Otros textos del autor
Irak: Un paseo que
lleva tres años
Roberto Bardini
robertobardini@yahoo.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios
Biografías
Libros en línea

Buscador
Central

Irak Al día - Argentina Al día - Venezuela Al día

0406 - El columnista y escritor William F. Buckley, un conservador católico, fundó en 1955 el semanario National Review, de Nueva York, la primera gran revista de la derecha ilustrada en Estados Unidos. Además de culto, brillante y ocurrente, es un hombre de buena posición económica gracias a que su padre hizo una fortuna con el petróleo de Venezuela en la década de los años 30 y, de paso, conspiró tempranamente por la secesión del estado de Zulia, el más rico del país, en la frontera con Colombia.

 

Los Buckley estuvieron en México en distintas épocas. El padre apoyó a los “cristeros” de la Unión Nacional Sinarquista y fue expulsado en noviembre de 1921 por orden del presidente Álvaro Obregón. El hijo organizó la primera estación de la CIA en el Distrito Federal al comienzo de los años 50.

 

A lo largo de su vida Buckley Jr. puso su talento al servicio de todas las cruzadas conservadoras de su país, desde la “caza de brujas” del senador anticomunista Joseph MacCarthy hasta los “contras” nicaragüenses en los años 80. En 1936 promovió la creación de la Liga Anticomunista Mundial y en 1975 fundó el Consejo Chileno-Americano para influir en los medios de comunicación y el Congreso a favor de la dictadura del general Augusto Pinochet. También impulsó el poderío nuclear estadounidense y la Guerra Fría contra la Unión Soviética.

 

El peso de este intelectual es tan grande en los círculos neoconservadores que en octubre del año pasado el propio George W. Bush lo homenajeó en la Casa Blanca por el medio siglo de vida de National Review

Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Volteretas de la deuda argentina De albricias y estafas recurrentes

Temas Que Queman

Pues bien, Buckley ha declarado al cumplirse tres años de la invasión a Irak que Bush debe asumir la derrota en Irak, mandar a los soldados de vuelta a casa y reconocer que “no cumplió la misión”. Esto es tan ilustrativo como todas las encuestas que muestran el más bajo índice de apoyo a la ocupación del país árabe.

 

¿Qué ha sucedido en esos trágicos mil días? El 27 de enero de 2003, los inspectores de la ONU determinaron que no existían pruebas definitivas de que Irak tuviera armas de destrucción masiva. A pesar de todo, dos meses después Estados Unidos inició la invasión con bombardeos y acciones terrestres. El primero de mayo, Bush anunció desde el portaaviones Abraham Lincoln el fin de “las principales operaciones militares”.

 

En la primera semana de ese mes, el Pentágono establece un plan de estabilización que divide Irak en tres regiones y Paul Brener es designado administrador civil, una especie de virrey al servicio de la metrópoli. El 22, el Consejo de Seguridad de la ONU otorga un mandato indefinido a las fuerzas ocupantes.

 

El 18 de julio se suicida el científico inglés David Kelly, identificado como la fuente confidencial de una noticia de la BBC que acusaba a Londres de exagerar pruebas contra Irak. Saddam Hussein es capturado el 13 de diciembre al sur de Tikrit. El 23 de enero de 2004 renuncia David Kay, jefe de la misión que buscaba –sin éxito– armas de destrucción en Irak.

 

En abril, los insurgentes optan por el secuestro de civiles extranjeros como acción intimidatoria hacia los ocupantes. El 18, España anuncia la retirada de sus tropas de Irak. Diez días más tarde, la cadena de televisión estadounidense CBS transmite imágenes sobre torturas a prisioneros iraquíes en la prisión de Abu Ghraib, cerca de Bagdad. El 9 de julio surge una complicación adicional para Estados Unidos: el Senado concluye que la CIA sobrevaloró la amenaza que representaba Irak.

 

El 19 octubre comienza el juicio contra Hussein. El 8 de noviembre, el Consejo de Seguridad prorroga hasta diciembre de 2006 la presencia de las tropas extranjeras en Irak. El 16 de marzo de este año, Estados Unidos lanza cerca de Samara su mayor ataque desde la invasión, con 50 aviones, 200 vehículos terrestres y más de mil 500 soldados, la mitad de ellos iraquíes.

 

Dentro de unos cuantos años talvez William F. Buckley haya sido olvidado fuera de Estados Unidos, pero George W. Bush será recordado por ordenar la invasión a Irak en marzo de 2003, la primera guerra de Estados Unidos en el siglo XXI. Quizá también se recuerde al vicepresidente Richard Cheney, quien vaticinó que la ocupación sería “un paseo” y durante todo 2005 anunció que los insurgentes tenían “los días contados”.

 

En el tercer aniversario de la invasión, las cuentas dan más de dos mil 300 soldados estadounidenses muertos y más de 17 mil heridos.

 

Por el lado de Irak casi no hay cifras oficiales, pero basta decir que es un país devastado y que las principales víctimas se encuentran entre la población civil. Bush insiste que la ocupación es “un éxito”, pero diariamente la realidad muestra bombardeos indiscriminados, atentados terroristas, torturas en las prisiones, secuestro de extranjeros, ajustes de cuentas religiosos, caos y pillaje.

 

El diario saudí Arab News, una edición en inglés que publica artículos sobre política, sociedad, cultura, economía e internacionales, lo resumió en pocas palabras: Estados Unidos “está ciego, olvidó todo y no aprendió nada”.


Principal-|-Consulta a Avizora |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman | Libros Gratis
Publicaciones | GlosariosLibro de Visitas-|-Horóscopo | Gana Dinero


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 /
+54 (3492) 15 669515 ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com
Copyright © 2001 m. Avizora.com