Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Megacanje de la deuda capítulo Kirchner-Lavagna: Nos están mintiendo de nuevo (Explicación simple y popular)
Horacio J. Garetto  -  Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Reutemann y otros: Tránsfugas y conversos
- Jaque al inmoral secreto de la banca Suiza
- La comodidad de vivir manipulado
- Invasión norteamericana a Panamá en 1989
- Diccionario de sexo y drogas, de emergencia

 


04 - Mucha celebración, muchas caras contentas, muchos anuncios, mucha fanfarria mediática, pero ¿éxito para quién?

Para el Gobierno, que gana tiempo, que se da chapa de “serio.

            Porque: ¿cómo son los números? El total de deuda al 30-9-2004 era 182 mil 500 millones de USS. De ese total unos 82 mil millones se siguieron pagando siempre.  En la “transa” del “arreglo” entraron solamente 82 mil millones de capital y 22 mil millones de intereses vencidos lo cual hace un total de 104 mil millones. De estos 104 mil millones de dólares hay unos 26 mil millones que no aceptaron el arreglo y que no aceptaron ninguna quita. Los bonos que entraron en la “transa” se “sacan” de circulación y se “cambian” por bonos nuevos por valor de 42 mil millones. Con lo cual tenemos que el gobierno sí logró una quita aparentemente importante en porcentaje sobre los 78 mil millones que sí entraron.

(104 mil millones menos 26 mil millones).

            Pero entonces  182 mil quinientos menos 106 mil millones mas 26 mil millones mas 42 mil millones hacen que el total del fardo que nos queda para adelante es de 146 mil millones. Con lo cual entonces el “éxito” de reducción de deuda que el gobierno anuncia sería de sólo un modesto 20%.

            Pero cuando el tamaño de lo que supuestamente se debe es gigantesco ese 20% es poco y nada. Porque ¿cuál es el panorama de acá en adelante?

            Todos los años vencen de capital aproximadamente 20 mil millones. De intereses vencen según el año entre 6 mil y 9000 millones. Estamos pagando solamente 2500/3000 millones de intereses de los 6000 o 9000 que vencen. Capital no estamos pagando. Con lo cual los intereses se acumulan otra vez al capital. Esa masa de deuda está contraída a una tasa de interés promedio del 6% anual. A nivel de país, con semejante monto, siendo la deuda casi un 90% del PBI y siendo difícil crecer a ese ritmo la tasa es exorbitante. Es un ciclo infernal. “Vivir pagando y morir debiendo”. Es una deuda impagable.

Es la forma moderna de la esclavitud. Eso sí: para que los esclavos no se rebelen y se levanten en armas  mucho Holywood,  muchos escándalos, muchos deportes, mucha Coca Cola y muchos simulacros de falsa libertad. Esto nos lo hicieron. Nos lo planificaron. La calcularon. Y como somos ricos y buenos enriquecemos en grande al sistema financiero internacional.

¿Con cuánto? Entre 1975/2001 pagamos 206 mil millones de dólares. Una fortuna que ya no está entre nosotros. Está allá. Nos robaron, más o menos, 25 cosechas (valor de hoy). Toda la soja, todo el trigo, el maíz, la carne, la lana, el girasol, el algodón, etc., por veinte años, robados.

Cuándo Ud. paga sus impuestos a las ganancias o consume y paga IVA pues la mitad de todo eso va al AMO: el  capital financiero mundial.

Entonces, puesto que no podemos pagar ni siquiera el total de los intereses que vencen ni menos el capital que vence  pues entonces técnicamente seguimos en estado de QUIEBRA.         

Jurídicamente hablando salimos del default.  Económicamente y financieramente hablando seguimos en un estado de crisis de Deuda permanente. O sea que nos mienten. Una vez más.     

