Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Deflación e inflación
Horacio J. Garetto  -  Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Reutemann y otros: Tránsfugas y conversos
- Jaque al inmoral secreto de la banca Suiza
- La comodidad de vivir manipulado
- Invasión norteamericana a Panamá en 1989
- Diccionario de sexo y drogas, de emergencia

 


220209 - Robert Kurz - Traducción del portugués para Rebelión Horacio J. Garetto - Revisión de la traducción Guillermo Parodi

Si todavía hasta hace poco tiempo la inflación parecía estar fuera de control, actualmente ese demonio parecería haber sido aplacado, aunque la tasa de 2,6 por ciento sea la más elevada de los últimos 14 años. Lo que pasa actualmente es lo contrario, ahora la amenaza es la deflación, la caída de los precios debido a una caída de las ventas. Los miedos a la inflación y a la deflación se van sucediendo y alternando en períodos cada vez más cortos. Esas subidas o descensos de los precios son apenas señales externas. Un movimiento tal es causado también por las oscilaciones habituales en la relación entre oferta y demanda. Pero lo que estaríamos viviendo hoy por hoy sobrepasa el nivel de meros cambios en la situación del mercado.

De hecho, la inflación y la deflación, además de cómo se las vio tradicionalmente, también podrían ser vistas como diferentes manifestaciones de un proceso de desvalorización del capital total. Así, podría considerarse que, desde el inicio de la tercera revolución industrial, la fuerza de trabajo, en cierto sentido una parte del capital total, tiende a desvalorizarse por todo el mundo, teniendo así una suerte de proceso de deflación gradual de los salarios reales. Esta situación solo puede ser vista como una ventaja desde el punto de vista de la valorización del capital pero solo desde un punto de vista empresarial tacaño. Visto desde el conjunto del sistema, por el contrario, la declinación de los salarios es fatal, letal, porque se elimina poder de compra.

La simulación de poder de compra por medio de burbujas financieras, en paralelo con un proceso de deflación de los salarios reales, llevó a un proceso de inflación de activos y de títulos de crédito sin ninguna cobertura real. El resultado solo podía ser un choque deflacionario de desvalorización de este capital monetario ficticio en el que ya se quemaron billones de euros y billones de dólares. Con el siempre creciente aumento de la productividad, la deflación de los salarios y de los rendimientos de la propiedad todo ello deja a la vista un enorme exceso de la producción mundial de bienes, de lo que ya había muchos indicios. El resultado es un rápido esparcimiento [alastramento] de la desvalorización del capital real, caída del capital productivo (máquinas paradas, cierre de fábricas), caída del capital mercaderías (depreciación y destrucción de activos invendibles). Reducción drástica, descuentos arriesgados y créditos gratuitos a clientes como deflación de precios de las mercaderías (por ejemplo en la industria del automóvil) son apenas tentativas temporarias de retrasar este tipo de desvalorización.

Ahora bien, desde que las naciones, para absorber el desastre de la deflación, se dedican más y más a imprimir billetes, están preparando un nuevo ciclo de inflación, que llevará a una desvalorización radical del dinero en general como “medio de vida” capitalista universal. Pero la causa profunda es que la tercera revolución industrial desvalorizó en una medida sin precedentes la “sustancia de trabajo” en todas las fases de creación de “valor”. Por eso el capital mundial marcha en la dirección de una situación en la que la inflación y la deflación ya no se alternan sino que todas las formas de valor se desvalorizan igual y en simultáneo: la fuerza de trabajo, el capital industrial, el capital mercadería, el capital de crédito y el dinero como medida del valor que los abarca a todos [abrangente, en el original portugués, n. del t.]). La humanidad entera tiene que enfrentarse con la cuestión de decidir si deja de vivir por falta de posibilidades de valorización, o bien si se puede poner fin a “un modo de producción basado en el valor” (Marx)

Original DEFLATION UND INFLATION In www.exit-online.org . Publicado Neues Deutschland, 02.01.2009 http://obeco.planetaclix.pt/ http://www.exit-online.org/
 


AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com