Otros textos del autor

Alianza Cristina-Clarín y ministros bajo la lupa
Carlos Machado
karlos121@gmail.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Cristina Kirchner, su estado psíquico y la candidatura - La mafia farmacéutica. Peor el remedio que la enfermedad - Filmus y el mundial de fútbol: ofensa, subestimación e insulto - Des aparición de Julio López

230707 - “Nos mean, y la prensa dice que llueve” (Graffiti)

    Finalmente, la consorte presidencial lanzó oficialmente su candidatura al préstamo que su esposo le otorgará, en caso de cumplir satisfactoriamente con la acumulación de los votos necesarios el próximo 28 de octubre, del sillón que habitualmente este último ocupa en la Casa Rosada.


Héctor Magnetto


Cristina Kirchner


Ernestina Herrera
de Noble

   Los adulones de rigor que acudieron en masa este último jueves al Teatro Argentino de La Plata disfrutaban anticipadamente, y esperaban, otra demostración de sus dotes de “gran oradora”, y así lo divulgaban a quien quisiera escucharlos.

    En rigor de verdad, no habían existido en estos cuatro años (y dos meses excedidos hasta ahora de gobierno) demasiadas demostraciones verbales de Cristina. Y en relación a su discurso de cuarenta y cinco minutos en el acto de lanzamiento de su candidatura, el mismo fue muy parecido al que hizo, también en La Plata, cuando lanzó su postulación a senadora por la provincia de Buenos Aires con domicilio en la lejana provincia de Santa Cruz.

    En síntesis, la flamante candidata a presidenta no hizo más que reafirmar que el tan declamado cambio que según su esposo “ahora” comenzará –sin explicar por qué no lo llevó a cabo él mismo en cuatro años- no será tal. O sea que nada cambiará. Es decir que, de acceder la candidata a la titularidad del Ejecutivo, los argentinos habremos de seguir sufriendo las torpezas, caprichos y desaguisados del kirchnerismo por, al menos, cuatro años más.

    Sin embargo Cristina –su esposo prefiere que todo el mundo la llame así, quizás pretendiendo emular a Evita, a quien se la llamaba sólo con este nombre, aunque aquella no le llega ni a los talones a la “abanderada de los humildes”- parece ir tejiendo desde ahora algunas alianzas destinadas tanto a fortalecerla en lo que resta de campaña electoral como para afirmarla en cuanto acceda eventualmente a la presidencia. Y una de esas alianzas sería con el camaleónico y ubicuo Grupo Clarín.

    De una jugosa entrevista realizada hace pocos días en el programa “La actualidad y vos”, emitido por FM Palermo 89.1, al titular de la consultora Poliarquía, Sergio Berensztein -uno de los pocos en su ramo que no trabajan para el gobierno-, surgió que “la verdadera razón de que la candidata sea Cristina es porque el marido viene en picada, aunque nadie lo diga”. Berensztein, que también es analista político, tiene como compañeros de ruta en Poliarquía a connotados sociólogos y encuestadores como Alejandro Catterberg y Eduardo Fidanza, y además a Alan Clutterbuck, economista e hijo del empresario secuestrado en 1988 Rodolfo Clutterbuck, entonces presidente de la firma Alpargatas, quien jamás apareció.

    En la citada entrevista Berensztein afirmó que “la imagen de Néstor Kirchner se viene deteriorando y llegará muy desgastada a las elecciones de octubre por estos cinco motivos: la inflación que está en constante crecimiento; la crisis energética que se instaló para quedarse unos cuantos años; la corrupción, que la gente ya percibe que está enquistada en el gobierno; la inseguridad, que la gente reconoce que el gobierno no sabe cómo atacar; y la imagen del único amigo que tenemos, Hugo Chávez, que está cada día más comprometida después de su afinidad con Irán y con sus críticas al Mercosur”.

