, ya que las multitudinarias marchas de los docentes, apoyadas por otros gremios estatales y a las que adhirió el propio obispo local, amenazaban convertir su plácida estadía en una islita demasiado inhóspita, como amenazan seguir haciéndolo en los próximos días. De allí que su residencia se encuentra protegida por gendarmes.

    El hombre que vino del frío está recibiendo malas noticias, una detrás de la otra, y cada una generadora de una nueva úlcera.

    La situación de rebeldía de docentes y gremios estatales en Santa Cruz no parece llevar un rumbo de solución inmediata. Aparte de que los aprietes a los dirigentes gremiales ya no funcionan, es evidente que el cansancio ya explotó, los díscolos comenzaron a demostrarse irrespetuosos hacia quien habían tolerado por muchos años y la situación se ha vuelto ingobernable para, precisamente, quien gobierna en su nombre a la provincia, el ineficaz Carlos Sancho. Para completar, las noticias –sobre todo estas malas noticias- ya no logran quedar encapsuladas en los medios adictos sin trascender hacia el resto del país.

    El caso de la desaparición de Julio López se le ha vuelto una papa demasiado caliente, y no tiene a quién arrojársela. Sabe perfectamente que la tramoya que armaron -engolosinados con el plan de machacar sobre los militares, activos y retirados, y los familiares de las víctimas del terrorismo que le hacían actos a pocas cuadras de la pingüinera- pretendiendo que a López lo había secuestrado la “represión residual”, se le escapó de las manos. Y ahora, en plena supuesta democracia, no tiene qué mostrar a los familiares del “desaparecido” ni a los medios más que los papelones encabezados por su vocero de choque, Aníbal Fernández –quien no tuvo mejor idea que encomendar la aparición de López a “Dios y la Virgen”- y continuados por los funcionarios de la secretaría de Derechos Humanos, Rodolfo Mattarollo y Horacio Méndez Carreras, que muy sueltos de cuerpo anunciaron ante la Comisión Internacional de Derechos Humanos de la OEA que el gobierno argentino tenía “pistas firmes” sobre López, dejando pegado de paso a otro ineficaz como el ministro de Seguridad bonaerense, León Arslanián, y de rebote al “abandonado a su suerte”, el gobernador Felipe Solá.

    Otro tema casi similar, culminado con otro papelón, fue el de Luis Gerez. Otra tramoya armada bajo las mismas motivaciones que la de Julio López, sólo que en este caso el “desaparecido” apareció en el momento justo, cuando el hombre que vino del frío decidió utilizar la cadena nacional para decir “abracadabra” y hacer así el pase de magia que trajo a Gerez de regreso a su casa. Eso sí, sin ninguna marca de los supuestos apremios ilegales que dijo haber recibido y debiendo sacarlo al poco tiempo de los medios pues su ineptitud para hablar ante los micrófonos estaba haciéndolo “meter la pata” demasiado peligrosamente. Pero este tema ya desapareció del mapa. Gerez fue recompensado con un cargo muy bien rentado en la gobernación bonaerense, muy probablemente el de “ñoqui Categoría 16”, y a otra cosa.

    Sin embargo, pese a tantos y continuos papelones, hay que recordar que estamos en el país de la absoluta falta de ética y moral. El país en el que nadie renuncia. No renuncian ni Mattarollo ni Méndez Carreras, que mintieron descaradamente ante la CIDH pretendiendo arrojar, respecto del caso Julio López, la pelota hacia delante. No renuncia León Arslanián, que viene probándose largamente como falto de idoneidad y capacidad para ocupar el cargo que ocupa, cuando la inseguridad está alcanzando índices y modos de acción totalmente perversos y que ya no pueden ser disimulados, como era habitual hasta no hace mucho, por los medios de prensa. No renuncia un desfachatado como el ministro del Interior, quien además de encomendar la aparición de Julio López a “Dios y la Virgen” y salir al choque con su habitual vocabulario prepotente contra dirigentes opositores, periodistas y todo aquel que irrite al “jefe”, acaba de hacerlo contra la Cámara de Casación Penal –organismo que también ha irritado al “jefe”- y en particular contra su presidente, atreviéndose a pedirle a él que renuncie.

