Otros textos del autor
Edgardo De Luca, un sionista perfecto
Horacio Garetto
hgaretto@wilnet.com.ar

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea


Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Perfiles Guerreros: Corporación de la muerte - 11 de septiembre del 2001: El día que se cayó el Worl Trade Center - Guerras de 4ta generacioón

010107- Que trabajo que da De Luca. De Luca: ¿Será el Israel de Rafaela?. Estábamos todos, más o menos en paz, en Rafaela, hasta que llegó De Luca. Hasta que llegó De Luca a pontificarnos, insultarnos, ofendernos, etc.

Pero, de todos modos, eso de última, no sería tan grave.

De última, todos nosotros comemos más o menos bien, hacemos deportes, hogares más o menos confortables, automóviles más o menos decentes, nadie nos pega un tiro, nadie nos mete preso,  etc. Podemos aguantarnos las estupideces de De Luca. No es tan trágico.

Pero que De Luca [ en El Tábano Nª 2, pàg 31, número de agosto 2006)  se burle del sufrimiento palestino-libanés, lo ignore, lo minimice, o lo justifique, negando los crímenes de guerra de Israel, el terrorismo de Estado Sionista, los bombardeos, los bombardeados, la gente sin agua, sin techo, refugiada, muerta, herida, bombas de racimo prohibidas, fósforo blanco contra los civiles, ametrallamiento de civiles por las carreteras, el gobierno legal y legítimo palestino secuestrado por el ejército israelí (¿qué locura es esa?) y Líbano entero convertido en piedras, todo eso en base a la mentira de que le “¿secuestraron”? (“¿no será que le tomaron prisionero?”) dos soldaditos, como si esos dos soldaditos hubieran estado comiendo chocolates en el bosque, y no por feroces e inmorales deseos de venganza y objetivos de conquista territorial y de agua, y de poder y demás, en síntesis , todas las vergüenzas posibles habidas y por haber, eso no tenemos ganas de tolerarlo. No tenemos ganas de dejarlo pasar.

Nos ha agarrado ganas de meternos con el personaje para no consentirle más su locura.

Pero, en el medio del trabajo, constatamos algo. De Luca es un sionista perfecto.

En efecto, el sinvergüenza endosa todas y cada una de las posiciones del vergonzoso sionismo israelí.

Examinémoslas:

El caradura trata al Hamás y al Hezbollah como “terroristas”. Eso es exactamente igual a lo que dicen los amos mentales anglosajones/sionistas de De Luca

El caradura ignora que el Hamás y el Hezbollah hacen lo que pueden. Los maquis franceses contra los nazis en la Francia ocupada también hacían lo que podían. Ponían una bomba. Degollaban algún alemán. Emboscaban algún camión, etc. ¿Está mal? ¿Por qué está mal? Para los nazis estaba mal porque le mataban a la gente de ellos. Para los maquis estaba bárbaro porque los nazis le ocupaban el país. Los gauchos de Guemes hacían lo que podían. Y los vietnamitas hacían lo que podían. Y los guerrilleros del Frente Argelino de Liberación en su Argelia ocupada por la Francia colonialista  hacían lo que podían. Y hasta Martín Fierro hizo lo que podía. Cuando la ley, la ley de sus enemigos, lo acorraló, se fue un tiempo a vivir con los indios y al carajo. Y todo el mundo hace lo que se puede.

Los palestinos fueron desplazados, ocupados, echados, encarcelados, humillados, torturados, abandonados por todos y por los árabes, les robaron las tierras, sin su consentimiento, sin su permiso, mediante un tejemaneje imperialista anglosajón sionista de la ONU mediante el cuál sus enemigos los israelíes sionistas “se hicieron dar una tierra” con el argumento “legalizante” de que Dios se las reservó a ellos, y Ud. que pensaría si dentro de seis meses se instalan en Rafaela 290 mil diaguitas o comechingones o tehuelches o onas o que se yo que y, respaldados por la superpotencia unipolar Usamérica, con armas ultramodernas y topadoras Caterpillar y F 16 que te zumban la cabeza como avispas y con las billeteras llenas de dólares y un cinismo y una capacidad de mentir espantosa y una paranoia galopante nos agarran a todos y nos dicen a correrse muchachos que Viracocha o Sancocho o Pinocho o no sé que Dios nos dijo en nuestro libro ¿sagrado? que esta tierra es nuestra y entonces acá estamos de vuelta, y ahora en el Jockey Club jugamos nosotros al golf, y las canchas de tenis del 9 de Julio ahora jugamos nosotros y los tambos de Felicia y de los Armando de ahora en más son nuestros y las fábricas también y de ahora en más Uds. trabajan de empleados nuestros y me cuidan la playa de estacionamiento y revóqueme esa pared, y calladito, de acá se van y Rafaela no se llama más Rafaela sino que se llama la Republiqueta Tehuelcha y la Avenida Santa Fe no es más la Avenida Santa Fe sino que se llama Viracocha (con todo el respeto) y el barrio Guemes no se llama más barrio Guemes sino que se llama barrio Ona y todo así y cárcel, mucha cárcel, mucha tortura para el que se oponga. Y mucha prensa mundial a favor de explicar que tenemos razón. Tenemos plata, mucha plata, podemos comprar todos los diarios del mundo.

