Otros textos del autor

Malvinas: Cada vez más lejos
Carlos Machado
karlos121@gmail.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Inundación en Santa Fe: La vergüenza sube con las aguas - ¿Inminente ataque a Irán? ¿Otra vez la guerra? - Des aparición de Julio López - El orden mundial según John Maynard Keynes - ¿Qué es el Club Bilderberg?

030407 - Vergonzoso "recordatorio" oficial

El presidente Kirchner ha hecho gala, en pocos días, de al menos tres nuevos actos de cobardía.

    El primero fue el no haber viajado, el 24 de marzo último, a su provincia de Santa Cruz, como lo venía haciendo habitualmente todos los fines de semana, tanto para descansar en su casa de Río Gallegos o en su residencia de El Calafate, como para seguir tratándose con su oncólogo personal. Ese día prefirió trasladarse a Córdoba, donde junto a su madre putativa, Hebe de Bonafini, conmemoró otro aniversario del golpe militar de 1976.

    Acto seguido, este último fin de semana, viajó en el Tango 01 a Santa Cruz, pero sólo sobrevoló Río Gallegos para seguir viaje a El Calafate.

    Ambas tan prudentes acciones presidenciales tuvieron sus íntimos motivos: el levantamiento de los gremios docentes y estatales que, tras largos años de un silencio abonado por el miedo y los aprietes, le dijeron “basta” a su ex gobernador y al actualmente teledirigido Carlos Sancho.

    Kirchner no podía soportar la afrenta, según su particular psicología, de que en su propia provincia –que está dando además un peligroso ejemplo que puede ser seguido en cualquier momento en el resto del país- los ciudadanos le griten en la cara muchas de las cosas que son vox pópuli hace rato pero que aún permanecían sin explotar.

    Y el presidente no tuvo mejor idea, por otra parte, que militarizar la provincia, enviando a la Gendarmería, la Prefectura y la policía bonaerense a cercar las escuelas, impidiendo la entrada a directores y docentes, a quienes se les secuestró las llaves, pudiendo ingresar sólo un director pero acompañado por un uniformado. Además de restar elementos de esas fuerzas a otros cometidos mucho más importantes, Kirchner destinó buena parte de ellos a custodiar sus residencias santacruceñas.

    De todas maneras, los manifestantes se las ingeniaron para hacer sus actos frente a las escuelas. Sugestivamente, en uno de ellos sufrieron un ataque con bombas “molotov”. Algo a lo que probablemente no fueron ajenos los muchachos comandados por el primer alcahuete presidencial, Rudy Fernando Ulloa Igor.

¿Malvinas? Bien, gracias

    Pero donde Kirchner terminó por colmar su seguidilla de acciones cobardes fue este lunes 2 de abril, cuando se cumplió el 25º aniversario de la guerra de Malvinas.

    El presidente prefirió ignorar una fecha que se ha hecho carne en casi todos los argentinos y, trocando lo que le correspondía hacer dada su investidura a cambio de escapar de otra probable demostración de protesta en su contra, no viajó a Tierra del Fuego para presidir el correspondiente acto. Envió en su lugar a su todo terreno, Daniel Scioli, convenientemente vigilado de cerca por Nilda Garré y Jorge Taiana.

    La justificación dada por algunos de sus “voceros” fue patética. Tal el caso de Gustavo Silvestre, en el noticiero de Canal 13 “Telenoche”, quien dijo que “en realidad el presidente ya había decidido días antes no asistir al acto”, y que “la oposición lo critica por ello, pero todo se debió a una confusión de Nilda Garré, quien al preguntarle un medio si el presidente viajaba ella respondió que sí”. Por ende, le cargó el fardo a la Garré.

    El colmo de esta ausencia fue completado por el correlato televisivo de Kirchner, que es Canal 7. La teleemisora oficial debió haber transmitido al menos el acto realizado en Tierra del Fuego, con Kirchner presente o no. Pero claro, como el jefe no estaba no había que mostrar ese gran vacío. Un hecho que fue muy criticado desde otros medios.

    Todo lo que hizo Canal 7 fue emitir, la misma noche de este 2 de abril, de 21 a 23 horas, un programa especial sobre los acontecimientos de Malvinas, pero con una sugestiva particularidad. No pasó nada de actualidad, como por ejemplo declaraciones y entrevistas a funcionarios, políticos, ni mucho menos a oficiales y ex combatientes, elementos estos últimos considerados “nocivos” por la fauna kirchnerista y muchos políticos en general, sobre todo en el caso de los ex combatientes, los eternos olvidados por los gobiernos de turno desde 1983 en adelante.

    En cambio, se limitó a proyectar únicamente imágenes de archivo, todas correspondientes al período en que se desarrolló la guerra de Malvinas, o sea entre abril y junio de 1982. O sea, cuando el país era gobernado por una Junta Militar presidida por el general Leopoldo Fortunato Galtieri.

    Así pudo escucharse la marchita “Argentinos, a vencer”; verse repetidamente a Galtieri efectuando declaraciones; al general Benjamín Menéndez como gobernador de las islas; a soldaditos sonrientes, sin saber aún lo que les esperaba; a filas de jóvenes que acudían a enrolarse como voluntarios; a Pinky y Cacho Fontana conduciendo las recaudaciones para el “Fondo Patriótico”; a los periodistas de la época entrevistando a los jefes militares; y entre varias cosas más por el estilo, a la conductora del programa, Rosario Lufrano, denostando al finado gremialista y diputado Saúl Ubaldini cuando mencionó que “estaba sentado junto a Jorge Rafael Videla”. Obviando que en esos momentos fueron muchos los dirigentes políticos y sindicales que adhirieron a la causa Malvinas.

    Por supuesto que esta jugada de Canal 7 y, obviamente, de la secretaría de Medios del gobierno, tuvo sus razones. De esa manera pretendió no sólo distraer –un vicio harto habitual del kirchnerismo- sobre la ausencia del presidente de la Nación en un acto tan significativo como el aniversario de la Guerra de Malvinas. También pretendió instalar en la audiencia una imagen de rechazo al ver tanto militar triunfalista y, en general, tanto uniforme junto.

¿Qué es la OEA? - ¿Qué es CARICOM? ¿Qué es ONU? - "El periodismo está bajo libertad condicional" - John Kenneth Galbraith Vida y obra - Alan Greenspan Vida y obra - La OTAN y la Guerra Contra Yugoslavia

 

 

    Algo que parece antediluviano frente a la pacífica civilidad en que transcurren los argentinos bajo un gobierno que los abastece a diario de recuerdos por los derechos humanos y diatribas contra los jueces que no apuran las causas contra militares. 

    Siempre dentro de las maniobras de distracción habituales, el canal oficial pretendió que la población se olvide al menos por un rato de que el gobierno, en cambio, no la abastece de salarios dignos, de precios de productos básicos al alcance de todo bolsillo, de una eficaz lucha contra la corrupción y la droga, de una también eficaz labor de protección y asistencia a los inundados de Santa Fe y Entre Ríos, y muchas otras cuestiones de las que el ciudadano común está tan desabastecido por el gobierno.

    Así transcurrió otro aniversario de la Guerra de Malvinas. En medio de la vergüenza generada por la cobardía de un presidente “al borde un ataque de nervios” y por el también vergonzoso recordatorio inducido que realizó el canal oficial.

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com