Cargando

Elecciones 2007 en Argentina: Todo está dicho
Carlos Machado  -  Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Elecciones 2007 en Argentina
- Cristina Kirchner impulsó la privatización...
- Cristina, Felisa y Romina: La sombra de ..
- Club Bilderberg: el poder en las sombras
- Elisa Carrió

 

301007 - Argentina, el país del vale todo

Finalmente todo ha sido dicho en materia de estas
elecciones por las que acaba de transitar la Argentina. Se ha consumado lo que se preveía, y mucho más aún.

    La candidata oficial, Cristina Fernández de Kirchner, logró la presidencia de la Nación para un período de cuatro años, si bien mayormente traccionada por la provincia de Buenos Aires, el baluarte en el que más se respaldaba la pareja presidencial. En el resto del país no obtuvo la contundencia que tanto pronosticaban la mayoría de los encuestadores a sueldo del gobierno.

    Los mayores distritos aparte del bonaerense reflejaron las victorias de sus principales oponentes. En Córdoba y Mendoza triunfó Roberto Lavagna, y tanto en la provincia de Santa Fe como en la ciudad de Buenos Aires la gran ganadora fue Elisa Carrió, que logró resultados más optimistas de lo que ella misma preveía hasta hace un mes atrás, y por supuesto de los que le adjudicaban los dichosos encuestadores. Asimismo, Carrió hizo una muy buena elección en el conurbano bonaerense.

    En el principal estado argentino, la provincia de Buenos Aires, triunfó con comodidad Daniel Scioli, aportando como se dijo su buena ayuda a los guarismos obtenidos por la candidata oficial.

    Con ello, sumado a los votos obtenidos en provincias a las que consideraba “difíciles” como las del noreste y noroeste del país, a Cristina Kirchner le fue suficiente para obtener una victoria cómoda, sin necesidad de llegar al tan temido –por el gobierno- ballotage.

    Ahora bien, ¿qué es lo que se consumó en estas elecciones?.

    En primer lugar, las mayores irregularidades sucedidas en toda la historia electoral del país desde el retorno de la democracia en 1983.

    La candidata oficial obtuvo la presidencia del país tras haber sido designada “a dedo” por su esposo, sin pasar como corresponde por un congreso e interna partidaria. Para los Kirchner, la Casa Rosada y la residencia de Olivos parecen haberse constituido en un bien ganancial.

    El flamante gobernador electo de la provincia de Buenos Aires, Daniel Scioli, era en los hechos un candidato “ilegal” ya que nunca llegó a residir en la provincia ni el mínimo de dos años requerido para poder ser candidato a gobernarla.

    Faltaron infinidad de presidentes y fiscales de mesa, una muestra de la típica abulia argentina frente a uno de los actos electorales que menos expectativa generó entre la ciudadanía.

    Faltaron boletas de los principales partidos de la oposición, abundando eso sí las correspondientes al oficialismo. Cuando algún votante se quejaba a los fiscales de esa falta, éstos le respondían que vuelva más tarde o que buscara él las boletas en otras mesas, cuando lo que corresponde es que precisamente ellos estén atentos a cualquier contingencia. Incluso fue detenido un individuo cuando se retiraba escondiendo bajo su campera –pese al calor reinante- una enorme cantidad de boletas de la fórmula liderada por Elisa Carrió.

    Muchos lugares de votación abrieron sus puertas bastante más tarde de la hora de inicio estipulada –las 08.00 de la mañana-, ya sea por la falta de autoridades de mesa o porque no llegaban todas las boletas habilitadas.

    Todo ello originó que se produjeran muchas demoras, que en la ciudad de Buenos Aires debiera prolongarse el cierre del comicio por una hora más y que, incluso, muchos votantes se quedaran sin emitir su sufragio.

    Un párrafo aparte merece la provincia presidencial, Santa Cruz. Con uno de los registros más bajos de electores, por su escasa población, y con prácticamente todos sus habitantes en contra del matrimonio Kirchner, resulta llamativo que tanto la candidata presidencial del oficialismo como el candidato –también oficial- a la gobernación, ganaran la elección con mucha ventaja.

    Cabe señalar que en las últimas semanas habían circulado numerosas denuncias de fraude en esa provincia austral, que iban desde la falsificación de firmas para los avales de las listas a la existencia de casi 3.000 documentos de identidad “en blanco”.

    Sin embargo, todas las irregularidades mencionadas pasaron, como es habitual en un país en el que impera la impunidad, por el tamiz de la indiferencia, de que no se impugnara nada ni a nadie, y que todo se dejara transcurrir más allá de algunas presentaciones judiciales realizadas por los candidatos opositores en relación a la falta o el robo directo de sus boletas, denuncias que, como también es habitual, serán echadas al cajón del olvido.

    Una muestra más de que la Argentina es el país del “vale todo”.

Lo que vendrá

    En cuanto al futuro político de la Argentina, todavía es una incógnita, ya que lo que permanece hasta el momento como cierto es que poco o nada cambiará, habida cuenta de que el nuevo período sólo es una continuidad del kirchnerismo en el poder.

    En su discurso como presidenta electa, Cristina Kirchner utilizó un tono moderado, incluso con algún toque de la humildad de que había carecido siempre. Claro que ese discurso solamente se dedicó a los agradecimientos de rigor y, algo usual en todo candidato triunfante, a la convocatoria a “todos los argentinos”, sin banderías políticas, para sumarse al “proyecto” del nuevo gobierno.

    Proyecto del que aún no hay ninguna noticia. No habló, como tampoco lo hizo en sus escasos actos de campaña, de planes de gobierno. Tampoco mencionó las dos palabras que tanto vienen castigando a los ciudadanos: “inseguridad” e “inflación”. Ambas tampoco habían estado en sus discursos previos y a la inflación sólo la mencionó tangencialmente al defender los falsos índices que desde comienzos del año viene dibujando en tal sentido el gobierno.

    Entonces sólo queda esperar. Habrá que aguardar cómo encarará Kirchner estos cuatro años futuros, y nos referimos a Kirchner dado que será él quien seguirá manejando los hilos del gobierno entre bastidores.

    Hay que aguardar también si se mantendrá el mismo nivel de aislamiento en cuanto a las relaciones internacionales –hasta ahora proclives únicamente a ser mantenidas empecinadamente con gobiernos también cada vez más aislados del mundo, como los de Venezuela y Bolivia-, o si esta vez se tratará de recomponerlas con las potencias que en realidad rigen la política y la economía mundial, Estados Unidos y la Unión Europea.

    En ese sentido, por ahora el triunfo de Cristina Kirchner es celebrado casi exclusivamente por los gobernantes de los citados países sudamericanos, Venezuela y Bolivia, además de otros amigos “progresistas” como José Luis Rodríguez Zapatero en España. No tanto quizás por los empresarios españoles, aunque seguramente ahora, para calmarlos, los Kirchner liberarán de una vez las famosas tarifas congeladas de los servicios públicos, en su mayoría en manos hispánicas.

    Como dicen en algunos sitios caribeños, “amanecerá y veremos”.

 


 

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com