Argentina Al día
Putin mete presión
Horacio Garetto
hgaretto@wilnet.com.ar

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos
Libros en línea

Buscador
Central

Discurso de Néstor Kirchner por el día del Ejército Argentino - Néstor Kirchner expulsó a una diputada por no pensar como él - Vomitar sobre los votos o Eduardo Lorenzo "Borocotó"

Otros textos del autor

0606
- Bolsa Petrolera Moscovita en Rublos. Se viene el Petrorrublo. Averiado el Petrodólar

Le mojaron la oreja al zar ruso y contestó como lo que es: un grande. Representante de un gran pueblo, que sufrió lo indecible, que tocó fondo, pero que quiere resucitar del infierno neoliberal en el que lo metieron los alocados Gorbatchev y Boris Yeltsin, que hasta parece que a propósito no lo hubieran hecho mejor el desastre ruso de la década pasada (baste mencionarle al dilecto lector que la expectativa de vida disminuyó ¡10 años! en Rusia y que Rusia, todavía hoy, pierde población. Pierde aproximadamente 800.000 habitantes por año, porque esa es la diferencia entre los que nacen y los que mueren).

No le gustó nada al Zar ruso que lo anden retando con  “que no es un buen demócrata”, que descalifiquen a sus hermanos bielorrusos que tampoco “son buenos demócratas”, que le den lecciones de “libre mercado” y, encima, ¡lecciones de moral geopolítica! Es el colmo. En efecto, en Vilna, capital de la República Báltica de Lituania, el ultrahalconazo Dick Cheney, vicepresidente de EU, controlador mental del pueril George Bush (h) arremetió con que “ningún interés legítimo se sirve cuando el petróleo y el gas se convierten en instrumentos de intimidación y chantaje”. ¡Vaya, vaya! ¿Y por casa como andamos? La paja en el ojo ajeno se ve pero ¿y la viga en el propio, según la enseñanza evangélica?  ¿Eso no?

Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Volteretas de la deuda argentina De albricias y estafas recurrentes - Temas Que Queman

 

Está fuera de sí el nervioso vicepresidente de EU. Corresponde captar que fue puesto ahí por la todopoderosa plutocracia petrolera y gasera de Texas para controlar los hidrocarburos en el planeta.

Y, ¡casi casi! que lo logran. Ya ¡casi! los tenían al maravillosísimo gas de la Siberia y el petróleo rusos. Eran sus compinches, los respaldaban, jugaban en equipo, los financiaban, les suministraban la logística de los paraísos fiscales que controlan ellos, los anglosajones, les dan letra, discurso, aliento,  prensa, etc. etc., a los celebérrimos 9 oligarcas hebreo-rusos (doble nacionalidad). Guzinsky, Boris Berezovsky, Mijail Jhodorkovsky and company. Campeones mundiales de todos los pesos en robo, robo, y más robo de todo el patrimonio del pueblo ruso.

Pero, ¡zas! cuando pudo, cuando vio el resquicio el Zar Putin les renacionalizó el petróleo y el gas. A la cárcel con el corrupto Jhodorkovsky que es tan caradura que no conforme que había pagado ¡300 millones! lo que valía ¡14 mil millones de dólares! ¡encima no te paga los impuestos!, te juega para el enemigo anglosajón ¡y te quiere desnacionalizar la riqueza petrolera coqueteando y jugando con venderle a los de la British Petroleum, detrás de los cuáles están los Rotschild!

Dolió en el alma la renacionalización. Les revienta el hígado que en tiempos de crisis energética Rusia se haya posicionado como la segunda reserva petrolera del mundo y ¡la primera de gas! Y los pone histéricos los vientitos renacionalizantes que soplan en América del Sur.

Dice Putin, y pone el dedo en la llaga: “cuando las transnacionales anglosajonas vienen con nosotros se le llama inversión y globalización. Pero cuando vamos nosotros a sus países ya no se llama inversión sino expansión de las compañías rusas”. ¿Qué tal? Todo depende del color del cristal con que se mire pero, claro, los cristales de los últimos dos siglos parecen todos de fabricación anglosajona.

Pero no queda ahí la cosa. Hartos de la insolencia y las intromisiones anglosajonas (desestabilización de las fronteras, imposición de regímenes clientes en las fronteras, etc) parece que Rusia y China han resuelto empezar a contestar pegando dónde duele: en los mercados. En efecto Rusia y China aumentan sus tenencias de oro y euros y disminuyen la de chatarra dólar. El oro es el veneno del dólar. El grande y fabuloso negocio anglosajón es el reinado indisputado de su majestad el dólar. Que todo el mundo quiera dólares, que todo el mundo acepte dólares y que todo el comercio del mundo pase por el dólar. Y en especial la mercadería más importante del mundo: el petróleo. Poder emitir por los siglos de los siglos de los siglos el bendito billete verde. Vivir gratis. No ahorrar nada. No preocuparse por los déficits. Consumir a lo bestias y pagar todo con la emisión del billete chatarra. Y emitir emitir y emitir. Cuando el nacionalista laico Saddam Hussein tuvo la osadía de poner la factura del petróleo en euros lo voltearon (tesis de William Clarke:  Petrodollar Warfare: Las guerras del petrodólar)

¿Qué más? Se vienen altas maniobras de guerra geofinanciera. Putin tira una bomba. Bolsa Petrolera/Gasera Rusa. Todo esto cotizará en rublos. Se viene la convertibilidad del rublo. El rublo será una divisa mundial. “El rublo competirá de tú a tú con el dólar” , anunció un exultante Vladimir Putin en su discurso anual a la Nación.

E Irán lanza la suya. En la isla de Kish. En el Golfo Pérsico. Este odiable (para los anglos) Mercado de compraventa petrolero/gasero cotizará en euros. Nada de dólares.

Estamos hablando de un terrible pecado. Estas dos Bolsas desafiarán el control anglosajón del negocio petrolero/financiero manejado por los gigantes anglosajones desde Londres (el IPE) y Nueva York (el Nimex). En la muy consultada web Energy Bulletin el anglo Dave Kimble habla del “Colapso del petrodólar en camino”.

El partido se pone excitante.

Y a alguien, en estos días, se le dio por acordarse de un comentario que hizo una vez A.G. Edwards, de la firma de inversiones financieras Billl O’ Grady: “si algún día los principales productores de petróleo del mundo pidiesen euros por sus barriles en vez de dólares eso sería el equivalente financiero de un bombardeo nuclear”.

La guerra contra el terrorismo no existe. Las que existen son la guerra energética y la guerra financiera. La guerra contra el terrorismo es un montaje al servicio de la guerra energética y financiera.


Principal-|-Consulta |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman
Textos históricos | Libros en línea | Publicaciones | Glosarios


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 / +54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com