Argentina Al día
El Valle de Lágrimas
del Presidente Kirchner

Rafael Colombo*
rafael@avizora.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

El negocio del Hambre en Argentina

Otros textos del autor

0205 - "La crítica de la religión es ya, por tanto, la crítica del valle de lágrimas, santificado por la religión". (Karl Marx; "Crítica de la Filosofía del Derecho, de Hegel")

Desde el año 2002 hasta hoy, el gobierno argentino pagó al FMI más de 10.000 millones de dólares. Esa cifra se traduce, aproximadamente, en 30.000 millones de pesos, que equivalen al gasto en seguridad social durante todo un año.

El ministro de economía Roberto Lavagna se jactó de que "… entre 2002 y 2004, el único país que redujo su endeudamiento con el FMI fue la Argentina". No creo que las casi 5 millones de personas que tienen problemas laborales celebren la proeza del ministro y su gobierno. Mucho menos, los chicos que mueren de hambre y enfermedades sociales.

Analicemos estos temas ordenadamente.

Según el Gobierno, la desocupación bajó a un 13, 2 %. Esta cifra no cuenta, "casualmente", a aquellas personas que reciben planes Jefes y Jefas de Hogar. De contemplarse, la desocupación sería de un 17,6. Según datos publicados por Clarín en diciembre de 2004, en este momento, 1.975.000 personas están sin trabajo; si se suman los beneficiarios de planes sociales la cifra asciende a 2.633.000. La subocupación es del 15,2 %, es decir, 2.240.000 personas. La resultante final (no expresada por el Gobierno y por ende tampoco en Clarín) nos indica que 4.837.000 personas tienen problemas para encontrar trabajo estable.

Los hombres como Lavagna fabrican mundos propios en donde todo es distinto, en donde los aplausos se obtienen tras disfrazar el índice de desocupación, o si se logra superávit en el mes corriente, o si se logra afrontar un vencimiento con el FMI.

Simultáneamente, Cristina Fernández de K viajó junto al jefe de Gabinete Alberto Fernández a España. ¿El objetivo? Pagar toda la deuda que el Estado argentino tiene con el FMI. ¿No resulta un tanto confuso? ¿No eran los organismos internacionales de crédito uno de los principales responsables del desastre argentino? En más de un oportunidad el señor K responsabilizó públicamente al FMI por sus recomendaciones, por su conducta prestamista y por los que, antes de él, gestionaron y obtuvieron dinero deliberadamente.

La deuda con el FMI asciende a los 15.067 millones de dólares, es decir 45.000 millones de pesos. Es una cifra muy importante. El Gobierno quiso reformar la carta orgánica del Banco Central para poder acceder a los 19.000 millones de dólares en reservas. ¿No sería mejor destinar todo este dinero, o buena parte de él, para solucionar el problema del hambre en nuestro país? ¿Para qué otra cosa más importante puede servir el dinero si no es para que los chicos no mueran de hambre?

Según datos suministrados por Unicef, más del 60 por ciento de los chicos de Argentina (casi 3,7 millones) es pobre; más de 400 mil chicos y adolescentes abandonan anualmente sus estudios; cerca de un millón de chicos de entre 15 y 19 años quedó fuera del sistema educativo; 1.900.000 niños son explotados en el ámbito laboral.

Desde hace muchos años, Argentina viola sistemáticamente la "Declaración sobre los derechos del niño" (1924). Los derechos de protección de la salud, alimentación y vivienda (reflejados en los artículos 4 y 24) parecen ser desconocidos por los gobernantes de este país. Y lo que es peor, no parece haber en todo el territorio nacional un solo juez o fiscal que actúe de oficio, en este sentido, para que no se violen los Derechos de la Infancia.

Crítica de la cifra

Todas estas cifras hay que interpretarlas como bien señala José. P. Feinmann. De nada sirve reproducir como un loro una estadística sin un contexto en el cual situar y al mismo tiempo comprender. Es más, creo que las cifras anteriormente presentadas tienen que ser interpretadas bajo una concepción humanista. Los problemas que reflejan, así lo exigen. El resto es, a mi criterio, una serie de análisis fríos y superficiales que mantienen un estado de situación y no aportan, por lógica, soluciones de fondo.

Feinmann fue más prudente que yo y simplemente tomó una cifra: 1.600 millones de dólares. Al respecto dijo "Presidente K, si esta cifra es real, distribúyala".

En otras palabras, ya no hay excusas. Por cada chico que se muere de hambre, hay un responsable y ese responsable es el Presidente de la nación Argentina. Si pensamos -como Feinmann- que distribuir la riqueza es una decisión política, en manos de Kirchner recae esa decisión.

La base real y el valle de lágrimas

Cuando Feinmann dice: "En la Argentina hay plata en la esfera del Estado y hay hambre en la base real de la sociedad" está utilizando un importante concepto marxista: "la base real de la historia". Según el hermeneuta Paul Ricoeur esta idea de Marx fue muy controvertida entre los intérpretes del marxismo. Yo adopto la idea de base real en el sentido del "individuo real que vive en condiciones determinadas o definidas". Hay muchas personas que padecen un estado de situación (el hambre, la pobreza, la desocupación) que el Gobierno no puede esconder y nosotros no podemos obviar.

Por el momento, el señor K no parece estar convencido de que hay que resolver este problema cuanto antes. Prefiere pensar en cómo acumular poder en las provincias; prefiere evaluar candidatos ante el creciente temor de perder las elecciones en Capital Federal a manos de Elisa Carrió. ¡Prefiere aumentarse los sueldos!

Ocultar el Valle de Lágrimas, vale decir, ocultar la realidad, es una importante estrategia en la praxis política del gobierno K. Parafraseando a Marx diría: "La crítica de la administración K no es más que la crítica de la realidad, una realidad ocultada, disfrazada, por la administración K".

Felipe Solá se pelea con Duhalde. Kichnner reta desde París a Lavagna y a Nielsen; medios de comunicación y analistas políticos chismosos reflejan estos hechos como si fueran el eje de la problemática del país. ¿Podemos discutir seriamente el canje de la deuda mientras el país tiene chicos que se mueren de hambre y el Gobierno no hace nada al respecto?

Dice Marx: "La crítica del cielo debe transformarse en la crítica de la tierra". El Gobierno, en connivencia sus aparatos ideológicos (tan bien descriptos por el estructuralista francés Louis Althusser) promueve la crítica de un "sol ilusorio".

Nuestro objetivo es no caer en esa trampa.

(*) Rafael Colombo tiene 21 años y es estudiante de Abogacía de la Universidad Nacional del Litoral de Santa Fe, Argentina, además de analista político

Delitos internacionales y principio de jurisdicción universal: El caso de Irak - Llamado a los jueces del mundo - Argentina Al día - Hambre Informe
0205 - Los salarios del hambre

0105 - Argentina y los niños con hambre

 


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com