    Si bien el pretexto del gobierno es la supuesta “lentitud” para iniciar los juicios a militares que participaron de la “guerra sucia”, la embestida contra dicho juez, Alfredo Bisordi, viene de lejos, cuando se desempeñaba como secretario en la Corte Suprema y tuvo opiniones encontradas con algunos de sus miembros y con el gobierno menemista respecto de las circunstancias que rodearon al atentado contra la embajada israelí y del esfuerzo de Estados Unidos e Israel por apuntar hacia Irán como impulsor del atentado. Bisordi nunca creyó en la explosión de un “coche bomba” y en la “pista iraní”, y ahora el gobierno pingüinero quiere pasarle la factura ya que, obedientemente –y mientras según su costumbre juega a dos puntas suministrándole un reactor nuclear a Venezuela que luego éste enfiló hacia Irán- acata las posturas de norteamericanos e israelíes de que la voladura de la AMIA también fue obra de los iraníes y hace que otro juez complaciente pida la captura de funcionarios de ese país. Con el agregado de que  Bisordi, en otra causa, apoyó fallos contra ex integrantes de la organización “Montoneros”, entre ellos Graciela Daleo, otra factura que los numerosos miembros de esa organización que hoy se hallan enquistados en el gobierno quieren hacerle pagar. La respuesta de Bisordi al avance del gobierno sobre la Cámara de Casación fue lógica y contundente, al afirmar que “en 40 años de servicio jamás vi una intromisión como ésta”. De todas maneras algo habitual en los gobiernos democráticos desde 1983 en adelante.

Costumbres argentinas
 

    Continuando con las malas noticias que agobian al hombre que vino del frío, podemos agregar que ya ha tomado carácter público otro de los desaguisados de su administración que pretendía mantener en las sombras. A su secretario de Medios de Comunicación, Enrique Albistur –el mismo que digita cuál medio de prensa y cuál no merece recibir los generosos aportes de la publicidad oficial-, se le han destapado varios negociados hechos con su empresa de “comunicación”, impresos y propaganda callejera –temas ya ampliamente denunciados por este sitio- y acaban de conocerse las travesuras de su hijo, que además de colaborar en dicha empresa familiar revistaba con un cargo bien rentado en el ministerio del Interior. Concretamente, como “ñoqui” que utilizaba su oficina para trabajar en sus emprendimientos particulares. Uno de los tantos ejemplos de la “honradez” que este gobierno echó por tierra luego de haberla elevado a los cielos en su campaña presidencial del 2003.

¿Qué es la OEA? - ¿Qué es CARICOM? ¿Qué es ONU? - "El periodismo está bajo libertad condicional"

 

 

    Por otra parte, no se encuentra solución a la escalada de los precios, que parece no tener freno. Productos básicos como la carne, las verduras, los lácteos y la indumentaria, entre otros, se han vuelto prohibitivos para la mayoría de la gente, y convengamos en que ya no se habla solamente de los sectores más empobrecidos. La hoy inexistente “clase media” también se ha empobrecido. Para combatir esta cuestión que se le escapa de las manos, el gobierno no encontró mejor manera que deshacerse de varios profesionales del INDEC que no se avinieron a sus presiones para fabricar índices mentirosos, y colocó en su lugar a otros que sí lo están haciendo. El último ejemplo fue ya una exageración, al hacer figurar el porcentual de inflación de febrero en sólo un 0,3%.

    Por algo la gente está diciendo que al menos este gobierno está logrando mantener las ciudades más limpias que nunca. Es que ya no hay nada que tirar.

    El tema de los anegamientos cuando cae un simple chaparrón se ha hermanado, en estos días, con las fallas del suministro eléctrico en varios sectores. El primero continúa sin resolverse a pesar de las numerosas y lamentables experiencias sufridas, desde las trágicas inundaciones en la provincia de Santa Fe hasta las personas que fueron absorbidas por bocas de tormenta en plena ciudad de Buenos Aires. En cuanto a los recientes cortes de energía padecidos en los barrios capitalinos de Almagro, Boedo, Caballito y Once, culpándose de ello a las fuertes lluvias, se generó otra situación muy incómoda para el hombre que vino del frío. Por primera vez se vio obligado a escuchar los famosos “cacerolazos” que ya creía extinguidos desde la época en que atronaron los oídos de otro desgobierno, y que desempolvaron habitantes y comerciantes de esos barrios como reacción a tanta desidia.

