Otros textos del autor
La moral del privilegio de la política criolla
Rafael Colombo
rafael@avizora.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Argentina Al día - Denuncian fraude de Repsol-YPF - El caso Borocotó: Otro durísimo golpe a la credibilidad política - Textos sobre Ciencias Sociales y Filosofía

0306 - “Política: Conflicto de intereses disfrazados de lucha de principios. Manejo de los intereses públicos en provecho privado”.

Ambroce Bierce “Diccionario del diablo”.

 

Desde diciembre de 2001, se difundió la idea de “crisis generalizada”. Esto quiere decir que todos los habitantes de argentina deben afrontar el desastre social. Obreros, ahorristas, docentes, jubilados, etc, tenían el deber de compartir la responsabilidad. El bolsillo de todos los ciudadanos fue entonces, la principal fuente económica perjudicada.       

Sin embargo, se sabe que muchos actores de la escena político-financiera, fueron la gran excepción a esta cadena de responsabilidades solidarias: Políticos, bancos, mutuales, entidades financieras,  la burguesía nacional representada por la Unión Industrial Argentina, los resabios de la oligarquía terrateniente decimonónica  agrupada en la Sociedad Rural,  y naturalmente, el poder económico transnacional, no participaron de lo que también se llamo “esfuerzo compartido”.

Es interesante observar el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación que avaló la pesificacion de los depósitos bancarios. El Dr. Eugenio Zaffaroni se pronunció a favor de la constitucionalidad de la ley 25. 561 de emergencia económica y todo el repertorio de decretos dictados durante la presidencia de Duhalde que determinaron, básicamente, la pesificacion de los depósitos.

En el fallo puede leerse además, el dictamen del procurador general de la nación Esteban Righi. En referencia a lo sucedido en Argentina, Righi sostiene que la ley de emergencia económica es consecuencia de la “…inusitada gravedad a la crisis que afecta a la Nación desde los últimos años de la década anterior, que hizo eclosión a fines de 2001…”. De esta forma, la ley de emergencia es la respuesta jurídica del legislador para afrontar un “estado de necesidad”. Según Righi, “Es un hecho de público y notorio conocimiento, que la Argentina se vio enfrentada al impacto de una crisis terminal de descomunales consecuencias sobre el bienestar del conjunto de la población”. Sin embargo, el estado de necesidad no es – según el voto de Zaffaroni – “…producto del azar ni de una fuerza de la naturaleza, sino de sucesivas medidas políticas”. Por lo tanto, deduce Zaffaroni que una ley que establece la intangibilidad de los depósitos, en vísperas de un sistema al borde del colapso, se acerca más a una “defraudación de proporciones colosales” que al obrar descuidado u erróneo de nuestros representantes políticos.

Elecciones legislativas argentinas 2005 - El monocultivo de soja transgénica - Delitos internacionales y principio de jurisdicción universal El caso de Irak - Llamado a los jueces del mundo - Temas Que Queman
 

Como se sabe, todo este proceso defraudatorio benefició a un reducido grupo de personas y perjudico a la mayoría de los ciudadanos argentinos.

A pesar de todo esto, el ministro Lavagna se desvela por satisfacer los reclamos del FMI que exige una “compensación bancaria”.  El diario Clarín informó que la controvertida ley de presupuesto 2005 (la misma ley que contenía los “superpoderes” para el jefe de gabinete Alberto Fernández) ratifico en su articulo 63, “…los decretos por los que se compensa a los bancos por la pesificación asimétrica, por cerca de 20 mil millones de pesos”.

De esta forma, el estado acude en defensa de los bancos. Los mismos bancos, que sacaron provecho con el “corralito”. Los mismos bancos que están bajo sospecha por la fuga de capitales. Los mismos bancos que juegan con las necesidades de la población y realizaron el mayor negocio defraudatorio en la historia de la finanzas mundiales, en connivencia con el estado argentino.

La banca que opera en Argentina, se consolidó desde hace tiempo ya, como un poder omnipotente e hipócrita, que invoca la libertad de mercado para negociar sin ataduras y luego exige auxilio  estatal para compensar sus pérdidas. 

Mientras tanto, una importante masa de dirigentes políticos se pasea ante la crisis impúdicamente. Sus bolsillos, naturalmente, no resultaron afectados. Todo lo contrario. Muchos de ellos se  aumentaron los sueldos. ¿Dónde quedo el esfuerzo compartido? ¿Por qué siempre los mas desprotegidos, tiene que soportar las políticas de austeridad? ¿Es posible que las crisis sean fenómenos sociales y económicos que no afecten al poder? ¿Es posible que la crisis sea una suerte de cadena perpetua que se transmite de generación en generación, entre los eternos pobres (la gran mayoría)? ¿Por qué muchos de nuestros representantes desarrollaron y desarrollan grandes cuentas en los bancos, al tiempo que la sociedad argentina desarrolla una creciente pauperización?

En junio del 2004 el presidente Kirchner decretó un aumento de sueldos del 100% para él, sus ministros, secretarios y subsecretarios. De esta manera, los $3000 que estos funcionarios cobraban, a partir de la medida tomada por  el efímero puntano Rodríguez Saa, se transformaron en $6000. 

El último presupuesto de la cámara de diputados de la Provincia de Buenos Aires asciende a  151 millones de pesos en gastos para su funcionamiento. Cada diputado cuesta 1,6 millones de pesos por año. El aumento, fue denunciado por el titular del ARI en la provincia de Buenos Aires, Carlos Raimundi, quien sostuvo que la medida era una mala señal para aquellas personas que en la actualidad están afectadas por la crisis.

Desde Diciembre de 2001, el poder adquisitivo de la población, sufrió un rotundo desastre.

El INDEC informa que 13 millones de argentinos tienen un salario promedio de $654. La Canasta Básica de Alimentos llego a los $780. Esto quiere decir, que toda familia de 4 integrantes, que perciba un salario menor al establecido por CBA, es pobre.

E 42 % de los trabajadores argentinos (mas de 6 millones de personas) tienen ingresos que menores a $335. La canasta básica alimentaría (que define la línea de indigencia) asciende a los $355. Esta gente, no alcanza a comprar los productos básicos para vivir.

Estos son los salarios establecidos y legitimados por  Duhalde, Lavagna y Kirchner,

Estos son los salarios del hambre, la injusticia y la traición.


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com