Cargando

Israel busca imponer sus condiciones en Medio Oriente y también en Buenos Aires
Emilio Marín - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Abu Mazen
- Intifada
- Ariel Sharon
- Cristina, Felisa y Romina. Tres mujeres con ..

- Karl Marx

 

200707 - El primer ministro israelí, junto al presidente estadounidense, mantiene su guerra contra los palestinos, especialmente contra Hamas. Y la cúpula de la AMIA en Buenos Aires quiere condicionar la política exterior del país.

La división de las fuerzas palestinas en dos, con el consiguiente baño de sangre en Gaza

y en menor medida en Cisjordania, ha servido magníficamente al plan de Israel Este no es muy imaginativo pues aplica el clásico “divide y reinarás”. Acompaña esa política con una alta dosis de plomo y metralla, que ahora pega fundamentalmente en la militancia islámica de Hamas en Gaza.

(Ver:
Israel caerá en 20 años)

Desde que a mediados de junio esa organización venció militarmente a
Al Fatah del presidente Mahmoud Abbas y pasó a controlar Gaza, Israel se ha sentido a sus anchas. Es que el frente palestino está dividido entre esas dos corrientes. Y la aparición de Hamas al frente del gobierno real en la Franja le permite demonizarla ante una parte de la opinión mundial. Para Israel, que estaba acorralado en ese ámbito, es un logro.

Ahora el primer ministro
Ehud Olmert zafa temporalmente de ciertos reproches de los gobiernos europeos, Estados Unidos, Rusia y las Naciones Unidas, el llamado “cuarteto” (uno de los pocos lugares que le van quedando a George Bush).

Agitando el espectro de Hamas, Olmert se muestra relativamente flexible con la contraparte, con Abbas, con quien ha compartido una cumbre en el balneario egipcio de Sharm el sheik junto a los líderes de Egipto y Jordania, Hosni Mubarak y el rey Abdala II respectivamente.

Los gestos hacia el presidente de la Autoridad Nacional Palestina continuaron el lunes de esta semana en Jerusalén. En una reunión bilateral el anfitrión prometió a su visitante que liberaría a 250 presos pertenecientes a su organización. A los otros, los de Hamas, y a muchos de la misma Al Fatah, no les alcanzará el beneficio. Y son la mayoría, pues en las prisiones israelitas hay 8.000 presos palestinos de distintas organizaciones y grupos etáreos. Ahora serán liberados once menores y algunos ancianos. Los demás tendrán que seguir esperando en un lugar inseguro: la Corte Suprema israelí es la única en su tipo en el mundo que legalizó la tortura.

Mientras coquetea con Abbas y le promete remover puestos militares israelitas de control en las ciudades cisjordanas de Ramallah, Jenin, Tulkarem y Belén, el ocupante de territorios palestinos sigue mostrando su peor rostro para con Gaza. En este último mes ha vuelto a bombardear desde aviones y a meter sus tanques para cañonear los objetivos fijados por Olmert y el nuevo ministro de Defensa, el laborista Ehud Barak.

Esas incursiones y operativos dejaron un doloroso saldo de muertos y heridos entre la población civil. Los comunicados israelitas, copiándose de los de Bush respecto a Irak, enfatizan que los muertos son “terroristas”. Y si se prueba lo contrario, que eran civiles, son endosados a la cuenta de los “daños colaterales”.

No le dan paz

Olmert y los suyos no les dan paz a los palestinos. Ahora buscan maquillar sus acciones de guerra en Gaza como una respuesta a la “violencia” de Hamas tras su mini guerra civil con Al Fatah. Pero no es así.

Ismail Haniyeh

Ehud Olmert

Mahmud Abbas

Las dos organizaciones se enfrentaron en junio, con un saldo estimado de 135 muertos. Pero Israel viene atacando la población de la Franja y partes de Cisjordania desde enero de 2006, cuando Hamas ganó legítimamente las elecciones palestinas. En junio de ese año Olmert ordenó allí una carnicería, antes de enfilar sus tanques y aviones hacia el sur del Líbano, donde sus tropas recibieron su merecido a manos de Hezbollah.

Desde la mencionada victoria electoral de los islámicos, Israel bloqueó todos los pasos fronterizos de Gaza, incautó los fondos pertenecientes al gobierno de Ismail Haniyeh, etc. De resultas la vida de los palestinos es un martirio cotidiano. En Gaza quedaban alimentos para pocas semanas según Arnold Vercken, director de operaciones del Programa de Alimentación (WFP) de la ONU en los territorios palestinos. El funcionario declaró: “se está desencadenando una crisis humanitaria seria en Gaza como resultado de los recientes disturbios y el cierre de fronteras”.

