¿Terrorismo”? en Londres 7/7: la terrible probable verdad
Horacio Garetto
hgaretto@wilnet.com.ar

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Inglaterra Al día

Otros textos del autor

Los atentados se practican porque se necesita “demostrar” que el terrorismo “existe”. Y el terrorismo existe porque es necesaria una “guerra contraterrorista”. Y una “guerra contraterrorista”  es un negocio fabuloso geopolítico, militar, comercial, financiero, etc., (conquista de territorios, de mercados, de cerco/debilitamiento de rivales militares, comerciales, financieros, etc.)  Se hace para que no se piense que es un discurso. Que la “amenaza terrorista” es real. Existen para poder decir: “Miren ahí está, actúa, miran las cosas que hace, que barbaridades”. Cada tanto hay que provocar algún atentado para que nadie se olvide.  Es la estrategia de mantener “el terrorismo latente”. Ahí está. Después, cuando lo necesitamos, lo usamos. Además gracias al terrorismo tapamos todo: barbaridades nuestras, cadáveres y derrota humillante en Irak, la irracionalidad del sistema social, las exenciones impositivas millonarias para los ricos, el desastre económico-financiero, el robo de las elecciones, la deuda monstruo, los desastres empresariales, la gente “tiene que hablar del terrorismo”, de lo terrible que son. El problema es ese. Se necesita un enemigo. No se puede prescindir de alguno. O el comunismo o el narcotráfico, o el “terrorismo” o los marcianos. Pero alguno tiene que haber. Y se fabrica. Y se encarga a medida. Según la necesidad.  Sin un enemigo el sistema “enloquece”, se “tilda”, se ataca a sí mismo, hace metástasis.  Se enferma. El sistema tiene que funcionar. Y seguir funcionando. Y si un tercio del sistema está directa o indirectamente relacionado con la producción de armas pues no se puede prescindir de enemigos, de guerras y de conflictos. Por ej. cuál es nuestro negocio: ¿la paz entre India y Pakistán? No, nuestro negocio es el conflicto. ¿La paz entre China y Taiwán? No, el conflicto. Taiwán es un cliente fabuloso. Y así siguiendo.

Todo esto forma parte de un plan mundial. El razonamiento es: el petróleo (y el gas) se acaban. Inglaterra se queda sin petróleo el año 2007. Norteamérica el 2010. Después  no hay más. Hay que importarlo todo. Entonces hay que ir previniendo. Tenemos que asegurárnoslo. Pero por una equivocación inexplicable Dios lo puso en las tierras de Alá, tierras de musulmanes, o allá lejos entre medio de los odiosos bárbaros rusos eslavos, nuestros ex -enemigos de la “guerra fría-caliente” (según como se mira y quién habla) en el  Mar Caspio (y Siberia). Y ahora para complicarlo todo, en el “rancho” que teníamos en Venezuela, “la negrada” (con Chávez) lo quieren manejar ellos. Y quieren vivir mejor, y hacer escuelas, y curarse y hacer deportes y tener cultura y todos esos despilfarros. Y esta “negrada” venezolana “chavista” nos cambió el precio. Antes a los corruptos que teníamos ahí manejando “nuestro negocio” les “tirábamos un 5% (del petróleo que se saca) como para que tengan,  para que hagan el laburo de organizar la cosa y tener la casa ordenadita. Ahora “los negros” de Chávez nos cobran el 30%. Es una locura. Hay que echarlo/s. Y los ingratos de los europeos continentales (esos maleducados díscolos franceses y alemanes)  han tenido la osadía de lanzar una moneda que nos disputa el negocio (fabuloso) de ser los únicos que emitimos la moneda con la que se hacen las transacciones del mundo y con la que pagamos gratis (emitiendo) el petróleo del mundo.

(Digresión: Que se me disculpe el atrevimiento del pronóstico que formulo hoy: para mí los dos países mejor preparados del mundo para vivir y superar el mundo pos-petróleo son: Cuba y China. Cuba es un país magníficamente organizado dónde con poco a nadie le falta nada. Es el país de mayor igualdad del mundo. Es el país dónde los derechos económicos, sociales y culturales más se cumplen y más se respetan. En cuánto al  cuestionado sistema de partido único pues no se comprende que es estratégico. Bastaría que hubiera otro para que por ese canal entren toneladas de dinero yanqui interfiriendo el natural decurso de las cosas más toda la  logística y propaganda y de toda la maquinaria de interferencia norteamericana hasta que llega un punto en el que hasta te “fabrican” una “revolución democrática”, eso sí pronorteamericana, promercado libre, proprivatizaciones, etc. No se infiera de esto que estoy planteando que sea un paraíso. Solo digo lo que digo y el mérito extraordinario de lo que lograron. Parecido China: viene de una gran tradición de igualdad, está bien organizado para cuando venga el trauma: en China hay 7 autos cada mil habitantes. En EEUU setecientos autos cada mil).

