Cargando

Nueva Terminal: la historia sin fin
Francisco Marzioni Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- No lloréis por el dólar
- Negocio del hambre en Argentina
-
Argentina
-
Ciencias Sociales y Filosofía
- George W Bush, un hombre peligroso

 

1006 - La nueva terminal de ómnibus sigue siendo un karma para los rafaelinos. El llamado a licitación por sistema de iniciativa privada para concluir la obra y explotar el predio no produjo ningún oferente. Aunque había cinco interesados que compraron pliegos, ayer en la Secretaría de Hacienda del Municipio, no se abrió ningún sobre.

 

Todo estaba preparado en el departamento de Compras de Moreno 8. El acto, los funcionarios, los periodistas. Pero no había sobres para abrir. No es común que una licitación no presente oferentes, pero cuando se trata de una de las obras más caras -en dinero y sensibilidad- para los rafaelinos, el evento es aún más llamativo.

A pesar de que ya se habían vendido cinco pliegos -entre los que se incluyen empresas de Rafaela y Buenos Aires, como el Grupo Flechabus- ningún grupo privado decidió presentarse a la licitación que se abrió ayer por la mañana en un acto público. Pero la movida política que la administración Perotti estaba preparando desde hace meses, finalmente sucumbió.

 

La historia sin fin

  

El actual mandatario rafaelino recibió una terminal de ómnibus inconclusa al comienzo de su gestión. La obra fue generadora de una gran polémica en los tiempos de Peirone, y Omar Perotti pareció dejar a su suerte al predio de 132 metros de largo y una superficie cubierta de 2.200 metros cuadrados. En los últimos siete meses de la actual gestión, la ejecución presupuestaria acusó el irrisorio monto de 12 pesos destinados al mantenimiento de este espacio, que hoy sirve únicamente como depósito de elementos para obras municipales.

 

La nueva terminal -la misma en la que fueron invertidos 1.200.000 pesos por la anterior gestión de Ricardo Peirone-, desde hace años permanece "muerta". La actual administración municipal decidió hacerla a un costado.

 

Pasaron tres años de gobierno, y el Municipio sostuvo su postura de no invertir un peso más en una obra que fue "heredada" de una administración con la que Perotti tiene más diferencias políticas que acuerdos, pese a ser del mismo signo partidario. Así, desde el despacho de la intendencia se ideó un plan: lograr que un inversor privado se haga cargo de la finalización de la obra y su posterior explotación. Lo que sucedió en la mañana de ayer parece echar por tierra este proyecto.

 

La firma rubricada en el decreto 25.264 fue el comienzo de una serie de vaivenes que tuvo el proceso de licitación. La misma fue pospuesta dos veces con la finalidad de lograr la mayor cantidad de ofertas posibles, y los interesados llegaron a cinco empresas. Entre ellas se destacan la del Grupo Flechabus, que ya administra otras terminales en diversos puntos del país, y otra de un grupo de empresarios rafaelinos -que ya en el año 1998 habían presentado una propuesta para construir y explotar una terminal de ómnibus-, aunque ese proyecto finalmente fue dado de baja por el ex mandatario Ricardo Peirone ante las negativas de los industriales rafaelinos.

 

Las razones

 

Sin dudas, la nueva terminal, en el estado en que se encuentra la obra, no es buen negocio para nadie. Por un lado, el Municipio pierde: invirtió más de un millón de pesos en un tótem abandonado. Por otro lado, un inversor privado tendría que sumarle un millón de dólares a lo ya hecho para ponerla en marcha. Y, en tercer lugar, todos los rafelinos pierden, cuando consideran que se invirtió un monto que equivale a más de 2000 tasas municipales en una construcción que no tiene uso, y que todos los días retroalimenta la polémica sobre las razones que la impulsaron, y las que permitieron que se llegue al estado actual de dejadez.

 

¿Por qué nunca se concretó?

 

Las facturas políticas dentro del PJ local se cobraron varias veces. Por un lado, Perotti dejó caer el Plan Estratégico que su colega, el diputado Peirone, levantó como bandera de gestión en la ciudad. Por otro lado, entregó a manos privadas una pista aérea que tiene importantes fallas estructurales. Pero la terminal de ómnibus es un problema no resuelto para una administración no quiere finalizar "la obra" de Peirone, y pretende traspasar a manos privadas la concreción de una obra para nada redituable.

 

Hasta en los mismos pasillos del Municipio se sugiere la idea de que es necesario concretar la obra desde el Estado para luego tener algún interesado en explotarla. La aventura que la intendencia emprendió -con esta licitación que resultó desierta- fue un cachetazo político que para el Municipio es, sin dudas, muy duro de aceptar.

 

¿Créditos externos?

 

Así, en este marco, la ayuda crediticia se torna una opción considerable a la hora de resolver el problema de la terminal. En diálogo con CASTELLANOS, la secretaria de Coordinación de la Intendencia Marta Engler dejó entrever la posibilidad de que, en el último de los casos, el Municipio podría salir a buscar un crédito no reembolsable de algún organismo, ya sea internacional o nacional, para que finalmente se aporte el millón de dólares necesario para la culminación de la obra.

 

Y así, se abre la pregunta. ¿Es posible que Rafaela adquiera tal cantidad de dinero para finalizar la nueva terminal? Sin dudas, la respuesta es sí. Otros municipios realizaron gestiones similares ante el gobierno nacional, e inclusive Perotti consiguió 38 millones de pesos para financiar la refuncionalización, que llegaron directamente de las arcas que maneja Julio De Vido en el Ministerio de Planificación Federal. Tres millones de pesos no parece un monto imposible de conseguir, para un Municipio que maneja un presupuesto de 60 millones de pesos en el presente ejercicio.

 

Rafaela viene siendo, en los últimos años, una de las localidades del país con mayor crecimiento de la producción; una ciudad que ha avanzado en muchos aspectos de su vida social, resolviendo incluso la complicada situación que planteó hace no mucho la aeropista. En este contexto, la inconclusa nueva terminal de ómnibus aparece como un símbolo de la impericia gubernamental, a punto de naufragar.
 

 

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com