No vaya a creerse que la actitud de Israel hacia los palestinos de Cisjordania es mejor. Solamente que por el momento trata de golpear centralmente en Gaza. Pero no hay que olvidar que de allí los israelitas se retiraron en septiembre de 2005 mientras que en Cisjordania, la presa mayor, aún están con sus colonias ilegales y sus tropas. Además siguen levantando allí avanzó el “muro del apartheid”, pese a las objeciones de la ONU y la Corte Internacional de La Haya.

El titular de la ANP, Abbas, parece decidido a avanzar contra Hamas, del brazo de Olmert y los socios extranjeros del “Cuarteto”. De allí que dialogue a menudo con el premier judío y tenga cortado el teléfono con Haniyeh, el dirigente de Hamas desconocido como primer ministro. En su lugar Abbas tomó juramento a Salam Fayad, economista formado en Estados Unidos y la Universidad Americana de Beirut que trabajó para el Banco Mundial y el FMI.

Olmert busca negociar con Abbas, Fayad y otros moderados, aunque estirando los plazos de modo de no llegar nunca al punto clave: la devolución de los territorios según las fronteras de 1967, incluida Jerusalén oriental.

Mientras el juego se limite a declaraciones a favor del diálogo en abstracto, sin llegar a ese momento de definiciones, todo andará más o menos bien entre Olmert y Abbas. Incluso a fin de año serían parte, junto a gobernantes árabes, de una Conferencia Internacional sobre Medio Oriente que ha convocado el decadente Bush.

Pero los palestinos no necesitan hojas de ruta ni palabras que se lleva el viento. Más allá de matices, quieren un Estado independiente con Gaza y Cisjordania, con capital en Jerusalén este; con gobierno y fuerzas armadas propias. Y eso es lo que Israel no está dispuesto a conceder. Ni el gobernante Kadima de Olmert y el flamante presidente Shimon Peres, ni los laboristas de Ehud Barak ni el Likud de
Benjamín Netanyahu harían algo así, sin importar si del otro lado están Abbas, Haniyeh u otro.

Tiran contra Irán

En líneas generales, desde que el Estado de Israel surgió en mayo de 1948 rapiñando tierras palestinas que no estaban dentro de la zona adjudicada por las Naciones Unidas, en adelante, esta es la parte que más obstruyó a una solución pacífica en Medio Oriente.

Se precia de ser la única democracia en la zona pero ya se observó que su máximo tribunal de justicia tiene legalizada la tortura de los prisioneros, preferentemente palestinos. El premier Yitzhak Rabin fue muerto por sus propios neonazis.

Dice ser el pueblo elegido y tener derechos bíblicos pero actúa como dependiente del mandato de la Casa Blanca y es un portaaviones estadounidense en la región.

Olmert habla de paz pero mantiene una ocupación militar sobre territorios ajenos. Pretende que el mundo crea su versión de que Hamas es la encarnación de la violencia. Pero las estadísticas informan que en 2006 ese Estado exportó por 3.400 millones de dólares en armas, “ubicándose como el cuarto traficante de armas más grande del mundo, superior incluso a Gran Bretaña” (Naomí Klein, 20/6).

Los especialistas coinciden en que Israel dispone entre 200 y 300 armas nucleares, algo imposible de testear porque no es parte del Tratado de No Proliferación y los inspectores de la ONU no llegan al lugar por la protección de Washington. No obstante, Olmert secunda a Bush en su campaña contra Irán, amenazando a este país con un ataque militar si avanza en su programa nuclear pacífico.

En la campaña contra Irán se produce la convergencia entre Israel y su embajada en Argentina y las asociaciones israelitas como Daia y AMIA. En los actos recordatorios de 2006 de los atentados terroristas en Buenos Aires, la cúpula israelita dio la palabra al embajador de Israel, que justificó la barbarie en El Líbano. En ese acto y en el de ayer, los dirigentes de la AMIA reclamaron al gobierno argentino la ruptura de relaciones con Irán.

Además de improcedente, el tono del reclamo agrega un nuevo elemento a quienes dicen que los dirigentes israelitas de cualquier nacionalidad se creen elegidos. “Irán no colabora con la investigación y, sin embargo, el intercambio comercial sigue su curso. ¿Acaso el atentado no fue un ataque a la Argentina toda, a su soberanía? ¿Acaso su soberanía depende de su balanza comercial?”, le espetó Luis Grynwald al presidente argentino.

¿Quién votó a la AMIA para que digite la política exterior argentina?


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com