Entonces tenemos que hacer algo, dicen los halcones norteamericanos. Tenemos que actuar. Bueno: necesitamos un plan. Justificaciones. Tenemos que tener letra. Discurso. Hay que poner a la gente a trabajar. Ahí tenemos a Samuel Huntington. Es un tipo de los nuestros. Escribe lo que necesitamos. Un ideólogo “a la carta”. A pedido. Ahí está entonces el libro “Choque de civilizaciones: reconfiguraciòn del nuevo orden mundial”. Magnífico: ahí sí que los musulmanes salen bien demonizaditos. Son una manga de terroristas. No podemos entendernos con ellos. No entienden la modernidad ni la “democracia” ni nada. Solamente entienden de palos. Por lo tanto hay que mandarlos a todos a la hoguera, al gas, a las bombas. Son unos irresponsables. Y hay que tener a Israel bien armado y bien afilado para que cada tanto les dé una tunda  a esos fanáticos. Que rezen todo lo que quieran pero eso sí: lo que no se puede hacer es ponerse nacionalistas y manejar las cosas ellos solos y para ellos. Cuando uno lo intentó (Nasser de Egipto) le pegaron un tiro y cuando a otro se le ocurrió nacionalizar el petróleo (Mossadegh, en Irán) pues se lo voltea.

¿Qué se puede esperar de una globalización elitista y excluyente sino guerras en gran escala? 

Oklahoma y Buenos Aires (Amia y Embajada de Israel) y los ataques a las embajadas americanas en Sudán existieron para hacer posible el 11 de Septiembre. Fueron preparatorias del clima. Preparatorias de credibilidad. Anticipos necesarios.

Lo que sucedió el 11 de septiembre de 2001 fue ante todo un golpe de Estado. Un golpe de Estado en el centro decisorio del capitalismo mundial. Madrid fue para hacer un “mantenimiento” de ese plan, los europeos estaban olvidándose del 11 de septiembre o haciéndose excesivas preguntas. Londres también. Londres también sirve para tapar el desastre militar de Irak (no pueden controlar 8 millones de árabes sunitas) y ahora también se está complicando Afganistán. Parece que ahí también ahora les agarró por ponernos bombas cada vez más seguido. El objetivo es convertirnos a todos en rehenes de una fabulosa operación de terrorismo inducido y encubierto. La desinformación es la única verdad.

Los muertos americanos del 11/ S fueron 1563 según la Cruz Roja. El total 2500 y algo. Muchos eran latinoamericanos. No es mucha muerte para las elites necrófagas que comandan los destinos del imperio. Boris Kagarlitsky dice que si los hipotéticos terroristas hubieran querido “destruir” Estados Unidos pues los aviones los hubieran tirado sobre centrales nucleares. ¿O no?

La verdad es que las torres del World Trade Center fueron demolidas por expertos. Mediante colocación científica de cargas de dinamita. (¿tal vez por la gente de “Demolition Inc. Company”?) Por eso es que cayeron tan perfectas, se convirtieron en polvo. Esta es una línea de investigación y de explicación que va ganando adeptos en todo el mundo. Alinea ya gente famosa e importante como un exministro inglés (Michael Maecher) , el economista Morgan O. Reynolds que fue jefe del Departamento de Trabajo del propio Bush (sus declaraciones fueron una bomba) , un exministro alemán de Tecnología (von Bulow) el abogado de las víctimas americanas  Stanley Hilton, y muchos intelectuales destacados (Victor Ego Ducrot, Thierry Meissan, Ralph Shoenmann, Chossudovsky, Novoa Garzón, Manel Freitas, Walter Graciano, etc).

Para toda esta gente (en la que me incluyo) el 11 de Septiembre de 2001 es la mentira más grande de la historia universal.