    Para el titular de Poliarquía, esas cinco razones precipitaron que Cristina aparezca como la esperanza del “cambio”, reemplazando a un Kirchner que se está “muriendo” a paso redoblado en la consideración popular. La opción entonces era “Cristina o Cristina”, frente a la realidad que el matrimonio, unido por dos ambiciones, poder y dinero, debe enfrentar. Según Berensztein, “en la alternancia está el disfrute, como ambos lo hicieron en su pago chico, Santa Cruz. Allá no era necesario ésto. En aquella provincia el matrimonio feudal sólo permitía el ‘Néstor o Néstor’. Un total de 190.000 almas se manejan más fácilmente que 40 millones”.

    De la aludida entrevista radial surgieron aspectos no menos interesantes. En lo que hace a las alianzas que ha comenzado a tejer la ciclotímica candidata, se considera que para que no falte nada en este lanzamiento tan espectacular, se necesitaba un medio con todo el poder mediático para apoyarla, a cambio obviamente de diversas prebendas. Y ese medio, siempre listo cual buen “boy scout”, no es otro que el Grupo Clarín. Un Grupo que ya tiene todos sus cañones listos para proteger y llevar hacia el triunfo a Cristina Kirchner.

    A cambio de los votos logrados para la candidata oficial, los argentinos serán en definitiva quienes paguen con esos votos, además de la fiesta kirchnerista, las siguientes contraprestaciones para el Grupo conducido por el tándem Ernestina de Noble-Héctor Magnetto: la aprobación para fusionar Multicanal y Cablevisión, una urgente aspiración del monopolio Clarín que estaba en el freezer; la aplicación de la norma de Estados Unidos para la TV digital, que Clarín ya compró; la prohibición de que Telefónica y Telecom ingresen a la TV por teléfono, con lo cual moriría la TV por cable; la adjudicación para la confección de los DNI -suspendida desde hace años después de violarse un contrato con Siemens y anularse a último momento otros con diversas empresas- al Grupo Clarín, que éste imprimirá en su empresa Artes Gráficas Rioplatense; y la posibilidad de que el gobierno done gratuitamente los libros para el nivel escolar primario, para lo cual muy probablemente se utilicen los ejemplares que desde hace poco está produciendo, casualmente, el Grupo Clarín.

    Todo lo cual hace pensar que los insultos lanzados recientemente por Alberto Fernández contra la investigación de un periodista de ese diario sobre varias irregularidades en la secretaría de Medio Ambiente, quizás haya sido una pequeña humareda destinada a plantar la idea de una pelea entre el gobierno y el gran diario argentino cuando, de confirmarse lo antedicho, ocurrirá todo lo contrario. El tiempo lo dirá, probablemente antes de que se llegue a octubre.

    Como puede apreciarse, detrás de Cristina y su pretensión de ocupar la presidencia no hay ninguna esperanza de cambio, sino, como viene sucediendo hasta ahora en varios estamentos oficiales, muchos negocios en juego.

Corruptelas en serie 

    El lanzamiento de la candidatura de Cristina Kirchner y el camino que ésta debe recorrer hasta los comicios de octubre han sido seriamente amenazados por varios factores. Entre los fundamentales pueden mencionarse: el bañogate de Felisa Miceli; la gestión de Romina Picolotti al frente de la secretaría de Medio Ambiente; las coimas y sobreprecios del caso Skanska, quitado momentáneamente de la atención pública; el contrabando de repuestos de armas subfacturados que involucra a la ministra de Defensa, Nilda Garré; la incontenible disparada de los precios de productos esenciales de la canasta familiar, que pretenden ser disimulados con los humorísticos índices de inflación dibujados por el INDEC; la crisis energética que el gobierno persiste en desconocer; y la desaparición del albañil Julio López, entre otros.

    Como puede apreciarse, una delicada balanza en la que pesan mucho los temas referidos a la corrupción que campea en el gobierno de quien, cuando lo asumió, mostró las palmas de sus manos diciendo que estaban limpias y que iba a “echar a cualquier funcionario que osara transitar por ese mal camino”. Ahora el hombre nos trae el recuerdo de José Corso Gómez, aquel periodista que siempre culminaba sus exposiciones levantando también sus palmas y diciendo: “¡Con las manos limpias!”. Hasta que un buen día, por su lucha a favor de los jubilados, le dieron un cargo en el PAMI –uno de los más grandes nidos de corrupción-, el tipo cayó en la tentación y en poco tiempo sus manos se ensuciaron.

