Cargando

Valijas desde Venezuela: El aporte que permitió descubrir la verdad
Christian Sanz
 - 
Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Caso Antonini Wilson y Cristina de Kirchner
- La des-desaparición de Julio López
- Argentina
-
Contra la salud: Dasani, ¿Agua o veneno?
- "El periodismo bajo libertad condicional"

 


171207 -
 La negativa a dejarla pasar por parte de una agente de la PSA sería el comienzo de una pesadilla para el saliente Gobierno del presidente Néstor Kirchner y el entrante de su esposa, Cristina Fernández.

Pero empecemos por el final de la historia, para poder entender la trama. Esta semana, gracias a la detención de cinco ciudadanos venezolanos en territorio norteamericano (1), se supo que ese dinero estaba destinado a apoyar la campaña electoral de la actual primer mandataria. Así lo contó el periodista Gerardo Reyes en el diario de Miami El Nuevo Herald: "Los $800,000 que contenía la valija confiscada al empresario venezolano-americano Guido Alejandro Antonini Wilson en Buenos Aires el pasado agosto estaban destinados a la campaña electoral de la actual presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, según se reveló ayer en una corte federal de Miami.

De acuerdo con una denuncia criminal, el gobierno de Venezuela, a través de cinco individuos acusados el miércoles por espionaje, trató de presionar a Antonini para que no revelara que el dinero salió de las arcas de ese gobierno y que la beneficiada sería la campaña presidencial de Fernández.
´El dinero estaba destinado a la campaña de Cristina Kirchner´, dijo el fiscal adjunto Thomas Mulvihill. ´Estos acusados recibieron instrucciones de mantener bajo el perfil de Venezuela´. A cambio del silencio de Antonini, Venezuela cubriría todos los gastos en que incurría por la acusación pendiente en Argentina, donde el empresario fue acusado de contrabando".
La acusación menciona como parte de la conspiración para presionar a Antonini a la vicepresidencia de Venezuela y a la Dirección de los Servicios de Inteligencia Policiales (Disip), a la cual pertenece —como veremos más adelante— uno de los personajes clave de esta trama y que jamás ha sido mencionado en los medios de información.
Lo interesante del asunto es que, dos de los cinco arrestados el miércoles 12 de diciembre, son testaferros del chavismo y supuestos "empresarios petroleros", se trata de los venezolanos Carlos Kaufman, de 35 años, y Franklin Durán, de 40, conocidos de Antonini Wilson. Ambos estaban en Miami en medio de un batalla civil para recuperar unos $7 millones que les fueron congelados en un banco local y aprovecharon para presionar —amenazas mediante— a Antonini Wilson para que no hablara del destino de la millonaria valija incautada.

