Otros textos del autor
11 de septiembre del 2001: El día que se cayó el Worl Trade Center
Horacio Garetto
hgaretto@wilnet.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías Textos
históricos Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

El acorazado Maine - Pearl Harbour, la verdadera historia - 11 de Septiembre del 2001: Aniversario de la gran falsificación - Guerras de 4ta generacioón - ¿Está Israel arrastrando al mundo a una cuarta guerra mundial? - ¿Qué es el sionismo?  - ¿Qué es Hezbollah? - Perfiles guerreros -

0906 -  5to Aniversario del día que cambió la geopolítica mundial. Nuestra teoría[1]

¿Qué pasó verdaderamente ese día?

¿Cuál será la verdad?

El cuento oficial dice que 19 locos suicidas fundamentalistas árabes tomaron el control de cuatro aviones Boeing 767 y que lograron estrellar dos en las dos torres del World Trade Center y uno en el Pentágono.  Se marcó como responsable a la organización terrorista islamista Al Qaeda jefaturada por un tal Osama Ben Laden.

Pero nunca hubo pruebas concretas, certeras, verdaderas, en el sentido judicial de la palabra. El que dijo que fue Al Qaeda fue el FBI. Sus “pruebas”: el pasaporte de un tal Mohammed Atta, un Corán y un manual con instrucciones de vuelo de aviones, en árabe por supuesto, que los supuestos terroristas habrían olvidado en el aeropuerto. ¿Se las olvidaron o se las “plantaron” a esas pruebas para incriminarlos? Los culpables ya estaban seleccionados de antemano. Todas las piezas del rompecabezas que uno no entiende se pasan a entender en el marco de una “guerra de civilizaciones” programada desde antes por las ultrabelicistas élites anglosajonas. El ruido ensordecedor de la unanimidad mediática tapó toda posibilidad de debate.

Nosotros más bien creemos que lo que sucedió fue aproximadamente esto (forzando la síntesis)

Primero de todo, para entender un hecho: contexto.

Logrado por los años 1989/91 el objetivo de quebrar y doblegar a la Unión Soviética una borrachera de optimismo y de euforia se apoderó de las élites dirigentes de EEUU. Se podía retomar la agenda de dominio y de construcción de un Imperio Mundial tras la detente forzosa de 40 años a que lo había obligado el poder soviético.

En el medio de esa agenda se cruzó la problemática del agotamiento irreversible del petróleo y el gas. En los gabinetes de planificación estratégica se comienza a pensar en una guerra contra Irak ya a mediados de la década del 90. Por 1995 un documento sobre seguridad nacional de la administración Clinton afirmaba que el objetivo de Usa era asegurarse como sea el suministro de petróleo.

Unos meses antes de la asunción de Bush la gente del PNAC (Proyecto para un Nuevo Siglo Americano), es decir, la misma gente que después ocupó los cargos decisivos de la Administración Bush (h) publica un documento titulado: “Reconstruyendo las Defensas de América”. En este documento se propone una ruta de conquista: instalación de bases militares en toda Asia Central y Medio Oriente con vistas a asegurar el dominio económico y militar del mundo, al mismo tiempo que estrangulando a cualquier potencial rival o cualquier alternativa viable a una visión americana del mundo bajo el dios del libre mercado.

Esta misma gente del PNAC (Donald Rumsfeld, Dick Cheney, Paul Wolfowitz, Richard Perle, David Wurmser, Lewis Libby, William Bristol, etc) un año antes del 11 de Septiembre de 2001, en sus documentos,  proponía que sucediese “algún evento catastrófico catalizador del tipo Pearl Harbour que sirva para indignar y poner a la opinión pública americana a favor de una agenda de guerra”.

Conceptos parecidos pronunció un poco antes (por 1994) uno de los hombres clave del gobierno invisible del mundo, el Sr. David Rockefeller, presidente vitalicio del Council of Foreign Relations.

