Otros textos del autor
Saddam Hussen, el cómplice desechable
Roberto Bardini
robertobardini@yahoo.com

Ir al catálogo
de monografías y textos
sobre otros temas

Glosarios - Biografías
Textos históricos
Libros en línea

Buscador
Central

CIA: Historia y rol - Irak Al día - Argentina Al día - Venezuela Al día

211202 - Bambú Press

Las fotos muestran a un indiferente Saddam Hussein sentado en el banquillo de los acusados. No se le ve abatido, ni altivo. Se le ve fatalista, a fin de cuentas, como un auténtico musulmán. Allah akbar, al-Rahman, al-Rahim.

 

El fiscal del tribunal penal que juzga a Hussein y a siete de sus colaboradores por la masacre de la aldea de Dujail, en julio de 1982, ha pedido la pena de muerte para el ex dictador iraquí. Además, el ex presidente enfrenta seis cargos más, vinculados con el asesinato de opositores políticos durante 30 años, la muerte de líderes religiosos en 1974, la matanza de miembros de la tribu kurda barzani en 1983, el gaseamiento de los kurdos en la localidad de Halabja (norte) en 1988, la invasión a Kuwait en 1990 y el aplastamiento de la rebelión kurda y chií tras la Guerra del Golfo Pérsico en 1991.

 

En junio de 2003, dos meses después de la invasión multinacional a Irak, la Autoridad Provisional de la Coalición suspendió la pena de muerte en el país. En junio del año siguiente la fuerza ocupante entregó el poder a un gobierno iraquí provisional. El nuevo régimen, absolutamente títere, restauró la pena máxima en agosto de 2004 por delitos como asesinato, tráfico de drogas y secuestro. Desde entonces, decenas de personas fueron condenadas. Las primeras tres ejecuciones se efectuaron el 1 de septiembre de 2005.

Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Volteretas de la deuda argentina De albricias y estafas recurrentes

Temas Que Queman

Según Amnistía Internacional, Irak “libre y democrático” va contra la tendencia global de eliminar la pena de muerte. Más de la mitad de las naciones del mundo ya abolieron de hecho o en la práctica la aplicación de este castigo. En la última década, más de tres países por año la han derogado como sanción.

 

Los hechos son decisivos en la historia, pero las noticias son efímeras. La mayoría de la gente olvida fácilmente lo que lee, escucha o ve a través de los medios de comunicación. ¿Cuáles son los hechos en este caso? A pesar de su brutalidad, la masacre de Dujail en 1982 -donde fueron asesinados 148 civiles chiies, la mayoría adolescentes- no tuvo repercusión internacional. Pocos corresponsales extranjeros se encontraban en Irak en ese momento y el interés  de la prensa mundial se enfocaba hacia la guerra en Líbano, donde las tropas israelíes asediaban Beirut. Además, Estados Unidos consideraba a Hussein como un aliado estratégico en Oriente Medio.

 

En  febrero de 1982, cinco meses antes de la masacre de Dujail, Estados Unidos eliminó a Irak de su lista de países patrocinadores del “terrorismo internacional”, a sólo tres años de haberle incluido. En noviembre de 1984, Washington restableció las relaciones diplomáticas interrumpidas con Bagdad en 1967. La muerte de chiíes no figuraba en las preocupaciones del Departamento de Estado.

 

Entre ambos hechos y mientras recrudecía la guerra Irán-Irak (1980-1988), el entonces presidente Ronald Reagan envió a Bagdad en diciembre de 1983 a su secretario de Defensa, quien se entrevistó con Saddam Hussein en lo que fue la misión oficial de un funcionario estadounidense de más alto rango en los últimos seis años. Se trataba de un graduado en Princeton, miembro del equipo universitario de lucha libre y ex piloto de la Fuerza Aérea, llamado Donald Rumsfeld, quien había sido consultor para el banco inversionista AG Becker y ex representante en la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

 

Gracias a la gestión de Rumsfeld se normalizaron las relaciones e Irak se convirtió en aliado de Estados Unidos contra el “fundamentalismo” iraní del ayatola Ruhola Jomeini en la región. El régimen de Hussein pasó a ser el principal cliente de empresas estadounidenses fabricantes de armas, además de beneficiarse con imágenes satelitales de las posiciones del ejército iraní, helicópteros Blackhawk de combate, sustancias para sintetizar gas sarín y cultivos bacteriológicos para desarrollar bombas de ántrax y botulismo. Alemania, Francia y Gran Bretaña también se encargaron de que los arsenales de Hussein -tanto los convencionales como los de destrucción masiva- se mantuvieran bien equipados.

 

Después de la invasión iraquí a Kuwait en agosto de 1990, Hussein dejó de ser negocio para Estados Unidos y Europa. Ocho años después, Rumsfeld -quien había cobrado suculentas comisiones por la venta de armamentos a Irak- agregó su firma a una carta pública dirigida al presidente William Clinton, exhortándolo a eliminar “la amenaza” representada por el dictador árabe. El mensaje exhortaba al mandatario a “salvarnos a nosotros y al mundo del azote de Hussein y las armas de destrucción masiva a las que se niega a renunciar”. En marzo de 2003, nuevamente como secretario de Defensa, Rumsfeld fue el artífice de la invasión a Irak... y seguramente continúa cobrando comisiones por otro conducto.

Después de ocho meses de juicio y mientras espera la sentencia, Hussein continuará rumiando algo que aprendieron el dictador nicaragüense Anastasio Somoza en 1979, general panameño Manuel Noriega en 1989 y, en algún momento de su turbulenta vida, el ex estudiante de Ingeniería y Gestión de Empresas Osama bin Laden: para Estados Unidos no existen aliados permanentes sino cómplices circunstanciales.


Principal-|-Consulta |-Sugiera su Sitio | Temas Que Queman
Textos históricos | Libros en línea | Publicaciones | Glosarios


AVIZORA
TEL: +54 (3492) 434313 /+54 (3492) 452494 / +54 (3492) 421382 / ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com