Y el 11 de Septiembre era necesario para abrir las puertas a los tipos duros de la derecha y sus “soluciones” totalitarias. Los atentados terroristas son maravillosos. Porque posibilitan el desencadenamiento de múltiples ofensivas militares y geopolíticas indispensables para el reencuadramiento económico, jurídico y político del capitalismo. Nos hacen necesarios a nosotros. Los tipos duros de la derecha,  serios, que sabemos como ordenar esto. A palos. No hay otra. Permiten “justificar” palos y bombas e invasiones y saqueos de patrimonios petroleros (y gaseros) y de todo. Ellos mismos lo dijeron en uno de los  documentos del grupete ultraimperialista “Project for a New American Century”: “Rebuilding American Defenses: strategy, forces and resources for a nex american century”: necesitamos una gran catástrofe. Algo parecido a un Pearl Harbour. Muchos de los que están hoy son tipos de la era de Ronald Reagan, época en la que se crearon grupos de extrema derecha y “thinks-thanks” para vengar la “derrota” americana en Vietnam. Algo parecido dijo el presidente del Council of Foreign Relations (¿y del mundo?) Nelson Rockefeller: “necesitamos una gran crisis  y, sucedida que sea, las naciones aceptarán el nuevo orden mundial”. Y cuando habla este tipo (y  el barón Rotschild) se cuadran todos: “Yes Sr.”.

Cada vez que las cosas andan mal, o hay problemas graves, o hay que tapar algo, pues bienvenido un “buen ataque”. Otra: necesitamos que de una vez por todas suba a lo loco el precio del petróleo. Si logramos esto pues bienvenida la inflación. La inflación nos licuará la deuda que hemos acumulado en demasía, tanto que hemos consumido todos estos años (importamos mucho más que lo que exportamos) y tanto que tuvimos que gastar en tantas guerras para mantener “el orden”. Se nos insubordina un montón de gente.  Y si no damos un escarmiento cada 25, 30 años, pues la gente se olvida y otra vez se hacen comunistas y piden justicia y todas esas locuras. Miren Latinoamérica. Están volteando demasiados presidentes de los nuestros. ¿No vendrá bien una nueva vuelta de tundas?

Por ahora eso alcanza para detener la caída de Bush en las encuestas, paralizar a sus enemigos, y poner nuevamente a Europa detrás de la locomotora de Washington. Pone a Blair como “víctima” y lo potencia como líder europeo de la “guerra contra el terrorismo, buscando descarrilar el incipiente eje euro-escéptico franco-hispano-ruso-alemán. Es una fórmula "probada"  (que por ahora da “juego ganador”) .

Por ej. todo el mundo anda comentando de nuestra barbarie de andar torturando así porque sí iraquíes (80 mil detenidos iraquíes sin proceso, causa, ¿torturas? Y ¿por qué?), pues eso no es bueno, no nos conviene, pues entonces se monta un buen show con una buena decapitación, algo bien sórdido, bien siniestro, que se vea en todo el mundo, que el mundo vea que los iraquíes son unos salvajes, que son todos terroristas, que entiendan que nosotros somos  tipos necesarios para poner orden. Y además los únicos (video falsificado de la decapitación de Nicholas Berg).

El “terrorismo” es bárbaro. Permite iniciar guerras. Gracias al “terrorismo” la gente se indigna y se puede empezar una buena guerra o bien las operaciones de “castigo” o de escarmiento” de los bárbaros (que casualidad llenos de riquezas). Por ej. nos gusta Cuba. Cuba es de España. Pues que explote el barco  acorazado “Maine” en la bahía de la Habana (año  1898) y que mueran 226 tipos de los nuestros. Entonces ponemos (como ahora) a todos los muchachos de la prensa a vociferar: “son los españoles”: entonces armamos una “magnífica” guerra contra España, ganamos, nos quedamos con Cuba, y Puerto Rico, y Filipinas y Hawai y demás. Cuba es hermosa, unas playas, unas mujeres, unos casinos y unos cabarets bárbaros. Necesitamos diversión.

Los franceses son unos “blandos”. Los echaron de Vietnam. Necesitamos guerra en Vietnam: pues entonces diremos que los norvietnamitas “nos atacaron” en el golfo de Tonkín  (falso).  ¿Ho Chi Minh es demasiado popular? : hagamos algo: organicémosle algo que lo desprestigie tal como unas buenas explosiones que mueran muchos civiles y echémose la culpa. Diremos que es un terrorista. Metámosle guerra.

Los filipinos se insubordinan. No aceptan el “orden” americano. Mejor. Hacemos un poco de gimnasia militar. Fue una “espléndida” guerra dijo  Teodoro Roosveelt  (principios del siglo XX)

¿Qué podemos hacer por ej. con Castro, para justificar una invasión? Pues podemos hacer salir un avión lleno de pasajeros, luego lo cruzamos en el aire con otro vacío,  que estalle en el aire, sobre cielo cubano, que caiga, que sea algo espectacular, la gente se va a indignar. Todos gritaremos: “Fue Castro”. O simulamos una invasión de Cuba a Guatemala: les ponemos el uniforme cubano y que “invadan” Guatemala por ej. y que la gente se lo crea.  O bien pintamos con la bandera cubana aviones nuestros y que tiren unas buenas bombas sobre Guatemala (de fabricación soviética, claro). Así “fabricamos” un conflicto. Hay que echarlo. Eso fue (entre otras cosas que se pensaron la gente del general Lemnitzer) la operación “Nortwoods”, la operación Madera del Bosque, desechada por Kennedy/Mc. Namara  porque “no les convenció” (documentos desclasificados del Pentágono).