    Respecto de Felisa Miceli, el presidente decidió liquidar a la ahora ex ministra de Economía y, optando entre las posibilidades que mencionamos en nuestra reciente nota sobre las “Gorgonas” nacionales, publicada hace pocos días, le cortó la cabeza. En relación a Romina Picolotti, la ciega y exacerbada defensa que de ella hizo el patoteril jefe de Gabinete la mantiene, por el momento, en su cargo. Es que para el presidente Kirchner resultaría demasiado oneroso cortar la cabeza de dos de sus Gorgonas en tan breve lapso de tiempo.

    Ni hablar de la ministra de Defensa que no tiene la menor idea de lo que es un FAL, quizás porque le es más fácil relacionar esa sigla con, por ejemplo, “Fuerzas Armadas de Liberación”, “Frente Argentino Liberiano” o algo así, antes que vincularla al arma que porta el Ejército Argentino (Fusil Automático Liviano) sobre el cual ella tiene autoridad por su cargo. El caso es que, como un nuevo y agudo dolor de cabeza para Kirchner, ahora Nilda Garré es otro de sus  funcionarios que debe visitar los estrados judiciales. Habrá que ver si en este caso esas incomodidades logran ser evitadas con las presiones ejercidas sobre el juez actuante, Jorge Tiscornia, a quien el Consejo de la Magistratura, con mayoría oficialista, amenaza llevar a juicio político. Y por cierto, todos seguimos esperando la puesta en marcha del radar prestado por España que, según la ministra, iba a entrar en funciones el pasado 1º de julio. Los vuelos, en tanto, siguen siendo controlados manualmente.

    En cuanto al resto de los factores mencionados que tienen a mal traer a los nervios presidenciales, el caso Skanska, como se dijo, ha sido momentáneamente apartado de la atención pública. Un logro pírrico del gobierno, ya que en los hechos un caso de corrupción ha sido tapado por otros del mismo tenor. Lo que la administración kirchnerista no logra disminuir, ni detener, ni controlar de ninguna forma, es la disparatada escalada de la inflación. Por supuesto nadie cree en la broma de los índices mensuales del INDEC, además de que los empleados con antigüedad en ese organismo vienen diciendo con todas las letras que los índices son fraguados descaradamente. Falta saber si el otro patotero oficial, el secretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, acudirá ante el juez que ya lo habría citado para declarar, precisamente, por esas irregularidades en la elaboración de dichos índices.

    Por su parte, el gobierno tampoco puede hacer pie en el cenagoso terreno de la crisis energética, que llegó para quedarse y piensa hacerlo por largo tiempo. Las excusas presidenciales en el sentido de que es debida “al crecimiento de la economía” sólo pueden ser creídas por quienes gusten del surrealismo. Cuando más tarde o más temprano la crisis estalle en toda su dimensión, será interesante escuchar las nuevas excusas, si las hay.

    Igualmente irritativo resulta para la banda kirchnerista el tema de la desaparición del albañil y testigo contra represores Julio López. En realidad en los despachos oficiales ya no saben qué inventar, y solamente al gobernador-bombero Felipe Solá se le ocurrió tratar de contener las llamas con un aumento en la recompensa por cualquier dato sobre el paradero del anciano, mientras el inepto secretario de Inseguridad bonaerense, León Arslanián, mentía una vez más acerca de que “hay pistas firmes” en el caso. Mientras tanto, ya cayeron en el olvido los dichos del otro responsable de la inseguridad, pero a nivel nacional, el ministro del Interior Aníbal Fernández, cuando muy suelto de cuerpo  afirmó, hace varios meses, que había “veinte brigadas” afectadas a la búsqueda de López.

