Cargando

¿Y no es fascista?
Julio Pomar - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Los negocios del Rey Juan Carlos de Borbón
- 14 características del fascismo
- Los Monstruos. Ruta de la mentira
-
La decadencia de la monarquía española
- ¿Qué es el Club Bilderberg?

 

 

111107 - Desde México - Palenque - El presidente bolivariano de Venezuela, Hugo Chávez Frías, lo dijo así, invocando al prócer uruguayo José Gervasio Artigas: “Con la verdad no ofendo ni temo”.

En México se dice: “La verdad no peca pero incomoda”. Ambas expresiones son aplicables a la calificación que hizo el mandatario venezolano del ex gobernante español José María Aznar. “Fascista”, le dijo Chávez al derechista hispano, y esta es una verdad que se cae de evidente, aunque a Aznar en aciago momento lo hayan elegido por el voto una mayoría de españoles. Su política interna y externa ha estado plagada de desplantes derechistas, reaccionarios, que en conjunto configuran una actitud de intolerancia y agresividad propias de un fascista, no de un demócrata.

La postura de Aznar ante la invasión estadounidense de Irak, de activo apoyo servil a George Bush en su agresión a ese país árabe, tiene en sí todos los ingredientes de un posicionamiento fascista. Ni siquiera Fox, con ser tan endeble política y mentalmente, se sumó a apoyar la invasión de Bush a Irak. Pero Aznar sí, en lo que se conoce como el “trío de las Azores”, donde EU, Inglaterra y España juntaron, en neo santa alianza, sus afanes criminalmente colonialistas para agredir a los iraquíes. Pero el injerencismo derechista de Aznar no se define sólo por el asunto iraquí. En cada caso que se le presenta la ocasión arremete verbalmente, como “cruzado”, contra quien o quienes en el mundo practican una política propia, nacionalista y democrática, o simplemente a quienes quiere satanizar desde su óptica, sin importarle la verdad.

Recordemos su intromisión en el proceso electoral mexicano del 2006 a favor de la “campaña negra” de Felipe Calderón Hinojosa contra Andrés Manuel López Obrador, que debió haber sido motivo de la aplicación inmediata del Artículo 33 constitucional (“Los extranjeros no podrán, de ninguna manera, inmiscuirse en los asuntos políticos del país”, y “el ejecutivo de la unión tendrá la facultad exclusiva de hacer abandonar el territorio nacional, inmediatamente y sin necesidad de juicio previo, a todo extranjero cuya permanencia juzgue inconveniente”) pero no lo fue.

En el caso de Venezuela, ha sido recurrente la animosidad intromisoria y abusiva de Aznar contra el gobierno, el pueblo y el dirigente del país bolivariano. En todo momento se le sale a Aznar el gachupín, el colonialista que es, a diferencia radical de los transterrados españoles de los 30 del siglo pasado (refugiados, republicanos, se les llama aquí con absoluto respeto y amorosa cordialidad) que vinieron a México y a otros países latinoamericanos, entre ellos Argentina y la misma Venezuela, que nutrieron nuestra vida y cultura, huyendo de la masacre fascista de Francisco Franco Bahamonde. Tanto y tanto se inmiscuye este personaje del fascismo español en asuntos que son sólo de los latinoamericanos, que alguna vez tenía que tener respuesta. El que se ríe se lleva. Y la respuesta fue una verdad que no se puede negar: Aznar es fascista. Y la verdad no peca aunque incomode.

En rigor, lo que sucede es que Aznar, con una explicable pero injustificable tolerancia de los socialistas hueros del gobierno español, hace las veces de peón de brega de Bush y la derecha norteamericana en América Latina, y de su propio expansionismo financiero y energético en nuestra región. No importa que José Luis Rodríguez Zapatero haya ganado las elecciones que lo encumbraron al gobierno español por dos razones: la crasa mentira de Aznar de querer atribuir a ETA el atentado del 11 de marzo en la estación de Atocha, y su promesa, que felizmente cumplió, de zafar el apoyo español a la invasión a Irak, pues ahora el socialista Rodríguez Zapatero defiende el expansionismo hispano en nuestras tierras, debido a que “poderoso caballero es Don Dinero”, y se permite tener actitudes como la que tuvo al declarar triunfador a Felipe Calderón en las elecciones mexicanas, sin jamás haberse tomado la molestia de cohonestar su declarada ideología de izquierda, labios para afuera, con esa postura, de claro corte injerencista, como si fuera un neo Aznar.

Es obvio que Zapatero y Felipe González, y de pasada el Rey, están actuando en América Latina con una estrechísima perspectiva española, con el agregado de que es hispanista y neo colonial. No quieren que se les descomponga el tinglado español de difíciles equilibrios con la agresiva derecha propia, pero pretenden ilógicamente que esa debe ser la política de nuestros países, como si se tratara de colonias vasallas y obsecuentes. Ignoran que ya no hay Cortes de Cádiz. Montados los socialistas hispanos en la Moncloa, o sea, en el complicado arreglo con sus derechistas españoles, pretenden que esa debe ser también, por mecánico trasplante conceptual, la principal prioridad latinoamericana, esto es, el arreglarse con la derecha vernácula, cuando ésta está cada vez más sometida al imperio norteamericano, como nítidamente se advierte en Venezuela, Bolivia, Ecuador, Nicaragua y México, y los demás. Y donde, caso de Venezuela, están inmersos en la batalla local para cancelar el proyecto de liberación bolivariano, que puede llegar hasta un nuevo golpe de estado con apoyo norteamericano, así como español, según se colige de diversos indicios.

O sea que más allá del exabrupto monárquico del Borbón (“¿por qué no te callas?”, dirigido irrespetuosamente a todo un jefe de estado venezolano, muy parecido en su prepotencia al “comes y te vas” de Fox versus don Fidel Castro Ruz en Monterrey), lo que se revela es una política de estado española que es neo colonial, ya no bajo el impulso de la cruz y la espada, ni bajo la divisa del saqueo del oro indígena y la esclavización, pero sí bajo la clarinada de que estos indios están para callar y obedecer, como dijo el afamado ideólogo Marqués de Croix, y aguantarse a seguir siendo esclavos de la globalización neoliberal, y del propio expansionismo hispanista actual. Pero sin duda, hay de españoles a españoles, muchos de los cuales están avergonzados de tener un rey de ese talante, o simplemente de tener rey.

Y la cuestión final es si el presidente Chávez calumnió, mintió o falseó cuando calificó de “fascista” a Aznar, o simplemente expresó una verdad. Pues aunque la mona se vista de seda, mona se queda. Y Aznar ni siquiera, a lo que se ve, pretende vestir tafetanes de seda. Son los socialistas y el Rey quienes le quieren embutir el ajuar democrático al neo fascista ex jefe del gobierno hispano...

 


 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com