¡Los iraquíes están sacando a los chicos kuwaitíes de las incubadoras del hospital  y los están matando!!!!!!!!!!!! ¿Cómo pueden existir gente así? Hay que sacarlos de ahí. De paso elongamos los músculos militares, vaciamos los stocks de armas, practicamos nuevas armas y nos instalamos (1991). (previamente la embajadora norteamericana le dice a Hussein: pase, nosotros no nos vamos a meter. “Es un asunto interno suyo”)

Fíjese como trabaja la derecha: por ejemplo en Italia, décadas del 60/70, para la gente de la ultraderecha, los fascistas, la gente de los servicios secretos, de la OTAN, la propaganda Due, las logias masónicas, etc., el pueblo italiano no tenía conciencia del peligro que representaba el peligro comunista. Entonces era necesario que “sufrieran” “terrorismo rojo”para que “tomen conciencia” de lo que son los comunistas y los detesten. La estrategia era crear miedo al comunismo. Entonces se pone una “flor de bomba”, por ej. en Bolonia, una ciudad obrera bastión de la izquierda italiana, en una estación de ferrocarril dónde pasa un montón de gente. 85 muertos, 150 heridos, todo eso. Un desastre: ¡miren los locos esos de los comunistas de las Brigadas Rojas! ¡¡Fueron ellos!!!!! Se pone a vociferar a toda la prensa del sistema. Y si todo el sistema grita ¡fueron ellos! Pues entonces parece que lo fueron. Pero no: la bomba la ponemos nosotros, los del terrorismo “nero”, “terrorismo negro”, pero se la imputamos a ellos. ¿Mueren obreros??? Bueno, el fin justifica los medios, hay que salvar a Italia del comunismo. Los jueces italianos, que ya venían cancheros, entrenados en todos estos tejes y manejes pues se orientaron rápido por la pista de la extrema derecha. Pero el trabajo es muy difícil cuando el terrorista es el propio Estado: uno de sus organismos. Y cuando lo hecho cuenta con el beneplácito de los dueños del país. Miles de informaciones falsas y pistas erróneas se “siembran” para hacer perder el tiempo y alejar a los jueces de las verdaderas. Una batalla desigual. Por supuesto los organizadores son la gente de los servicios secretos pero los ejecutores se reclutan en los medios políticos extremistas.

Estoy tentado de decir que todo es así. Pero no caeré en la tentación y entonces digo: un montón de cosas de las que vemos son así. A ver si alguno dice que exagero. Se “regula” así.

Entonces: esto de Londres ¿fue Al Qaeda? Al Qaeda existe. Pero mi teoría es que no es lo que dicen.

Al Qaeda actúa pero cuánto de lo que sucede es de ella y  ¿cuánto le imputan? Grupos extremistas islámicos que practican el terrorismo claro que hay. Ahora bien: según mi información no se tienen recursos, hombres, capacidad para más que alguna bomba aquí y otra por allá. No una gran cosa. Es algo malo pero no tiene envergadura de tragedia para la humanidad. Al Qaeda está recontrainfiltrada.  Hace lo que le dejan hacer. Los rusos dicen que Al Qaeda es el brazo terrorista de la Cia.  Y si se analiza quién gana y quién pierde con cada una de sus apariciones pues siempre (o casi a veces el juego sale mal) ganan ellos: Los intereses anglosajones. Nada de bueno aporta Al Qaeda para la causa musulmana ni de nadie.  De la oficina de las autoridades supremas de Irán, su líder religioso supremo Ali Jamenei se dice que detrás de los atentados de Londres y del secuestro de diplomáticos en Irak está Israel (bajo la máscara de Al Qaeda y Al Zarqawi) según reporta Fars News Agency, 10-7-05. El presidente de Uzbekistán, Islam Karimov ha dicho que “las recientes turbulencias vividas en los países de Asia Central forman parte de un plan estratégico de EEUU para “balcanizar” (traducido a castellano rioplatense: “kilombificar”) la región de Asia Central tan rica en petróleo y gas (¡que casualidad!). Pregunta: ¿Porqué no se comentan todas estas acusaciones, señalamientos de responsabilidad?  Respuesta: la terrible dictadura mediática/informativa anglosajona/aliados de la derecha en todos los países tapan todas las versiones y explicaciones alternativas de los fenómenos.