¿Entonces: ¿para qué todo este circo? Toda esta fanfarria: pues para darle un ordenamiento. Un encuadre al saqueo. Hasta el saqueo tiene que tener un orden. Una juridicidad. Hasta las mafias tienen sus reglas de funcionamiento. Y también se hace como para que continuemos ordenaditos  pagando los 2500/3000 millones de intereses. ¡Que es un montón de dinero! Pero no es solo dinero. Desde la deuda se controla la política económica del país.  Que es una reserva estratégica fabulosa de materias primas, de agua. Para lo que sea. Siempre hace falta. Los geopolíticos anglosajones (asociados a los españoles) piensan en el largo plazo. Una década se quedan con todas las magníficas empresas públicas. Otra década se cobrarán con la ¿Patagonia?, ¿el Acuífero Guaraní? Ellos dedican todo el día a pensar con qué se pueden cobrar. A calcular dónde ponen el tiro. El negocio es que el Deudor nunca deje de ser Deudor. Que la Deuda sea perpetua.

Ahora bien acá me parece que hay un plantear un tema que me parece que viene eludiéndose sistemáticamente de la conversación y de los análisis de los últimos 30 años. Que es el tema del conflicto de clases. La Deuda  ¿es un problema para todos los argentinos por igual?

No: la deuda es un problema grave para el 80 u 85% de los argentinos. Para la clase media, pequeños y medianos comerciantes, pequeños y medianos productores rurales, todos los docentes, todos los profesionales menos las élites que trabajan directa o indirectamente para las instituciones imperiales, pequeños y medianos industriales que trabajan para el mercado interno, para los obreros, para los empleados de comercio, para el desocupado, para todo el universo de los autónomos, etc.

Pero para las élites económicas y financieras que controlan y explotan el país la deuda es un problema pero un problema menor frente al problema mayor que representaría una verdadera CONFRONTACION con el capital financiero internacional. Porque en esa confrontación peligraría su sistema de dominio sobre el país. Entonces no conviene. Mucho riesgo. Además esas élites (que son las mismas que controlan México, Brasil, etc.) tienen múltiples negocios, afinidades culturales y visión del mundo que las élites de las finanzas mundiales. Pero encima, y lo peor de todo, es que (estimativamente) la mitad de los acreedores del país son argentinos fugadores de capitales (acreedores de su propio país) que se esconden detrás del secreto bancario y de una máscara de suizos o americanos. Entonces ¿para qué confrontar? ¿dejar de pagarse a sí mismos? mejor que confrontar es asociarse en la explotación del país, de sus riquezas, de sus trabajadores, etc. Toda esta gente es experta en el arte de la especulación financiera. De modo que lo que pierden por un lado en la quita sobre los bonos muchos compensan con las ganancias que da el ejercicio de ese arte de comprar barato y  vender valorizado. Los grandes bancos, los grandes fondos de inversión le trasladan el problema a los bonistas pequeños.

Si la cosa se desmadra, para eso está la policía, los gendarmes, etc. Las protestas populares se “judicializan” (se las convierte en un problema judicial) se las demoniza, etc. Total la deuda, razonan los que mandan, se paga fundamentalmente con el IVA a los consumos populares (incluido el  ¡27%! sobre teléfono, luz, etc.).

Pero para nosotros, las clases medias y populares, la DEUDA es el problema.

Kirchner-Lavagna desaprovecharon la situación de default para trancar bien duro.

            Peor: se desaprovechó la oportunidad para tirar la “bomba nuclear monetaria” sobre la mesa de negociaciones: la SENTENCIA del Sr. Juez Ballesteros declarando la ilegalidad de tramos sustanciales de la deuda. Esta verdadera “bomba” legal no la tiene ningún país. Para una investigación a fondo. La doctrina jurídica de la “deuda odiosa” (injusta).

            Esta deuda no es como la que un ciudadano tomó con una mutual. Si Ud. tomó un crédito hipotecario se queda con una casa. Si Ud. tomó un crédito prendario se queda con un auto o un tractor. Si uno personal ud. compra mercaderías para la reventa. Ud. recibió algo concreto y lo devuelve con un interés. Está más o menos bien. Más o menos legal.

            Pero esto (la deuda del Estado Argentino) no fue contratado por el pueblo ni beneficia al pueblo argentino sino que por el contrario el pueblo es el gran perjudicado. La víctima. De modo que no hay que aceptar esa extorsión moral que consiste en comparar lo incomparable. En el caso argentino la deuda fue multiplicada por 4 por una dictadura. Y se sabotean sistemáticamente todos los intentos de investigación de sus ilegalidades.