Por esa época presenta también sus conclusiones ante el pleno de la clase dirigente norteamericana el Grupo de Tareas de Energía del vicepresidente Dick Cheney. Dicen que una parte de los secretos más tenebrosos del 11 de Septiembre de 2001 se encuentra escondido en esos archivos.

El tipo que manejó todo fue Dick Cheney, formalmente es el vicepresidente de Usamérica. Pero realmente (junto con Rumsfeld y en esa época Wolfowitz) es el presidente.

La mañana del 11 de septiembre Dick Cheney comenzó varios ejercicios de simulacro de situación de guerra. Tenía mandato de Bush para supervisar todo. Dick Cheney movió todos los hilos desde el Secret Service. El Secret Service toma el control de todo en caso de emergencia nacional. Incluso la Fuerza Aérea reconoce la supremacía del Secret Service. Dicen también que el otro tipo que manejó todo junto con Cheney (por sus conocimientos técnicos) es el general Ralp Eberhardt,del Comando Norte del Pentágono.

El abogado Stanley Hilton dice que hubo por lo menos 35 ejercicios militares antes del 11 de set. de 2001. Todo fue planeado. Los aviones estaban controlados a distancia. Hay un sistema llamado Cyclops  que tiene un chip en la nariz del avión que permite al personal de tierra  sustituir al piloto y llevarlo hasta estrellarlo contra las torres. Esa tecnología es conocida como Global Hawk.

Corresponde, sí o sí,  saber que EEUU no es la primera vez (creemos que tampoco es la última) en que fabrica pretextos, fabrica incidentes o que practica el terrorismo sobre su propia población para conseguir sus aviesos fines geopolíticos. Por ej. en el año 1898 hicieron volar por los aires el acorazado Maine con 250 marineros a bordo en la Bahía de la Habana, Cuba. Le echaron la culpa a los españoles. Entraron en guerra con España. Se la ganaron y se quedaron con Cuba, Puerto Rico, Filipinas, etc. Por los años 1962 se planificó hacer explotar un barco en la Bahía de Guantánamo con norteamericanos dentro haciendo figurar que lo hicieron volar los cubanos para echarles la culpa y justificar una guerra contra Castro (“Operación Madera del Bosque”, documento desclasificado del Pentágono). Kennedy no lo aprobó. Esto es solo un ejemplo de muchos. Estúdiese la historia y se puede comprobar esto. Esas cosas en la jerga de los servicios secretos se conoce como operaciones “bajo bandera falsa”.   

Osama Ben Laden estuvo 11 días entre el 4 de Julio y el 11 de Julio, unos pocos meses antes de los famosos atentados,  haciéndose un tratamiento de diálisis de riñón en el hospital americano de Dubai, la ciudad capital de los Emiratos Arabes Unidos. Allí recibió la visita del jefe de la estación local de la CIA. Su médico era el urólogo canadiense Terry Calloway. Es información del diario Le Figaro de Francia que nadie desmintió nunca.

Un día antes de los atentados, el 10 de Septiembre, Osama se interna nuevamente para tratarse el mismo problema de riñón en el hospital militar de Rawalpindi, Pakistán, “cortesía” de un aliado de los americanos. De modo tal que con toda probabilidad se encontraba en el mismo hospital el día 11 de Septiembre, el día que ocurrieron los ataques. Y con toda seguridad su paradero era conocido por los oficiales del Ejército norteamericano en la mañana del día 12, cuándo el Secretario de Estado Colin Powell inició negociaciones con Pakistán, con vista al arresto y extradición de Ben Laden. Tan enemigos no serán.

De modo tal que si hubieran querido arrestarlo hubieran podido perfectamente hacerlo antes del 11 de Septiembre de 2001 pero si lo hubieran hecho se hubieran privado del mejor y más perfecto pretexto para inventar una guerra contra el terrorismo, pretexto a su vez de una vasta operación militar-geopolítica en Medio Oriente y Asia Central.