La solución no sería esa, la solución sería, bueno, negociemos, y organicémonos, si Uds. quieren vivir aquí, a ver como podemos vivir entre todos, en democracia, con igualdad de derechos, un hombre, un voto, y cada uno respeta el Dios del otro. Pero no andando a los tiros.

Entonces el asunto es entender esto. Entender la historia. Si se entiende esto, si se entiende la desigualdad de fuerzas, bueno, se puede entender y tal vez justificar o no que los palestinos en algunas etapas de su historia hayan recurrido a métodos terroristas. Pero lo que hay que entender es que ni ellos ni nadie lleva el terrorismo en la sangre. El terrorismo es hija de situaciones históricas. De desesperaciones y humillaciones concretas. Y hay que entender quién es el que provoca esa situación. Y establecer claramente el concepto de que el auténtico terrorismo espantoso, dañoso, el que provoca daños enormes, es el terrorismo de Estado. Que ojalá, desde luego, que no hubiera ninguno. Pero uno es activo, es el que genera la situación, el otro es el reactivo.

Porque antes de la llegada del Sionismo ladrón de sus tierras ningún palestino tenía ganas de practicar el deporte del terrorismo. Todos se dedicaban a sus trigos, a sus tomates, a sus naranjas, a sus olivos. Mejor o peor. Mas pacífico o menos, pero más o menos normales. Acá en Rafaela tampoco nadie se dedica al terrorismo. Pero imagínense perder un montòn de gente su tambito, su soja, sus vacas, su invernada, sus chanchos, su fábrica de asientos de válvulas y su familia y esto y aquello y vamos a ver si algunos no dicen, yo perdí todo, a mi no me importa más nada, yo pongo una bomba. 

Algunos calculan para Palestina una población total de 9,7 millones.De esos tienen 7,2 millones de refugiados.

Entonces hay que tener un poquito de respeto.

Lo otro que dice De Luca es que lo estremece el “proarabismo imperante urbi et orbi”. Que lo estremece la “victimización de el Líbano” y la demonizaciòn de Israel.

Bueno, acá preguntamos, en que galaxia vive de Luca. Porque esto es delirante. La situación es exactamente la inversa. La prensa mundial es en su enorme mayoría “atlantista” es prousamérica, proisraelí, y el demonizado es Irán. Demonizado para servirlo en bandeja a los demonios de la guerra. El deporte preferido anglosajón sionista.

Dónde sí hay una saludable reacción humanista es en las páginas web alternativas. Allí Israel y su horripilante conducta es despedazada sin piedad.

Dice que le provoca escalofríos verificar la sobrevivencia de los prejuicios que permitieron el Holocausto.

Esto es absolutamente falso. Hoy no existe antisemitismo. Lo que existe es, en las calles populares, un sentimiento de abominación por el sionismo israelí por sus crímenes inhumanos. La verdad lentamente se va abriendo camino. Se trata de un aborrecimiento político, ético. No tiene nada que ver con nada racista. Los que sí practican desvergonzadadmente el racismo antiárabe y antipalestino, son los sionistas.

Más adelante dice que el Hamas palestino flanquea al Tsahal (el ejército israelí)

Acá De Luca delira en serio. El pobre Hamas, con unas ametralladoritas escondidas, en sandalias y con piedras ¿va a “flanquear” al superpoderoso ejército israelí: aviones, helicópteros de ataque, radares, bombas de precisión, tanques, vehículos de transporte blindados? Por favor, de Luca, deje de delirar. Más Brahms, más Beethoven, más valiums para dormir mejor y escribir menos para delirar menos.

Rafaela Santa Fe - El Clima Nueva arma de destrucción masiva - La Reforma Agraria en Venezuela - ¿Qué es el sionismo?  - ¿Qué es Hezbollah? - ¿Está Israel arrastrando al mundo a una cuarta guerra mundial?
 

Y adhiere al cuentito/estrategia sionista del “pobre paisito” la “victimita” “rodeado” de 300 millones de árabes que quién sabe que plan tendrían para los pobrecitos israelíes que será que tal vez solo tienen piedras como los palestinos para defenderse. Si fuese un pobre paisito no hubiera ganado todas las guerras que libró. Israel es el mazo que aplica USA para dárselo por la cabeza a los árabes cada vez que se les ocurre ponerse nacionalistas. Acá en América Latina también. Más o menos cada treinta años hay porros en la cabeza de la gente cada vez que se les ocurre ponerse nacionalistas o de izquierda.

