Otros textos del autor

Misión cumplida: ¡vamos a la playa!
Roberto Bardini
robertobardini@yahoo.com

Ir al catálogo de monografías
y textos sobre otros tema

Glosarios - Biografías - Textos
históricos - Libros en línea

Buscar en Avizora y Atajo - by freefind

Discurso de Sayyid Hasan Nasrallah secretario general del Hezbollah - Raúl Castro Vida y obra - Vladimir "Zeeb" Jabotinsky Vida y obra - Textos sobre Guerras y Conflictos

270806 - Bambú PressAl finalizar la Primera Guerra Mundial (1914-1918), a la que inicialmente sólo se llamó Gran Guerra y en la que perdieron la vida más de doce millones de personas, se creyó que había sido “la guerra que acabaría con todas las guerras”. Cuando terminó la segunda (1939-1945), en la que se arrojaron más de un millón y medio de toneladas de bombas y murieron cerca de 70 millones, se dijo lo mismo. En la etapa de Guerra Fría entre Estados Unidos y la Unión Soviética (1947-1991, se pensó que sería el último conflicto en potencia: si estallaba, el planeta volaría en pedazos.

 

Nada de eso sucedió, pero lo que ocurre en el mundo desde los atentados aéreos del 11 de septiembre de 2001 en Nueva York, desafía la frondosa imaginación de Julio Verne, Herbert George Wells y Ray Bradbury. Los que en su momento inquietaron a millones de lectores, se quedaron cortos en sus proyecciones y hoy la lectura de cualquiera de ellos se reduce a un simple pasatiempo.

 

Para algunos analistas de prensa, en cambio, es mucho más entretenido limitarse a observar la realidad y comparar los dichos y los hechos. En tiempos bélicos, este pasatiempo ofrece un ejemplo tras otro.

 

1. En mayo de 2003, tras el colapso del régimen de Saddam Hussein, el presidente George W. Bush se presentó públicamente bajo un cartel que proclamaba “Misión cumplida”. La frase debería haber sido “Misión imposible” o, al menos, “Misión difícil”. Desde entonces murieron casi tres mil soldados estadounidenses.

 

2. En mayo de 2004, el vicepresidente Richard Cheney afirmó que la insurgencia iraquí estaba “en las últimas”. Hoy, las estadísticas del propio ejército de Estados Unidos demuestran que los rebeldes han aumentado el número de ataques con armas de fuego y atentados con explosivos.

 

3. El senador republicano John McCain, de Arizona, quien hasta hace cuatro o cinco días era un empecinado defensor de la guerra en Irak, el 22 de agosto culpó a Bush por hacerle creer a los estadounidenses que el conflicto sería “como un día en la playa”. ¿McCain nunca estuvo en una guerra, no vio imágenes en noticieros de televisión sobre Vietnam? ¿En Arizona no leen libros de historia? El único “día de playa” en una guerra es cuando se desembarca por mar en lanchones y no todos quedan vivos para contarlo.

 

4. En marzo de 2003, el Pentágono calculó que para diciembre de 2004 habría retirado todas sus tropas de Irak. “Cuando cayó Bagdad creímos que no sería una batalla prolongada”, acaba de reconocer el 22 de agosto el mayor Steven O'Connor, vocero del Cuerpo de Infantería de Marina.

5.
En marzo de este año, en declaraciones a la cadena de televisión NBC, la secretaria de Estado Condoleezza Rice afirmó sonriente que era probable “una reducción significativa de las fuerzas militares en Irak durante 2006”. Ahora, en una entrevista que será publicada en la edición de septiembre de Selecciones del Reader’s Digest, reconoce que la ocupación de Irak se prolongó un poco y “le ha costado algo de popularidad a Estados Unidos”. Seguramente en la foto de Selecciones ya no sonríe.

 

6. Y en contradicción con el cartel de Bush (“Misión cumplida”), las declaraciones de Cheney (la resistencia iraquí “está en las últimas”), el “día de playa” de McCain, los cálculos del Pentágono y la gélida sonrisa de Condoleezza, ahora el coronel de marines Guy Stratton, jefe de Movilización de Personal, informó que debido a la escasez de voluntarios en los próximos meses se convocará a reservistas en forma obligatoria. “Será una guerra larga, y queremos usar todos nuestros recursos”, agregó.

 

De haberse dedicado a la literatura, el actor cómico Groucho Marx hubiera sido un escritor más indicado que Verne, Wells y Bradbury para describir el futuro de su país, es decir el presente. Seguramente sus pronósticos se aproximarían bastante a lo que es esa tragicomedia que desde los pasillos de Washington compite con Monty Phyton y tiene catastróficos resultados en Oriente Medio.

 

Lástima que Mark Twain y Ambrose Bierce no estén vivos, coleando y escribiendo. A estas alturas, ya hubieran publicado La decadencia de Occidente II o El ocaso de los dioses III. No perdamos la esperanza: quizá algún día Woody Allen se decida a convertirse en cronista histórico.

Negocio del hambre en Argentina - El Valle de Lágrimas del Presidente Kirchner - Volteretas de la deuda argentina De albricias y estafas recurrentes - CIA: Historia y rol - Argentina Al día - Venezuela Al día - Temas Que Queman

AVIZORA
TEL: +54 (3492) 452494 /+54 (3492) 434313 / +54 (3492) 421382 / ARGENTINA
Web master: webmaster@avizora.com - Copyright © 2001 m. Avizora.com