Cargando


 

Avizora Atajo Publicaciones Noticias Biografías

Yemen y la militarización de las vías marítimas estratégicas
Michel Chossudovsky - Otros textos del autor

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- ¿Qué es el Club de París?
-
Qué significa "vivir bien" en la nueva Bolivia
-
Super Bowl Súper Negocio
-
Inventario de la izquierda extraviada
- La esclavitud en Brasil 2010

 

 

 

100210 - Estados Unidos intenta asegurarse el control de la isla de Socotra y del Golfo de Adén

“Quienquiera que sea que consiga la supremacía marítima en el Océano Índico se convertirá en un actor importante del escenario internacional”. (Alfred Thayus Mahan -1840/1914-, Contraalmirante y geoestratega de la Marina de EEUU).

El archipiélago yemení de Socotra, en el Océano Índico, se encuentra situado a unos 80 kilómetros del Cuerno de África y a 380 kilómetros de la línea costera yemení. Las islas de Soqotra son una reserva de vida salvaje reconocida por la UNESCO como Patrimonio Natural de la Humanidad. Socotra se encuentra en el cruce entre las estratégicas vías marítimas del Mar Rojo y el Golfo de Adén (véase mapa 1). Es un lugar de importancia vital para el ejército estadounidense.

Entre los objetivos estratégicos de Washington figura la militarización de las vías
marítimas principales. Esta estratégica vía une el Mediterráneo con el Sur de Asia y el
Lejano Oriente a través del Canal de Suez, el Mar Rojo y el Golfo de Adén.

Es una importante ruta de tránsito de los buques petroleros. Gran parte de las
exportaciones de las industrias de China hacia Europa Occidental transitan por esta vía
estratégica. El comercio marítimo desde el Este y Sur de África hacia Europa Occidental
también pasa cerca de Socotra, a través del Golfo de Adén y el Mar Rojo (véase mapa 2).
Una base militar en Socotra podría servir para vigilar el movimiento de buques, incluidos
los buques de guerra que salen y entran del Golfo de Adén.
 


“El Océano [Índico] es una ruta importante que conecta el Oriente Medio, el Este de Asia
y África con Europa y las Américas. Tiene cuatro vías cruciales de acceso que facilitan el
comercio marítimo internacional, que son el Canal de Suez en Egipto, Bab-el-Mandeb
(que bordea Djibuti y el Yemen), los Estrechos de Ormuz (que bordean Irán y Omán) y
los Estrechos de Malaca (que bordean Indonesia y Malasia). Estos ‘cuellos de botella’ son
fundamentales para el comercio petrolero mundial ya que por ellos pasan cantidades
ingentes de petróleo”. (Amjed Jaaved, “A new hot-spot of rivalry”, Pakistan Observer, 1
de julio de 2009).
 

 

Socotra o Socotora o Suqutra, es un pequeño archipiélago formado por cuatro islas en el océano Índico, frente a las costas del Cuerno de África, a 250 km al este del cabo Guardafui y a unos 350 km al sureste de las costas de Yemen, país al que pertenece pese a su proximidad a Somalía, que hasta la creación de la República Popular de Yemen del Sur en 1969 administró Socotra en nombre del Sultanato de Mahra y Socotra o el Sultanato de Qishn. Actualmente Socotra pertenece a la provincia yemení del Hadramawt.

En razón de su biodiversidad y la presencia de unas 700 especies únicas en el mundo, fue inscrita en la lista del patrimonio de la humanidad de la UNESCO.

Poder marítimo

Desde el punto de vista militar, el archipiélago de Socotra es una encrucijada marítima estratégica. Además, el archipiélago se extiende por un área marítima relativamente grande en la salida oriental del Golfo de Adén, desde la isla de Abd al-Kuri hasta la isla
principal de Socotra (véase mapa 1). Esta zona marítima de tránsito internacional pertenece a las aguas territoriales del Yemen (véase mapa 1).
Socotra se encuentra a unos 3.000 kilómetros de la base naval estadounidense de Diego García, que figura entre las instalaciones militares más grandes de
Estados Unidos en ultramar.

La base militar de Socotra

El 2 de enero de 2010, el Presidente Saleh y el General David Petraeus, Comandante del
Mando Central de EEUU, se reunieron para celebrar negociaciones de alto nivel a puerta
cerrada.

La reunión Saleh-Petraeus fue casualmente presentada por los medios como una
oportuna respuesta al ataque frustrado del avión de Detroit en el vuelo 253 de la
Nortwest. Aparentemente, se fijó dicha reunión como algo necesario para coordinar
iniciativas de contraterrorismo dirigidas contra “Al Qaida en Yemen”, que incluirían “la
utilización [de] aviones no tripulados y misiles estadounidenses sobre tierras yemeníes”.

Sin embargo, diversos informes confirmaron que las reuniones Saleh-Petraeus tenían
como objetivo redefinir la implicación del ejército estadounidense en Yemen, afectando al
establecimiento de una base militar a gran escala en la isla de Socotra. Se informó que el
Presidente del Yemen, Ali Abdullah Saleh, “había entregado Socotra a los
estadounidenses para que instalaran allí una base militar, señalando que las autoridades
estadounidenses y el gobierno yemení habían acordado levantar una base militar en
Socotra para frenar a los piratas somalíes y al-Qaeda”. (Fars News, 19 de enero de
2010).
 

