Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones

Biografías críticas

Biografías

11M - AMIA/Embajada - Reveladores paralelismos
José Petrosino - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Encubrimiento AMIA - Nisman el mentiroso
- 6 millones de chicos pobres en Argentina
-
¿Ocurrirá un conflicto internacional en 2009?
-
Carlos Reutemann: Impunidad al poder
-
La CIA, su historia y su rol en el mundo

 

. La paradoja de ETA

210808 -
Las similitudes en las hechuras de los "atentados" argentinos(17M y 18J:  AMIA y Embajada de Israel en Buenos Aires, Argentina) y el español 11M, son muchas y se pueden fácilmente rastrear patrones comunes, tanto en las concreciones, como en los encubrimientos posteriores.

Adjunto infra una parte de un muy buen art. publicado en Diario Digital.com de España que se titula "Paradojas del 11M", la parte referida a la llamada por el articulista: "La paradoja ETA". 

La "pista ETA" en el 11M fue impulsada por la gente del PP en el gobierno como hipótesis inicial, en los 3 primeros días hasta las elecciones del 14M, para zafar hasta luego de estas y tratar de no perder la ventaja amplia que tenía Rajoy en las encuestas.

Pero fue totalmente en vano. Los perpetradores, cuyo objetivo principal era desplazar al PP del gobierno, y que sabían que éste iba a echar mano a "la pista ETA" (porque también habían plantado indicios falsos que los señalaban a estos), para terminar de reventarlos plantaron las consabidas pistas falsas que señalaban a los islamitas: una camioneta con percutores y restos de explosivos (que no eran los usados por ETA) y cassettes con versículos del Corán, abandonada ostensiblemente cerca de una de las estaciones donde los "terroristas" habrían abordado los trenes para dejar en estos las presuntas "mochilas bombas".

Como lo habían previsto los perpetradores, la combinación del horrendo atentado y la falsa adjudicación a ETA que quedó enseguida en evidencia, lo cual fue completado con una muy buena campaña del PSOE para aprovecharlo y volcar la opinión publica a su favor, fulminaron electoralmente al PP.

Ya en el llano éste se lamió la heridas y los primeros meses no se ocupó del tema, hasta que en la "investigación oficial", que ya daba por sentado que había sido "una célula dormida de marroquíes de Al Qaeda", empezaron a aparecer alevosos agujeros negros que demostraban que era falsa (especialmente lo de "la mochila de Vallecas" y los explosivos empleados) y ahí el PP "resucitó" y volvió a insistir con la pista ETA.

El art. infra demuestra, que esas marchas y contramarchas en la posición del PP con relación a esta pista falsa, estuvieron contempladas por los complotadores verdaderos (que no fueron, ni los islamitas, ni ETA) en su planificación, con el objeto de concentrar y polarizar a la opinión pública española en 2 únicas hipótesis, falsas las 2.

Algo similar ocurrió en la Argentina.

Entre nosotros las pistas falsas alternativas han sido las llamadas "pistas sirias" (varias), que han sido inducidas para que los que puedan dudar de la falsa "historia oficial", no sospechen de los verdaderos perpetradores, que son el contubernio CIA/Mossad/services de los países víctimas/"aliados" (la SIDE y el Cesid), estos últimos perfeccionando el encubrimiento. JP.

PS: para los que quieran interiorizarse del caso 11M les recomiendo leer completo el magnífico art. de Diario Liberal.com: "Paradojas del 11M", en: http://www.diarioliberal.com/DL_paradojas.htm . Agrego comentarios intercalados en verde en el art. para resaltar la similitud con los casos argentinos.