Sepamos que los edificios del World Trade Center están diseñados a prueba de  impacto de aviones.  El Sr. Hyman Brown, que administró la construcción, dijo que estaban construidas a prueba de todo.

Que la temperatura producida por el impacto jamás pudo derretir la estructura de acero.  El combustible de los aviones cuando se enciende no supera los 450º grados Celsius de temperatura. El acero comienzo a tener problemas en su estructura recién a los 1558º celcius.

Nunca un edificio con columnas de acero se derritió por el fuego en la historia.

Que si hubieran caído por el impacto lo normal es una caída asimétrica, desordenada, irregular, un desplome hacia un costado o hacia el otro, más parcial, menos parcial etc. Uno de los edificios se hubiera desmoronado con una forma. El otro con otra. No un derrumbe perfecto, como para una película, como para una filmación de Holiwood. No se hubieran convertido en polvo. No se hubieran desintegrado. No se hubiesen caído a velocidad de caída libre. Eso solo puede ser el resultado de una prolijísima y experta tarea de demolición. Al World Trade Center le fueron colocadas cargas de dinamita o explosivos parecidos por expertos. Se los pusieron en los cimientos super-expertos. Hubo mucha gente que oyó explosiones. Por ej. Guillermo “William Rodríguez, portero de la torre Norte. Todos esos testimonios fueron silenciados. A los restos de hierro de los edificios se le impidió el análisis. La empresa que se los llevó es la misma corrupta al servicio del ocultamiento que ya había realizado el mismo trabajo sucio con los restos de hierros retorcidos del edificio de Oklahoma que había volado el “¿loquito? Timothy Mc Veigh”. Esa empresa corrupta, íntima de los clanes dominantes, se llama Controlled Demolition Inc. El tipo de derrumbe que sufrieron ambas torres es el típico de las demoliciones controladas.

Rafaela Santa Fe - El Clima Nueva arma de destrucción masiva - La Reforma Agraria en Venezuela
 

¿Cómo fue que no quedó en pie ni siquiera una parte de la estructura metálica interna?

Concuerdan con esto gente importante. Por ej. el escritor Gore Vidal, íntimo de los Kennedy y Paul Craig Roberts. Roberts fue vice ministro de economía de Reagan. Ahora se pasó al bando de los críticos.

¿Cómo es que desaparecieron todas las cajas negras de todos los aviones?

Otra cosa que hay que saber es que hubo gente que ganó mucha guita sabiendo lo que iba a pasar. ¿Cómo la hicieron? La técnica es la “venta en corto”. Se pide prestada una acción. Se la vende a lo que vale hoy. Por ej. U$$ 10. Como sé que va a haber un desastre, sé que el precio de esa acción se va a hundir. Entonces calculo que cuando tenga que devolver la acción prestada, esta acción, como ya sucedió el desastre, va a valer mucho menos. Entonces cuando vale mucho menos la compro de nuevo y la devuelvo. La recompro por ej. a U$$ 6. Y me quedo con la diferencia. Eso por muchas acciones. Yo y mis compinches. Son fortunas. Uno que ganó mucha guita fue el pícaro de “Buzzy” Krongard, entonces number three de la CIA