Manotazos de ahogado

No bien se supo que Antonini Wilson había revelado el real destino de la valija venezolana, los principales funcionarios argentinos salieron a tratar de defender a la ex primera dama. En realidad hablaron sólo los alcahuetes de siempre, Alberto y Aníbal Fernández, quienes aseguraron que la acusación se trataba de una "locura" y una "canallada", respectivamente. Luego, la presidente iría aún más allá al asegurar que todo se trató de una "operación basura" para perjudicarla.
Lo cierto es que en estas horas la preocupación oficial es mayúscula, no sólo porque la acusación norteamericana es real y hay pruebas de ello, sino porque es el principio de algo aún más grande que puede llevar al incipiente gobierno argentino a una debacle irreversible. Tiene que ver con los corruptos negocios entre Argentina y Venezuela y el ingreso de otras valijas que sí llegaron a destino, enviadas también para la campaña electoral oficialista.
El dato es fácil de verificar: hay más de diez viajes hechos por Antonini Wilson similares al del 4 de agosto, en los cuales se presume que vinieron valijas con montos similares al incautado. El dato surge de la mismísima Dirección Nacional de Migraciones que ¿casualmente? dependía en ese momento de Aníbal Fernández.
El 11 de septiembre de 2007 este periódico publicó parte de esta trama y anticipó antes que nadie la eventual colaboración de Antonini Wilson con la Justicia norteamericana (2). Así se comentó entonces: "Las fuentes señalan además que Antonini, en un total de 15 viajes, transportaba dinero en forma regular hacia Argentina, Bolivia y Uruguay, todos con el supuesto objetivo de comprar e influenciar de forma corrupta a los gobiernos de los tres países. Según habría investigado la organización World Check, la fuente de estos fondos ilícitos parecería surgir de una combinación de ganancias por venta de drogas y desvíos ilegales de fondos de la petrolera PDVSA.
El FBI ha investigado a Antonini Wilson, y se cree posible que éste se haya librado de ser sometido a juicio por delitos cometidos en Estados Unidos a cambio de información. El carácter de esa información es lo que seguramente preocupa a los gobiernos argentino y venezolano".
Como puede verse, lo ocurrido esta semana era inevitable. Mal que le pese al gobierno de Cristina Fernández es la punta de un iceberg que puede llegar a ponerla en severos inconvenientes. A diferencia de los demás mandatarios que Chávez auxilia "monetariamente", Cristina intenta mostrar una imagen de apertura internacional que dista por completo al modelo chavista.
¿Cómo podrá a partir de ahora Cristina encarar una gira internacional o recibir a un mandatario de un país del primer mundo? ¿Con qué cara hablará del combate a la corrupción?

Todos los hombres de Chávez

Más allá de los nombres publicados estos días, no todos los responsables han sido mencionados y mucho menos investigados. Por caso, el noveno pasajero del vuelo que ingresó al país la valija maldita ha sido pasado por alto por los principales medios de información vernáculos. Se trata de Luis Avilán Díaz, un importante miembro del Gobierno de Chávez. El 10 de agosto próximo pasado, cuando el escándalo aún estaba fresco y ocupaba pocas líneas en los medios de comunicación, Tribuna de periodistas publicó en exclusiva la participación de este personaje y su foto (3): “el hombre del maletín ya estaría identificado: se trata de un miembro activo de la Guardia Nacional de Venezuela... Al respecto, las fuentes venezolanas indican que es la fuerza armada de mayor confianza de Hugo Chávez, y han señalado que en la actualidad viene actuando como ‘una mafia dedicada a transportar dinero a los países ‘amigos’ del presidente’... Más aún, se ha informado que el hombre del maletín es un comando de Chávez para transportar dinero en efectivo para sus aliados en su proyecto político internacional (...) Podría tratarse de Luis Enrique Avilán Díaz, quien forma parte de la DISIP (Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención), el organismo de inteligencia de Hugo Chávez que en el año 2000 contaba con 2.2l2 y aumentó la cantidad de los mismos en 3.057, ya que en este año 2007 cuenta con 5.269 agentes".

Horas después de la publicación del artículo mencionado, organismos de Inteligencia solicitaron colaboración a este periódico y comenzaron a investigar la línea sugerida por Tribuna, especialmente en lo referido a Avilán Díaz, a quien se sindicó como el pasajero no registrado que se unió a los tres funcionarios argentinos y cinco venezolanos que viajaron desde Caracas a Buenos Aires en el Cessna Citation matrícula N5113S de la compañía Royal Class.
No es casual, entonces, lo sucedido esta semana en torno a la detención de los venezolanos chavistas. Es el comienzo de lo que vendrá en las próximas semanas.