La paradoja de ETA - Santiago Allica
 
En los artículos precedentes hemos ido desglosando muchas de las paradojas que envuelven la sentencia del primer juicio del 11M. Sentencia que sirvió para trasladar a buena parte de la opinión pública que la investigación estaba definitivamente cerrada y que los puntos sobre los que existían dudas ya habían sido aclarados.[en este aspecto los españoles están mucho peor que nosotros, que al menos al juicio parodia AMIA se lo trató como tal y en la Embajada directamente no ha habido juicio alguno] Nosotros nos hemos limitado aquí a señalar algunas de las peculiaridades –para no decir incongruencias- de dicha sentencia. También hemos comentado los casos de diversos personajes que aparecen en las tramas del 11M [el encubrimiento 11M estuvo mejor implementado que el de la
AMIA/Embajada, las pistas falsas (las distintas tramas falsas) tuvieron una hechura más prolija] pero que por motivos desconocidos han sufrido un envidiable trato de favor, especialmente si comparamos su situación con la de otros integrantes de esas mismas tramas. Hemos hablado de los explosivos y de algún episodio concreto relacionado con la trama telefónica. También hemos dedicado un artículo a las pruebas fundamentales del caso, dejando constancia de que las sospechas de manipulación no aparecen sobre un testimonio o unos hechos concretos, sino sobre todas y cada una de las pistas e investigaciones que se nos han presentado [es muy difícil falsificar la realidad, por más empeño que se ponga las pistas falsas no encajan entre si y con el resto de los hechos verificados]. Finalmente hemos hablado de la posible participación de Al Qaeda en los atentados del 11M, tratando siempre de no apartarnos de la propia versión oficial. Y hemos constatado cómo esta versión oficial[ la resultante del juicio oral] ha dejado fuera de toda posible responsabilidad al único sujeto que está realmente vinculado con la red terrorista Al Qaeda, a pesar de que todos los indicios apuntan a una sospechosa connivencia entre él y terroristas considerados autores de los atentados de Casablanca y Madrid. Poco a poco nos estamos acercando al final o al menos al final del principio.

Pero, ¿y ETA? ¿Qué hay de ETA? ¿Sabemos a ciencia cierta si ETA desempeñó algún papel en el 11M? Pues desde luego la respuesta es no. No sabemos, cuatro años después, si ETA jugó un papel, esencial o no, en el 11M. Por la sencilla razón de que este extremo no se ha investigado –más bien todo lo contrario-. Sin embargo, no todo es oscuridad. Hay tres cosas que sí conocemos. En primer lugar, sabemos que la sombra de ETA planea sobre el 11M desde el mismo día del atentado y lo que es más importante, desde antes de éste. En segundo lugar, intuimos que en el Sumario del 11M diversos funcionarios policiales tenían órdenes de eliminar cualquier posible referencia a la banda terrorista ETA, por insignificante que esta fuese (recordemos varios episodios similares a la manipulación cometida en el caso del ácido bórico). Por último, nos consta que quienes han tejido la maraña de casualidades, contradicciones y mentiras que conforman la versión oficial han mostrado muchísimo interés en que los que dudábamos de ésta creyésemos firmemente que ETA estaba detrás de los atentados [acá hay una gran similitud con el encubrimiento AMIA/Embajada, para nosotros el equivalente de la falsa pista ETA son las difusas falsas "pistas sirias"(son varias), que es un sucedáneo para que los que no creen en la versión oficial no vayan a sospechar de los verdaderos perpetradores, que son los mismos en Argentina y en España: el contubernio USA/estado de Israel y los services de los países "aliados"/víctimas (la SIDEy el Cesid, en estos casos)]