Y otra. El complejo World Trade Center fue alquilado 7 semanas antes del 11 de set. El que capitaneó el operativo es un as de los negocios inmobiliarios neoyorkinos que se llama Larry Silverstein. Silverstein puso de su bolsillo 14 modestísimos millones de USS. Ese Silverstein y los compinches (Grupo Blackstone) lo aseguraron. Antes de Silverstein el World Trade Center, más los aeropuertos y el puerto y un montón de otras cosas estaban asegurados por 1200 millones. Pero el “visionario” Silverstein y compinches lo aseguraron por ¡¡3600 millones!! (¿Pero cómo tanta visión para los negocios che!! Y tal vez porque Silverstein es íntimo de Maurice Greenberg, mandamás de la aseguradora AIG y este Greeenberg es íntimo de Henry Kissinguer). Y entonces los tipos están informados de lo que va a pasar. No termina ahí las genialidades inmobiliarias/financieras de Silverstein. ¡¡Cobraron ¡dos veces!!! el seguro con el argumento de que a las torres ¡¡¡las habían atacados dos veces!!. ¡Así de locos! es la corrupción legal/contable/judicial norteamericana en todo su esplendor. Genialidad, también del estudio Watchell y del “mago” de las leyes, el Dr. Bernard Nussbaum, al frente de un equipo de 20 abogados y, desde luego, de la indispensable “comprensión” y “bondad” del Sr. Juez Michael Mukasey (un tipo partidario de ni el habeas corpus para los árabes)

El ruso Boris Kagarlitsky dice que si los terroristas hubiesen querido hacer un daño grande los hubiesen tirado sobre centrales nucleares.

El video en el que dijeron que Bin Laden se hace responsable es una falsificación (Manufactured Terrorism, Gerard Holmgren, 18-04-04)

Sepamos que las listas de pasajeros que proveyeron las aerolíneas a la CNN no incluía nombres de árabes. Más: hemos podido saber que 5 de los supuestos suicidas viven y disfrutan de estar vivos en su amada Arabia Saudita: Abdulazis Alomari, Salem Alhazmi, Saeed Alghamdi, Waleed Alsheri y Mohand Alsehehri.

Los hechos del 11 de Septiembre hubo lo que en Argentina denominamos “zona liberada”. En inglés se le dice “stand down”. Significa que ese día la Fuerza Aérea bajó deliberadamente la guardia. La normativa establece que cuando un avión se desvía de su plan de vuelo, se pierde el contacto radial o se apaga el transpondedor la Agencia Federal de Aviación contacta a los militares y estos tienen la capacidad de poner un avión a 9000 metros de altura en 2,5 minutos que luego se desplaza a 9000 km por hora para interceptar (los F 15). Pero nada.

En una entrevista de altísimo interés que le realiza el editor de la agencia de noticias UPI, Arnaud de Borchgrave, al general pakistaní Gul Hameed, ex jefe del ISI, los servicios de inteligencia pakistaníes, encargado en su momento de organizar Al Qaeda, los talibanes, etc. dice que “seamos serios. Esta es una operación de una sofisticación enorme. ¿Ud. cree que se puede coordinar desde cuevas en Afganistán? ¿Con muchachos que algunos no podían pilotear un Cesna 122? Es ridículo. Además Gul Hameed asegura que Bin Laden le aseguró a el personalmente jurando sobre el Corán que el no había tenido nada que ver”.

De última los muertos no fueron tantos. Según números de la Cruz Roja el total fue de 2500. De esos el 40% eran guatemaltecos, salvadoreños, hondureños, dominicanos, portorriqueños,  etc. A la élite esos muertos les duelen cero. Los muertos americanos fueron 1563. Tampoco esto le duele nada a la élite. Para ellos todo se reduce a cuánto se gana y  cuánto se pierde en términos de negocio. Y en términos de medios para fines geopolíticos.

Para las élites capitalistas del Poder Mundial el terrorismo no es algo que se padece. Es algo que se ama. Permite hacer negocios. Negocios petroleros, gaseros, nucleares, inmobiliarios, monetarios, financieros, geopolíticos.

Para ellos la guerra sirve para un montón de cosas buenas.

Todo pasa por la conquista y mantenimiento de la supremacía geopolítica mundial.

El 11 de Septiembre es una burla. Es la mayor mentira de la historia americana.

Esta es mi teoría (provisoria).

Si alguien tiene alguna mejor me rectifico con gusto.

[1] Próximamente se editará un libro con la mejor teoría mundial sobre el tema.

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 /+54 (3492) 434313 / +54 (3492) 421382 / ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com