Dice que que ocurrencia tratar a Israel de imperialista.

Pues a mucha honra. Lo tratamos de imperialista, de colonialista, de racista, de expansionista y de todo. Porque igual seguro de que de algo nos olvidamos. Tanto el de la Alemania nazi como el de Israel son proyectos de expansionismo bélico. El lebensraum (espacio) que buscaba Hitler era el Este, los eslavos. El de Israel es Palestina. Quedarse con casi toda Palestina. Quedarse con la casa. Y a los palestinos amontonarlos en una carpa en el patio. Y si no hay agua, comida, mejor. Así perecen.

Más adelante se hace acompañar por David Horowitz para sus argumentos.

Aquí sí que no se equivoca. Eligió bien su compañero. Porque los dos son loquitos iguales.

Un periodista británico, Jonathan Cook, contó en Global Research (ver la historia en Rebelión.org del 29-07-06) que estuvo en un debate en una radio usamericana  con este Horowitz. Dice que era desagradable. “La respuesta de Horowitz a cualquier pregunta era “Quieren echar a los judíos al mar”. Que era lamentable. Ni análisis. Ni historia ni nada.  Imposible razonar con tipos así. Hezbollah no puede acumular armas para defenderse. Las acumula para echar a los judíos al mar. Y Miguel Angel Llana, español, en una nota que titula “Israel, que aterroriza a Medio Oriente, dice ser la víctima” cuenta que cualquiera que haya visitado Israel coincidirá que es un país de paranoicos, empezando por el gobierno, y siguiendo por su parlamento y la ciudadanía en general que no ven más que enemigos por todas partes”.

Después la tiene con que la gente de Al Asad, de Siria, son los que tramaron la muerte del anterior primer ministro libanés, Rafik El Hariri.

Pobre De Luca.  Estás decadente. Te comés todos los cuentos de tus amos mentales anglosajones/sionistas. No te podemos explicar bien ahora como fueron las cosas porque el espacio es tirano y porque nos parece que ya hemos abusado de la paciencia del lector con tu persona. Pero digamos que ese operativo fue de un grupeti de lumpenes infiltrado por la CIA y el Mossad israelí cuyo objetivo era el de la “creación de clima antisirio”, como parte del gran operativo geopolítico de “rediseño del Gran Medio Oriente”para ajustarlo a las necesidades, paladar, gusto y conveniencia del eje UsRael (EU más Israel) al mismo tiempo que volteaban un tipo que andaba con dinero explicando en EU los intereses del mundo árabe, un tipo que buscaba hacer de Líbano el eje financiero del mundo árabe, lo cual rivalizaba con el ansia sionista de acaparamiento del negocio financiero y varias otras jugadas a tres bandas y cuatro bandas y cinco bandas. Y, gracias al “clima antisirio conseguido” pues lograron conseguir el retiro de las tropas sirias,  lo cual se visualizaba como conveniente para golpear mejor al Hezbollah, e ir en algún momento a la yugular de Siria.

Pero para ver estas cosas hay que tener otras fuentes de información diferentes a las del establo imperialista anglo-sionista.

Verificamos, pues, que no solo que De Luca aprueba todas las posiciones extremistas sionistas sino que además su estructura mental es sionista.

Porque en efecto, como los caracteriza en nota reciente el francés Michael Dakar, investigador en derechos humanos y psicoanálisis, “para el sionista el mundo entero es nauseabundo, por eso se refugia en Israel, que exhala rosas, como están todos ellos convencidos, gracias a los medios de comunicación que dicen la verdad … sionista. El sionista tiene el sentido del olfato al revés del resto del mundo para el cual quién es nauseabundo es Israel. Para el sionista lo nauseabundo es el resto del mundo. El sionista, para descargarse del peso de su propia imagen, que no puede mirar sin correr el riesgo de hundirse psicológicamente, pega al otro con todo lo negativo que es de él. Así ve el sionista a los otros, es decir a todo el mundo, ya que el reparto es: sionista, una minoría ínfima de la población mundial que tiene el privilegio obligatorio de encerrarse en Israel y la inmensa mayoría de la población mundial que no tiene la oportunidad única de reunirse en la “colonia de vacaciones” sionista de Israel.

Y De Luca, si se lo sigue, se comprueba que el también es así: un individuo que tiene náuseas por el mundo. Que no ama nada. Todo está mal.

Lo dicho: el tipo es un sionista. Un perfecto sionista.

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 / ARGENTINA - Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com