    Por todo lo expresado, no son pocas las piedras en el camino que tendrá que sortear, en su andar hacia los comicios de octubre, la aspirante a tomar en préstamo el sillón presidencial, Cristina Kirchner. Dificultades que su esposo no consigue subsanar ni mucho menos, a esta altura de la difusión que han cobrado, tampoco ocultar o disimular, algo a lo que se había acostumbrado en otros tiempos en que algunos distractivos indicadores le hacían posible lanzar, con cierto éxito, sus cortinas de humo.

Opiniones

    Resultan llamativas algunas opiniones recogidas en esta crucial etapa preelectoral que atraviesa el gobierno. Por ejemplo, el semanario británico “The Economist”, en una reciente edición publicó un artículo bajo el título “Corrupción en la Argentina”, en el cual, tras hacer referencia no sólo a la cuestión abordada en ese título sino también a los controvertidos índices de inflación, la situación en el INDEC y la escasez de energía, señala que “la designación de la primera dama como candidata a suceder al presidente fue diseñada para dar una cara fresca sin alterar la política, un cambio con continuidad”.

    Por su parte el sociólogo Marcos Novaro, profesor de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), comentó hace poco que “la omnipotencia de Kirchner y su falta de registro de los problemas lo están alejando de la opinión pública. Cuando tiene todas las cartas es buen jugador, pero cuando no, agrava las dificultades”, a lo que agregó: “El gobierno se cree infalible, pero no lo es, y la incertidumbre le puede jugar en contra”.

    A su vez, en el blog del primer candidato de la oposición en lanzar su candidatura, el ex ministro de Economía de la primera etapa kirchnerista, Roberto Lavagna, pudo leerse la siguiente opinión: La administración de los intereses del pueblo no puede
quedar en manos de funcionarios aduladores, obedientes, mediocres, tímidos,
carentes de iniciativa y temerosos de ofender el humor presidencial
. Esta
administración esta plagada de gente con estas cualidades y las decisiones
aún de detalle las toma el presidente. Pero el presidente no tiene un plan.
No tiene un plan económico. No tiene un plan de educación. No tiene un plan
de política exterior. No tiene un plan para acabar con el delito. Kirchner
solamente tiene un plan político y un vacío de ideas, de planes y de programas en todo lo demás. Y como el presidente tiene solamente un plan político, la
negación de la realidad es parte del plan cuando la verdad es inconveniente
.

    Por último, es válido reproducir lo que expresó sobre Cristina Kirchner la doctora en Filosofía Diana Maffia, investigadora del Instituto Interdisciplinario de Estudios de Género de la Universidad de Buenos Aires y directora académica del Instituto Hanna Arendt. Señalando sugestivamente que “hay mujeres políticas que llegan al poder para que nada cambie y hay otras que llegan solamente para cambiar ellas y que no cambie nadie más”, afirmó que “Cristina Fernández de Kirchner no quiere ser Eva, sino que quiere ser Perón, porque su modelo de identificación es con el liderazgo del primer conductor justicialista”.

    Interesantes puntos de vista a los que no cabe agregar más comentarios. Si Kirchner y su esposa supieran algo de latín, quizás podrían decir la frase “alea jacta est”. Pero simplemente, después del jueves último, la habrán reemplazado por la del mismo significado pero más castiza “la suerte está echada” .

    Como conclusión vale la pena recordar -y sobre todo recordarles a los cobardes que ocultos en la sombras, única forma en que su cobardía les permite actuar, atentaron una vez más contra el sitio “Tribuna de Periodistas” y lo hacen en general contra todo medio independiente que no es complaciente con el amo del feudo y su banda de rapaces- la siguiente frase: Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión”. (Artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos).

¿Qué es la OEA? - ¿Qué es CARICOM? ¿Qué es ONU? - "El periodismo está bajo libertad condicional" - John Kenneth Galbraith - Alan Greenspan - La OTAN y la Guerra Contra Yugoslavia

 

 

   

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com