Otros textos del autor
Edgardo De Luca se insolentó con el General San Martín
Horacio Garetto / Carlos Díaz
hgaretto@wilnet.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías Textos
históricos Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Guerras de 4ta generacioón - ¿Está Israel arrastrando al mundo a una cuarta guerra mundial? - ¿Qué es el sionismo?  - ¿Qué es Hezbollah? - Perfiles guerreros -

0906 - Lo que le faltaba. Nosotros, en cambio, lo amamos

Realmente insoportable este individuo. Insolente. Maleducado.

¿Qué habrá hecho de malo Rafaela para que Dios le haya mandado esta espina, este cardo, esta piedra?

¿O será, solo, que a todo el mundo le toca cargar con alguna cruz en este mundo?

Rafaela fue agraciada con una naturaleza pródiga, una población laboriosa, genios suizos, piamonteses, vascos, alemanes, administraciones progresistas, industriales fabulosos, audaces, tamberos excepcionales, deportistas internacionales, etc. No se puede quejar.

Pero bueno, parece que siempre hay alguna cruz.

La cruz de Rafaela, hoy es De Luca.

En el último número de El Tábano, una verdadera molestia, la vuelve a emprender contra San Martín, el padre de la Patria. Se ve que es una obsesión. Una obsesión a la que periódicamente vuelve. Dice que San Martín lo único que hizo fue aplicar el plan Maitland, un militar escocés que había observado que puesto que no funcionaban los avances militares por el norte pues convenía ir a Perú por Chile. Como si se tratara de un demérito.

¿Y qué? ¿Qué hay con eso? ¿Qué taradez es esta? ¿Qué demérito es andar tomando y copiando buenas ideas ajenas?

El Príncipe Raviolo también. Se estudió todo Boris Spassky, todo Tarrash, todo Bobby Fischer y todo Garry Kasparov y después se presentó en Freire y arrasó Freire. ¿Y qué? ¿Es menos valiosa su victoria porque utilizó ideas de Tarrash y de Boris Spassky?

O el fútbol del “Corcho” Fabre,  “el gato” Alessiatto y el “fútbol de galera y bastón” Barbagallo, terror de las redes de los rivales del Atlético de Rafaela del período 75/76, porque copiaron los métodos de Labruna y Pedernera de “la máquina” de River Plate  ¿van a ser menos jugadores por eso?

¿O el Hugo Cossa va a ser menos hombre o menos vivo o menos arquero porque le “robe” técnicas a Buticce y a la “araña negra” Lev Yashin?

O los discípulos del “Negro Flores” ¿van a boxear menos porque el “negro” les transmita el manual de Brusa y del Tito Lectoure? Por favor. Dejémonos de embromar. ¿Qué se propone de Luca. ¿Joder?

¿O Mirta Ischuk va a ser menos genial cocinera porque tome recetas del “Utilísima” y de la hermana Bernarda?

¿O el Dr. Pedrotti va a “abogar” menos porque fortalezca sus escritos con citas de supertratadistas del derecho?

Después sale con otra que saca de las casillas. Dice que ¡San Martín fue el “primer golpista”! de la historia argentina. Esto es una verdadera locura. Dice que lo fue porque volteó el primer Triunvirato, uno que integraba Rivadavia. ¡Bien hecho! ese golpe. Ese segundo Triunvirato era un verdadero mamarracho contrarrevolucionario que San Martín, genio de la política, sin tantas vueltas, lo volteó y volvió a poner el proceso político sobre un carril revolucionario y de independencia.

Similarmente alguna vez De Luca le imputó golpismo al coronel Hugo Chávez. Otra locura. Chávez se levantó en armas contra el régimen oligárquico corrupto que saqueó Venezuela en connivencia con el imperialismo yanqui 50 años seguidos sin dejar en Venezuela un cobre. E hizo bien. No había salida para el pueblo de Venezuela con ese sistema.

Sigamos especulando. EU se apresta a atacar países que no lo han atacado a él primero: a Siria y a Irán. Tal vez después quiera seguir con Cuba y Venezuela. Vamos a suponer que un grupo de generales democráticos pega un golpe y derroca el letal, homicida, genocida bushismo. ¿No debería la humanidad estarle agradecida a esos generales valientes que arriesguen su vida y su honra para salvar a la humanidad de una locura nuclear?

Por eso, entonces, todo depende. Todo es relativo. Hay golpes y golpes. Hay golpes reaccionarios, genocidas, antipopulares, antinacionales. Y hay golpes que pueden enderezar una situación. Hay que ver en cada caso. Lo que importa es ver a quién sirve el golpe.