La ruta del dinero

Uno de los puntos más importantes en cualquier investigación periodística es el camino del dinero. Muchas veces, el hecho de seguir el rastro "dinerario" en un caso de corrupción, permite al hombre de prensa acercarse a la evidencia "material". Este escándalo no es la excepción.
Si se sigue el recorrido de los dólares que ingresaron al país, podrá apreciarse que el destino final ha sido para las arcas del matrimonio presidencial. El 26 de agosto de 2007, por caso, la ruta fue detallada por este medio de la siguiente manera: "los casi U$S 800.000 tenían un destino inequívoco: la financiera Pasamar SA ubicada en la calle San Martín 580 1º A, autorizada a través del legajo 295 por la Secretaría de Turismo para operar en plaza y con el antecedente de aparecer en el lapidario informe que la Comisión Especial sobre Lavado de Dinero de la Cámara de Diputados confeccionó en el año 2001.
Lo cierto es que, desde Pasamar, el dinero iba a ser reenviado al banco Credit Suisse First Boston, que a su vez lo reenviaría a Suiza, en una operación coordinada por el hombre que viene oficiando de "nexo", Carlos Germán, y a quien los "valijeros" suelen llamar a su teléfono directo (4322-50...) desde que empezaron a llegar al país las maletas con dinero.
Un dato no menor: en el Credit Suisse reposan los 654 millones de dólares —que hoy superan los 1.000 millones— que el entonces gobernador Néstor Kirchner recibió en abril de 2003 y que son producto de regalías por la privatización de YPF".
El artículo de marras fue oportunamente traducido al inglés y publicado por un importante diario de Estados Unidos, lo cual provocó el consecuente interés de la Justicia de ese país. En estas horas, la investigación también avanza en ese sentido (4).

Concluyendo

En las últimas horas, la oposición venezolana salió a denunciar que Hugo Chávez ha movido miles de millones de dólares sin comprobante alguno y sin registro contable para apoyar no sólo la candidatura de Cristina Kirchner, sino la de otros candidatos de América del Sur.
El dato fue ratificado ante este medio por el periodista Nelson Bocaranda Sardi del diario El Universal de Caracas, quien agregó otros detalles inquietantes:
-"En Venezuela todos los implicados en el tema de la valija siguen ocupando cargos de poder sin que nadie haya tomado represalias contra ellos".
-"Hay una estrecha relación entre Antonini (Wilson), (Julio) De Vido y (Claudio) Uberti".
-"Aún nadie ha explicado aquí por qué Chávez ha financiado a piqueteros argentinos y a las Madres de Plaza de Mayo. A cada uno le dio un millón de dólares".
Es más que probable que lo develado por Estados Unidos sea parte de una "operación" contra Cristina Fernández, no existe independencia de la Justicia ante la política como se asegura en estas horas. Pero lo denunciado es real. Tan real como que a Antonini Wilson se lo dejó salir del país en medio del escándalo de la valija.
Tan real como que a Claudio Uberti se lo "premió" con un cargo luego de su participación en ese episodio.
Tan real como que a María del Luján Telpuk, quien descubrió la valija con dinero, fue "renunciada" de su cargo.
Tan real como que se inventó la intervención del Banco del Sol, lo cual se supo falso no bien fue publicado.
Tan real como que este es uno de los gobiernos más corruptos que ha tenido la Argentina.

(1) Tres de los cinco son: a) Guido Alejandro Antonini Wilson, venezolano, 46 años de edad, nacido el 8 de abril de 1961, empreasrio, titular de la cédula de Identidad de Venezuela Nº 8.579.325, hijo de Guido Antonini y María Luisa Wilson, casado con Jaqueline Regnault.
b) Franklin Deivis Durán Guerrero, venezolano, 40 años de edad, nacido el 11 de septiembre de 1967, empresario, titular de la Cédula de Identidad de Venezuela Nº 7.927.630.
c) Carlos Eduardo Kauffmann Ramirez, venezolano, 36 años de edad, nacido el 30 de diciembre de 1971, empresario, titular de la Cédula de Identidad de Venezuela Nº 10.337.600.

(2) Ver http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3174

(3) Ver http://www.periodicotribuna.com.ar/Articulo.asp?Articulo=3106

(4) Por ese motivo se prevé que en nuestro país se invente alguna "cortina de humo" para desviar la atención sobre la Presidente y su responsabilidad en este tema.

 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com