Y es que a estas alturas uno ya no puede creer que las cosas sucedan accidentalmente, por muy extraño que resulte que por un lado se eliminen referencias a ETA y por el otro se nos intente hacer creer que ETA pudo cometer el atentado. A fin de cuentas ¿no es eso lo que se ha hecho desde el principio? Desde el mismo 11M hasta hoy los distintos partidos políticos y sus tentáculos mediáticos han tratado por todos los medios de polarizar a la sociedad española, obligando a todos los ciudadanos a decantarse por una de las dos posibilidades: o ETA, o Al Qaeda. [Acá sería "los sirios"/el menemismo o "Irán/Hezbollah"] Es raro encontrarse con alguien que no tenga una opinión formada –aunque sea en base a titulares- y que no esté posicionado en la creencia de que una de esas dos organizaciones terroristas es la autora de la masacre. Incluso existe mucha gente que piensa, porque así se lo han hecho creer, que la planificación y ejecución del 11M podría ser obra no de ETA o Al Qaeda, sino de una joint venture entre ambas bandas [nosotros también tenemos un "joint venture" virtual (falso) similar para "los sirios"/Irán, expuesto por el agente de la inteligencia militar israelí destacado en USA, Josef Bodansky, en su informe "temprano", y que le ha dado un poco de aire a los cultores de "las pistas sirias"]. Sin ir más lejos, esta hipótesis la manifestó Felipe González el mismo 11 de marzo de 2004. Podríamos decir que el 11M en manos de los políticos y sus satélites era como la quiniela: ó ‘1’, ó ‘2’, ó ‘X’. Pero no se nos permitía salirnos del camino trazado por los que diseñaron la investigación del mayor atentado terrorista de nuestra historia. Desde el primer momento se nos introdujo en la dicotomía “Titadyne vs. Goma-2 ECO”, que tal y como dijo Alfredo Pérez Rubalcaba en la Comisión de Investigación, nos situaba ante dos posibilidades únicas: si era Titadyne lo que había explotado, se trataba de ETA; si por el contrario era Goma-2 ECO, se trataba de islamistas. A través de este pensamiento circular se excluía la posibilidad de que hubiera estallado algo que no fuera ni Titadyne ni Goma-2 ECO (que es lo que manifestó el jefe de la Brigada Provincial TEDAX de Madrid en sus dos primeras declaraciones, durante la fase de instrucción). Y por extensión, se excluía también la posibilidad de que el atentado hubiera sido cometido por alguien que no perteneciera ni a ETA ni a “Al Qaeda”. Tanto PP y PSOE [acá, "menemistas" y "anti-menemistas"]  jugaron durante tres años al gato y al ratón con este tema. De hecho, es fácil constatar la actitud del Partido Popular durante todo este tiempo. La del PSOE no se ha movido ni un ápice, así que resulta obvia. Siempre han sostenido que el 11M fue cometido por islamistas, como represalia por la segunda Guerra de Irak. Pero, ¿qué ha dicho el Partido Popular? Inicialmente se lanzaron sobre la hipótesis de la autoría etarra. Era una postura lógica, dadas las informaciones que les llegaban desde las fuerzas de seguridad en aquellos días. Durante la Comisión de Investigación se esforzaron por explicar su actuación anterior, justificándose e intentando convencer a la opinión pública (grave error por su parte) de que no habían mentido. Y durante toda la instrucción podemos decir que el PP dio –no con demasiada determinación- la batalla del 11M, planteando dudas y presentando preguntas en sede parlamentaria. Preguntas fundadas que merecían respuestas contundentes. Pero esta actitud inquisitiva del PP no duró para siempre. El PP se mantuvo interesado en el 11M mientras los principales investigadores contemplaron la hipótesis de la autoría etarra, pero cuando éstos, de forma más o menos unánime y cuasi-simultánea manifestaron que no creían que ETA hubiera cometido los atentados de Madrid, el Partido Popular decidió mirar para otro lado.

Está claro que la posibilidad de que el responsable no fuera ni ETA ni “Al Qaeda” no se podía contemplar [ como tampoco "se puede" plantear acá, otra pista que la iraní/Hezbollah y/o "las sirias". La más probable lejos: la pista israelí, está completamente vedada]. Sería demasiado horrible y pondría en entredicho el propio funcionamiento de una parte de nuestros servicios de Inteligencia. Además de que haría tambalearse la propia estructura del Estado y casi con toda seguridad nos sumiría en una crisis sin precedentes[es lo que pasaría acá si la verdad saliera a la luz]. Y es que, ¿qué país occidental, moderno, en el seno de la Unión Europea y de la OTAN, podría enfrentarse hoy en día a un golpe de Estado sin que se tambaleara el propio sistema y toda la red económica del país? No cabe ni tan siquiera planteárselo. O fue Al Qaeda, o fue ETA. Y si alguien falsificó pruebas y tejió falsas tramas compuestas por confidentes policiales, tuvo que ser, inequívocamente, para tapar la autoría etarra [en nuestro caso para tapar la participación de Menem y/o allegados suyos, dicen Laura Guinsberg y los cultores de las "pistas sirias"]. ¿Acaso no ha estado negociando el PSOE con ETA durante toda la legislatura aun cuando en su programa electoral no aparecía ni una palabra que nos alertara sobre tal negociación? ¿Acaso no es cierto que el PSOE y ETA estaban ya inmersos en negociaciones desde antes del 11M? ¿No basta eso como prueba de que ETA tenía a Rodríguez Zapatero “cogido por los vagones”? Rotundamente no. Hay una diferencia abismal entre que se nos quiera hacer creer que ETA cometió el 11M y que ETA lo cometiera realmente. Si se fija el lector, todos los indicios que se nos han presentado de que ETA pudo estar detrás de los atentados de Madrid han sido siempre eso: indicios, pero nunca pruebas. Se fabricó una trama islamista para contentar a una mitad del electorado mientras se le ofrecía montones de indicios a la otra mitad para que pensaran que la banda terrorista vasca había sido la autora real. Pero nunca pruebas concluyentes, nunca nada definitivo [obviamente porque no fueron "los islamitas" ni ETA, sino el join-venture CIA/Mossad en la ejecución y el Cesid como encubridor y plantador de pistas falsas].