Con el criterio  demencial y ahistórico de de Luca entonces el golpe (o la revolución) de Dantón y Robespierre y Marat y Saint Just (Russeau y Voltaire detrás) contra los reyes, los condes, los duques y los marqueses de Francia que se quedaban con toda la guita, meta farra y palacios, entonces habría que condenarlo, porque iba contra la legalidad del momento. Yo no pienso condenarlo. Por el contrario, me regocija el golpe (o la revolución) de Dantón y Robespierre.

Si se sigue la lógica del argumento de De Luca entonces también habría que condenar la revolución de la Independencia Norteamericana porque era ilegal. Porque claro, desde el punto de vista de la ley del imperio colonizador inglés el levantamiento era ilegal. Todo depende del punto de vista.

O, también, habría que condenar la acción del legendario conde,manco y tuerto Von Stauffenberg cuando le puso una bomba a Hitler. Porque claro, ponerle una bomba a Hitler era “ilegal” desde el punto de vista de las leyes del estado nazi. Pero desde el punto de vista de los complotados contra Hitler, poner esa bomba, era magnífico para terminar con la guerra y acabar con el régimen. Son puntos de vista.

Las revoluciones y los golpes de fuerza, si son democráticos y populares, crean nuevas legalidades.

Y así avanza la historia.

La historia se detiene cuando se encuentra con un De Luca. Ahí se para la evolución. Se dan cuenta entonces Uds. que el argumento de De Luca conduce a una locura. De Luca marcha para el campeonato mundial de la taradez. Nosotros pensamos que lo mejor que podría hacer De Luca es retirarse y dedicarse a Mozart. Todo el tiempo a Mozart y a Brahms. Mucho Sinfonía Nº 40. Y dejar de escribir. Y dejar de faltarle el respeto a nuestros próceres.

Y después la tiene con que San Martín tenía ideas monárquicas y absolutistas. Esto es falso. Pongamos las cosas en su lugar. San Martín fue un genio de la política. Un genio de la guerra. Un genio de la organización. Un genio administrativo. Un genio de la guerra de rumores. Un genio de la inteligencia militar. Un genio ético. Un hombre generoso. Fue estatista. Partidario del Estado como organizador de la actividad económica. El San Martín del año 1812, cuándo llega a la Argentina, era un español hecho y derecho. Hijo de españoles. Inserto en la sociedad española desde los 8 años. En ella se educó, modeló su personalidad, supo lo que era el amor y la guerra, batalló por tierra y mar. Pero era un español liberal-democrático, convencido de las banderas de “libertad, igualdad y fraternidad” y del gobierno de las juntas populares. Por eso, coherentemente, luchó por la soberanía española contra el invasor francés y por los derechos populares contra el absolutismo. Por eso cuando esa Revolución española estaba casi derrotada en esos dos aspectos se pasó al Río de la Plata. Ello para luchar por la misma revolución democrática pero en América, contra el absolutismo español, el decir al mismo enemigo reaccionario, el mundo viejo, contra el cuál se había manifestado en España (la Inquisición, los nobles, sus privilegios, etc. En América San Martín entronca con los revolucionarios democráticos cuyo proyecto era el del Plan Revolucionario de Operaciones de Mariano Moreno y el programa de la Asamblea del año XIII. La “Restauración”  autoritaria reaccionaria española del año 1814 lo lleva a impulsar a toda marcha el proyecto independentista.

Fue admirador de Simón Bolívar. Durante todo su exilio un retrato de Bolívar colgó en su dormitorio.

Buscaron la unidad de América Latina contra los imperialismos. “Ud. está en mejores condiciones de continuar y concluir la guerra, pues sigue Ud”, palabras más, palabras menos, le dijo San Martín a Bolívar.

“Soy del Partido Americano”, “Unidad, unidad y seremos invencibles”, “Ante todo: el honor”, “La Patria existe, la Patria vencerá”,  “Seamos libres”, proponía.

Con esos pensamientos y esos hombres hoy si nos organizamos como Bloque Regional de Poder Sudamericano podemos derrotar la hegemonía de la burguesía euroatlántica. 

“Lo que no puedo concebir es que haya americanos que por un indigno espíritu de partido se unan al extranjero para humillar a su Patria y reducirla a una condición peor que la que sufríamos en tiempo de la dominación española. Una tal felonía ni el sepulcro la puede hacer desaparecer”, dijo una vez.

Bueno, eso es lo que es De Luca. Un felón.

Rafaela Santa Fe - El Clima Nueva arma de destrucción masiva - La Reforma Agraria en Venezuela
 

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 /+54 (3492) 434313 / +54 (3492) 421382 / ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com