Thierry Meyssan, editor de la Red Voltaire, dice que si las cámaras de vigilancia no vieron a quiénes pusieron las bombas es porque estos estaban de uniforme. Que casualidad, igual que durante el 11 de septiembre norteamericano, en Londres también estaban “practicando ejercicios contraterroristas”. En EEUU a los sectores del ejército que no participaban del complot se les dijo que era un “ejercicio”, que por eso estaba todo normal.

Por eso, contrariamente a como ordena el manual de seguridad, no salió ningún avión caza F-16 a interceptar los “aviones supuestamente secuestrados” que no respondían a las señales de los controles (que el abogado de un sector de las víctimas, Stanley Hilton, dice que estaban conducidos a control remoto. Aclaro que Stanley Hilton cuenta que el fue compañero de estudio universitario de algunos de los tipos de la secta de la Cábala, como Wolfowitz,  que controla EEUU, los célebres halcones straussianos, cuenta que hace 20, 30 años que hablan de hacer estas cosas (provocar una gran crisis, etc)

Jalife-Rahme se pregunta, desde México, con sarcasmo: “¿pero como es que exhibió una recuperación psicológica tan fenomenal el Sr. Tony Blair, premier de Inglaterra, al que se vio radiante y feliz solo tres días después del desastre supuestamente terrorista en ocasión del 60 aniversario de la victoria sobre los alemanes? Nosotros nos preguntamos lo mismo: ¿no debería estar lúgubre, angustiado, conmovido, dolido, espantado? No, el tipo, radiante.  Y otra: ¿cómo es que es tan sabia geopolícamente hablando Al Qaeda: en efecto no atentó ni un día antes ni uno después: uno antes embromaba la candidatura inglesa a los Juegos Olímpicos, justo para impedir que se hable del tema del que se iba a hablar. Que era que los americanos no firman Kioto porque les sale muy caro: tendrían que gastar 4 billones. La industria que manda le ordena al presidente: no firme. Y Bush no firma.

Mi teoría es: de lo que la humanidad tiene que preocuparse es del Terrorismo de Estado. Cuando todo el poder y los recursos de un Estado se vuelcan para producir mediante el terrorismo unos determinados efectos políticos ahí la cosa se pone terrible.

En este terreno los que llevan la iniciativa, los que están a la ofensiva, en plan conquista y desestabilización de todo lo que es petróleo, gas, agua, biodiversidad, oro, plata, etc. son la gente del eje anglosajón: EEUU/Gran Bretaña. Y solo hay tres aparatos de “inseguridad” (para nosotros) que tienen hombres, conocimientos, técnica y dinero infinito para lograr lo que se proponen: la CIA, el MI5 británico y el Mossad israelí. Ahí hay que mirar para entender la política mundial y los últimos hechos de Londres.

Y sepa: la mayoría de los “analistas del corazón” de la prensa internacional desconocen olímpicamente todo del submundo operativo y estratégico de los servicios de inteligencia. No pasan de repetir como loros las clásicas condenas al “terrorismo asesino de … este o aquel” sin entender nada de las finalidades políticas y de las conexiones de cada quién.

Hay que hacer “aparecer” cada tanto al terrorismo para dejar aislados a gente como la de Francia por ej. dónde muchos resisten el mundo de locura al que esta pretendida guerra contra el terrorismo quiere al mundo arrastrar. El mundo está en manos de élites necrófagas que se alimentan de atentados y de las guerras que les siguen.

Guarda con todo lo que se piensa y está pasando. EEUU busca una especie de dictadura mundial. Practica el terrorismo de Estado. Parece que ya hay 3000 “desaparecidos” en EEUU. Parece que ya han puesto en marcha una especie de Plan Cóndor de asesinatos y desapariciones en Europa y los países árabes. Parece que los israelíes han asesinado a 350 científicos nucleares y 250 profesores universitarios de Irak. Una devastación intelectual. ¿Hay algún derecho a hacer estas inmoralidades? ¿No hay que oponerse, gritar contra todo esto?

La guerra contra el terrorismo es un disfraz que oculta la verdad de que esta guerra está en realidad al servicio de  una estrategia de dominio mundial. El terrorismo es una técnica de creación de “caos y odio” sabiamente calculado y dirigida contra el blanco que se seleccionó previamente como enemigo.

Con todo esto la democracia sucumbe. La plutocracia gana.

Cosas terribles hemos visto y cosas terribles veremos

El Clima Nueva arma de destrucción masiva - La Reforma Agraria en Venezuela

Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com