            En este marco la deuda es un problema eterno sin solución.

            Que esta operación pueda presentarse como “éxito” obliga a meditar el tema de la magnitud de la “desinformación” y de la propaganda planificada de la que se es objeto desde los núcleos de poder y de sus aparatos de propaganda.

            PROPUESTA: la deuda tiene que ser declarada un problema político, un problema legal, un problema diplomático, y un problema militar.

            Hay que librar en simultáneo:

- Un combate legal en los estrados judiciales locales e internacionales.

            -Hay que preparar una batalla diplomática que acompañe y dé marco a la batalla legal y forje alianzas políticas, legales y militares internacionales.

            -Hay que respaldar los movimientos legales, políticos y diplomáticos con un rearme del país (no necesariamente costoso sino inteligente) . Hay que retomar el proyecto del misil “Cóndor” y el proyecto de dotarse de una disuasión nuclear creíble. Hay que desarrollar sí o sí misilística y tecnología submarina nuclear. Asimismo tecnología GPS (global positioning sistem, tecnologías de radares,  electrónica, e informática), como tienen los americanos, Europa y China (en colaboración con Europa). Todo ello con ingeniería venezolano-argentina-brasilera (la ingeniería que falta se compra, siempre alguien vende).

Hay que reintegrar a las Fuerzas Armadas (debidamente “nacionalizadas” y purgadas de todos los elementos “liberales”, adoctrinadas en la democracia y la lucha antiimperialista) a un proyecto político nacionalista superador de la situación de los últimos treinta años. Esas Fuerzas Armadas no deberán tener carácter profesional (fácilmente penetrable por la ideología imperialista-pentagonista) sino carácter popular (desde luego conducidas por cuadros altamente profesionales). Hay que respaldar política y diplomáticamente a las FARC de Colombia. Y hay que apoyarlas con armas y dinero. Porque la derrota de las FARC implica la consolidación de un desgraciado Caballo de Troya militar-ideológico jugador operador proimperio norteamericano en América Latina.

Porque mientras las FARC jaqueen la oligarquía narco-Estado proimperial esta tiene más difícil una aventura militar de desestabilización del proceso bolivariano-venezolano, vanguardia de la liberación de América Latina. Porque hay que impedir por  todos los medios la instalación de una quinta columna imperialista en América Latina que nos desestabilice y jaquee a todos alineando a todos los ejércitos y aparatos de seguridad con la locura del combate a un terrorismo que no existe. Lo mismo hay que hacer en Ecuador. Hay que apoyar a todos los elementos populares y nacionalistas hasta que logren desplazar a los elementos neoliberales-pentagonistas al servicio del plan Colombia y del polo imperial norteamericano. Hace falta visión y coordinación geopolítica. Algo que sobra en Washington pero que, en América Latina, solo hay en Venezuela y Cuba. Las cancillerías latinoamericanas no evolucionan ideológicamente. Duermen la siesta y perpetúan la tradición entreguista. Tienen visión oligárquica-aristocrática de la vida y de la historia y de la sociedad. Hay que adoptar sí o sí la visión de que los Estados Unidos y su proyecto de dominio mundial son la hipótesis de conflicto de América Latina.

            -Hay que trabajar en la constitución de un Bloque Regional de Poder Sudamericano (BRPS) Político, Cultural y Militar con Brasil y Venezuela superador e integrador del Mercosur. Hay que coordinar y mancomunar políticas con ese bloque. Con el BRPS se atacará en bloque el problema de la deuda.

            Todo coordinada y simultáneamente.

            BIBLIOGRAFÍA: estúdiese La deuda externa (Alejandro Olmos); La perversa deuda (Calcagno-Calcagno); La Argentina robada (Mario Cafiero); Sentencia del Juez Ballesteros; No va más (Horacio Garetto); Bloque Regional de Poder Sudamericano (Heinz Dieterich).
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com