    En el orden internacional, su sempiterno juego pendular lo está dejando cada vez más sólo y al país más aislado. Después de pretender coquetear al mismo tiempo con dos personajes tan antagónicos como George Bush y Hugo Chávez, el primero le bajó el pulgar despreciando pasar por la Argentina en su visita a países vecinos. Con ello le dejó su marca por haber cometido el grave error de cederle un espacio en su propia capital a Chávez para que lo insultara durante tres horas. Ahora solamente puede seguir aferrado a los petrodólares del bolivariano, y al mismo tiempo cada vez más endeudado por el “generoso” ofrecimiento de éste de absorber bonos de la deuda argentina.

    Y su soledad es cada vez más patética. Ve cómo su rival comercial en el Cono Sur y a la vez país líder en América Latina, Brasil, hace su negocio pactando acuerdos comerciales con el presidente norteamericano –que dicho sea de paso le ha conferido a Lula da Silva el honor de recibirlo a fin de este mes en su residencia veraniega de Camp David- mientras mantiene su política independiente. De los restantes vecinos, Uruguay también mira hacia el Norte mientras las relaciones con Argentina siguen tensas por el tema de la papelera Botnia sobre el río Uruguay, que inapelablemente comenzará su producción entre noviembre y diciembre próximos, por lo que no se entiende qué irán a conversar en abril representantes de ambos países en España, donde serán recibidos por el rey Juan Carlos. En tanto Chile, aún con las dificultades y caída de imagen de su presidenta en estos últimos meses, hace también su propia y eficiente política económica sin atarse a ningún carro tirado de este lado de los Andes. Los demás países de la región, menos poderosos económicamente, también están contemplando la posibilidad de sostener acuerdos comerciales con Estados Unidos, por ahora sin dejar el Mercosur, que por su parte parece ir hundiéndose entre varias contradicciones. En cuanto a Bolivia, debido a las características ideológicas de su presidente, sigue por supuesto definitivamente atada a Venezuela y dependiendo de los proyectos sobre el gas entre ambos países y Argentina.

    Por todo esto, no son muchos los amigos que en el plano internacional le quedan al hombre que vino del frío. Y a decir verdad, con amigos como los que tiene en este momento, más le sería conveniente perderlos si quiere tratar de recuperar algo de consideración desde Europa y América del Norte. Pero su bloqueo mental y su empecinamiento en calcular que todo lo que hace es lo correcto, patentizan más su soledad a nivel internacional.

Conclusión en la lluvia

    Todas estas cuestiones aquí ejemplificadas –hay muchas más- hacen que el panorama que se le presenta al gobierno de cara a las elecciones de octubre próximo se vea bastante oscuro. Por el lado del oficialismo, sin saber si el candidato será “pingüino o pingüina”, el tema no es fácil. La glamorosa consorte presidencial, sin haber pisado siquiera alguna vez la provincia de Buenos Aires ni mucho menos interiorizarse de sus problemas tras haberse empeñado tanto en ganar la senaduría por la misma, ha comenzado repentinamente a viajar por el exterior como un intento de promoción de su figura, que sin embargo no logra aún colocar a nivel de una posible jefa de Estado. Flaco favor le hace, obviamente, que sólo hayan sido los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela, y Rafael Correa, de Ecuador, quienes la hayan aplaudido como futura probable colega.

    En realidad, el mayor aliado en estos momentos para que el matrimonio presidencial pueda repetirse un período más en las mieles del poder parece ser la propia oposición. Disgregada, sin actuación ni propuestas, se mantiene de manera suicida en el más absoluto autismo político.

    De todas maneras, el hombre que vino del frío sabe que las dificultades están arreciando de forma muy peligrosa, y que siempre puede aparecer una alternativa válida, aún a último momento, que lo devuelva a su austral provincia, masticando una derrota que hasta hace menos de un año no estaba en sus planes.

    En estos momentos, Néstor Kirchner, en la soledad de su despacho, piensa y vuelve a pensar. 

    Y mirando por la ventana, sólo ve que la lluvia empaña sus vidrios, impidiéndole ver más allá.

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com