Cargando

Kirchner y el mundial como
cortina de humo

Rafael Colombo - Otros textos del autor

 

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos

ENLACES RECOMENDADOS:

- Educación y Mundial de Fútbol
-
Ciencias Sociales y Filosofía
-
Temas Que Queman
-
Marcel Marceau
-
Caída internacional del dólar

 

 

070706 - En Argentina ´78 se utilizo el mundial para cubrir las atrocidades de la dictadura de Videla. Al parecer todo estaba orden y los desaparecidos eran alucinaciones de una “sociedad enferma”.

En el año 2002 –mundial desarrollado en Corea y Japon-, la orgía propagandística orquestada por el gobierno de Duhalde -junto a grandes empresas- procuro distraer a la población del caos social por el cual estaba atravesando Argentina. Por unas semanas, la desocupación y la miseria dejaron de preocupar al país.

Durante Alemania 2006 sucedió algo similar: la administración de Néstor Kirchner se aumento nuevamente los sueldos, luego de que el país festejaba la fugacidad del 6 a 0 de Argentina frente a Serbia y Montenegro.  

Cuando asumió, Kirchner cobraba $3000. Este sueldo era consecuencia de la famosa medida tomada durante la presidencia de Rodríguez Saa. Kirchner derogó esta medida y  se aumento el sueldo en un 100%, es decir, paso a cobrar $6000; esto fue en  julio del 2004.

Escasos días atrás, durante la euforia del mundial, la Casa Rosada anuncio un nuevo incremento salarial. A los $6000 se les agregan $7500 en concepto de “complemento por responsabilidad del cargo”. Esto representa una adición de mas del 100%, es decir, pasa a cobrar un total de $13.500 mensuales.
Asimismo, el vicepresidente cobra, a partir de ahora, $12.500, los ministros $11.900, los secretarios de Estado sacan $10.900 pesos y los subsecretarios  facturan $9.900 pesos.

No caben dudas de que la recomposición o actualización salarial es necesaria. No en vano existe la prescripción constitucional del artículo 14 bis referida al salario, adjudicándole los caracteres de  “mínimo, vital y –sobre todo–móvil”.

Lo criticable no es el aumento en si mismo, sobre todo en los casos en donde éste es razonable –aquí por el contrario, el aumento en 3 años y medio de gobierno, se incrementó en dos partes de un 100 %, cada una-. Lo reprochable es la unilateralidad y selectividad de la recomposición. Lo criticable también es, si se quiere, el aprovechamiento de la oportunidad.

¿Esfuerzo compartido?: unilateralidad y selectividad

Aumentarse los sueldos tan groseramente supone –en este país- la profundización del contraste y la hipocresía. Contraste debido a la brecha que separa los sueldos de los “notables” de la administración nacional, con los sueldos de la mayoría de los argentinos. Hipocresía, debido a las declamaciones de Néstor Kirchner en relación al “esfuerzo compartido” y a que “toda la sociedad debe asumir las consecuencias de la crisis”. Lo curioso es este “esfuerzo compartido” solo recae sobre determinados sectores de la sociedad (pobres y clase media). Por el contrario, políticos, bancos y grandes empresarios concesionarios de servicios públicos, siempre son los primeros beneficiarios de una recomposición salarial, compensaciones (recordemos las indemnizaciones a la banca por la pesificación asimétrica) o subsidios varios.

Por lo tanto, el llamado “esfuerzo compartido” es un invento de Kirchner y de la clase dirigente que provocó, ejecuto y agudizo la crisis económica, social y política por la cual este país atravesó y está atravesando.
Si un grupo de personas identificables, son los responsables del pasado y presente de la crisis ¿Por qué no son ellos los primeros en asumir los costos? ¿Por qué los sectores sociales más débiles deben afrontar las consecuencias de una crisis de la que no son responsables?

Lo insólito del asunto es que todo esto sucede mientras los salarios permanecen por debajo de la línea de pobreza, mientras aumenta la carne, los productos lácteos, los insumos escolares; mientras las tarifas de servicios públicos (agua, luz, gas, teléfono) sufren incrementos encubiertos, mientras la inflación persiste y la economía del país se sostiene por la rentabilidad de la soja que se vende en el exterior.

La impunidad como mutismo y evasión

Para terminar, otro punto oscuro.

No es casual que la administración Kirchner haya llevado a cabo esta medida durante el desarrollo del mundial.

Se sabe que este tema de los desmedidos aumentos no es bien recibido por la población en general; aunque luego, buena parte de esos mismos afectados, vuelvan a votar a Kirchner

Lo cierto es que el estado nacional especula con el Mundial de fútbol para tomar medidas cuestionables y antipopulares. La prensa y los funcionarios de turno, agitan el fervor mundialista. De esta forma el gobierno puede actuar impunemente.

La impunidad, entonces, se logra gracias al mutismo de gira entorno al mutismo de una sociedad anestesiada y engañada.

Esto significa “gobernar” para la administración de Néstor Kirchner.
 

 

 

 

AVIZORA.COM
TEL: +54 (3492) 452494
Webmaster: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m.
Avizora.com