El 1 de enero, un día antes del encuentro Saleh-Petraeus en Sanaa, el General Petraeus
confirmó en una conferencia de prensa celebrada en Bagdad que iba a duplicarse “la
ayuda en materia de seguridad” al Yemen, que pasaría de 70 millones a más de 150
millones de dólares, lo que supone multiplicar por catorce la ayuda de 2006. (“Scramble
for the Island of Bliss: Socotra!”, War in Iraq, 12 de enero de 1010. Véase también la
CNN, 9 de enero de 2010, y The Guardian, 28 de diciembre de 2009).
Este incremento de la ayuda militar al Yemen se presentó ante la opinión pública mundial
como una respuesta al incidente de la bomba del avión de Detroit, supuestamente
ordenado por los operativos de Al-Qaida en el Yemen.

Los medios de comunicación estadounidenses presentaron el establecimiento de una
base de la fuerza aérea en la isla de Socotra como parte de la “Guerra Global contra el
Terrorismo”.

“Saleh y Petraeus acordaron que, en función de los nuevos programas, se permitiría la
utilización de aviones estadounidenses, quizá de aviones teledirigidos, así como “misiles
marítimos”, siempre que las operaciones contaran con la aprobación previa de los
yemeníes, según un alto funcionarios yemení que exigió anonimato por estar refiriéndose
a cuestiones sensibles. Los oficiales estadounidenses dicen que va a aumentarse el
estatus de la isla de Socotra, situada a unos 380 kilómetros de la costa yemení,
convirtiéndola de una pequeña pista de aterrizaje [ahora bajo jurisdicción del
ejército yemení] en una base completa para poder apoyar un programa de ayuda
más amplio así como para enfrentar a los piratas somalíes. Petraeus está intentando
también proveer a las fuerzas yemeníes de equipamiento básico como Humvees
blindados y, posiblemente, de más helicópteros”. (Newsweek, 18 de enero de 2010,
negrita añadida).

¿Instalación de una base naval estadounidense?

Sin embargo, la instalación militar que
Estados Unidos propone para Socotra no se limita a una
base de la fuerza aérea. También contemplan construir una base naval.
El desarrollo de la infraestructura naval en Socotra estaba ya proyectado. Apenas unos
días antes de las discusiones entre Petraeus-Saleh (29 de diciembre de 2009), el Fondo
Kuwaití para el Desarrollo Económico Árabe (KFAED, por sus siglas en inglés) aprobaba
un préstamo de 14 millones de $USA para el gabinete yemení a fin de apoyar el
desarrollo del proyecto del puerto marítimo de Socotra.
 



El Gran Juego

El archipiélago de Socotra es parte del Gran Juego en función del cual se enfrentan Rusia
y
Estados Unidos.
Durante la Guerra Fría, la Unión Soviética contaba con presencia militar en Socotra, que
en aquel momento formaba parte del Yemen del Sur.

Hace apenas un año que los rusos comenzaron nuevas negociaciones con el gobierno
yemení acerca del establecimiento de una base naval en la isla de Socotra. Un año
después, en enero de 2010, en la semana posterior al encuentro entre Petraeus y Saleh,
un comunicado de la Marina rusa “confirmaba que Rusia no iba a renunciar a sus planes
de tener bases para sus barcos… en la isla de Socotra”. (DEFENSE AND SECURITY, Rusia,
25 de enero de 2010).

Las conversaciones del 2 de enero entre Petraeus y Saleh fueron fundamentales para que
se debilitaran las propuestas diplomáticas que Rusia presentó ante el gobierno del
Yemen.
El ejército estadounidense tiene la vista puesta en la isla de Socotra desde el final de la
Guerra Fría.

En 1999, Socotra fue elegida como “un lugar en el que
Estados Unidos planeaba construir
un sistema de señales de inteligencia…” Los medios de comunicación de la oposición
yemení informaron entonces que “la administración del Yemen ha aprobado autorizar el
acceso del ejército estadounidense a un puerto y a un aeropuerto en Socotra”. Según el
diario de la oposición Al-Haq: “Se había construido un nuevo aeropuerto civil en Soqotra
para promover el turismo de acuerdo con las especificaciones del ejército
estadounidense”. (Pittsburgh Post-Gazette, Pensilvania, 18 de octubre de 2000).

La militarización del Océano Índico

El establecimiento de una base militar en Socotra es parte de un proyecto más amplio de
militarización del Océano Índico. Esta militarización consiste en integrar y unir Socotra
con la estructura existente, así como reforzar el papel clave jugado por la base militar de
Diego García en el archipiélago de Chagos.

El Contraalmirante y geoestratega de la Marina de
Estados Unidos, Alfred T. Mahan, había
indicado, con anterioridad a la I Guerra Mundial, que “cualquiera que consiga la
supremacía marítima en el Océano Índico será un actor dominante en el escenario
internacional”. (“Indian Ocean and our Security”).

Lo que estaba en juego en los escritos de Mahan era el control estratégico por
Estados Unidos
 de las vías marítimas de los océanos importantes en general y del Océano Índico
en particular: “Este océano será la llave a los siete mares en el siglo XXI; el destino del
mundo se decidirá en esas aguas”.


Michel Chossudovsky es profesor de Economía (emérito) en la Universidad de
Ottawa y director del Centro de Investigación sobre la Globalización de
Montreal, que alberga la página: www.globalresearch.ca. Es autor del bestseller
internacional “The Globalisation of Poverty and The New World Order”. Ha
contribuido a la Enciclopedia Británica, es miembro de la Comisión contra los
Crímenes de Guerra de Kuala Lumpur y ha recibido el Premio de los Derechos
Humanos por la Protección de la Dignidad Humana y los Derechos Civiles de
Berlín, Alemania. Sus escritos han sido publicados en más de veinte idiomas -
Global Research - Traducido del inglés para Rebelión por Sinfo Fernández

 

 


 

AVIZORA.COM
Política de Privacidad
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com