Se nos contó que presos islamistas vinculados indirectamente con el 11M tenían teléfonos de etarras apuntados en papeles, así como fórmulas químicas de explosivos caseros empleados por ETA; se nos dijo que algunos de los islamistas del 11M tenían teléfonos preparados para ser empleados en bombas, manipulados de la misma forma en que lo hace ETA; se nos explicó que ETA había robado un coche –que acabaría siendo usado como coche-bomba en Santander- en el callejón del asturiano Suárez Trashorras, en Avilés; se nos habló de otros asturianos a los que se les había encontrado munición de un calibre concreto que ETA había usado en el pasado; se nos intentó convencer de que Jamal Ahmidan “El Chino” traficaba con drogas en el País Vasco y de que casi todos los presuntos islamistas viajaban frecuentemente al País Vasco y a Navarra; incluso José Emilio Suárez Trashorras llegó a declarar que El Chino le había confesado que era ¡amigo de los etarras de Cañaveras! ¿Es posible que se dieran tantas coincidencias? Tengamos en cuenta que sólo se ha enumerado aquí una pequeñísima parte de todas las que han ido apareciendo. Faltan en la lista, por ejemplo, las que sirvieron para que el Partido Popular se estrellara electoralmente el 14 de marzo de 2004: los atentados fallidos que ETA habría pretendido perpetrar en Chamartín y Baqueira (el primero en trenes y el segundo con, casualmente, doce mochilas bomba) y la “furgoneta de Cañaveras”, detenida apenas 10 días antes del 11M con 530 kg. de explosivos. [Todas "pistas falsas" preparadas de antemano para ir preparando la apoyatura de la "falsa historia oficial" que se iba a alegar después de los atentados]

Por supuesto que tantas coincidencias y casualidades no se pueden dar accidentalmente. Pero eso no significa que sean hechos ciertos o probados. Lo que demuestra es la intención de quienes urdieron la trama de dejar la sombra de la duda planeando eternamente sobre las cabezas de la mitad de los españoles. La otra mitad no necesitaba ninguna sombra de nada, puesto que ya tenía un culpable oficial: Aznar y la Guerra de Irak. A la vista de todos estos indicios –nunca pruebas- resulta evidente que alguien se tomó muchas molestias para que ETA nunca desapareciera del todo en el 11M. [el encubrimiento, las "pistas falsas" plantadas, la falsa historia oficial y las falsas historias oficiales alternativas, constituyen un patrón común en los "atentados" de ambos países]

Este interés espurio de los fabricantes de tramas se puede ilustrar fácilmente a través de una anécdota personal. Recientemente tuve el gusto de conocer a dos jóvenes universitarios miembros de Nuevas Generaciones. Al contrario que sus mayores, éstos estaban más preocupados por averiguar toda la verdad del 11M que por hacer méritos y medrar en el seno del partido. Leían informaciones de prensa de todas las tendencias, conocían los datos del Sumario que han sido publicados, estaban al día de lo acaecido en el juicio y tenían una opinión formada de lo que pudo haber ocurrido. Uno de los dos me dijo que estaba seguro de que ETA había cometido el 11M y esgrimió todos esos indicios que hemos expuesto y muchos más. Entonces tuvo lugar, de forma aproximada, el siguiente diálogo:

-Entonces tú no crees que se usara Goma-2 ECO en los trenes…
-No.
-Y no te crees lo del transporte de la dinamita… con El Chino acarreando mochilas de 40 kilos durante toda la noche, transitando barrancos nevados de madrugada sin ningún tipo de iluminación artificial, realizando llamadas telefónicas desde una mina en la que los teléfonos no tienen cobertura, estando casi 40 horas seguidas sin dormir, conduciendo a 160 kilómetros por hora inmerso en la mayor nevada de los últimos cuarenta años…
-No, no me creo nada de eso.
-Y supongo que tampoco te crees que sea auténtica la fotografía del Toyota Corolla que aparece en el Sumario, en la que no hay nieve, ya que ese 29 de febrero supuso que casi toda la cornisa cantábrica estuviera prácticamente cubierta por el temporal…
-Obviamente no, esa foto no es del 29 de febrero de 2004 y no se identifica al conductor del vehículo.
-Ya, claro, e imagino que si no te crees eso, mucho menos el episodio de las multas, ya sabes, lo del miembro de la Guardia Civil que paró a “El Chino” y le puso dos multas. Eso sí que te parecerá ridículo. Le paran por exceso de velocidad y resulta que va en un coche robado, no lleva papeles, no tiene seguro, dice que el coche es de un amigo y su única documentación es un pasaporte belga falsificado… ¡y le dejan seguir! Casi lo de menos es que fuera el coche lanzadera de otro que se supone que transportaba cientos de kilos de explosivos… eso sí que no te lo creerás…
-Por supuesto que no: ese viaje nunca tuvo lugar. Nadie podría creerse el episodio de las multas.
-Entonces tú crees que todo el viaje del supuesto transporte de la Goma-2 ECO es inventado.
-Sí.
-Es decir, que alguien se lo inventó a posteriori.
-Eso es.
-Yo pienso lo mismo. Pero entonces, si el viaje de El Chino no existió nunca y alguien se lo inventó, pudo haber escogido cualquier fecha para ese viaje, ¿no es así?
-Sí, claro.
-¿Y no te llama la atención que se inventara un viaje en el que se transportaban explosivos, como en el de los etarras detenidos en Cañaveras, siguiendo una ruta paralela a la de los etarras de Cañaveras, el mismo día en el que viajaban los etarras de Cañaveras? Puestos inventárselo, si realmente ETA cometió el 11M y se pretendía desviar la atención, ¿no es obvio que lo lógico habría sido elegir otro día y otra ruta?

El muchacho se quedó pensativo. Ciertamente es muy probable que el viaje de Jamal Ahmidan no existiera o por lo menos que, en caso de existir, no tenga absolutamente nada que ver con lo que nos han contado. Pero igual de cierto es que se nos ha intentado vender por activa y por pasiva que ese viaje estaba íntimamente relacionado con una hipotética participación etarra. No en vano Suárez Trashorras dijo aquello de que Jamal Ahmidan le había dicho que era amigo de los etarras detenidos en Cuenca. Ahora, cuatro años después, aparecen nuevos (antiguos, en realidad, puesto que siempre han estado ahí) personajes intentando convencernos de que ETA tuvo algo que ver: Mario Gascón, el confidente de la Guardia Civil, por ejemplo. O al menos eso interpreta cualquiera que le escuche hablar de la participación de “los vascos”.

Alguien se ha tomado muchas molestias durante estos cuatro años para que media España piense en ETA. Demasiadas molestias. Una reflexión similar a la del viaje de Jamal Ahmidan la podríamos hacer respecto a los análisis de los restos de explosivos llevados a cabo durante el juicio del 11M. Pero sería extendernos demasiado. En realidad todas esas molestias empezaron a tomárselas antes incluso del 11M, asegurándose que el Partido Popular se lanzaría a una piscina que a la postre no tendría agua y sí un montón de clavos y brasas. Lo único que hemos visto durante todo este tiempo no es sino la continuación de todo aquello.

En este artículo no hay algo paradójico que destacar en el último párrafo. Todo el texto constituye en sí mismo una paradoja, puesto que como hemos señalado antes, se nos intentaba convencer de que ETA estaba detrás de la autoría al mismo tiempo que alguien se esforzaba en eliminar cualquier rastro que pudiera apuntar siquiera levemente al norte. Y es que, pensándolo bien, para conseguir el primero de esos fines, ¿qué mejor manera que llevar a cabo el segundo?[se plantaron algunas pistas falsas que señalaran a ETA para que el gobierno de Aznar entrara como caballo y para que la mitad de España que apoya al PP se enganchara con esa pista falsa. Pero las pistas falsas 'esenciales'(las que se usaron en la instrucción trucha para armar el juicio oral) fueron plantadas para que la culpa fuera a los islamitas (que es lo que le interesaba al contubernio USA/Israel y "aliados"), con lo cual dejaban contenta a la otra mitad de España que apoya al PSOE y que era el que iba a estar en el gobierno. Idem se hizo en Argentina: se plantaron algunas pistas falsas para señalarlo a Menem (Edul es la más representativa), pero las principales estaban orientadas a culpar a Irán/Hezbollah. Si esto no constituye "la madre de todas las conspiraciones", la "madre de todas las conspiraciones", ¿cuál es?]


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com