Cargando

José Alperovich, un gobernador impresentable
Jorge Lanata
- Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Tucumán y la macabra adulteración
- Jorge Capitanich, el hipócrita
- Los Kirchner aumentan la pobreza
- ¿Qué son los pools de siembra?
- Paro del Campo Argentino

 

 

110608 - Perfil - Mortalidad infantil en Tucumán y el diccionario

La mortalidad fetal en Tucumán triplicó la estadística nacional. Alperovich cree que insultándome podrá desviar el efecto de la noticia.


“Lanata es un infame. Está en contra de la provincia”, dijo ayer el gobernador de Tucumán, José Alperovich. Si nos ponemos estrictos, “infame” tiene dos significados:

–Que carece de honra, crédito y estimación.

–Muy malo y vil en su especie.

Con respecto al punto dos, no creo ser el peor de los lanatas de mi especie.

Sobre el primero, nunca he sido condenado por delito alguno (tampoco el de injurias) de modo que se supone que tengo “honra”; he vuelto a tener “crédito”, rehabilitado de mi quiebra por el juez competente, luego de demostrarse que seguí todos los pasos legales, y sobre la “estimación”, tengo demasiados –no se preocupen, no voy a enumerarlos– premios, diplomas, reconocimientos, etcétera, etcétera, etcétera.

De modo que me permito pensar que, en el fondo, Alperovich, al decir eso, no hablaba verdaderamente de mí. Ésa fue su original manera de desmentir la tapa del lunes de este diario, en la que se informó que “en Tucumán, los nacidos con un peso inferior a 500 gramos son anotados como nacidos muertos”. La mortalidad fetal en Tucumán, en 2006, triplicó la estadística nacional. “Llama la atención que Tucumán registre 158 defunciones fetales con menos de 500 gramos de peso, cuando Santa Fe, en el mismo período, tuvo 86, Córdoba 20 y Buenos Aires 90”, afirmó a Crítica de la Argentina la DEIS (Dirección de Estadísticas e Información de Salud de la Nación).

Alperovich cree que insultándome podrá desviar el efecto de la noticia. Suena hasta simpática la lucha de este hombrecito contra los números, ¿no? Y lo sería, de no estar hablando de vidas de niños. Alperovich dice que estoy en contra de Tucumán y pienso de inmediato en Barbarita Flores, la chica que lloró de hambre en Día D. También en la campaña que hace un año hicimos en la radio para llevar zapatos a las escuelas de Tucumán.

El 42% de Tucumán, cuatro personas cada diez, está bajo la línea de pobreza. El 14% vive debajo de la línea de indigencia, son “subpobres”. La situación más crítica se verifica entre los tramos de 0 a 14 años, donde los subpobres llegan al 36 por ciento. Ésa es la provincia que Alperovich gobierna hace cinco años, en los que pudo reformar la Constitución para ser reelecto pero no alcanzó a alimentar con dignidad a sus habitantes. En mi barrio, a eso se lo llama “hijo de puta”. El gobernador puede buscarlo, claro, en el diccionario.

 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com